La EPT Evaluación 2000: Informes de Países Portada del Foro Mundial sobre la Educación
   Honduras
Sumario de informe de país Portada de Informes de Países Informes de países en orden alfabético Informes de países por región



Página siguïente



I Parte: Sección Descriptiva

PRESENTACIÓN

El presente trabajo presenta una visión bastante general de los logros y dificultades de la educación básica en Honduras. Como es sabido de la comunidad nacional e internacional, en Octubre de 1998, el Huracán Mitch afectó el país, entre las instituciones afectadas se encuentran el Ministerio de Educación, parte del edificio central fue arrasado por las aguas y otra parte inundado hasta el segundo piso, lo que produjo que la documentación (tanto en papel como en plástico, o magnética) se perdiera totalmente, entre ellos los estadísticos educativos. Este trabajo motivó la recopilación de estadísticas en las Direcciones Departamentales y representó un reto su integración.

El estudio intenta dar cuenta de los logros y dificultades que ha experimentado el Plan Nacional de Acción para Todos a lo largo de casi una década. Se trata, en primer lugar, de superar los problemas que derivan de construir series históricas que acrediten la evolución de las principales variables educativas. Por otro lado, de lograr el registro de las principales actividades de educación básica en el país que es lo que intenta relevar el Plan Nacional de Acción de Educación para Todos. Sin embargo, a pesar de sus carencias, este trabajo representa una contribución importante a una temática que resulta del mayor interés para las presentes y futuras generaciones de hondureños y hondureñas.

El trabajo consta de dos partes: la primera aborda los elementos descriptivos de la evaluación; la segunda aborda los aspectos cuantitativos, en forma de indicadores.

Autoridades del Ministerio de Educación de Honduras

Octubre, 1999

Ministro abogado Ramón Cálix Figueroa

Vice-Ministro :Dr. Armando Euceda

Vice-Ministra: Lic. Blanca Liliam Cabañas

Gerente Administrativa: Lic. Nimia Baquedano

Autoridades UNESCO

Dr. Juan Chong: Representante de UNESCO para Centroamérica y Panamá

Dr. César Picón: Consejero de Educación

Unidad HONDURAS-UNESCO

Dr. Alberto Lázarus: Director de UNESCO en Misión Especial en Honduras

Dr. Lorenzo Guadamuz, Ph.D :Consultor Senior de UNESCO

AGRADECIMIENTO

Este trabajo pudo realizarse gracias al irrestricto apoyo del Honorable Señor Ministro de Educación, Abogado Ramón Cálix Figueroa; de la directa y entusiasta participación del Excelentísimo Señor Viceministro de Educación, Dr. Armando Euceda; así como el decidido apoyo de la Gerente Administrativa de la Secretaría de Educación, Lic. Nimia Baquedano.

El aspecto técnico fue de incalculable valor, el compromiso personal y excelente apoyo profesional del equipo técnico de la Dirección de Planificación Educativa del Ministerio de Educación y el aporte sustantivo de las direcciones departamentales.

Las Representaciones de Honduras de UNESCO, UNIFEC, FNUAP, Banco Mundial y PNUD. Hicieron posible con su aporte intelectual y económico la realización de este trabajo, así como el valioso aporte de la Representación de la GTZ en Honduras.

Un significativo entusiasmo, aporte profesional y compromiso personal para sacar adelante este estudio fue realizado por el Consejero de Educación de la UNESCO en Honduras, el Dr. César Picón, así como por el Director en Misión Especial en Honduras de UNESCO, el Dr. Alberto Lázarus.

La calidad profesional y el excelente aporte intelectual de los responsables nacionales del estudio, su dedicación y mística hicieron posible este estudio (que deberá continuarse en el futuro) por lo que expresamos nuestra admiración, agradecimiento y reconocimiento al Máster Mario Posas, al Master Mario Ramírez, al Licl Ivis Boquín y al Profesor Benito Laínez.

