La EPT Evaluación 2000: Informes de Países Portada del Foro Mundial sobre la Educación
   Guatemala
Sumario de informe de país Portada de Informes de Países Informes de países en orden alfabético Informes de países por región



Página anterior Página siguïente



Gasto público en educación primaria

En 1998, a la enseñanza primaria le correspondió el 52.0% del total del gasto público ordinario en educación, del Ministerio de Educación. Comparado este indicador, con los indicadores de los tres años anteriores, resulta ligeramente menor, pero revela que la educación primaria fue prioritaria dentro de las asignaciones presupuestarias.

Fuente: Indicadores de EPT, elaborados con base en los Anuarios Estadísticos 1992-1998, Unidad de Informática

–UDI- Ministerio de Educación. Guatemala.

Para el mismo año, el gasto público ordinario en enseñanza primaria, del Ministerio de Educación, como porcentaje del Producto Interno Bruto (PIB), fue 0.8%. En Guatemala, no es posible relacionar los gastos públicos en educación con el Producto Nacional Bruto porque la base del sistema de cuentas nacionales y los indicadores económicos, se miden en función del Producto Interno Bruto –PIB-.

En el mismo año, el gasto público ordinario por alumno, del Ministerio de Educación, en enseñanza primaria, en porcentaje del PIB por habitante, fue de 5.0%. Si se lo compara con el indicador del año anterior (4.6%), es mayor, pero es menor que los de 1996 y 1995, en que alcanzaron 6.2% y 7.2% respectivamente.

En el período 1990-1998 puede observarse que el gasto ordinario del Ministerio de Educación en la enseñanza primaria ha evolucionado hasta alcanzar un poco más del 50% del gasto público ordinario en educación. Entre 1992 y 1998, los indicadores económicos revelan crecimientos progresivos. Sin embargo, la participación de la enseñanza primaria como porcentaje del Producto Interno Bruto (PIB), total y por habitante, continúa siendo baja.

Fuente: Indicadores de EPT, elaborados con base en los Anuarios Estadísticos 1992-1998, Unidad de Informática -UDI- Ministerio de Educación. Guatemala.

Evaluación cualitativa de la educación primaria

Las tendencias de la política educativa en el período 1990 – 1998, presentan grandes coincidencias en su relación con los objetivos y estrategias de la educación para todos. El aumento o ampliación de la cobertura de la educación primaria en el período ha requerido, para hacerla sostenible, la implementación de medidas de apoyo y reforzamiento, mediante la ejecución de acciones como las siguientes:

Acciones legales:

Acciones administrativas:

Acciones técnicas:

En 1989 fue creado el Sistema Nacional de Mejoramiento de los Recursos Humanos y Adecuación Curricular –SIMAC-, con apoyo de un proyecto técnico financiado por el Gobierno de Holanda. Esta dependencia ministerial es responsable del mejoramiento permanente y dinámico del curriculum escolar y de los recursos humanos del Ministerio de Educación; ha tenido un notable desempeño durante el decenio 1990-1999.

El SIMAC ha permitido dar respuesta a los requerimientos cualitativos del sistema educativo nacional, en el diseño, desarrollo y adecuación del curriculum; la investigación y evaluación pedagógica; la tecnología educativa; y la capacitación docente.

En su desarrollo, el SIMAC se ha tenido que adecuar, según las condiciones y la importancia que se le ha otorgado como instrumento de mejoramiento cualitativo de la educación. De esa cuenta, sus grandes funciones se han cumplido, unas con mayor relevancia que otras. En una época, el SIMAC tendió a limitarse a un sistema de capacitación, dentro de una política de reestructuración administrativa; y en otras, sus funciones se ampliaron a la investigación y evaluación pedagógica, dentro de una preocupación institucional por mejorar los índices de rendimiento académico.

Actualmente, el SIMAC formula y organiza las acciones de mejoramiento cualitativo del sistema educativo, mediante la ejecución de proyectos de investigación, desarrollo y evaluación del curriculum.

