english.gif (813 octets)

francais.gif (833 octets)

Comienzo
Novedades
Proyectos
Enlaces
Declaraciones
Buscar
Publicaciones
Resoluciones de las NNUU
Año internacional de la Cultura de Paz
Manifiesto 2000
Educación para una Cultura de la Paz
Paz, Derechos Humanos, Democracia y Tolerencia
Paz y Nuevas Dimensiones de la Seguridad
Mujeres y una Cultura de Paz
Diálogo cultural y pluralismo para una cultura de la paz
Jóvenes
Oficinas de la UNESCO y las Comisiones Nacionales
Cátedras de la UNESCO
Premios UNESCO
splogosm.gif (3322 octets)
Esta información es dada por:

UNESCO
Unidad Cultura de Paz (CPP)
Comunicación e Información
7, place de Fontenoy
75352 París 07 SP
FRANCIA
Tfo: (+33 1) 45 68 12 19
Fax: (+33 1) 45 68 55 57
e-mail: cofpeace@unesco.org
Internet: www.unesco.org/cpp

Las Rutas de la Fe

Declaración de Malta

La Valetta, Malta, 20 a 22 de junio de 1997

 

1. Continuando el movimiento iniciado en Rabat en 1995 dentro del proyecto intercultural "Las Rutas de la Fe", algunos creyentes practicantes, fieles o simples adeptos de las tres religiones monoteístas del Libro - el judaísmo, el cristianismo y el Islam - y de las tradiciones espirituales hindú, budista y sij se reunieron en Malta del 20 al 22 de junio de 1997 para promover el diálogo interreligioso, invitados por la UNESCO, la Comisión Nacional Maltesa y la Fundación de Estudios Internacionales de la Universidad de Malta. La reunión fue presidida por el Sr. Salvino BUSUTTIL; fueron sus vicepresidentes la Sra. Jacqueline ROUGE, el Sr. Emile MOATTI, el jeque Raja¡ ABDO y el lama Denys TEUNDROUP; el relator principal fue el Sr. Iba der THIAM y sus relatores adjuntos la Sra. Suha FAROUQI y el Sr. John BALDOCK.

2. Frente a los desafíos del mundo actual caracterizado tanto por la violencia, el miedo a los demás, los malentendidos, la desconfianza mutua, la escalada de la intolerancia y la incomprensión como por la voluntad de colaboración y comprensión, nosotros, creyentes practicantes, fieles o simples adeptos de las religiones monoteístas del Libro y de las demás tradiciones espirituales representadas en Malta, basándonos en algunas convergencias de nuestros respectivos patrimonios espirituales, estimamos que es más apremiante que nunca desarrollar el diálogo interreligioso y profundizar en él para consolidar la paz, la comprensión mutua, el perdón y la reconciliación.

3. Este diálogo, lejos de hacer abstracción de las diferencias existentes entre nuestros respectivos patrimonios espirituales, permite, antes bien, descubrirlos, conocernos mejor y enriquecernos mutuamente. No conduce a cada persona a disolverse en los demás, sino a fortalecer sus convicciones, ya que no busca fundir las identidades espirituales ni elaborar un sincretismo de ninguna clase, ni servir de tribuna de proselitismo. Es apertura, respeto y reconocimiento de las posibilidades de vivir juntos en un contexto pluralista.

Después de una serie de discursos en los que cada orador hizo balance de su experiencia personal en el diálogo interreligioso y expuso su visión de las perspectivas, la reunión se prestó a un intercambio fecundo y cada cual tuvo la oportunidad de expresar las peculiaridades de su legado.

4. Inspirados, en este encuentro, por la esperanza de fomentar el diálogo y de promover la cooperación entre los adeptos de todas las religiones, nos enriquecimos y sentimos vivo interés por la diversidad de las experiencias y las visiones presentadas en los días que compartimos Además, descubrimos que muy frecuentemente la visión que de nuestra propia tradición religiosa tienen los demás nos ayuda a profundizar en nuestro sistema de creencias personal.

5. En el reconocimiento y el respeto de las diferencias nadie se sintió constreñido a renunciar a sus perspectivas ni a ignorar la especificidad de su tradición religiosa.

6. Sucede, en efecto, que esta diversidad aporta nueva luz a nuestras tradiciones y prácticas. Por eso afirmamos que las relaciones personales son una fuente privilegiada del diálogo interreligioso y el intercambio fructífero de experiencias.

