http://www.unesco.org/culture/ich/es/RL/00143

El Kankurang, rito de iniciación mandinga

Inscrito en 2008 (3.COM) sobre la Lista Representativa del Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad (originalmente proclamado en 2005)

Pais(es): Gambia, Senegal

Identificación

Description

El Kankurang, espíritu protector encarnado en un hombre con máscara y disfraz, es el eje de un sistema ritual que integra canciones, tradiciones y ritos de iniciación de los hombres jóvenes. El ritual asegura la enseñanza y transmisión del complejo sistema de prácticas y conocimientos que fundamenta la identidad cultural mandinga.
El Kankurang, espíritu protector encarnado en un hombre con máscara y disfraz, es el eje de un sistema ritual que integra canciones, tradiciones y ritos de iniciación de los hombres jóvenes. El ritual asegura la enseñanza y transmisión del complejo sistema de prácticas y conocimientos que fundamenta la identidad cultural mandinga.

El Kankurang es un rito de iniciación practicado en todas las provincias mandingas del Senegal y de Gambia, principalmente en la región de Casamancia y en la ciudad de Mbour. Según la tradición, el origen del Kankurang sería el Komo, una sociedad secreta de cazadores cuya organización y prácticas esotéricas contribuyeron a la emergencia de los mandingas.

El personaje central del Kankurang es un iniciado que lleva una máscara hecha con la corteza y la fibra del árbol llamado faara; va vestido con hojas y lleva el cuerpo pintado con tintes vegetales. Se lo asocia a las ceremonias de circuncisión y a los ritos de iniciación. Su aparición está marcada por varias etapas rituales: la designación del iniciado que llevará la máscara y su investidura por los ancianos, su retirada a la selva con los iniciados, y las vigilias y procesiones de los nuevos iniciados a través de la aldea. Generalmente, el rito se celebra entre agosto y septiembre. El Kankurang siempre desfila rodeado de los antiguos iniciados y de los habitantes del lugar, quienes siguen su comportamiento y gestos respetuosamente, al tiempo que ejecutan cantos y danzas. Sus demostraciones van acompañadas de una danza entrecortada durante la cual maneja dos machetes y profiere gritos agudos. Sus seguidores, armados de palos y de hojas de palma, marcan el ritmo contando en coro y con tam-tams.

El Kankurang aparece como una garantía de orden y justicia, además de ser el exorcista para alejar a los malos espíritus. Como tal, asegura la transmisión y la enseñanza de una serie de conocimientos y prácticas que constituyen el fundamento de la identidad cultural mandinga. Es un rito que se ha extendido a otras comunidades y grupos de la zona, constituyendo una ocasión para los jóvenes circuncisos de aprender las reglas de conducta que garantizan la cohesión de la comunidad, conocer los secretos de las plantas y sus valores medicinales, y aprender las técnicas de caza. Esta práctica tradicional está en decadencia a causa de la rápida urbanización de la mayoría de las regiones de Senegal y de Gambia, y de la reducción de los bosques sagrados, que han sido transformados en tierras de cultivo. Como resultado, el rito se ha trivializado y la autoridad del Kankurang se ha socavado.

Diaporama

Video



Tienen también acceso a estos vídeos (y muchas mas) desde la página internet de los Archivos Multimedia de la l’UNESCO

Proyecto de salvaguardia (11-2006/04-2009)

El Kankurang, espíritu protector encarnado en un hombre con máscara y disfraz, es el eje de un sistema ritual que integra canciones, tradiciones y ritos de iniciación de los hombres jóvenes. El ritual asegura la enseñanza y transmisión del complejo sistema de prácticas y conocimientos que fundamenta la identidad cultural mandinga.

Este proyecto de salvaguardia se ha concebido para proteger el entorno natural en el que se practica el ritual del Kankurang, para crear espacios de reunión o “museos de representación”, de modo que las comunidades puedan practicar y compartir su conocimiento, para apoyar un inventario de prácticas asociadas al Kankurang con vistas a adquirir un mejor conocimiento y para sensibilizar a la opinión pública a su importancia. Por lo tanto, se centrará en establecer las adecuadas estructuras de gestión en ambos países, en crear dos centros experimentales en la zona del Kankurang y en documentar y producir de los materiales promocionales. La protección del entorno natural en el que se practica el ritual se asegurará gracias a la clasificación de los bosques sagrados, a la organización de la formación en la gestión de las áreas protegidas y replantación de las especies de plantas indispensables para el ritual.