Reducción de la tasa de analfabetismo de los adultos, a la mitad del nivel de 1990 para el año 2000

En 1985 se dio una profunda preocupación en Guatemala, por el grave problema del analfabetismo, de tal suerte que la Asamblea Nacional Constituyente declaró, en ese mismo año, en la Constitución Política de la República: "La alfabetización es de urgencia nacional...". Así también, en la misma quedaron establecidas las bases para el desarrollo de una estrategia y la creación de un Comité Nacional de Alfabetización integrado por los sectores público y privado, demandando la formulación de una ley de alfabetización.

El Comité Nacional de Alfabetización –CONALFA-, con base en la Ley de Alfabetización, Decreto Legislativo No. 43-86, se ha dedicado al combate del flagelo del analfabetismo, que ha mantenido a Guatemala como el segundo país que tiene los índices más altos en América Latina.

La creación del Comité Nacional de Alfabetización -CONALFA- ha requerido esfuerzos significativos para ir superando progresivamente el problema del analfabetismo; para poder contribuir a que la población adulta, que no sabe leer y escribir se incorpore al desarrollo económico, social y político del país; y para garantizar el derecho que tiene la población adulta analfabeta de Guatemala a la educación.

Con base en la Declaración Mundial de Educación para Todos y el Marco de Satisfacción de las Necesidades Básicas de Aprendizaje, el CONALFA planteó una Estrategia Nacional de Alfabetización Integral 1990 –2000, en la cual se estableció como meta reducir los índices del analfabetismo en un 50%, entre los años 1990 y 2000.

Con base en esa estrategia, los procesos de alfabetización responden a una nueva conceptualización, en que se la define como problema social que trasciende lo estrictamente educativo. Por esa razón su ejecución ha requerido del involucramiento de entidades gubernamentales y no gubernamentales, con las cuales se ha logrado conformar una red. También se ha requerido de la coordinación con entidades facilitadoras, tanto nacionales como internacionales.

La metodología pedagógica comprende dos programas de atención: el de Alfabetización Fase Inicial y el de Post-Alfabetización. El primero se homologa al primer grado de educación primaria. El segundo se divide en dos etapas: la primera es homologable al tercer grado de educación primaria y la segunda, al sexto grado. Ambas permiten completar la educación básica. La ejecución de estos programas tiene cobertura nacional en población de 15 y más años de edad, de ambos géneros, con énfasis en el área rural y la población femenina. Se lleva a cabo con personal formado y capacitado especialmente.

En 1999 están trabajando 60 Técnicos Pedagógicos de Alfabetización y Postalfabetización Castellana, 32 Técnicos Pedagógicos de Alfabetización y Postalfabetización Bilingüe, 712 Técnicos Operativos para la capacitación y supervisión, 9,605 animadores castellanos y bilingües (encargados de la etapa inicial de lecto-escritura y cálculo matemático) y 8,819 facilitadores castellanos y bilingües (encargados de la post-alfabetización) distribuidos en los 22 departamentos del país.

Evaluación cuantitativa de la alfabetización y post-alfabetización en 1998

En 1998, con los esfuerzos de la alfabetización de adultos se ha logrado alcanzar un índice de alfabetismo del 68.3%, en la población de 15 y más años; y de 94.4% en el grupo de 15 a 24 años. Esto indica que en el año 1998 había 1,915,003 analfabetas de 15 y más años, que incluyen 123,612 adultos del grupo de 15 a 24 añós de edad. Esto evidencia que la atención se ha centrado en mayor grado en la población de este último grupo. En el año 1990, el índice de analfabetismo era de 44.9%; en 1998 se redujo a 31.7%.

El análisis evaluativo evidencia que en 1998, los índices de alfabetismo para los grupos de 15 y más años y de 15 a 24, fueron mayores en el área urbana (81.8% y 95.0%) que en la rural (59.3% y 94.1%). En la población de 15 y más años, sólo en el área urbana, el alfabetismo femenino (98.6%) es mayor que el masculino (72.1%). Pero en la población de 15 a 24 años, los índices no presentan variaciones muy grandes entre hombres y mujeres.