7. En cambio, las religiones han podido y pueden tener implicaciones trágicas en los conflictos, como pudimos apreciar mejor durante nuestro encuentro. Frente a eso reafirmamos nuestros compromisos de desarrollar el gran potencial para el bien inherente en las religiones del mundo, que nos ordenan buscar, e instaurar, la paz.

Las religiones son así realidades humanas. Por ello, la expresión según la cual "las religiones están a favor de la paz" no toma suficientemente en cuenta las disensiones generadas o fomentadas por algunos adeptos de las diferentes religiones. Por esa razón recalcamos la necesidad, por una parte, de tomar conciencia de una utilización perniciosa de las motivaciones religiosas y, por otra, de poner en guardia contra sus consecuencias terribles.

8. En esta perspectiva, todos los que se sienten amenazados en su pertenencia religiosa por el extremismo o la intolerancia, se han acercado unos a otros. Los tiempos de crisis abren a veces nuevas vías al diálogo. En las sociedades plurirreligiosas, es necesario que las actitudes vividas se conformen a la sinceridad de los compromisos adquiridos; de lo contrario, la disparidad que surge descalifica el diálogo interreligioso.

9. Considerando que nos necesitamos unos a otros, decidimos fundar nuestra acción en nuestra fe común en la Trascendencia que da a la vida un significado y al mundo una finalidad. De esta manera, hemos resuelto dejar atrás todo lo que haya podido oponernos en el pasado y avanzar juntos en la identificación de un deseo común de vivir juntos en paz, justicia, solidaridad, respeto mutuo y fraternidad.

10. Para esto, hemos tomado mayor conciencia de que es responsabilidad nuestra, pero también responsabilidad de las comunidades religiosas y de cada creyente practicante, fiel o adepto de nuestras espiritualidades, promover un entorno justo y pacífico mediante la movilización del inmenso potencial espiritual, moral, social y material que ofrecen las religiones en los planos personal, local, regional, nacional e internacional.

Partiendo de estas bases, los participantes en la Reunión de Malta presentan a todas las comunidades religiosas, asociaciones y personas interesadas, y a la UNESCO, las siguientes propuestas:

I. La adopción y la aplicación de un marco de orientación y de una metodología del diálogo entre las religiones. A este efecto, prever la redacción de una Carta que contenga los objetivos primordiales de las religiones monoteístas y de las demás tradiciones espirituales para aclarar las líneas de acción y elaborar un procedimiento de diálogo y cooperación entre los adherentes a las diferentes religiones, ya sean religiosos o seglares.

II. El acopio y la evaluación de ejemplos de diálogo y cooperación entre las comunidades religiosas de todo el mundo, para dar a conocer las iniciativas fructíferas que puedan servir de modelo y promover el diálogo fuera de los círculos universitarios.

Favorecer la colaboración entre universitarios y personas que tomen parte en el diálogo interreligioso sobre el terreno para combinar reflexión y acción a fin de ampliar el diálogo, llevándolo fuera de las universidades y de las instituciones en sí a las familias, las comunidades y a todos los planos de la sociedad, dándole de ese modo un mayor alcance.

III. El examen y el análisis por cada comunidad religiosa de los elementos de su tradición textual y de su historia sagrada que se han utilizado para justificar los conflictos y la violencia, así como de los mandamientos, las prácticas y las enseñanzas de esas tradiciones que invitan a la tolerancia y al respeto mutuo, para darlos a conocer. La redacción y la difusión de folletos de divulgación que presenten las principales religiones y, hasta donde sea posible, de cualquier publicación adecuada que se preste al mismo fin.

IV. La organización de visitas a creyentes que vivan en lugares que actualmente estén en conflicto, con un mensaje de paz basado en sus tradiciones religiosas. Estas visitas no deben servir para constatar una situación, y menos aún para aceptarla, sino aportar un mensaje espiritual no político, un mensaje de paz que invite a la coexistencia cuya fuente es la exhortación divina comúnmente compartida a amar al prójimo. Con este espíritu, fomentar peregrinaciones comunes a lugares que tengan gran significado espiritual para las diferentes comunidades.

