LA COLECCION DE OBRAS DE ARTE DE LA UNESCO

MIRO, Joan (1893-1983) con Jose Llorens ARTIGAS

España

  Primera    Anterior    Siguiente    última
           
MIRO, Joan (1893-1983) con Jose Llorens ARTIGAS
LA LUNA, 1958

Mural en cerámica esmaltada, hecha de placas de cerámica

220 x 750  cms

Fecha de entrada a la UNESCO


Adquisición hecha por la UNESCO para la decoración artística del Edificio de la Sede en Paris en 1958.

País de origen
  España


© UNESCO todos los derechos reservados y J. Gardy Artigas
© Photo: UNESCO


Agrandar la imagen




En 1957, el " Comité para la Arquitectura y las obras de arte " de la UNESCO, con Comité de consejeros artísticos, selecciona a once artistas para emprender la decoración artística de su Sede permanente en París, inaugurada en 1958. Entre estos artistas, el pintor y escultor español, Joan Miró, es elegido para realizar una pared de cerámica, proyecto para el cual recibe el premio Guggenheim el mismo año. Esta obra está compuesta por dos paredes situadas perpendicularmente, al principio, fuera de los edificios y nombradas "La pared del Sol" y "La pared de la Luna". Por razones de conservación, las obras han sido recubiertas más tarde por un resguardo.

La concepción de las Paredes del Sol y de la Luna corresponde al momento culminante del interés del pintor por la cerámica y por la pintura abstracta. Miró realizó sus primeras cerámicas en 1944, en colaboración con el ceramista Josep Llorens Artigas. Su investigación principal era sobre el contraste entre rigidez de la materia utilizada y dibujo ingenuo, realizado con curvas. La primera preocupación de Miró fue poder integrar su obra en el conjunto arquitectural de la UNESCO. Su obra polícroma debía responder a la frialdad y rigidez de los edificios.
En 1957, el " Comité para la Arquitectura y las obras de arte " junto al “ Comité de consejeros artísticos” de la UNESCO, seleccionan a once artistas para realizar la decoración artística de su Sede permanente en París, inaugurada en 1958. El pintor y escultor español, Joan Miró, fue elegido para realizar un muro en cerámica, proyecto por el que recibe el premio Guggenheim en el mismo año. La obra compuesta por dos muros, construidos en el exterior del edificio: el muro del” Sol" y el muro de “la Luna". Por razones de conservación, estas obras fueron cubiertas y hoy día se pueden visitar en el interior del edificio.
La concepción de los muros del Sol y la Luna corresponde al momento álgido del interés de Miró por la cerámica y por la pintura abstracta. Miró realizó sus primeras cerámicas pequeñas en colaboración con el ceramista Josep Llorens Artigas en 1944 y los murales de la UNESSCO es la primera obra monumental que realizaron juntos. Su investigación principal se basaba en la ejecución del contraste entre la rigidez de la materia utilizada y el dibujo ingenuo, realizado con curvas. La gran preocupación de Miró fue la de integrar su obra en el conjunto arquitectónico de la UNESCO; su obra polícroma tenía que contrastar con la frialdad y rigidez del edificio. Miró, se implicó tanto en la realización y montaje de las cerámicas que, prácticamente vivía en la UNESCO.
La maqueta de tamaño natural realizada con carbón y aguada, en Gallifa (España) sirvió de base para fabricar las placas de cerámica en aquella ciudad para ser posteriormente trasladas a París. El trazado del dibujo de ciertas figuras debía hacerse de un solo trazo, enfatizando así el dinamismo de las mismas. El otro componente importante en la composición es el color, que surge a veces, como imprevisto, por lo que podemos observar una oposición entre el grafismo negro dinámico y las formas coloreadas sobre un fondo unido. Por fin, la obra es consecuente con la dialéctica de Miró ilustrando con el sol, la vida o el día; la luna, como símbolo de la noche o la muerte.
Las tonalidades empleadas en " La pared de la Luna " son mucho más sombrías que en la "Pared del Sol". El negro es omnipresente; sólo resalta la luna, pintada en azul obscuro. La atención del espectador es traída hacia el astro lunar en primer lugar por este azul que también se encuentra a la izquierda del cuadro, pero también gracias al diseño del ave. El ave es una de las representaciones más utilizadas por Miró y aquí aparece como intermediario entre la Tierra y el Cielo, dirigiéndose a una estrella - símbolo que se aparece igualmente en el " muro del Sol " – y que nos lleva hacia la luna en una elipse. ¿Quizás el vuelo del ave representa el apogeo de la vida y la luna su finalidad?.

Biografía
Joan Miró Ferra nació en Barcelona en 1893 de padre relojero y madre ebanista. En sus inicios, participó en el movimiento “ fauvista” y en el “cubismo”. En 1918 – realiza su primera exposición personal en Barcelona y 1925 destaca por su integración en el movimiento surrealista y su participación en la exposición " La pintura surrealista " en París, en la galería Pierre. Miró utiliza entonces materiales inhabituales realizando varias exposiciones de collages o de esculturas-objetos. Después del estallido de la guerra de España y la invasión alemana, Miró comienza en 1940 la serie de las Constelaciones, su principal medio de evasión frente a los horrores de la Segunda Guerra Mundial. Crea así un mundo maravilloso, coloreado e ingenuo, cuyos principales elementos son los astros, la luna y el sol.