Cuadro No. 6

GUATEMALA: Población alfabetizada. 1998

Area y

género

Población

No. de alfabetizados

Indices de alfabetismo

15 y +

15-24

15 y +

15-24

15 y +

15-24

             
Total Nacional

6 044,570

2 216,005

4 129,567

2 092,393

68.3

94.4

Hombres

3,066,491

1,126,253

2,253,143

1,073,631

73.5

95.3

Mujeres

2,978,079

1,089,752

1,876,424

1,018,762

63.0

93.5

Area Urbana

2,424,477

833,218

1,982,192

791,552

81.8

95.0

Hombres

1,541,218

383,714

1,111,024

373,731

72.1

97.4

Mujeres

883,259

449,504

871,167

417,821

98.6

92.9

Area Rural

3,620,093

1,382,787

2,147,374

1,300,841

59.3

94.1

Hombres

1,525,273

742,539

1,142,118

699,900

74.9

94.3

Mujeres

2,094,820

640,248

1,005,257

600,941

48.0

93.9

Fuente: Indicadores de EPT elaborados con base en la información del Departamento de Estadística del CONALFA. Guatemala.

En cuanto a la post-alfabetización, como estrategia de seguimiento de los procesos de Alfabetización, para disminuir la posiblidad de regresión al analfabetismo, en 1998 fueron atendidas 111,100 personas alfabetas, de ambos géneros, en la primera etapa, de las cuales el 70.9% correspondían al área rural. La participación fue 51.6% masculina y 48.4% femenina.

Con relación a la segunda etapa, fueron atendidas 66,989 personas post-alfabetizadas de la primera etapa, de las cuales el 67.2% correspondían al área rural.

Evaluación cuantitativa de la alfabetización y post-alfabetización en el período 1990 – 1998

Según la información proporcionada por el Departamento de Estadística de CONALFA, las proyecciones de población INE – CELADE 1995, indican que en 1992 la población guatemalteca, de 15 años y más, era de 5,023,983 personas; de estas, el 36.6% correspondían a las edades de 15 a 24 años. En 1995, en el grupo de 15 y más años de edad, hubo 5,480,958 personas, de las que el 36.9% correspondían a las edades de 15 a 24 años; y en 1998, 6,044,570 personas de 15 y más años de edad, de las que el 36.7% eran del grupo de 15 a 24 años de edad.

En 1992, el índice de alfabetismo en la población de 15 años y más, fue del 58.1% y en el grupo de 15 a 24 años, del 90.8%. Ese año, el analfabetismo en Guatemala fue del 41.9% en la población de 15 y más años de edad (2,102,840 personas analfabetas), mientras que en el grupo de 15 a 24 fue del 9.2% (169,298 personas analfabetas).

En 1995, el índice de alfabetismo en la población de 15 años y más fue del 62.8% y en el grupo de 15 a 24 años, del 92.7%. Ese año, el analfabetismo en Guatemala fue del 37.2% en la población de 15 y más años de edad (2,038,833 personas analfabetas), mientras que en el grupo de 15 a 24 lo fue del 7.3% (147,987 personas analfabetas).

En 1998, el índice de alfabetismo en la población de 15 años y más fue del 68.3% y en el grupo de 15 a 24 años, del 96.4%. El analfabetismo en Guatemala fue del 31.7% en la población de 15 y más años de edad (1 915,003 personas analfabetas), mientras que en el grupo de 15 a 24 fue del 5.6% (123,612 personas analfabetas).

Fuente: Indicadores de EPT, elaborados con base en la información del Departamento de Estadística de CONALFA. Guatemala.

En los tres años (1992, 1995 y 1998), la participación de la mujer de 15 y más años, en las oportunidades de alfabetización, fue más baja que la de los hombres. En 1992 el índice más bajo de participación femenina correspondió al departamento de Alta Verapaz con 6.5%; en 1995, subió a 17.4%; y en 1998, a 29.7%. En 1992, en catorce departamentos la participación femenina no alcanzó el 50%; en 1995 esta situación se redujo a diez departamentos y, en 1998 a siete.

