Medio ambiente y desarrollo
en regiones costeras e islas pequeñas
colbartn.gif (4535 octets)

Filipinas : el guardagujas de Palawán

UNESCO Fuentes (131) publicado en Febrero 2001, página 14  - 15

Pescadores, profesionales de la industria turística, vecinos, defensores del medio ambiente y miembros de la marina nacional no siempre son los mejores amigos del mundo, al menos cuando se trata de la protección de las costas. Pocas personas lo saben mejor que Miguel Fortes, profesor de ciencia marítima de la Universidad de Filipinas y presidente del Comité Nacional de Ciencias Marítimas de la UNESCO en Filipinas. “Es urgente establecer un diálogo y un mecanismo de información para debatir públicamente esta divergencia de intereses”, declara. Por eso el foro electrónico de la UNESCO sobre prácticas sensatas en regiones costeras (nombre del usuario csi, contraseña wise) es, para él, “la manera más práctica y más barata de que se dispone actualmente para divulgar una información tanto local como internacional y para permitir el acceso a esa información”.

— La bahía de Ulugan (Filipinas) es muy codiciada, incluso por la marine nacional.
(© unesco/D. Troost)

La provincia insular de Palawán, muchas veces designada como la última frontera de Filipinas, presenta una concentración sin igual de iniciativas de la UNESCO a favor de las regiones costeras y las islas pequeñas. En 1992, la UNESCO clasificó toda la provincia como reserva de la biosfera del programa MAB (El Hombre y la Biosfera); el parque marino nacional del arrecife de Tubbataha, así como el parque nacional del río subterráneo de Puerto Princesa, el más largo del mundo con ocho kilómetros, están inscritos en la Lista del Patrimonio Mundial. Pero la joya de toda la región es la bahía de Ulugan, con sus playas tranquilas, sus calas recónditas, su manglar intacto desde la noche de los tiempos, sus 102 especies de coral, sus siete especies de salicor herbáceo, sus aves acuáticas y una asombrosa diversidad de peces tropicales. La bahía de Ulugan es uno de los proyectos pilotos del proyecto conjunto de la UNESCO y el PNUD sobre la gestión de los recursos costeros y el turismo sostenible. 

Todo el problema, explica Miguel Fortes, está en llegar a conciliar los intereses opuestos que existen en la provincia, sobre todo en esta bahía de Ulugan. Por ejemplo, explica, “para los pescadores la bahía es un lugar de pesca sin igual y una zona de reproducción de los peces”. Pero como quieren beneficios rápidos, algunos se dejan tentar por unos métodos de pesca no sostenibles, que utilizan la dinamita y el cianuro, y que, a la larga, destruirán el ecosistema y por ende la base de su subsistencia. La bahía de Ulugan es un tesoro silvestre que se encuentra a un paso en avión de la principal atracción turística de Palawán, el río subterráneo de Puerto Princesa. Ahí el turismo salvaje tampoco tardaría en hacer estragos, como ya lo ha hecho en otros sitios. 

En los últimos 20 años, la marina nacional filipina ha mostrado su interés por la bahía de Ulugan. “Es la única gran bahía de Palawán que da al mar de China, cuenta Miguel Fortes, y sólo está a 120 millas del arrecife Mischief, de las islas Spratly, que es objeto de disputa territorial con China”. Para reforzar la seguridad nacional, la marina nacional quiere construir ahora una base en la bahía.

Las distintas iniciativas de conservación son una etapa fundamental hacia la protección de la región. Pero “un país pobre como Filipinas no dispone de los recursos necesarios para gestionar simultáneamente varios sitios protegidos. Y dado que esos distintos proyectos se superponen, la solución más pragmática es un enfoque integral y un reparto de los recursos disponibles”, asegura Miguel Fortes. Su posición única de habitante de Filipinas, de profesor y de investigador de la universidad y de representante de varios proyectos de la UNESCO le han convertido en el “guardagujas” ideal de esta misión de integración.  

