Medio ambiente y desarrollo
en regiones costeras e islas pequeñas
colbartn.gif (4535 octets)

Acceder a Internet desde el océano Índico

UNESCO Fuentes (131) publicado en Febrero 2001, página 12 - 13

— Los pescadores se han
convertido en guardas.
(© H. Heile)

Cuando, en 1999, la UNESCO creó en Internet el Foro sobre Prácticas Sensatas en Regiones Costeras para el Desarrollo Humano Sostenible (nombre del usuario= csi, contraseña= wise), presentó algunos ejemplos de esas “prácticas sensatas” para iniciar un debate mundial. Uno de los proyectos modelo es el que lleva a cabo un organismo privado, la Sociedad del Parque Coralino de la Isla de Chumbe (Tanzania) (nombre del usuario= csi, contraseña= wise), un ejemplo innovador de conservación gracias al ecoturismo. Desde entonces, la alemana Sibylle Riedmiller, directora del proyecto, participa regularmente en el Foro. Por correo electrónico, el vehículo del Foro, le pedimos que nos hable de esta experiencia de comunicación por Internet con sus colegas de todo el mundo, desde una pequeña isla del océano Índico.

¿Existe una ventaja en ser conocida de repente por otros profesionales del mundo entero?

En los países en vías de desarrollo, donde existen muy pocos foros de debate, este foro de la UNESCO tiene un gran valor. Aquí tenemos que ir con mucho cuidado con lo que decimos; son pocas las personas del poder que nos comprenden y nos apoyan, y la prensa desconfía mucho de los extranjeros, de modo que no existe un verdadero diálogo, a no ser que uno goce de renombre internacional y de aliados poderosos.

¿La existencia de ese diálogo tiene influencia a escala local?

Sí, potencialmente, a pesar de que los principales responsables políticos del país no suelen estar al corriente de los debates que se mantienen por Internet, porque no están conectados. Puede ocurrir que utilicemos argumentos de otros participantes del Foro o solicitar su apoyo. Siempre es bueno poder referirse a experiencias de fuera.

Su intervención sobre el ecoturismo provocó reacciones bastante divergentes. ¿Esto ha modificado sus prácticas?

No exactamente. Lo que ha pasado ha sido, más bien, lo contrario. Para mí no existe un uso menos destructivo de los arrecifes de coral que el ecoturismo. Lo más difícil para un inversor preocupado por la conservación es aplicar unas técnicas y unas prácticas respetuosas con el medio ambiente, cuando las políticas de inversión y la normativa inmobiliaria local favorecen el turismo de masa.

¿Qué le ha aportado a usted el hecho de tener una visión más amplia de las cosas?

A decir verdad, nos ha alentado mucho saber que, en otras partes, hay personas que comprenden y apoyan lo que hacemos. Esto nos ha ayudado también a observar similitudes entre nuestra situación y la de países de Asia como Filipinas.

¿Es fácil conectarse a Internet desde la isla de Chumbe?

En realidad en la isla no tenemos teléfono, de modo que todas nuestras comunicaciones pasan por nuestras oficinas de Zanzíbar y de Tanga. Internet, sencillamente, todavía no forma parte de la realidad cotidiana de Tanzania, salvo para una élite muy reducida y para proyectos financiados por el extranjero. Las conexiones telefónicas, en general, son escasas, caras y poco fiables. Los computadores valen prácticamente el doble que en los países industrializados. Hasta el material de segunda mano, técnicamente anticuado, se vende a veces al mismo precio que los últimos modelos en ultramar. Los escasos proveedores de acceso a Internet se concentran en la capital tanzana y facturan sus servicios a unos 60 dólares mensuales, sin contar las comunicaciones telefónicas. Fuera de la capital hay que sumarle al menos 70 céntimos por tres minutos de comunicación, es decir 14 dólares por hora. Las comunicaciones telefónicas son tan malas que la velocidad de transmisión raramente supera los 14.400 bps. Es muy poco para cargar un sitio web. En las horas de gran afluencia o por motivos técnicos, la transmisión de los mensajes electrónicos puede interrumpirse, y en algunas zonas hay que esperar hasta la madrugada para enviarlos. Por último, la compra y la utilización de los teléfonos por satélite son demasiado costosas.

¿Cómo se ha adaptado el Foro a esos obstáculos?

Las conexiones de Internet son tan malas que raramente visitamos el sitio web del Foro. Nos comunicamos por correo electrónico con el moderador y utilizamos las intervenciones que él nos envía periódicamente. Fuera de los mensajes básicos (sin enviar archivos adjuntos), Internet es demasiado pesado y demasiado caro, y navegar por la red está descartado. Con unas facturas telefónicas que suelen rondar los 1.000 dólares al mes en la región, el correo electrónico es lo máximo que puede permitirse una empresa como el proyecto Chumbe, para asombro de los voluntarios expatriados, acostumbrados a la red. Sin embargo, existen excepciones notables. Cuando fuimos hace poco a la Expo 2000 de Alemania, donde nuestro proyecto tenía un puesto, nos invitaron a última hora a presentarlo en la Convención Mundial de Parques Nacionales, que se celebraba en Goslar (Alemania). Como no tenía nada preparado, descargué nuestra propia intervención (nombre del usuario= csi, contraseña= wise) que estaba en el sitio web del Foro y en pocas horas pude disponer de una breve presentación.

Entrevista realizada por correo electrónico, Peter Coles.

Introducción Actividades Publicaciones Búsqueda
Prácticas sensatas Regiones Temas