Entre 1992 y 1998, la participación de la mujer de 15 a 24 años, en las oportunidades de alfabetización, fue más baja que la de los hombres, pero más equilibrada, en el grupo de 15 años y más. En 1992 el índice más bajo de participación femenina correspondió al departamento de Alta Verapaz con 6.5% y el más alto, al departamento de Guatemala con 82.0%; en 1995 la situación es similar: Alta Verapaz con 17.4% y Guatemala con 84.1%; y en 1998 se mantiene: Alta Verapaz 29.8% y Guatemala 86.3%.

En 1992, el número de varones alfabetizados fue menor al 50% de la población masculina de 15 y más años de edad en tres departamentos: Alta Verapaz, Sololá y El Quiché. En 1995, de estos tres departamentos, Sololá superó el 50%. En 1998 todos los departamentos del país, el número de varones alfabetizados superó el 50% de la población masculina en dicho rango de edad.

Con relación a la Post-Alfabetización, en 1992 se inició la primera etapa en 11 departamentos del país. La cobertura total fue de 6,483 personas post-alfabetizadas, de las cuales el 50.5% eran hombres y el 49.5% mujeres. Del total de los participantes, el 84.7% correspondían al área rural. En 1993 el programa se amplió a 20 departamentos y en 1995, con las dos etapas, a todo el país.

Fuente: Indicadores de EPT, elaborados con base en la información del Departamento de Estadística de CONALFA. Guatemala.

La primera etapa creció significativamente, pues de 6,483 personas atendidas en 1992, se pasó a 49,842 en 1995; y en 1998 se llegó a 111,100. De igual manera se dio en la segunda etapa, pues de 14,121 personas atendidas en 1995, se pasó a 66,989 en 1998. En el Gráfico anterior puede observarse esta situación. En los tres años del período la participación ha sido mayor en los hombres, y por área, ha tenido mayor incidencia en la rural.

Se ha logrado incrementar el personal encargado de llevar a cabo el trabajo con la población analfabeta, pues de 6,947 animadores y animadoras y 324 facilitadores y facilitadoras en 1992, se pasó a 9,605 animadores y animadoras y a 8,819 facilitadores y facilitadoras en 1998.

Evaluación cualitativa de la alfabetización y post-alfabetización en el período 1990-1998

La unificación del pensamiento político sobre alfabetización, ha permitido que en Guatemala se haya logrado, entre 1990 y 1998 ofertar múltiples posibilidades. En estos esfuerzos han participado los servicios gubernamentales, las autoridades locales, las organizaciónes no gubernamentales y las comunitarias, así como los medios de comunicación social.

La efectividad de los procesos educativos en alfabetización, se ha tratado de lograr mediante la ejecución de los programas y proyectos siguientes: Programa de Alfabetización 1990-2000, Programa de Post-Alfabetización 1992-2000, Programa de Alfabetización y Post-Alfabetización Bilingüe 1995-2000, Programa de Investigación y Planificación, Programa de Coordinación de Organizaciones Gubernamentales OG’s y No Gubernamentales ONG’s, Programa de Seguimiento y Evaluación, Proyecto de Divulgación del CONALFA y Proyecto de Cooperación Nacional e Internacional.

Con el propósito de responder a las necesidades específicas de aprendizaje de las mujeres, la población indígena y otros grupos desfavorecidos, en el decenio, la ampliación de servicios ha apuntado a la realización de acciones como las siguientes:

Acciones legales:

Acciones administrativas

Acciones técnicas

Acciones de divulgación:

La red de organizaciones no gubernamentales y gubernamentales

Existe una red de instituciones no gubernamentales y gubernamentales (ONG’s – OG’s) que ejecutan el 95% de los procesos de Alfabetización y Post-alfabetización, ligando sus proyectos de desarrollo a las acciones de lecto-escritura y cálculo matemático y la complementación de la educación básica que proporciona la post-alfabetización. El CONALFA ejecuta el restante 5% de cobertura en lugares donde no accionan las ONG’s y OG’s.

