Medio ambiente y desarrollo
en regiones costeras e islas pequeñas
colbartn.gif (4535 octets)

Mujer entre islas

Por Ricardo Alonso Venereo
Foto: Ernesto Rodríguez López


Los ojos de la doctora Guilliam Cambers tienen el color del mar. Desde sus primeros años universitarios, le llamó poderosamente la atención el cuidado del medio ambiente, en especial las playas, la costa y el efecto que el mar causa a las poblaciones ubicadas en su cercanía, lo mismo en el verano que en el invierno, mientras está tranquilo, o cuando un huracán lo hace revolverse y lanzarse a todo galope contra la costa.Gillian Cambers in Cuba

Hoy la Cambers se dedica, como consultora de la UNESCO, a dar seguimiento a unos 14 proyectos de protección a regiones costeras e islas pequeñas del Caribe, con el objetivo de brindar ayuda para alcanzar un desarrollo que sea ecológicamente sano, socialmente equitativo y culturalmente apropiado.

Para ello pone toda su experiencia y dedicación a enfrentar la erosión de las playas, a las que siempre ha considerado "románticas y revitalizadoras". Científicamente, afirma, le producen cierta tranquilidad, que le permite pensar; así busca soluciones factibles de recuperación y protección.

En mayo de este año, llegó a Cuba —por primera vez— desde Puerto Rico, donde se desempeña como investigadora de la Universidad de San Juan. No vino sola; le acompañó el Jefe de la Unidad de Medio Ambiente y Desarrollo de las Regiones Costeras y Pequeñas Islas (CSI, de la UNESCO); para evaluar la marcha del Proyecto piloto de investigación, evaluación y manejo socioeconómico ambiental de la costa sur de La Habana, elaborado por la Dirección Provincial de Planificación Física (DPPF) y financiado por la CSI.

En esa ocasión, ambos visitaron las playas Rosario, Mayabeque, Caimito y Cajío. Sin embargo, la Cambers se interesó más por Mayabeque.

"Era la primera vez que visitaba esa playa, y quedé impresionada. Ver cómo la comunidad, con recursos propios, espontáneamente, buscó su protección ante los embates del mar fue, para mí, sorprendente. Además, me llamó mucho la atención el amor que ellos tienen por su playa, por el mar. La experiencia es magnífica, me puede servir para aplicarla en otras islas."

Fue la propia doctora Cambers quien se ofreció para volver en breve y ayudar a la preparación del personal que acomete las labores de protección en la playa Mayabeque. Así lo hizo y en estos días acaba de estar nuevamente entre nosotros.

"He dado conferencias, compartido con los pobladores de la playa y con las autoridades. Espero ayudar a encontrar financiamiento para la aplicación de nuevos métodos, también a divulgar lo que están haciendo ustedes. En la nueva edición de mi libro Coping with Beach Erosión, vamos a incluir la experiencia cubana. Se va a traducir al español y podrá servir para todos, porque en él utilizo un lenguaje sencillo y práctico.

"Trataré de transmitirles aquellas experiencias que se pueden aplicar en cada caso. La naturaleza es impredecible, pero si al menos no se puede evitar la erosión, sí se puede aprender a enfrentarla. Las soluciones, por tanto, no son eternas y varían; como cada persona es diferente, así son las playas."

La doctora Cambers es firme al hablar. Ha creído en la experiencia habanera y ha apostado por ella. No solo enseña, sino también se retroalimenta en su contacto con los hombres y mujeres de Mayabeque, una playa que ya ocupa un lugar importante en su corazón, una pequeña costa para creer en el mejoramiento humano y en la paz.

SOURCE: El Habanero - Edición Digital, La Habana, Cuba, 3 Octubre 2001.

Introducción Actividades Publicaciones Búsqueda
Prácticas sensatas Regiones Temas