UNESCO's Transdisciplinary Project
"Towards a Culture of Peace"

 

Francais

Español

Home

News and Events

Projects

Links

Declarations

Search

Publications

UN Resolutions

Year 2000,
International Year for
the Culture of Peace

Manifesto 2000

Education for a Culture of Peace

Peace, Human
Rights, Democracy
and Tolerance

Peace and New
Dimensions of
Security

Women and a
Culture of Peace

Intercultural Dialogue
and Pluralism for a
Culture of Peace

Youth

UNESCO Offices and
National
Commissions

UNESCO Chairs

UNESCO Prizes

 

La Enseñanza de la Historia

para la Integración y la Cultura de Paz

 

Relatoría General

 

Jaime García Covarrubias

Chile

 

Las siguientes son las conclusiones de cada una de las mesas de trabajo.

 

Mesa de trabajo 1:

Los factores históricos, políticos y sociales comunes

a la fundación de una cultura de entendimiento y paz regional

 

  1. Sólo con la conjunción entre integración y democracia se logra una verdadera cultura de paz.
  2. Los procesos de integración políticos y económicos son factores importantes para evitar las guerras.
  3. Se elimina el concepto de "seguridad nacional" y se reemplaza por el de "seguridad democrática".
  4. La década de los 80, fue excepcionalmente rica en la defensa de la democracia, acción colectiva que fortaleció la idea de la Comunidad Latinoamericana de Naciones.
  5. Los problemas fronterizos y limítrofes no se deben analizar exclusivamente desde la perspectiva de la prevención de los enfrentamientos bélicos, sino desde un ámbito más amplio: la integración.
  6. No hay integración posible si no se integran las fronteras; a su vez, no es posible la paz, si no hay paz en las fronteras.
  7. Falta continuidad y coherencia de las políticas públicas en y entre los países, lo cual afecta la integración, la generación de una cultura de paz y el relato de una historia común.
  8. La cultura de paz no significa prescindir del concepto de defensa, menos aún en el contexto de la integración.
  9. Es importante considerar a la educación no formal en la enseñanza de la historia y la generación de la cultura de paz, y en especial, abordar seriamente el influjo de los medios de comunicación en la generación de la cultura.
  10. El enemigo de la paz no es la guerra: es toda forma de violencia. La cultura de paz es un principio de realidad, una moral autónoma, que propende a que el hombre se resista a responder a la violencia con violencia.

 

Entre las intervenciones de esta mesa se destaca la ausencia de balance entre los agentes de la cultura y la sociedad civil. Se destaca también la importancia de que la cooperación internacional dirija sus esfuerzos en materia de integración en mayor consonancia con lo que los países demandan.

Se destaca la necesidad de intensificar la integración fronteriza cambiando la mentalidad y la psicología de la vecindad, mediante la creación de criterios comunes que apoyen el concepto de cooperación fronteriza.

Se destacan algunas experiencias positivas en trabajos de integración fronteriza, mediante actividades en el orden político, económico, cultural y educativo.

 

 

Mesa de Trabajo 2:

Los principales obstáculos en la historia

latinoamericana para el respeto

de los derechos humanos y la integración de los pueblos

 

  1. En América Latina el primer obstáculo para la vigencia de los derechos humanos está en la mentalidad que cambia históricamente en forma lenta, en comparación con el desarrollo universal de los derechos humanos.
  2. El progreso de los derechos humanos no reside en la consagración de los derechos, sino en el cambio cultural que debe suprimir paternalismos, privilegios o caridad, y sustituirlos por el reconocimiento de la igualdad y de los derechos.
  3. La existencia real de los derechos sociales depende en gran medida de los desarrollos económicos de los países.
  4. Surgen contradicciones entre los valores históricos que afianzan las identidades nacionales y aquellos que se requieren para la interpretación integradora de la historia supranacional.
  5. Pero es necesario hacer una historia común, no sólo en función de la integración, sino también porque las historias nacionales son cada vez menos capaces de explicar la identidad latinoamericana.
  6. Una aproximación a la confección de la historia integradora parte de considerar a América Latina como un sujeto histórico, con procesos comunes, pero conformada por pueblos diversos.
  7. La integración no ha sido posible por la ausencia de la voluntad de unidad, que se agrava como producto de la ruptura posterior a la independencia, del aparecimiento en algunos países del caudillo militar, y la consolidación del modelo de desarrollo capitalista.
  8. La integración no se alcanza sólo con convenios e instrumentos jurídicos, sino con hechos de convivencia, de cooperación y de relación cotidiana entre los pueblos.