Agradecemos el aporte significativo y valioso del Lic. Francisco Aguilera, del Lic. Fausto Bulnes y del lic. Oscar Armando Dubón.

Lorenzo Guadamuz, Ph.D

Asesor

1. EL PAÍS

Honduras tiene una extensión territorial de 112.492 kilómetros cuadrados y una población que según estimaciones del año de 1998, es de 5.901.239 habitantes, de los cuales 2.955.204 son hombres y 2.946.035 son mujeres. Está colocado en el corazón del istmo centroamericano. Es el segundo país más grande y el más montañoso de la región. Esto último ha sido históricamente un obstáculo de consideración para la comunicación entre las distintas zonas del país y está en la base del alto grado de dispersión de la población, de su baja densidad poblacional promedio y del alto número de escuelas unidocentes en el país. Cerca del 53% de la población vive en aldeas y caseríos, o sea, poblados con menos de mil habitantes. Según estimaciones recientes, la densidad poblacional promedio del país es de 48,8 habitantes por kilómetro cuadrado. (SETCO/IHNFA/ UNICEF, 1998). Para el año de 1993, alrededor del 60% de las escuelas primarias del país eran unidocentes (SEP, 1993: 9) y para el de 1996, este porcentaje se había reducido al 46%. (SE/ASED, 1997: 170)

Desde el punto de vista político administrativo, Honduras está dividido en dieciocho departamentos. Son ellos Ocotepeque, Copán, Santa Bárbara, Intibucá, Lempira, Cortés, Atlántida, Islas de la Bahía, Yoro, Colón, Comayagua, La Paz, Francisco Morazán, Valle, Choluteca, El Paraíso, Olancho y Gracias a Dios Los departamentos de mayor desarrollo relativo son aquellos que se encuentran ubicados en el denominado Corredor Central de Desarrollo que ha sido el área en que se ha concentrado el grueso de la inversión capitalista del país y es, por tanto, el área en que se concentra la mayor parte de la población del país, las principales carreteras pavimentadas, los puertos, aeropuertos y, en general, el conjunto de facilidades tecnológicas asociadas a la vida moderna. Forman parte del corredor central de desarrollo los departamentos de Cortés, Atlántida, Comayagua, Francisco Morazán, Choluteca y ciertas áreas de los departamentos de El Paraíso, Yoro y Colón. En los departamentos de Ocotepeque, Copán, parte de Santa Bárbara, La Paz, Lempira, Intibucá y Valle, que se han caracterizado por su bajo nivel de desarrollo capitalista, se encuentran algunas de áreas más deprimidas o de mayor pobreza relativa del país.

La población hondureña es esencialmente joven. Según estimaciones recientes, el 535 de la población hondureña es menor de 19 años, lo que representa un total aproximado de 3.145.899 personas. La tasa de crecimiento de la población es de 2.8% y la esperanza de vida es de 68 años. (SETCO/IHNFA/UNICEF, 1998:35) La gran mayoría de los hondureños(as) son mestizos. Sin embargo, unos 323.586 hondureños (as) pertenecen a grupos étnicos entre los cuales se encuentran los garífunas (150.000), los Lencas (100.000), los misquitos (40.000), los Tolupanes (25.000), los Chorties (5.000), los Pech (2.586) y los Tawahkas (1.000). Estos grupos étnicos residen básicamente en al área rural donde han carecido tradicionalmente de servicios adecuados de salud y de educación. (SETCO/INHFA/ UNICEF, 1998: 37)

