Las ostensiones septenales lemosinas


Inscrito en 2013 (8.COM) en la Lista Representativa del Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad

Las ostensiones septenales lemosinas son ceremonias y procesiones grandiosas que se organizan cada siete años para mostrar y venerar reliquias de santos de la Iglesia Católica conservadas en iglesias de la región de Limoges. Las festividades, que gozan de un amplio apoyo en las ciudades y pueblos de esta región, atraen a un gran número de personas que se congregan para ver cómo los relicarios son llevados en procesión por diferentes localidades engalanadas, con acompañamiento de banderas, estandartes y personajes históricos vestidos con trajes de época. Las ostensiones son patrimonio común de la población lemosina en su conjunto y todos los habitantes de la región –sean o no católicos– se consideran depositarios de esta tradición. Toda una serie de hermandades y comités participan activamente en la transmisión oral y escrita de los conocimientos, así como en el traspaso de objetos que guardan relación con esta práctica cultural. La preparación de las ostensiones comienza con un año de antelación en los municipios, y son muy numerosos los artesanos, párrocos, concejales, voluntarios y organismos caritativos que movilizan sus conocimientos y competencias prácticas para organizar las festividades y hacer revivir la memoria de este elemento del patrimonio cultural. La preparación de las festividades contribuye también al reforzamiento de los vínculos sociales y las festividades propiamente dichas no sólo propician la integración social de los que vivieron antes en la región y de los recién llegados a ésta, sino que además ofrecen una ocasión para que las familias se reúnan de nuevo, ya que los parientes que se fueron de la región suelen volver a ella para participar en las celebraciones.