 

Mesa de trabajo 3:

La influencia del concepto de seguridad

democrática en el desarrollo de una cultura

de paz y de integración para este fin de milenio

 

  1. La seguridad democrática requiere de tres condiciones: La protección de la democracia en si misma que implica la protección física de los asociados, el respeto a las reglas de la democracia y el empleo de los medios democráticos para lograrla.
  2. La seguridad democrática se tiene que basar en la ética comunicativa. Las fuerzas militares tienen responsabilidades concretas tanto en la seguridad democrática, como en la seguridad nacional.

  3. La cultura de paz, que es la regulación de los conflictos sin violencia, tiene las siguientes características:
  4. Pluralismo de intereses y construcción de agendas comunes

    Descentralización

    Sistemas preventivos eficientes

    Carácter parcial de las enemistades y las diferencias

    El desarrollo de la tolerancia, que implica un compromiso de la comunidad, y la generación de habilidades y destrezas para resolver los conflictos.

  5. La integración se logra a través de la definición de objetivos comunes. Se debe efectuar en los diversos niveles (local, municipal, regional y nacional) y supone un proceso lento y permanente de construcción de consensos.
  6. Entre los factores de desintegración se encuentran el neoliberalismo y la globalización, en donde priman los intereses económicos y los intereses desintegradores, el armamentismo y los problemas territoriales y de límites.

  7. La seguridad democrática, la cultura de paz y la integración, requieren el apoyo de la comunidad internacional sin presiones.
  8. La cultura de la paz se constituye hoy en un nuevo paradigma en América Latina y las fuerzas armadas deben proyectarse como instrumentos de paz.
  9. La cultura de la paz debe ir acompañada por un desarrollo social en el que deben participar las Fuerzas Armadas. Además, las Fuerzas Armadas se deben insertar en los pueblos desde sus costumbres y ser capaces de realizar, en el contexto del capítulo VII de la Carta de las Naciones Unidas, operaciones para forzar la paz con el consentimiento de las partes.
  10. Al fin de la guerra fría se está en una época de incertidumbre donde hay más preguntas que respuestas.
  11. Para la seguridad surgen nuevos temas que son supranacionales y que desbordan a los países y los aspectos meramente militares. Estos temas son la tendencia a la globalización, los aspectos del medio ambiente, la superpoblación, la pobreza y la democracia.
  12. En la actualidad las relaciones internacionales se establecen en un ámbito de reactivación de la diplomacia multilateral, dado que no existe sólo un elemento en las definiciones de la política internacional.
  13. La legitimación de la diversidad es una conquista de fin de siglo que conlleva un nivel de conflicto inherente y positivo. Se requiere aprender a administrar el conflicto.
  14. Los riesgos de la seguridad son graves y no pueden ser tratados militarmente. Requieren, en esencia una solución política y la generación de mecanismos de concertación.
  15. La seguridad democrática integral debe entonces entenderse en términos amplios y constructivos, como un esfuerzo político, con una fuerte participación ciudadana, que además rediseñe las relaciones político-militares.

 

En las intervenciones posteriores de los participantes a la Conferencia, se expresó que la vía del diálogo, la negociación y la concertación han demostrado ser la herramienta más útil para la resolución de los conflictos.

Se destacaron los comentarios que abogaban por no separar la defensa democrática de la defensa nacional y también la necesidad de afianzar la seguridad desde y para las personas.

Se señaló también que conviene pensar la historia desde la perspectiva de una nueva epistemología de la misma.

 

 

Mesa de trabajo 4:

La construcción colectiva de la historia

Tres enfoques sobre sociedad y paz:

mujer, escritores y periodistas

 

  1. El pasado se modifica en la medida en que el futuro pide reajustes del mismo.
  2. En la década de los sesenta, la literatura consiguió romper la mediocre imagen de Latinoamérica en el mundo. Fue a partir del lenguaje particular de América desde donde se construyó la identidad propia del continente.
  3. Es necesario cambiar los anteojos de los narradores, para comenzar a contar la historia con los ojos de quienes la viven y la perciben.
  4. La desinformación hace parte de lo que luego quedará como una gran ausencia en el testimonio histórico.
  5. La palabra no se puede manejar de cualquier manera. No es posible acercarse a una realidad diferente.
  6. El lenguaje particular de América debe verse reflejado en la forma de contar su particular historia.
  7. Se rescata la importancia del periodismo para contar la historia presente y por tanto el vital papel de los periodistas en la construcción de la misma.
  8. Los textos de historia carecen de vitalidad, pues no han conseguido crear las motivaciones que vinculen el pasado con el presente de los alumnos.
  9. Es fundamental que la historia reconozca las ausencias que en ella se producen por el sexismo, el racismo y todas las demás formas de discriminación y marginación.

