Meio ambiente y desarrollo
en regiones costeras e islas pequeñas
colbartn.gif (4535 octets)
Versions: English / Français / Español

Haití : devolver al mar la vida

La gangrena llegaba a su isla: triste afirmación la de este joven haitiano, Jean Wiener, que, en 1995, regresó a su país después de muchos años de ausencia, durante los que estudió biología marina en Estados Unidos. Playas repletas de basura, olas cargadas de extrañas flores de plástico azules, el mar vaciado lentamente de sus peces, los bosques arrasados: "había que hacer algo con urgencia; no se podía dejar que nuestra isla se deteriorara así". A los 31 años, Jean Wiener se lanza, pues, a un proyecto de protección del medio ambiente marino, con una premisa: "no imponer nada a los pescadores, hacerles propuestas, buscar soluciones, trabajar con ellos".

Consciente de que la sobreexplotación de la pesca (una de las principales fuentes de proteínas de los haitianos), la disminución de los recursos marinos, la deforestación y la contaminación son directamente responsables del subdesarrollo económico y social y de la pobreza que asolan a su isla, Jean Wiener elabora un proyecto que incluye múltiples objetivos. La UNESCO, concretamente su "Programa de cooperación por el medio ambiente y el desarrollo de las regiones litorales y las islas pequeñas" (CSI), lo apoyará con 33.000 dólares (casi la mitad del presupuesto del proyecto.).

Su Fundación para la Protección de la Biodiversidad Marina (FoProBim) toma cuerpo gracias a sus fondos personales y los de amigos y parientes. Pero él está prácticamente solo: "en Haití no hay más que dos o tres personas que posean una formación científica en medio ambiente marino. Tenemos que hacer frente a un grave problema de recursos humanos". Por ello, nuestro joven director de fundación hace de secretario, de chófer, de cartero y trabaja como encuestador e investigador científico.

Su idea es responder de forma variada y flexible a las distintas necesidades de los "usuarios de los recursos marinos", a los que ante todo hay que "educar". Porque si bien "en Haití existen leyes de tipo general que regulan varios ámbitos (navegación, pesca), según Jean André Victor, del PNUD, su aplicación suele estar descuidada".

¿Qué les propone a los pescadores? Primero que se organicen: es necesario "consolidar las asociaciones existentes y facilitar su creación donde falten". Estas asociaciones pueden así "acceder a ayudas y a material de pesca con mayor facilidad que los individuos", explica. "Y los pescadores se harán respetar más". El 90% son analfabetos (la media nacional es del 75%). En estos momentos existen 59 asociaciones de pescadores en los 9 departamentos haitianos. Algunas se encargan de recoger la basura amontonada en las playas, que está formada en un 98% por plásticos.

Jean Wiener monta enseguida una infraestructura para almacenar la memoria del mundo marino: un centro de documentación y una librería, libros, estudios y mapas marinos, para estudiantes, aficionados y quienes quieran profundizar sus xconocimientos sobre el mundo litoral. A ello se suma una guía Haití: devolver al mar la vida que reúne toda la información práctica y estadística que se refiere a la industria pesquera, al estado de los 1.500 km de costa haitiana y a las mediciones básicas, como la temperatura del agua, la salinidad, las bacterias.

Rojos, blancos o negros
Para facilitar la comunicación entre la población local y los gestionarios de recursos marinos, este joven lleva seis meses, con paciencia y método, elaborando una guía etnobiológica que establezca un repertorio de los distintos peces en criollo, inglés y latín: "no es sencillo, porque a veces una especie tiene siete nombres distintos", bromea Jean Wiener. A continuación clasifica esos peces, según el lugar donde se pescan y su edad, en peces rojos, blancos y negros, "colores que no tienen nada que ver con los de su carne", pero que dan una idea de "quién puede comer qué y en qué época, así como de lo que se venderá en los hoteles y lo que se dará a los pobres". Esta obra, por ejemplo, puede ayudar a los pescadores y a los gestionarios a establecer un lenguaje común. Con este mismo ánimo de diálogo y de recogida de datos, Jean Wiener ha tenido la idea de organizar reuniones de intercambio de experiencias entre pescadores jamaicanos y haitianos, que pueden tener cuestiones parecidas que resolver.

En vista de que uno de los problemas más importantes es el de la pesca excesiva y la disminución de los recursos, nuestro joven científico intenta introducir la cogestión, la responsabilidad compartida entre los usuarios de esos recursos. Su explicación es sencilla: "la presión demográfica, la pobreza y la falta de información generan una sobreexplotación de los recursos, porque la gente cree que pescando más ganará más. Ahora bien, la superproducción provoca la desaparición de algunas especies, generalmente las que, debido a su escasez, son más caras; los demás pescados se venden más baratos. Finalmente la pobreza se acentúa y el medio litoral se deteriora de manera irreversible".

Para romper este círculo vicioso, es necesario cambiar la mentalidad y demostrar a los pescadores que no pueden seguir cogiendo cosas del mar sin protegerlo de la sobreexplotación y la contaminación. Así pues, hay que educar. El centro de documentación, la librería y las guías están para eso. Pero no son suficientes: para aumentar la producción, hay que aumentar los recursos, "lo cual puede hacerse construyendo arrecifes artificiales que permitan el desarrollo de algunas especies", explica Jean Wiener. Así, gestionándose y controlándose, los propios pescadores protegerán sus recursos. Sin duda, además habrá que "encontrar actividades alternativas en la agricultura, por ejemplo, para que puedan sobrevivir dignamente".

La idea se propaga lentamente pero sin pausas entre los pescadores. Algunos incluso han tomado el relevo y explican a otros que hay que dejar de coger del mar todo lo que da con la excusa de que "si no lo cojo yo, lo cogerá otro". Esta mentalidad ha provocado la crisis de la pesca y está alimentando la pobreza de Haití.

Por Cristina L’Homme, en UNESCO Fuentes, enero 1999 - N°108, p.7-8

  Introducción    Actividades   Publicaciones     búsqueda
Wise Practices   Regiones   Temas