Coordinación Global > Grupo de Alto Nivel
Texto del Comunicado de la reunión del Grupo de Alto Nivel
Comunicado de la reunión del Grupo de Alto Nivel
Sede de la UNESCO, París, 29-30 de octubre de 2
001

Afirmamos que ningún país que se comprometa seriamente con la Educación para Todos se verá frustrado por falta de recursos en su empeño por lograr esa meta


1. Nosotros, los participantes en la primera reunión del Grupo de Alto Nivel sobre la Educación para Todos (EPT), instamos a todos los copartícipes en la EPT a que redoblen sus esfuerzos para alcanzar sus metas y objetivos. Desde la celebración del Foro de Dakar en abril de 2000 el mundo ha cambiado considerablemente y la tarea que nos incumbe, aunque sea inmensa, no es insuperable. Los acontecimientos del 11 de septiembre de 2001 han demostrado una vez más la gran importancia que reviste la generalización de una educación básica de buena calidad como condición imprescindible, si bien no suficiente, para poder construir un mundo más sano, democrático y tolerante.

2. Al reconocer y destacar cuán importante es la EPT en relación con los demás Objetivos de Desarrollo del Milenio, reiteramos nuestro compromiso con respecto a la realización de los seis objetivos de Dakar que reflejan la amplia visión de la educación básica definida en la Declaración Mundial sobre Educación para Todos. Para efectuar el seguimiento y evaluación de los progresos logrados en el cumplimiento de los compromisos contraídos en Dakar, impulsar una acción más amplia y mejor coordinada a nivel nacional e internacional, y promover el incremento de los recursos financieros, humanos, técnicos y materiales necesarios para que cada país pueda alcanzar los objetivos de Dakar, es decir, para cumplir con el mandato que se nos ha encomendado, instamos a todos los copartícipes a que impulsen esta empresa, que debe estar presidida por la conciencia de su carácter apremiante y ha de apoyarse en la intensificación del ritmo de los esfuerzos desplegados.

Prioridad a la acción

3. Todos los copartícipes deben obrar resueltamente para tratar una serie de problemas graves: la desigualdad entre los sexos y otras disparidades que perduran; la indiferencia ante los grupos vulnerables y desfavorecidos, comprendidas las personas discapacitadas; el elevado número de analfabetos; la necesidad de entender la diversidad y aceptarla; el debilitamiento de los sistemas e instituciones educativas causado por la epidemia del VIH/SIDA; y la coyuntura crítica por la que atraviesan los países en situaciones de emergencia, crisis y posguerra, o los que se ven amenazados por riesgos de otro tipo. Es necesario definir con premura qué es una educación de calidad, qué contenido debe tener y cuáles han de ser sus resultados, comprendida la educación relativa a las competencias necesarias para la vida cotidiana. Se debe prestar una atención especial a la educación de las mujeres y las niñas, teniendo en cuenta la fuerza dinámica que representa para el desarrollo social y económico. Es menester acelerar la EPT en el África Subsahariana, tomando debidamente en consideración el plan denominado Nueva Cooperación para el Desarrollo en África, y también en Asia Meridional y en los países menos adelantados que son los que siguen teniendo más necesidades.

4. Somos conscientes de la importancia que reviste apoyarse en los puntos fuertes de cada uno de los copartícipes en el movimiento en pro de la EPT, así como de la necesidad de sacar lecciones de las experiencias positivas y aplicar reformas sistémicas y planteamientos innovadores para alcanzar cada uno de los objetivos de Dakar, reforzando las capacidades y poniendo las nuevas tecnologías de la comunicación y la información tanto al servicio de la educación básica como de la formación de los docentes y de la actualización de sus conocimientos. Destacamos la importancia que tiene el hecho de tomar en cuenta el contexto específico de cada país.

Cooperación

5. Destacamos la responsabilidad fundamental que tienen los gobiernos en la educación, y más concretamente en la tarea de impartir una educación básica de calidad para todos que sea gratuita y obligatoria. Todos los copartícipes del movimiento en pro de la EPT deben dedicarse a coordinar la labor realizada bajo la dirección de los gobiernos, en el marco de las estrategias intersectoriales de reducción de la pobreza y de la planificación del sector de la educación. Alentamos a los gobiernos a que establezcan asociaciones para la cooperación lo más amplias posible, especialmente para lograr una plena participación de las organizaciones de docentes y otras organizaciones no gubernamentales o pertenecientes a la sociedad civil en la preparación, aplicación y seguimiento de las políticas de EPT.

6. Nos congratulamos por las medidas que ya se han adoptado para reconocer la función de copartícipes que las organizaciones no gubernamentales y las pertenecientes a la sociedad civil cumplen en el movimiento en pro de la EPT a escala mundial. No obstante, los copartícipes en la EPT deben desempeñar plenamente su papel de intermediarios en el plano nacional para aprovechar todo el potencial de las organizaciones no gubernamentales y las comunidades locales. Esto supone reforzar adecuadamente las capacidades de las organizaciones no gubernamentales o de otro tipo para que cumplan su papel. Además, se debe invitar al sector privado a que contribuya a la reflexión sobre el movimiento en pro de la EPT y a sus actividades, y también a que esté representado como corresponde en los foros pertinentes.

7. Estimamos fundamental la coordinación de los esfuerzos comunes de todos los copartícipes en el movimiento en pro de la EPT. Se deben integrar plenamente, fortalecer recíprocamente y apoyarse en los puntos fuertes de cada organización copartícipe todas las iniciativas actuales y futuras realizadas en favor de la EPT por los fondos y programas de las Naciones Unidas, el Banco Mundial, el Fondo Monetario Internacional, los organismos bilaterales, el Equipo Especial de altos funcionarios del Grupo G-8 sobre el seguimiento de Dakar, el Comité de Asistencia al Desarrollo de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos y la Comisión Europea.