En el año 1994 participaron como ejecutoras 900 ONG’s y OG’s; en 1995 se incrementó la participación a 1,527, número que bajó en los años subsiguientes debido a la evaluación de eficiencia llevada a cabo, que permitió decidir la no suscripción de mecanismos de cooperación con aquellas que presentaron bajos niveles.

En 1998 se acordó con ONG’s y OG’s, mecanismos de cooperación, en la siguiente forma: para la Alfabetización con 1,068 organizaciones; para la primera etapa de Post-Alfabetización con 863 y para la segunda etapa con 684.

Cada ONG y OG tienen su propio perfil y competencias, pero la ejecución del proceso de alfabetización y postalfabetización la determinan los mecanismos de cooperación que se suscriben.

Ampliación de los servicios de educación básica y de capacitación a otras competencias esenciales y aumento de la adquisición de conocimientos, capacidades y valores necesarios para vivir mejor

En la formulación de acciones de Educación para Todos, como parte del Plan Nacional de Acción, sólo se planteó la dimensión de formación de competencias básicas y su objetivo de expandir los servicios de educación básica y de la formación en otras competencias esenciales necesitadas por jóvenes y adultos. No se planteó la dimensión y su objetivo de lograr que las personas y las familias incrementen su adquisición de conocimientos, competencias y valores necesarios para vivir mejor y obtener un desarrollo sólido y sostenible. Sin embargo, en Guatemala, en el transcurso del decenio se han llevado a cabo experiencias educativas que conjugan acciones relacionadas con ambas dimensiones, que son válidas y por lo tanto, evaluables.

Algunas de ellas, quizás las únicas controladas y medibles son las actividades desarrolladas por dos entidades, una del gobierno y otra de la empresa privada; otras, llevadas a cabo por una regular cantidad de Organizaciones No Gubernamentales ONG’s, que no son medibles en sus impactos; y otras, poco controladas, de muy amplia cobertura y no medibles por el momento, que corresponden a los medios de comunicación social privados y que utilizan la prensa, la radio, la televisión y las redes de comunicación electrónica por computadora.

Para el caso, este informe solo hace referecia a la labor que realizan la Dirección General de Educación Extraescolar, como dependencia gubernamental y el Instituto Guatemalteco de Educación Radiofónica -IGER- como entidad privada. Además se incluye una sistematización de acciones de educación, en varias áreas, realizada con base en un registro de Organizaciones No Gubernamentales ONG’s, efectuado en el año 1997.

Dirección General de Educación Extraescolar

Evaluación cuantitativa de la educación extraescolar

En 1998, la educación extraescolar se desarrolló a través de tres programas: Educación Extraescolar Formal, Educación Extraescolar No Formal y Acreditación de Organizaciones No Gubernamentales ONG’s, con una atención total de 125,761 niños, jóvenes y adultos.

El primer programa comprende acciones de educación modular que facilitan la movilidad entre este sistema y el escolarizado; acciones de educación acelerada (presencial o a distancia), que permiten a los y las participantes neolectores cursar la educación primaria, por etapas; y acciones de educación media básica para adolescentes de ambos géneros, que hacen educación comunitaria, con apoyo de las familias. Mediante las acciones de este programa se logró atender a 30,865 personas: 948 niños y niñas, 4,307 jóvenes y 25,610 adultos de ambos géneros.

El segundo programa, comprende acciones de educación por radio, que facilitan el acceso a la educación desde el hogar. Tiene una audiencia abierta de 60,000 radioescuchas aproximadamente, en los departamentos de Baja Verapaz, Jutiapa y zonas aledañas. Lleva a cabo acciones de educación y desarrollo comunitario, que permiten a los y las estudiantes, especialmente del área rural, desarrollar proyectos económico-productivos de diversa índole, que responden a sus necesidades; y acciones de educación para niños y jóvenes en riesgo social, de ambos géneros, con involucramiento de las familias. Mediante las acciones de este programa se logró atender un total de 90,415 personas, distribuidas de la manera siguiente: 11,779 niños y niñas, 422 jóvenes y 78,214 adultos de ambos géneros.

