english.gif (813 octets)

francais.gif (833 octets)

Comienzo
Novedades
Proyectos
Enlaces
Declaraciones
Buscar
Publicaciones
Resoluciones de las NNUU
Año internacional de la Cultura de Paz
Manifiesto 2000
Educación para una Cultura de la Paz
Paz, Derechos Humanos, Democracia y Tolerencia
Paz y Nuevas Dimensiones de la Seguridad
Mujeres y una Cultura de Paz
Diálogo cultural y pluralismo para una cultura de la paz
Jóvenes
Oficinas de la UNESCO y las Comisiones Nacionales
Cátedras de la UNESCO
Premios UNESCO
splogosm.gif (3322 octets)
Esta información es dada por:

UNESCO
Unidad Cultura de Paz (CPP)
Comunicación e Información
7, place de Fontenoy
75352 París 07 SP
FRANCIA
Tfo: (+33 1) 45 68 12 19
Fax: (+33 1) 45 68 55 57
e-mail: cofpeace@unesco.org
Internet: www.unesco.org/cpp

DECLARACION GENERAL
DEL FORO NACIONAL SOBRE LA CULTURA DE PAZ EN EL CONGO

Brazzaville, Congo, 24 de diciembre de 1994

 

1. El Foro Nacional sobre Cultura de Paz se celebró en Brazzaville del 19 al 24 de diciembre de 1994. Organizado conjuntamente por el Congo y la UNESCO, tenía por objeto facilitar el diálogo político intercomunitario interrumpido por graves disturbios sociopolíticos que amenazaron la unidad nacional e hicieron peligrar las instituciones de la República. El Foro se articuló en torno a los siguientes temas:

- Paz y educación;
- Paz y democracia;
- Paz y desarrollo sostenible.

2. El Foro Nacional congregó a los partidos políticos, la sociedad civil, los notables, las organizaciones de jóvenes y de mujeres, los jefes tradicionales, las confesiones religiosas y las fuerzas públicas. Personalidades extranjeras al Congo enriquecieron los debates con su valiosa experiencia.

3. Con su presencia y contribución, los Jefes de Estado y de Gobierno de Africa Central confirieron al Foro una dimensión subregional. Con ese fin, adoptaron un documento de alcance histórico y sentaron las bases de una estrecha cooperación en la esfera de la seguridad y la solución de los conflictos.

4. En presencia de esas eminentes personalidades, el pueblo congoleño, a través de los representantes de todos sus componentes y asumiendo plenamente sus responsabilidades, realizó el diagnóstico de los males que socavan su salud política, económica y social y propugnó las soluciones que se compromete solemnemente a poner en práctica para recuperar su dignidad y reconstruir el país tan profundamente devastado.

5. En primer lugar, los participantes en el Foro tomaron nota de que no se habían respetado los preceptos adoptados en la Conferencia Nacional, a saber: "No matarás, no robarás, no mentirás".

Tomaron nota asimismo de que el compromiso solemne asumido en esa oportunidad, esto es, "nunca más", había sido pura y simplemente pisoteado.

6. Además, el Foro estimó que una fuente de conflictos residía en las interpretaciones muy controvertidas de la Constitución y en los importantes retrasos, justificados o no, en la creación de las instituciones en las que debe apoyarse la autoridad del Estado.

7. Entre las causas desestabilizadoras de la vida política y social y que perturban la paz, el Foro designó la falta de cultura democrática, cuyas manifestaciones más evidentes son el rechazo de la alternancia democrática, la intolerancia, el uso de la violencia como argumento político con la constitución de milicias privadas; y las causas socioeconómicas que se manifiestan por la erosión del poder adquisitivo de la población, el consumo de drogas entre los jóvenes, el mal funcionamiento de las administraciones civiles y militares y de las estructuras estatales como las escuelas y los servicios sanitarios. A este respecto, la corrupción se presenta como la fase avanzada de la destrucción de la sociedad congoleña, en especial cuando afecta y socava profundamente al aparato judicial, garante del Estado de derecho.

8. El Foro determinó asimismo como causa de perturbación de la paz la mala o la no utilización de los directivos cuya formación costó muy caro a los contribuyentes congoleños. Cabe señalar además que su concentración en más de 60% en Brazzaville (dejando de lado la plantilla de la universidad, del Centro Hospitalario Universitario y de las fuerzas armadas) contribuye gravemente a los desequilibrios y desórdenes socioeconómicos.

El Foro comprobó un grado avanzado de falta de civismo y el no respeto caracterizado del patrimonio nacional, debido a la impotencia del Estado, desde hace decenios, frente a su misión de educación moral y cívica del pueblo, por un lado, y de defensa del bien público, por el otro.

El Foro destacó lo que denominó "la impotencia del Estado", en especial en materia de seguridad. La impunidad de los actos delictivos e irreflexivos aceleró el desgaste de la autoridad del Estado y precipitó el desgarramiento del tejido social ya muy deteriorado.

