Fabricación artesanal de violines en Cremona


Inscrito en 2012 (7.COM) en la Lista Representativa del Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad

© 2011 Lorenzo Pizzi by Terra d'Ombra Production
Los lutieres de Cremona gozan de una gran fama por los métodos artesanales que utilizan para la fabricación de violines, violas, violoncelos y contrabajos. Los aprendices del oficio de lutier acuden a una escuela especializada donde reciben una enseñanza basada en una estrecha relación maestro-alumno, y luego prosiguen su aprendizaje en un taller local para dominar las técnicas del oficio y perfeccionarse, tarea ésta que dura toda la vida. Cada lutier fabrica entre tres y seis instrumentos por año, confeccionando y ensamblando a mano, en torno a un molde, más de 70 piezas de madera, en función de las respuestas acústicas de cada una de ellas. Nunca dos violines son idénticos. Cada parte del instrumento se fabrica con una madera específica, escogida con esmero y envejecida naturalmente. No se utiliza ningún material industrial ni semindustrial. El oficio de lutier exige poseer un alto nivel de creatividad para saber adaptar a cada instrumento las normas generales de fabricación y los propios conocimientos personales. Los lutieres de Cremona tienen la profunda convicción de que es esencial compartir sus conocimientos para acrecentar sus competencias técnicas, y también estiman imprescindible mantener un diálogo con los músicos para comprender mejor sus necesidades. Dos asociaciones, el “Consorzio Liutai Antonio Stradivari” y la “Associazione Liutaria Italiana”, se dedican a promover la fabricación artesanal de violines, que se considera un elemento fundamental de la identidad de la ciudad Cremona y de sus habitantes, y que desempeña un papel esencial en sus prácticas sociales y culturales, rituales y eventos.