Medio ambiente y desarrollo
en regiones costeras e islas pequeñas
colbartn.gif (4535 octets)

Zonas costeras en línea

UNESCO Fuentes (131) publicado en Febrero 2001, página 11

¿Cómo se pueden tratar los conflictos generados por la explotación de los recursos de las zonas costeras del planeta, cada vez más frágiles? Los miembros de la plataforma "Medio ambiente y desarrollo en las regiones costeras y las islas pequeñas" (CSI) de la UNESCO, intentan responder a esta pregunta con una estrategia dividida en tres partes.

En primer lugar, unos 23 proyectos pilotos de 50 países buscan soluciones locales y sostenibles a los problemas de las costas. En segundo lugar, algunas cátedras UNESCO proporcionan una base científica para esos proyectos prácticos, cuyos resultados aplican a la investigación y a la enseñanza. Por último, en abril de 1999 se presentó en Internet el Foro Electrónico (nombre del usuario csi, contraseña wise) sobre Prácticas Sensatas en Regiones Costeras para el Desarrollo Humano Sostenible. Mientras que las "prácticas ejemplares" pretenden describir lo que hay que hacer, las "prácticas sensatas" incluyen la inevitable dosis de adecuación a la realidad. 

Para iniciar el debate en ese foro, los organizadores parisinos del mismo solicitaron a los responsables de proyectos piloto financiados por la UNESCO que enviaran descripciones de prácticas que consideraran interesantes, las cuales se pusieron en línea. "Hubo que esperar seis semanas hasta que alguien respondió", afirma Dirk Troost, coordinador de la plataforma CSI. Poco a poco, ese foro se ha abierto a otras prácticas distintas a las de los proyectos de la UNESCO. "Hemos llegado a 52 casos, añade Dirk Troost. A comienzos de 2001, más de 4.000 personas visitaban el sitio y se habían publicado 128 reacciones". 

Entre bastidores, cuatro moderadores se hacen cargo del sitio, aunque raramente se ven: Gillian Cambers en Puerto Rico, Malcolm Dobson en Dundee (Escocia), y Khalissa Ikhlef y Dirk Troost en la sede de la UNESCO, se reparten la edición de las contribuciones antes de ponerlas en línea, la recepción, la programación informática y la labor de "moderador administrativo". "Es mucho trabajo, reconoce Gillian Cambers. Las contribuciones a veces ocupan una línea y a veces 40 páginas". De momento sólo colocan los textos nuevos en línea una vez por semana, enviándolos automáticamente por correo electrónico a los 4.000 participantes. En algunas regiones del mundo donde la conexión a Internet es difícil –los archivos y documentos adjuntos demasiado voluminosos sobrecargan el servidor local o son demasiado caros de descargar, debido a la lentitud y al precio de las conexiones–, el correo electrónico es la única opción.

Para fomentar el intercambio a través del foro en lugar de entre individuos, la dirección electrónica del remitente de un mensaje no aparece en su artículo en línea. Así pues, aunque de momento el foro todavía no funciona como una red, varios participantes han recibido ya sus efectos positivos y las contribuciones resultan ser valiosos estudios de caso para los estudiantes de primer ciclo, ya sea que estén en Rhode Island o en Filipinas.

Peter Coles

Introducción Actividades Publicaciones Búsqueda
Prácticas sensatas Regiones Temas