Desde inicios de 1990, la economía hondureña fue sometida a un severo programa de ajuste estructural para corregir los desequilibrios fiscales. Este programa de ajuste estructural ha logrado corregir el déficit fiscal que pasó de 12.9 en 1989 a 5.5 en 1996. Sin embargo, tuvo dificultades para corregir la inflación que llegó a alcanzar durante los primeros años de la década del 90 las tasas más altas de su historia. En 1991, año en que alcanzó su mayor nivel, la tasa de inflación fue del 36.4%. ( HERNÁNDEZ, 1998:114) Este programa de ajuste estructural está en la base del proceso de deterioro del tipo de cambio de la moneda hondureña que había mantenido un tipo de cambio fijo en relación al dólar durante un poco más de cincuenta años(1998, p. 119). El tipo de cambio se desplazó desde 3.60 lempiras por dólar a inicios de 1990 a un poco más de 13 lempiras por dólar en 1997. Según datos de CEPAL, entre 1990 y 1997 el PIB creció a una tasa anual promedio del 3.7%. (SETCO/INHFA/UNICEF, 1998: 16) Sin embargo, esto no debería servir para oscurecer el hecho de que en el período hubo tasas de crecimiento del PIB sumamente bajas o negativas. A título de ejemplo, en 1990 la tasa de crecimiento del PIB fue de 0.1% y en 1994 fue de 1.5%. (Cifras del BCH, citadas por HERNÁNDEZ, 1998: 119) Este programa de ajuste estructural se encuentra también en la base de una cierta tendencia hacia el deterioro del salario real de los hondureños durante los años de 1990 y 1996 en que se dispone de cifras. (SETCO/ IHNFA/UNICEF, 1998: 24)

Según datos de 1996, la Población Económicamente Activa (PEA) estaba conformada por 1,988.000 personas, el 52% de los cuales laboraba en el ámbito rural y el 48% en el ámbito urbano. El 36% de la PEA trabajaba en la agricultura, el 18% en el comercio, el 18% en los servicios y el 18% en la industria manufacturera y el resto en otras actividades. Solamente un 29% de la PEA, esto es, unas 574 mil personas, tienen un empleo en el sector formal de la economía. Del 71% (1.400.000) de la PEA, ubicado en el sector informal de la economía, unas 663.000 son trabajadores por cuenta propia que laboran en establecimientos en los que laboran de uno a cuatro personas. El 70% de los trabajadores del sector informal habitan en el sector rural y el 30% restante en el sector urbano. El 68% de la PEA eran hombres y el 48% mujeres. Durante la década del 90, la PEA se ha incrementado en un 3.5% anual. (SETCO/ INFHA/ UNICEF, 1998: 21)

La pobreza ha sido un dato estructural de la sociedad hondureña. Cualquiera que sea el método de medición que se emplee, la pobreza en Honduras presenta cifras altamente significativas. Según el método de las Necesidades Básicas Insatisfechas (NBI), en 1993 y en 1996, el 53.2% y el 50.4%, respectivamente, de los hogares hondureños vivían en condiciones de pobreza. Según el método de la Línea de Pobreza (LP), en los mismos años, el 67.5% y el 72.2%, respectivamente, de los hogares hondureños, vivían en condiciones de pobreza. Finalmente, según el método Integrado de Medición (MIP), que combina el NBI y el LP, en 1993 y 1996, el 78.9% y el 77.5%, respectivamente, de los hogares hondureños vivían en condiciones de pobreza. Con estos datos, no resulta difícil entender porque Honduras es ubicado tradicionalmente como uno de los países con mayor número de pobres en América Latina.(SETCO/IHNFA/UNICEF, 1998: 45) Al igual que otros países de América Latina, Honduras enfrenta un serio problema de desigualdad social. Según datos de SECPLAN/BID/UNICEF (1996), el 40% de los hogares más pobres recibe menos del 10% de los ingresos, mientras que el 10% más rico recibe aproximadamente el 50% del ingreso nacional. O puesto en términos de un estudio del Banco Mundial (1995), la diferencia entre el 10% de la población más rica y el 10% de la población más pobre, es de 30 a 1. (citado por SETCO/IHNFA/UNICEF, 1998: 23-24)