El tercero de los programas se llevó a cabo con las siguientes organizaciones no gubernamentales ONG’s: Programa Educativo para Niños y Niñas Adolescentes Trabajadores -PENNAT-, Centro de Educación Alternativo para Niños y Niñas Trabajadores -CEANT de CONANI-, Alfabetización y Superación Cristiana –ALFASIC-, Programa Educativo Básico Integral –PEBI- de la Asociación de Amigos de País, Programa de Educación Integral para la Vida –PEVI- y Visión Mundial. La cobertura de atención fue de 3,265 niños y niñas, 557 jóvenes y 659 adultos de ambos sexos.

La atención en los programas de Educación Extraescolar requirió los servicios de 1,036 técnicos y 1,101 maestros, quienes fueron capacitados en la metodología y el uso de materiales educativos.

Durante el período 1990-1998, la Dirección General de Educación Extraescolar cubrió con sus acciones educativas formales y no formales un total de 522,584 personas (niños, jóvenes y adultos de ambos géneros). El 10.2% del total fue atendido por el Programa de Educación Formal; el 86.6% corresponde a las acciones educativas del Programa No Formal; y el 3.2% a acciones educativas con organizaciones no gubernamentales. La mayor captación de participantes se dio mediante emisiones radiales, con un total aproximado de 347,000 radioyentes con audiencia abierta, durante el período de referencia.

Cuadro No 7

GUATEMALA: Cobertura de la educación extraescolar 1998

PROGRAMAS

TOTAL

NIÑOS

JOVENES

ADULTOS

         
1. EDUCACION FORMAL

30,865

948

4,307

25,610

- Educación Modular

6,031

948

3,633

1,450

- Educación Acelerada

9,105

-

-

9,105

- Núcleos Familiares

15,729

-

674

15,055

         
2. EDUCACION NO FORMAL

90,415

11,779

422

78,214

- Programa de Radio

60,000

-

-

60,000

- Organización y Desarrollo Comunitario

10,208

 

-

 

-

 

10,208

- Desarrollo Rural

Familiar

6,500

1,200

-

5,300

- Niños de la Calle

13,707

10,579

422

2,706

         
3. Acreditación de Programas

de otras Instituciones

 

4,481

 

3,265

 

557

 

659

- PEBI

943

943

-

-

- PENNAT

1,300

1,300

-

-

- CEANT de CONANI

622

622

-

-

- ALFASIC

988

-

329

659

- PEVI

400

400

-

-

- Visión Mundial

228

-

228

-

TOTAL

125,761

Fuente: Memoria de Labores 1998, Dirección General de Educación Extraescolar –DIGEEX. Ministerio de Educación. Guatemala.

Para llevar a cabo estas acciones se ha capacitado en el período 1990-1998, a un total de 10,186 docentes, entre técnicos, paratécnicos, promotores y maestros.

Cuadro No. 8

GUATEMALA: Cobertura de la educación extraescolar 1990-1998

Años

 

Total

Educación Formal

Educación No Formal

Acreditación a otros Programas

         

1990

35,583

-

35,583

-

1991

45,829

-

45,829

-

1992

32,039

1,686

30,353

-

1993

42,019

2,727

39292

-

1994

44,349

1,663

42,357

329

1995

47,451

4,610

42,180

661

1996

62,178

7,567

53.342

1,269

1997

87,075

4,250

72,995

9,830

1998

125,761

30,865

90,415

4,481

TOTAL

522,584

53,368

452,346

16,570

Porcentaje

100.