 

Mesa de trabajo 5:

La transformación de la enseñanza

de la historia, fundamentada en los principios

y valores de una cultura de paz para el nuevo

siglo: retos y perspectivas

 

  1. Nuestra época se caracteriza por la globalización y la sociedad del conocimiento, pero está acompañada de diferencias y desigualdades sociales y educativas.
  2. Existen, por lo tanto, tensiones entre lo global y lo local.
  3. Conviene afianzar conceptualmente "la diversidad", que es una riqueza, destacando los aportes culturales y científicos, los modos de vida y todos aquellos que promueven la solidaridad entre los pueblos.
  4. Durante la Conferencia se detectan tres enfoques sobre el tema que nos convoca: El político, el historiográfico y el pedagógico. Corresponde establecer los puentes entre los tres que se construyen a partir de un nuevo modelo de relación con la alteridad. En tal contexto es posible orientarse a desarrollar un modelo alternativo basado en la experiencia latinoamericana.
  5. Cabe redefinir los conceptos de integración y de paz. En el de integración, sobre la base de la complementariedad de la diferencia; y en el de cultura de paz, asociándolo a las formas de canalización del conflicto. La historia puede posibilitar la armonización de esos dos conceptos.
  6. Hay una primacía constante de las historias nacionales, con un marcado predominio en el período republicano. Son narraciones sobre identidades jóvenes, construidas sobre conflictos internos y externos. Por eso debemos ver cómo la historiografía ha tratado los conflictos mismos, en lugar de revisar el conflicto.
  7. Los conflictos externos, generalmente con los vecinos, han contribuido a afianzar los vínculos de pertenencia con la nación y a configurar los héroes nacionales, que no son hombres de primera fila, sino aquellos ocasionales que ofrecieron sus vidas por la patria.
  8. Las guerras desatan nuevas guerras, que son las que se libran en la historia, en los libros, y que agudizan los conflictos entre los países. Hasta ahora no hay una propuesta histórica distinta.
  9. Existe un proceso de integración que está en marcha y cuyos puntos de arranque han provenido de áreas distintas de la actividad académica intelectual. Esta integración no reduce sino que refuerza la identidad de las naciones latinoamericanas.

 

Recomendaciones:

 

  1. En cuanto al contenido del Documento Base de la Conferencia, se hicieron las siguientes recomendaciones:

  • Incluir la integración fronteriza como un aspecto fundamental del Documento.
  • Incluir el tema de género.
  • Relativizar algunos de sus contenidos, sobre todo en lo referente a la educación existente, que no es toda mala por falta de espíritu crítico.
  • Revisar la utilización de términos económicos.

2. En cuanto a las líneas de acción futuras se recomendó:

  • Consultar sobre la participación activa del Convenio Andrés Bello en la conclusión del Proyecto Intercultural "Historia General de la América Latina", en lo que se refiere a la integración y la paz.
  • Crear la cátedra para la integración y la paz latinoamericanas.
  • Fortalecer las universidades fronterizas.
  • Impulsar investigaciones sobre países fronterizos, historias de fronteras, conflictos y acercamiento entre los países latinoamericanos.
  • Diseñar un estatuto para el historiador.
  • Elaborar legislación para la circulación del libro latinoamericano.
  • Elaborar textos de enseñanza primaria y secundaria sobre la historia de América Latina.
  • Organizar programas de pasantías e intercambio para estudiantes y profesores en instituciones de educación primaria, secundaria y universitaria.
  • Crear un fondo de becas dirigido a profesores de primaria, secundaria y universitarios para las pasantías y los intercambios.
  • Fortalecer la red de archivos latinoamericanos.
  • Elaborar un proyecto editorial de historia de América Latina.
  • Escribir un texto de historia común, al menos los países bolivarianos o de la Gran Colombia, que cuente la historia común, así como también las diferencias de cada país.
  • Actualizar a los profesores secundarios en los contenidos de la historia. Los autores de textos deben generar una relación con los maestros para que se aborde la historia de una manera conjunta.
  • Se hizo hincapié en el papel del idioma, como reflejo de la realidad.

