El culto a Mazu y sus rituales


Inscrito en 2009 (4.COM) en la Lista Representativa del Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad

Mazu, la diosa más influyente del mar, es el personaje central de numerosas creencias y costumbres, en particular tradiciones orales, ceremonias religiosas y prácticas folclóricas extendidas por todas las regiones costeras de China. Según la tradición, Mazu vivió en el siglo X en la isla de Meizhou dedicada a ayudar a sus habitantes y murió cuando intentaba socorrer a los supervivientes de un naufragio. Los isleños construyeron luego un templo en su honor y empezaron a venerarla como diosa. Mazu es objeto de celebraciones dos veces al año en el transcurso de ceremonias solemnes que tienen lugar en los templos. Los habitantes, campesinos y pescadores de la isla de Meizhou interrumpen temporalmente sus faenas para sacrificar animales marinos, rendir culto a las estatuas de la diosa y gozar de espectáculos de danza y otras representaciones artísticas. En los 5.000 templos erigidos en honor de Mazu en el mundo entero se celebran ceremonias religiosas a lo largo de todo el año. También se rinde culto doméstico a esta diosa en los hogares. Las celebraciones consisten en ofrendas de flores, cirios e incienso, lanzamientos de petardos y procesiones nocturnas en las que los participantes se alumbran con “faroles de Mazu”. Los devotos ruegan a la diosa que propicie la fecundidad de las mujeres, la paz, la solución de problemas y el bienestar general. Profundamente arraigadas en la vida de los habitantes de las costas de China y de sus descendientes, la creencia en Mazu y la celebración de su culto constituyen un vínculo cultural importante que fomenta la armonía familiar, la concordia social y el sentimiento de identidad social de las comunidades.