10.2

86.6

3.2

Fuente: Memorias de Labores 1990-1998, Dirección General de Educación Extraescolar, Ministerio de Educación. Guatemala

Nota: Porcentajes en relación al total de personas atendidas en el período

Evaluación cualitativa de la educación extraescolar

La atención de niños, jóvenes y adultos, de ambos géneros, que no han tenido la oportunidad de proseguir sus estudios dentro del subsistema escolarizado, han sido atendidos con programas de Educación Extraescolar. Las principales acciones de apoyo cualitativo, desarrolladas para atender a la población y para la capacitación, corresponden a los programas siguientes:

Las acciones de educación extraescolar más importantes llevadas a cabo durante el decenio son :

Acciones legales:

Acciones administrativas:

Acciones técnicas:

Instituto Guatemalteco de Educación Radiofónica –IGER-

El Instituto Guatemalteco de Educación Radiofónica -IGER- es una institución de educación privada fundada en 1979, que funciona con un sistema de educación a distancia. Atiende a personas adultas, en los niveles primario y medio, aplicando los programas regulares del Ministerio de Educación. En términos generales, su metodología comprende la comunicación por radio y la atención de los alumnos por un equipo de 2,500 maestros orientadores voluntarios, en idioma castellano y en idiomas mayas y 600 centros de orientación, ubicados geográficamente por decisión de las comunidades.

Evaluación cuantitativa de la educación radiofónica

En 1998, el Instituto atendió 13,969 personas de ambos géneros en la educación primaria y 17, 851 en el Ciclo Básico de la Educación Media. De 1992 en que se atendió a 11,565 personas a 1995 en que fueron atendidas 16,352 personas, la atención en educación primaria creció en un 41.4%; pero entre 1995 y 1998 se tuvo un decremento de -14.6% pues la atención bajó a 13,969 personas, debido a diversas causas, tales como migraciones coincidentes con las fechas de inscripción, situaciones particulares de la ONG’s y algunas medidas de orden administrativo. Por el contrario el Ciclo Básico se incrementó en los tres años, pasando de 5,849 personas en 1992 a 14,357 en 1995 y a 17,851 en 1998.

Cuadro No. 9

GUATEMALA: Inscripción en educación a distancia del IGER

1990-1998

 

Años

 

Primaria

 

 

Ciclo Básico

1990

8,613

4,211

1991

10,322

5,038

1992

11,565

5,849

1993

13,488

7,,769

1994

15,157

11,624

1995

16,352

14,357

1996

13,339

14,150

1997

12,949

15,661

1998

13,969

17,851

Fuente: Instituto Guatemalteco de Educación Radiofónica –IGER-. Guatemala.

Evaluación cualitativa de la educación radiofónica

El IGER considera la educación como un medio valioso para que el desarrollo comunitario y como una herramienta de superación personal. La definición de su trabajo se expresa en el lema "No damos el pez, enseñamos a pescar".

Hasta 1991 la educación a distancia se llevó a cabo solo en idioma español; a partir de 1992 se amplía a la educación bilingüe en idioma Qeq’chi’ y posteriormente a otros cuatro idiomas mayas (K’iche’, Kaqchiquel, Mam e Ixil). Esta ampliación tuvo resistencia al principio, por lo que se hizo un replanteamiento en que actualmente, el alumno decide si toma el plan en español o el bilingüe.

La educación a distancia que proporciona el IGER requiere de cierta disposición del alumno para recibirla como autosuperación. En su metodología utiliza como elementos básicos el material impreso (libros de texto), la radio, el contacto presencial, los esquemas, el programa "El maestro en casa" y el centro de orientación con la doble función de tutoría y socialización.

Las aportaciones económicas, por año, de los estudiantes para participar en el programa son de Q 45.00 en primaria y de Q100.00 en ciclo básico. Estas aportaciones incluyen la inscripción, una cuota anual y el material impreso. Para financiar su obra educativa, el Instituto ha recurrido también a contratos de cooperación con CONALFA y a convenios de financiamiento para la producción de materiales escritos con organismos internacionales como el UNICEF, la Cooperación Alemana, el Gobierno de Noruega y la Cooperación Española.


Página anterior Página siguïente