 

 

 

Propuestas:

 

  1. Dar a conocer la importancia de la mujer en las civilizaciones indoamericanas de la antigüedad.
  2. Evaluar el impacto de la conquista y civilización españolas sobre las mujeres indígenas.
  3. Re-evaluar el papel que desempeñó la mujer española en los procesos de colonización de las tierras americanas.
  4. Rescatar el papel de la mujer africana en la esclavitud y en su aportación económica, racial y cultural al desarrollo de nuestros pueblos.
  5. Revalorizar los aportes de las mujeres para el logro de la independencia hacia los pueblos de la América Hispana y su exclusión de los derechos ciudadanos, una vez establecidas las nuevas repúblicas.
  6. Como conclusión de este proceso, entender y apoyar la lucha por los derechos de la mujer en la América Hispana y el Caribe.

 

 

Debate

 

Luisa Angélica Sherezada Vicioso

República Dominicana

 

Quería sugerirles que hagamos el primer ejercicio de género, porque a fin de cuentas son 2000 años de cultura, y donde quiera que se dice el hombre pongamos la mujer.

A la Comisión B le sugiero que sea menos tímida en el uso de la palabra género. Yo fui muy específica en ese grupo de trabajo, diciendo que como parte de los procesos de formación del magisterio, debíamos comenzar o añadir al curriculum, cursos o seminarios sobre la introducción de lo que se llama el análisis en la perspectiva de género.

 

Antonio Luis Cárdenas

Venezuela

 

Sugiero en el punto 6 de la Comisión A, donde se dice que debemos "preservar, promover y poner al alcance de todos la memoria colectiva depositada en archivos, filmotecas, museos, etc.", se coloque "tradiciones orales" después de la palabra "museos".

En la quinta mesa, punto 7, se dice, que los hombres de primera línea son aquellos que dieron la vida por la patria. Yo pondría, que no son "siempre", porque muchos son de primera línea y no perdieron la vida.

 

María Antonieta Huerta

Chile

 

(Mesas 1 y 3) Quisiera solicitar algunas precisiones sobre el concepto de "seguridad democrática". Creo que hay cuatro puntos que están en mi ponencia y se pueden incluir: 1. ¿Por qué la necesidad de un nuevo concepto de seguridad? 2. ¿Cuál es el concepto de seguridad democrática integral? 3. ¿Cuáles son las fuentes actuales de inseguridad en América Latina? 4. ¿Cómo se puede construir esta seguridad democrática? Creo que si unimos esos párrafos sintéticamente, queda perfectamente claro lo relativo a la seguridad democrática.

 

Augusto Ramírez Ocampo

Colombia

 

Con relación al punto 3 de la Comisión B, la verdad es que la cultura de la paz, no significa que siempre se resuelven los conflictos. Hay conflictos que siguen vivos y lo importante es que se tenga la percepción de que se puede vivir dentro de la diversidad, sin necesidad de agredirse o matarse, se puede permitir que otros no piensen igual a uno, es decir, que se respetan las diferencias.

 

(Mesas 1 y 3) Es cierto que nosotros empezamos a trabajar con la seguridad nacional, seguimos con la seguridad democrática, llegamos a la seguridad democrática integral, pero luego en la Comisión A, se propuso y creo que fue aceptado, el apelativo "seguridad humana integral". Me parecería que sería la fórmula ideal para recoger todos esos conceptos, porque están enriquecidos en realidad con una serie de principios que allí mismo se especificaron y creo que valdría la pena que quedaran recogidos, como son seguridad económica, seguridad jurídica, seguridad cultural, etc.

 

(Mesa 3) Me parece que en el punto 1, donde se enumera lo que comprende la seguridad democrática, es necesario incluir también el tema del respeto a los derechos humanos, que de todos modos queda incluido en el concepto de la cultura de la paz. Es un punto que a mi me gustaría dejar en claro: el proceso de conceptualización de cultura de paz, es un proceso que está todavía en elaboración. Es un proceso que comenzó hace diez años con el patronímico y la conceptualización que hizo básicamente el padre Mac Gregor, y que de ahí fue tomando cuerpo, hasta un punto en que la UNESCO lo recogió ya como un proyecto específico a partir de las experiencias de los seminarios de El Salvador y de Filipinas. Pero todos reconocemos que cultura de paz es un proceso en elaboración, que comprende una gran cantidad de puntos y creo que durante la Conferencia se ha enriquecido extraordinariamente. Por lo tanto, el proceso de la cultura de la paz comprende básicamente, por lo menos en la conceptualización actual, el tema de la democracia, de los derechos humanos, del género, de la solución de conflictos, de una manera que no imponga la violencia.