Establecer lazos

 —  La aquacultura forma 
parte del proyecto de gestión 
sostenible UNESCO-PNUD 
en Palawán 
© UNESCO/D.Troost

En 1998, la UNESCO confió a Miguel Fortes una cátedra UNESCO de gestión integral y desarrollo sostenible de las regiones costeras y las islas pequeñas. Entonces decidió convertir ese puesto en el eslabón que faltaba para establecer un diálogo entre las distintas iniciativas de la UNESCO –en especial el Foro Electrónico sobre Prácticas Sensatas, CSI (nombre del usuario csi, contraseña wise) – y “las principales interesadas, las 6.000 personas que viven en las cinco barangays (comunidades) de la bahía” y que están “en su casa”. Los estudios de casos y los comentarios difundidos por el foro ofrecen ejemplos de los éxitos y fracasos en otros lugares del mundo. También sirve para recoger reacciones internacionales respecto a las iniciativas locales. Después esa información vuelve a la base, gracias a las clases universitarias y a los talleres comunitarios. 

Por eso Miguel Fortes decidió compartir, durante un trimestre o un semestre, su cátedra UNESCO con colegas filipinos: Luzviminda Valencia, profesora de sociología ambiental; Esteban Magennon, especialista en antropología social de la Universidad de la Sorbona de París y Rebecca Rivera-Guieb, especialista en cuestiones y tendencias sociales referentes a la gestión costera. Miguel Fortes también ha establecido lazos entre los proyectos de la UNESCO y el trabajo de Gerthie Mayo-Anda. Este jurista creó una organización no gubernamental, el Centro de Asistencia Legal en Medio Ambiente, que contribuye a divulgar entre la población local los aspectos jurídicos que plantea la conservación. 

Todas estas iniciativas empiezan a dar sus frutos. “La población local ya no es pasiva, afirma Miguel Fortes. Se siente realmente propietaria de lo que ha conseguido crear”. Esto se comprobó de manera espectacular cuando una comunidad decidió detener a la tripulación de un barco de pesca que había penetrado ilegalmente en la bahía de Ulugan. En cuanto al proyecto de base militar de la bahía de Ulugan, Miguel Fortes también ha ejercido una función de mediador entre la comunidad, la reserva de la biosfera de la UNESCO y la marina nacional.

En efecto, otra de sus numerosas facetas es la de “miembro de la Escuela Nacional de Defensa de Filipinas, responsable de la seguridad ambiental”. Basándose en su labor desempeñada dentro de los distintos proyectos sobre las costas y las islas pequeñas de la UNESCO, ha constituido una base de datos que recoge todo lo que se destruiría si la marina llevara a cabo sus proyectos, según los cuales construiría una refinería, unas boyas de amarre y unos cuarteles. En una serie de reuniones con oficiales de marina que califica de “muy positivas”, Miguel Fortes ha sabido transmitir muy bienel mensaje de la conservación. Y cuando los estudiantes de la escuela local de arquitectura le presentaron un proyecto del centro de recursos sobre la defensa del medio ambiente en la bahía de Ulugan, él los puso en contacto con la marina, que por su parte necesitaba un proyecto arquitectónico para su base. “Al menos en esa base respetarán el medio ambiente, si la marina insiste en construirla, señala Miguel Fortes. Pero el proyecto todavía no se ha presentado a la población, que no quiere saber nada de la base”. Ya veremos lo que pasa gracias al foro, que seguramente emitirá los próximos capítulos de esta historia. ¡Permanezcan en línea!

Peter Coles

Foro
La dirección del Foro es: http://www.csiwisepractices.org
(nombre del usuario csi, contraseña wise).

Para recibir la información por correo electrónico, contacte con  moderator@csiwisepractices.org.

Los artículos se publican en inglés. Los procedentes de países donde se habla francés, español, indonesio bahasa o malayo, o que afectan a esos países, van acompañados de un texto en dichas lenguas.

Introducción Actividades Publicaciones Búsqueda
Prácticas sensatas Regiones Temas