8. Estimamos alentadoras las asociaciones para la cooperación, las metodologías innovadoras y las repercusiones potenciales de las distintas actividades realizadas de concierto - entre las que figuran los programas emblemáticos -, porque responden directamente a algunos de los objetivos específicos temas principales de Dakar. Esas iniciativas y programas con múltiples copartícipes deben sincronizarse cuidadosamente con las prioridades nacionales, incorporarse a los planes de acción nacionales de EPT y ser objeto de una coordinación adecuada por parte de los gobiernos. Además, deben conceder una atención especial a las necesidades educativas de los niños no escolarizados.

La iniciativa mundial

9. Es menester llegar rápidamente a un consenso sobre el conjunto de los seis elementos de la iniciativa mundial, de conformidad con el compromiso contraído en Dakar. Esos elementos deben respaldar individual y colectivamente los esfuerzos nacionales desplegados en pro de la EPT. La Educación para Todos reviste una importancia decisiva en la reducción de la pobreza y el desarrollo sostenible. La persecución de los objetivos de la EPT debe incorporarse al marco de las estrategias nacionales de reducción de la pobreza y, por su parte, los planes de educación se deben elaborar y aplicar en el contexto de los marcos macroeconómicos y las reformas políticas. A este respecto, es esencial convenir en alianzas estratégicas con el Banco Mundial y el Fondo Monetario Internacional (FMI).

10. Somos conscientes de que pesan sobre el desarrollo de la EPT otros condicionamientos distintos de los financieros y compartimos la idea de que los recursos no sólo están constituidos por los medios financieros, sino también por los humanos, materiales y organizativos. La movilización de recursos cada vez mayores debe ir a la par con una utilización y gestión eficaces de los recursos por parte de todos los gobiernos y organizaciones. En cada país los gobiernos deben consolidar la determinación nacional, incrementar la parte del presupuesto asignada a la EPT, examinar los problemas relacionados con la eficacia y las capacidades, y utilizar la ayuda internacional de manera estratégica. En el plano internacional hay que recurrir a todas las fuentes de financiación posibles y se deben encontrar medios innovadores para financiar la EPT, por ejemplo consolidando la cooperación entre los países del Sur y las asociaciones para la cooperación con el sector privado. Sigue constituyendo para nosotros un serio motivo de preocupación el hecho de que se asigne a la educación básica una proporción mínima del total de la ayuda bilateral y multilateral. Cumplir con los compromisos contraídos en Dakar exige asimismo invertir la tendencia a la disminución de la Asistencia Oficial al Desarrollo, especialmente en los países menos adelantados, así como en el África Subsahariana y Asia Meridional.

Recomendaciones

Recomendamos que se lleven a cabo lo antes posible las siguientes acciones:

- En el marco de las estrategias de reducción de la pobreza, los países deben acelerar la preparación de planes sectoriales que correspondan a cada uno de los objetivos de la EPT y concedan toda la atención necesaria a los contenidos y procesos. Los planes deben ser la base en que descanse el despliegue de los esfuerzos nacionales e internacionales coordinados y han de estar preparados antes de finales de 2002. Deben reflejar las carencias que, con respecto a la consecución de los objetivos de la EPT, existen en materia de resultados, capacidades, políticas y financiación interna y externa.

- Apoyándose en las estructuras de financiación y coordinación existentes en el plano nacional, los copartícipes deben definir criterios y mecanismos para examinar los planes de EPT y movilizar recursos en su provecho. El compromiso contraído en Dakar con respecto a la movilización de recursos debe integrarse en todos los esfuerzos realizados en el marco de las "Estrategias de lucha contra la pobreza" (PRSP) y de la "Iniciativa de reducción de la deuda de los países muy endeudados" (HIPC). En muchos países los planes se aprobarán y financiarán con recursos internos y externos en el plano nacional. Si esto no es factible, el Banco Mundial, cuando sea posible, debe tomar la iniciativa de determinar los déficit. Si el Banco Mundial no puede llevar a cabo esta tarea, la realizarán los organismos de las Naciones Unidas. Todos los copartícipes deben encontrar medios innovadores para subsanar la carencia de recursos.

- Antes de finales de marzo de 2002 un equipo especial reunido por la UNESCO y constituido por representantes de todos los copartícipes debe preparar una estrategia para hacer operativo el Marco de Acción de Dakar, en la que se prevean: las acciones esenciales que se deben llevar a cabo y un calendario preciso para su ejecución; las funciones y responsabilidades generales de los copartícipes; los vínculos entre las distintas actividades, comprendida una descripción precisa de la manera en que los programas emblemáticos se integran en las actividades nacionales; y un consenso sobre la iniciativa mundial. Una vez que se llegue a un acuerdo sobre el contenido y alcance de la iniciativa mundial, se empezará a aplicar inmediatamente y se informará de su estado de adelanto al Grupo de Alto Nivel para que los examine.

- Cada año se preparará un Informe de Seguimiento de la EPT que tendrá un carácter analítico y servirá de elemento de referencia fundamental. Este informe se basará en datos nacionales, tanto cuantitativos como cualitativos, y evaluará en qué medida los países y la comunidad internacional cumplen los compromisos que contrajeron en Dakar. Es urgente que la UNESCO convoque a los copartícipes principales para examinar los mejores medios de preparar, organizar y financiar la elaboración del informe, en la que el Instituto de Estadística de la UNESCO tiene un importante papel que desempeñar.

- Habida cuenta de la experiencia de la primera reunión del Grupo de Alto Nivel, pedimos a la UNESCO que vele por que los debates venideros sean concretos y operativos y asegure la continuidad del trabajo fundamental del Grupo.