A pesar de las dificultades económicas y sociales experimentadas durante la década del 90 como parte de la políticas de ajuste a los nuevos tiempos de globalización y libre mercado, la sociedad hondureña está viviendo un notable proceso de democratización política y de modernización institucional. Desde las elecciones del 10 de abril de 1980, que permitieron la elección de una Asamblea Nacional Constituyente que decretó la Constitución Política vigente, la sociedad hondureña ha experimentando un prolongado período de estabilidad política y de cambio democrático. Se han sucedido, desde entonces, en forma ordenada y consensuada, cinco gobiernos democráticos electos por la voluntad soberana de los hondureños (as). También se ha avanzado considerablemente en un proceso de afianzamiento de las instituciones democráticas tradicionales y en la creación de nuevas figuras institucionales que conceden a la sociedad hondureña una mayor identificación y confianza en las instituciones democráticas y en la majestad del Estado de derecho.

2. OBJETIVOS Y METAS DE LA EDUCACIÓN PARA TODOS

Para cumplir con los compromisos contenidos en la Declaración Mundial de Educación para Todos, proclamada en la Conferencia Mundial que tuvo lugar en Jomtien, Tailandia, del 5 al 9 de marzo de 1990, el Gobierno y el Pueblo de Honduras, con la cooperación de la UNESCO, UNICEF, PNUD y la ayuda financiera de la Agencia Canadiense para el Desarrollo Internacional (ACDI) en el marco del proyecto "Apoyo a la elaboración de los Planes Nacionales de Acción de Educación para Todos en el Istmo Centroamericano", elaboraron un Plan de Acción de Educación para Todos.

Este documento fue el resultado de un esfuerzo, amplio y participativo, de los diferentes sectores de la sociedad hondureña. De hecho, fue parte fundamental del proceso de concertación nacional en el sector educación emprendido por el gobierno del Licenciado Rafael Leonardo Callejas bajo la consigna de que "todos nos debemos comprometer en establecer las bases del modelo educativo del Estado". (véase SEP, 1990).

Los objetivos generales enunciados del Plan Nacional de Acción de Educación para Todos fueron los siguientes (Estos y otros objetivos se reproducen en forma textual o con pequeños ajustes cuando ha sido necesario):

1. Ampliar la acción educativa por lo menos al 50% de la población menor de siete años y generalizar la educación primaria a todos los niños y niñas en edad escolar, durante los próximos 10 años.

2. Mejorar la calidad de los servicios educativos de preescolar y promover la innovación y el fomento de modalidades no convencionales para la atención educativa de la primera infancia, así como la orientación y educación a la familia.

3. Elevar la calidad de los servicios de educación primaria mejorando significativamente el currículo y los materiales educativos y reduciendo significativamente la deserción, la repitencia y la extra-edad.

4. Reducir sustancialmente el analfabetismo e incrementar los niveles de post-alfabetización orientando el desarrollo de estos programas a la capacitación laboral y la vida familiar.

5. Ampliar las oportunidades educativas a los jóvenes y adultos que abandonaron prematuramente la escuela mediante programas flexibles y pertinentes a las necesidades, características e intereses de los participantes, orientando dichos programas hacia una mejor inserción en el mercado laboral y una activa participación ciudadana. (Honduras: Plan Nacional de Acción, 1992, p. 47)

En base a estos objetivos, el Plan Nacional de Acción de Educación para Todos estableció las siguientes áreas de acción:

    1. Atención a la primera infancia;
    2. Educación primaria de niños y niñas;
    3. Alfabetización;
    4. Educación básica para jóvenes y adultos;
    5. Un proyecto integrado de educación familiar y desarrollo infantil en la zona rural.

Los objetivos generales del Plan Nacional de Acción fueron desagregados en cada una de estas áreas de acción en base a dos quinquenios. Se establecieron también para cada uno de ellos un conjunto de objetivos específicos.