 

Enrique Ipiña Melgar

Bolivia

 

Estimo que la precisión de Augusto Ramírez Ocampo sobre el tema de la seguridad humana es absolutamente necesaria. He puesto una nota en el acta, pidiendo a la coordinación ampliar este punto con el material reunido referido a la intervención del padre Mac Gregor. Prácticamente toda la exposición inicial del padre Mac Gregor, donde se habla de todo ese proceso sobre la seguridad económica, jurídica, política, etc., está en la versión más amplia. Este es un resumen.

 

Augusto Ramírez Ocampo

Colombia

 

Espero también que se haya recogido el concepto de "desarrollo humano sostenible", porque es la parte que se refiere a la paz con la naturaleza, es el enriquecimiento nuevo que existe en el tema. El padre Mac Gregor, cuando habló del desarrollo humano, lo puso en los términos elaborados por el PNUD, que es justamente Desarrollo Humano Sostenible, para incluir lo que pasó después de la famosa Cumbre de la Tierra: la necesidad de que en el proceso de desarrollo no se pierda de vista la sustentabilidad.

 

Enrique Ipiña Melgar

Bolivia

 

Encuentro que el tema sobre sustentabilidad aún no está suficientemente clarificado. Hay una tendencia ecologista que tiende a reducirlo al tema ecológico-medio ambiental, y hay otra tendencia, la sociológica, que tiende a ampliarlo a la necesidad de la participación democrática, como uno de sus elementos fundamentales.

 

Augusto Ramírez Ocampo

Colombia

 

En el tema de desarrollo humano, en la conceptualización actual, está incluido el tema del desarrollo humano sustentable con las connotaciones no exclusivamente ecológicas.

 

Enrique Ipiña Melgar

Bolivia

 

Quisiera leer el resumen de la presentación del padre Mac Gregor, pidiéndole a él encarecidamente que tenga la bondad de enriquecerlo, en la medida en que todo resumen es pobre: "Reasumir el consenso de la ONU sobre la seguridad que advierte la existencia de amenazas no militares contra ella, el hambre, la ignorancia, el aislamiento, la enfermedad. Hecho el esfuerzo por el desarrollo económico, basado en la actividad del PNUD, la ONU advirtió que los frutos fueron muy pobres y entonces se abrió en 1990 la década del desarrollo humano para la seguridad humana. Así se estableció el índice del desarrollo humano con la publicación de informes anuales".

El padre Mac Gregor definía entonces la seguridad humana como una seguridad cultural, saber quién soy, que permite entonces derivar hacia la seguridad económica, la cual se da en el marco de la comunidad con participación, y esa sería la seguridad política. Esta última no puede existir, de manera por lo menos sostenida, sin seguridad jurídica y apelaba al aforismo de Kelsen, "la razón de ser del derecho es la paz".

 

Felipe Mac Gregor, S.J.

Perú

 

Cuando yo resumí los trabajos hechos en la Asociación Peruana de Estudios e Investigación para la Paz sobre Seguridad Humana, confieso en este momento que al oír la lectura, omití una noción que para nosotros es muy importante: la seguridad social, el tener la seguridad de que la vida familiar, la vida de la comunidad está realmente asegurada.

Esa dimensión falta, y en el texto escrito de la ponencia, se hace en profunda relación con la naturaleza. De manera que yo considero que esta pueda ser una oportunidad para omitir un error que yo hice, que fue el no señalar la dimensión social de la seguridad humana y no mencionar que esta seguridad de la vida, es en el medio en el que la vida se da.

Vivimos en el cosmos, vivimos en un mundo, y en este mundo nuestra vida depende de la vida de otras cosas. Eso es extraordinariamente importante decirlo hoy, no por la pretensión ecologista que esa deba ser la dimensión principal, la dimensión principal es la persona humana como tal, sino por la simple razón de verdad. Si en realidad consumimos al ritmo en que hoy se consumen los recursos naturales, habrá un momento en que las generaciones que vienen, no van a tener qué comer, no van a poder respirar.

El problema sustantivo está en que hablamos de la vida. Yo les decía en la exposición que el derecho es una capacidad, no es algo que alguien me da, es algo que yo tengo. Y la primera capacidad que yo tengo es la capacidad de vivir, y por la consunción del medio externo en el cual mi vida física no se puede desplegar, me están privando de un derecho.