9. El Foro estimó que:

- Los jóvenes simbolizan el porvenir del país. Por esa razón, es preciso asociarlos a la construcción del futuro. Se ha de preservar a toda costa su salud mental y física a fin de que su energía no pueda ser desviada hacia la destrucción de la vida y del patrimonio nacional;

- Las mujeres son las depositarias de nuestros valores, que les incumbe transmitir a la juventud. El Foro encomió los esfuerzos que sus asociaciones han realizado muy pronto en favor de la paz, y las instó a proseguir esa acción por respeto a la vida que dan;

- Las confesiones religiosas transmiten al pueblo mensajes de amor al prójimo que son consonantes con la prevención de los conflictos y la consolidación de la paz. Deberían proseguir sus esfuerzos en ese sentido;

- El ejército debe colocar a la nación y la patria por encima de todo. Su deber consiste en defender los valores republicanos en un contexto de alternancia. Además, es conveniente hacerlo participar en las tareas de desarrollo;

- Los notables encarnan la sabiduría y la ponderación. Conviene recurrir a su experiencia y a su habilidad en la solución de los conflictos;

- Las organizaciones no gubernamentales, muy numerosas, deberían constituir una fuerza capaz de acrecentar el sentido de responsabilidad de sus miembros. No deben olvidar en sus programas que forman parte de un conjunto que es la nación;

- El parlamento se ha consagrado de lleno a la restauración de la paz;

- Los partidos políticos, en nuestro país, no deberían crearse simplemente para conquistar el poder, sino que, mediante iniciativas multiformes, deberían contribuir al desarrollo político y económico y a la rehabilitación moral de la nación.

10. Tras analizar las causas de la crisis congoleña y haber restituido su función a la clase política y la sociedad civil en la búsqueda de soluciones,

El Foro:

- Considerando los disturbios sociopolíticos que afectaron gravemente el comienzo del proceso democrático en el Congo, retrasando así el establecimiento de instituciones democráticas;

- Considerando el carácter tribal y regionalista de numerosos partidos políticos;

- Considerando la amenaza que representan las tensiones político-étnicas para la unidad del pueblo congoleño;

- Considerando la existencia y la acción nefasta de las milicias privadas;

- Considerando la situación desastrosa de los damnificados, así como la necesidad de su integración social y de su reinstalación;

- Considerando la grave crisis económica por la que atraviesa el Congo y las consecuencias sociales resultantes, en especial por lo que se refiere a la situación del empleo, el sistema educativo, la salud pública y el costo de la vida;

- Considerando la impotencia del Estado frente a los problemas de seguridad;

- Considerando la gravedad de los problemas a los que se hallan confrontados los jóvenes y, en especial, el uso indebido de estupefacientes;

- Considerando el deterioro de la situación de los derechos humanos, las frecuentes violaciones de las libertades fundamentales y la impunidad de que gozan los infractores;

- Considerando la interdependencia de la paz, la democracia y el desarrollo,

11. Hace un llamamiento apremiante a todas las fuerzas vivas:

Partidos políticos, gobierno, sociedad civil (jóvenes, mujeres, confesiones religiosas, ejército, notables y sindicatos) y organizaciones no gubernamentales, para que los resultados del Foro se plasmen en actos y sean objeto de un seguimiento constante y determinado.

12. Insta a:

- Los partidos políticos a que contribuyan eficazmente a la expresión de la democracia velando por la educación de sus miembros en aras de la unidad nacional, y renunciando en cualquier circunstancia a la utilización de la violencia dando preferencia al diálogo en la búsqueda de soluciones de los conflictos;

- El Gobierno a que emprenda una acción vigorosa a fin de garantizar la seguridad y las libertades de los ciudadanos, resolver los problemas sociales y desarmar a las milicias privadas.

Los participantes en el Foro acogieron con satisfacción el acuerdo concertado el 20 de diciembre de 1994 entre las eminentes personalidades reunidas en torno al Jefe de Estado y relativo a la creación de un Comité encargado de formular con urgencia propuestas sobre:

- la reorganización de la fuerza pública (fuerzas armadas, gendarmería, policía), a fin de adecuarla de inmediato a su cometido de fuerza pública republicana;

- la rehabilitación de los servicios judiciales.

13. El Foro Nacional sobre Cultura de Paz recordó que la nación congoleña se funda en la interdependencia de todas sus comunidades étnicas, sin exclusión alguna. Esta interdependencia obliga a los congoleños a cohabitar en armonía. La generación actual de los adultos responsables de tantos daños causados al país responderá del porvenir de nuestros hijos. Ahora bien, sólo se podrá garantizar ese porvenir y responder a los desafíos del futuro inmediato en el marco de una paz duradera. De ahí la obligación imperiosa de construir la paz.

Brazzaville, 24 de diciembre de 1994

 

 
copyright.gif (1362 octets)
disclaimer.gif (1292 octets)
splogovsm.gif (1493 octets)