Lakalaka, danzas y discursos cantados de Tonga


Inscrito en 2008 (3.COM) en la Lista Representativa del Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad (originalmente proclamado en 2003)

El archipiélago de Tonga está situado en el Pacífico Sur, a unos 2000 km al noreste de Nueva Zelanda. Es la única monarquía constitucional de la región. El lakalaka, a menudo considerado como la danza nacional de Tonga, es una mezcla de coreografía, oratoria, polifonía vocal e instrumental. Esta expresión cultural es practicada por todas las comunidades del reino y desempeña un papel primordial en las ceremonias importantes, como la coronación del monarca o los aniversarios de la constitución. La palabra lakalaka, que significa en tongano “dar pasos rápidos o prudentes”, procede de un baile llamado me’elaufola. Esta tradición surgió en el siglo XIX, pero recobró nuevo vigor en el siglo XX gracias al apoyo de la familia real. Las representaciones duran una media hora y pueden llegar a reunir a varios centenares de personas alineadas en dos hileras, los hombres a la derecha del público y las mujeres a la izquierda. Los hombres ejecutan movimientos rápidos y enérgicos, mientras que las mujeres realizan pasos gráciles y gestos elegantes. Los dos grupos bailan batiendo palmas y cantando, a menudo con acompañamiento de un coro. El canto polifónico y los movimientos sincronizados de los centenares de bailarines ofrecen un espectáculo cautivador. La fuerza creadora que está detrás de estas representaciones es el punake, a la vez poeta, compositor, coreógrafo y director artístico. La tradición requiere que los punakes renueven constantemente su repertorio de lakalaka explorando los temas más diversos de la historia, las leyendas, los valores y la estructura social del pueblo tongano. Desde hace unas décadas, el número de representaciones disminuye sin cesar y los jóvenes punakes tienen tendencia a reutilizar el repertorio existente, en lugar de renovarlo.