Fueron fijados como objetivos generales para la educación a la primera infancia los siguientes:

    1. Ampliar significativamente la atención educativa a la población comprendida entre los 0 y 7 años de edad, mediante la organización y puesta en marcha de programas integrales formales y no formales y la atención básica en salud y alimentación.
    2. Extender los servicios de educación familiar, salud y apoyo alimentario a las madres gestantes y lactantes que habitan en las áreas carenciales del país.
    3. Lograr que el niño que ingrese al Primer Grado de Primaria tenga algún tipo de aprestamiento mediante programas de atención específica o de orientación familiar.
    4. Mejorar la calidad del servicio educativo del pre-escolar mediante la actualización de las orientaciones y técnicas pedagógicas, la capacitación de docentes y voluntarios y la producción del material educativo correspondiente.

Los objetivos específicos de esta área de acción fueron divididos en quinquenios o mediano plazo como prefirió llamárseles a estos lapsos de tiempo.

Se establecieron como objetivos específicos del primer quinquenio o primer mediano plazo (1991-1995) los siguientes:

    1. Garantizar la atención educativa de la población comprendida entre los 4 y 7 años que habitan en las áreas rurales y urbano-marginales del país, priorizando los departamentos de mayor pobreza relativa del país, tales como Lempira, Copán, Intibucá, Ocotepeque, Gracias a Dios, La Paz, Santa Bárbara, Valle y Choluteca y los municipios más deprimidos de los departamentos de El Paraíso, Francisco Morazán, Comayagua, Yoro y Colón.
    2. Establecer servicios de educación familiar, salud y apoyo alimentario a las madres gestantes y lactantes que residen en los departamentos y municipios antes señalados, en coordinación con otros Ministerios y Agencias.
    3. Extender los programas de aprestamiento para el ingreso al Primer Grado de Primaria a los niños de las áreas rural y urbano marginal del país.
    4. Articular la labor educativa del nivel preescolar con los dos primeros grados de primaria, a fin de propiciar una normal progresión pedagógica del niño y con ella evitar dificultades de aprendizaje y la deserción escolar.
    5. Vincular la educación de adultos con los programas de atención integral a la primera infancia con el objeto de mejorar las condiciones de estabilidad familiar.
    6. Profesionalizar a los maestros sin título, perfeccionar a los docentes titulados y capacitar a los voluntarios que prestan servicios tanto en los programas formales como no-formales de educación preescolar.
    7. Proporcionar con carácter de urgencia, el material educativo que requieran los programas educativos que se desarrollen en las zonas de atención prioritaria.

Fueron establecidos como objetivos específicos del segundo quinquenio o segundo mediano plazo (1996-2000) del área de atención a la primera infancia los siguientes:

    1. Garantizar la atención educativa a la población comprendida entre 0 y 7 años en todo el país, dando atención prioritaria a los que habitan en el área rural y en los asentamientos urbano-marginales de Tegucigalpa y San Pedro Sula.
    2. Ampliar la instalación y funcionamiento de los servicios de educación familiar, salud y apoyo alimentario a madres gestantes y lactantes que habitan en el área rural y en los asentamientos urbano-marginales de Tegucigalpa y San Pedro Sula.
    3. Generalizar los programas de aprestamiento de niños menores de 7 años para su ingreso al Primer Grado.
    4. Reajustar el currículo de educación preescolar, en función de las experiencias y validación de los primeros años de aplicación.
    5. Evaluar las experiencias de articulación entre la educación preescolar y los primeros grados de educación primaria: difundir los resultados de dicha evaluación.
    6. Continuar y fortalecer los programas de capacitación de voluntarios, profesionalización de maestros empíricos y perfeccionamiento de docentes.
    7. Organizar y poner en funcionamiento programas de especialización de docentes en preescolar, educación básica y nivel universitario.
    8. Diseñar modelos innovadores de atención integral a la primera infancia, con enfoques intersectorial y multidisciplinario.

