El gran canto del grupo étnico dong


Inscrito en 2009 (4.COM) en la Lista Representativa del Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad

© 2008 Ministry of Culture
Un proverbio del pueblo dong, asentado al sur de China, en la provincia de Guizhou, dice que “el arroz alimenta el cuerpo y las canciones el alma”. La tradición de este grupo étnico en lo referente a la transmisión de la cultura y los conocimientos musicales se ejemplifica en el gran canto de los dong, interpretado en varias partes y sin acompañamiento instrumental ni director. El repertorio consta de géneros diversos como baladas, canciones infantiles y cantos de bienvenida y felicitación, así como de canciones de imitación en las se pone a prueba el virtuosismo de sus intérpretes para reproducir sonidos emitidos por animales. Enseñado por sus maestros a coros de discípulos, el gran canto se ejecuta solemnemente en la torre del tambor –lugar destinado a la celebración de ritos, espectáculos y reuniones en las aldeas dong– o de forma más espontánea en hogares familiares y lugares públicos. El gran canto es una verdadera enciclopedia de los dong que relata la historia de este pueblo, ensalza su creencia en la unidad del hombre y la naturaleza, preserva los conocimientos científicos, expresa románticos sentimientos amorosos y promueve valores morales como el respeto debido a ancianos y vecinos. El gran canto se interpreta todavía hoy y las aldeas se enorgullecen de contar con varios coros, divididos por edad y a veces por sexo. Esta expresión artística no sólo es un elemento de propagación del modo de vida y la sabiduría de los dong, sino que además sigue siendo un símbolo esencial de su identidad étnica y su patrimonio cultural.