Por eso creo que es indispensable añadir al resumen hecho en la Comisión A, las dos dimensiones que olvidé: La dimensión social de la seguridad humana y la dimensión de la relación con la naturaleza, yo no hablaría de ecológica.

 

Rosemarie Terán

Ecuador

 

Quisiera hacer observaciones a los resultados en relación con la Comisión B, que concernían fundamentalmente a plantear cuestiones operativas con respecto a la enseñanza de la historia en esta nueva línea.

Me parece que el habernos adecuado a la propuesta previa que existía planteada por el Convenio Andrés Bello, de alguna manera ha empobrecido la cantidad de propuestas y reflexiones que han surgido a lo largo de esta Conferencia. Ese documento iba a servir como orientación para ordenar la reflexión que estábamos haciendo, pero terminó siendo un Documento al que se adaptó la reflexión. Yo creo que tal como está planteada, no refleja ni los resultados de la mesa, ni las ricas reflexiones que se hicieron en torno al tema.

Por ejemplo, en relación a cómo la Conferencia ha iluminado lo que podría ser un proceso de reconceptualización de la historia escolar, eso no se ha recogido en el resumen final. Y es muy importante, porque salva la brecha que ya se ha señalado que existe entre la historia especializada y la historia para el aula. Ese es un problema fundamental que no puede ser tratado de paso.

Por otro lado, se planteó también la necesidad de adoptar principios pedagógicos eficaces que garanticen el desarrollo de estos nuevos contenidos en el aula. Creo que en términos generales, se subestima el papel que la pedagogía puede cumplir en garantizar aprendizajes, y no se trata de cualquier pedagogía. Cuando en un documento final se menciona tomar en cuenta la pedagogía, se está hablando sólo en función de buenas intenciones, porque la pedagogía es un campo muy complejo, en donde hay batallas, guerras, propuestas distintas y hay algunas que pueden favorecer esta propuesta de Historia para Integración y la Paz, y otras que no. Creo que pronunciarse sobre los criterios básicos, sobre los principios pedagógicos que pueden hacer viable esta propuesta es fundamental y eso tampoco se ha recogido.

Por otra parte, personalmente hice una propuesta que podría el Convenio Andrés Bello y la UNESCO, favorecer o auspiciar investigaciones en lo que se refiere a la historia de la educación, porque creo que la historia nos iluminaría para explicar las causas del arraigo de prácticas docentes que no podemos movilizar, y podría darnos derroteros para caminar en el futuro en el tema de la formación docente.

 

 

Manuel López Díaz

Cuba

 

Primero quiero decir que para una cultura de paz, indudablemente tiene que haber derecho humano, entendido en sentido amplio, como tiene que haber democracia, como tienen que reconocerse valores como soberanía e independencia, y que ninguno de estos valores puede contradecir al otro, o ir en detrimento de alguno de los otros. Yo estoy por los derechos humanos más pleno.

En la Mesa 2, punto 2 se dice algo, que yo no entiendo "....derechos humanos eliminando el paternalismo y la caridad..." La globalidad y el neoliberalismo no da ninguna caridad, ¿a qué caridad nos estamos oponiendo? ¿Cómo se puede relacionar eso con los derechos humanos?

 

Enrique Ipiña Melgar

Bolivia

 

Yo soy católico, soy cristiano, creo en la caridad, pero no en la caridad como dádiva misericordiosa y despreciadora del otro. La caridad es una cosa muy diferente de lo misericordioso y despreciador. Quisiera pedir que en respeto al punto de vista católico cristiano, no se eche por la borda la caridad.

 

Jaime Ospina Ortiz

CAB

 

Hay dos quejas relacionadas con la relatoría de la Comisión B: una relacionada con que faltó énfasis en la redacción sobre la intervención de los géneros. Decíamos que una de las actividades que hay que hacer es el encuentro internacional para el análisis y revisión de los estudios nacionales en el que se tenga en cuenta el análisis lingüista, sexista, pedagógico y social.

En relación con la otra inquietud, si hubo una omisión de mi parte que la vamos a incluir en una de las recomendaciones sobre el aspecto de la reconceptualización de la historia escolar y de los principios de la pedagogía en el aula. No podemos ser muy explícitos en un documento que es realmente todo un resumen operativo, porque ya se entiende que hay antes toda una fundamentación de tipo justificativo y teórico.