V. En el campo de la EDUCACION, los participantes recomiendan a las comunidades religiosas que, con apoyo de la UNESCO:

a) favorezcan estudios acerca de la imagen y la percepción de "los demás" en los textos religiosos y, a partir de ellos, establezcan orientaciones para la presentación de las demás creencias en los sistemas educativos de cada comunidad religiosa o asociación que actúe con un espíritu de acercamiento entre las personas;

b) fomenten investigaciones sobre las formas en que las comunidades han utilizado textos religiosos para justificar conflictos; al mismo tiempo, publicación de otras referencias sagradas que exhorten a la tolerancia y al respeto mutuo;

c) difundan publicaciones de interés común editadas en los países miembros de la UNESCO.

VI. La aplicación de las propuestas 3.a) y 3.e) de las Propuestas de Rabat ("La creación de institutos de estudios recíprocos de las tres Escrituras" y "la creación de cátedras sobre las tres Escrituras y su cultura específica") y, en este contexto, la concesión de galardones a personas, organizaciones, universidades, etc., que premien los buenos resultados de proyectos interreligiosos prometedores en diferentes campos,

VII. EN LOS CAMPOS DE LA INFORMACION, LA COMUNICACION Y LA DOCUMENTACION:

Los participantes recomiendan a las comunidades religiosas, con el apoyo de la UNESCO:

a) creen un repertorio interreligioso y un boletín que agrupe a todas las instituciones que actúan en el campo interreligioso y que recoja todas las iniciativas emprendidas;

b) faciliten la comunicación entre las comunidades y las personas que participan en el diálogo y la cooperación, por ejemplo utilizando las nuevas tecnologías como el correo electrónico, los bancos y las bases de datos, para detectar y hacer conocer las actividades interreligiosas que existen en todo el mundo;

c) creen un sitio Internet de la UNESCO titulado "Diálogo interreligioso".

RECOMENDACIONES A LA UNESCO:

VIII. Los participantes recomiendan a la UNESCO que: en asociación con otras fuentes de financiación, dedique medios financieros y humanos de importancia a la promoción del diálogo como elemento de una cultura de paz, de justicia, de comprensión mutua y de fraternidad,

IX. prosiga el proyecto de Las rutas de la Fe y proponen que la próxima reunión se celebre en Oriente Medio, por ejemplo en Jordania, en el otoño de 1998,

X. incluya en su programa cultural actividades interreligiosas que hagan hincapié en la creación y las expresiones artísticas, literarias, teatrales, cinematográficas y musicales, y en el estudio de los sitios y los monumentos, porque las piedras nos hablan por encima de nuestras diferencias. Con este fin, que solicite contribuciones voluntarias.

XI. En asociación con las comunidades y las asociaciones religiosas, organice

a. foros de diálogo especialmente dedicados a los jóvenes y a las mujeres, buscando los medios adecuados para nutrir la relación interreligiosa que viven;

b. encuentros interreligiosos locales, porque no hay que olvidar ni descuidar el contexto en que se desarrollan los conflictos interreligiosos, si queremos que el diálogo no se reduzca a una simple especulación intelectual;

c. un simposio sobre el perdón y la reconciliación: una contribución a la paz con todas las tradiciones religiosas;

d. un simposio sobre el fomento de un Estado de derecho basado en la igualdad, la justicia, la ayuda a la educación y la solidaridad con respecto a todas las personas, con una visión esperanzada.

XII. Por último, que tenga en cuenta las conclusiones de las reuniones de Barcelona de 1994 y que preste interés a las que organizará el Centro UNESCO de Cataluña: en Catania, en abril de 1998 sobre : "El futuro de las culturas y las religiones en las áreas mediterráneas", en mayo de 1998 en Granada sobre "La enseñanza religiosa en el contexto del pluralismo y la tolerancia" y en el 2004: "Foro Universal de las Culturas".

En conclusión, aunque tenemos ejemplos admirables de alianzas forjadas para luchar contra el desconocimiento, la ignorancia de los demás y los malentendidos, nosotros también somos herederos de divisiones nacidas de falsas interpretaciones de los textos sagrados.

Tenemos, pues, el deber, como miembros de comunidades religiosas, de transmitir a las generaciones futuras un patrimonio común de respeto mutuo, de solidaridad fraterna, de cooperación confiada y fructífera y de tolerancia, de paz y de justicia.

Las religiones tienen por misión llevar un mensaje de bienestar espiritual y una visión en pro de un mundo de paz y de relaciones justas entre las personas: creemos que, juntos debemos propagar ese mensaje.

 
copyright.gif (1362 octets)
disclaimer.gif (1292 octets)
splogovsm.gif (1493 octets)