En materia de Educación Primaria de niños y niñas, el Plan Nacional de Acción dejó establecidos los siguientes objetivos generales:

    1. Universalizar la atención de seis años de educación primaria para el sector de la población comprendida entre 7 y 12 años de edad, con atención prioritaria a los niños y niñas que habitan en las áreas urbano-marginal, los grupos indígenas, los discapacitados y los refugiados.
    2. Brindar servicios básicos de apoyo en salud y alimentación para la población escolar de educación primaria.
    3. Reducir significativamente los índices de deserción, repitencia y extra-edad en los 6 primeros grados de primaria.
    4. Mejorar sustancialmente el currículo del nivel primario, sus enfoques metodológicos y el diseño y producción de su correspondiente material educativo.
    5. Establecer el funcionamiento de los subsistemas técnicos de investigación, planeamiento, supervisión y evaluación, como elementos propulsores del mejoramiento de la calidad de la educación.
    6. Instituir una organización nuclearizada de centros educativos en el área rural, como una forma de solucionar el aislamiento y dispersión de los centros educativos de dicha área.

Se establecieron como objetivos específicos para el primer quinquenio o primer mediano plazo (1991-1995) en materia de educación primaria de niños y niñas los siguientes:

    1. Generalizar la atención de los tres primeros grados de educación primaria para la población comprendida entre los 7 y 12 años de edad, dando atención preferente a los niños que habitan en las zonas deprimidas que se sitúan entre los municipios norteños de Francisco Morazán, Comayagua y Olancho; los nor-orientales de Yoro; los municipios costeros de Colón y los departamentos de Choluteca y Lempira.
    2. Brindar servicios educativos especiales a los niños y niñas que se han iniciado prematuramente en la vida del trabajo.
    3. Establecer Comités de Coordinación inter-institucional local, encargados de prestar servicios de apoyo en salud y alimentación.
    4. Incrementar las tasas de ingreso, permanencia y promoción de los alumnos de educación primaria que asisten a centros educativos situados en las áreas rurales u urbano-marginales.
    5. Reformular el currículo de educación primaria a fin de que responda a los requerimientos técnico-pedagógicos actuales, a las características regionales del país y a las exigencias del desarrollo nacional.
    6. Elaborar y editar prototipos de material educativo correspondiente a los tres primeros grados de primaria, validarlos y producir dicho material.
    7. Fortalecer la capacidad de gestión educacional en los ámbitos departamental, municipal y local.
    8. Reorganizar los subsistemas técnicos de investigación, planeamiento, supervisión y evaluación que funcionan en la sede del Ministerio de Educación y, previa sistematización, descentralizar sus funciones a nivel departamental y municipal.
    9. Establecer un modelo organizativo y funcional de las escuelas del área rural, que tienda al apoyo mutuo entre ellas y a la optimización en el uso de recursos.

Se establecieron como objetivos específicos para el segundo quinquenio o segundo mediano plazo (1996-2000) en materia de educación primaria de niños y niñas los siguientes:

    1. Generalizar la atención de los seis grados de educación primaria para la población comprendida entre los 7 y 12 años de edad, dando atención preferente a los niños que habitan en las áreas deprimidas del país.
    2. Generalizar el funcionamiento de los servicios básicos de apoyo alimentario y de salud.
    3. Establecer programas educativos flexibles y no convencionales para los niños que se encuentran en situación crítica de extra-edad.
    4. Generalizar la dotación de una adecuada planta física, mobiliario y equipamiento para los establecimientos educacionales de primaria, otorgando atención preferente a los del área rural.
    5. Aplicar los nuevos currículos y materiales educativos para los seis grados de educación primaria.
    6. Generalizar el funcionamiento de la administración descentralizada a nivel departamental y municipal.

En materia de alfabetización, se establecieron como objetivos generales los siguientes:

    1. Reducir sustancialmente el analfabetismo durante toda la década.
    2. Atender eficiente y oportunamente a los recién alfabetizados para consolidar y ampliar sus aprendizajes básicos.
    3. Integrar los procesos de alfabetización y post-alfabetización con la capacitación laboral y la vida familiar.

Se establecieron como objetivos específicos en materia de alfabetización para el primer quinquenio o mediano plazo (1991-1995) los siguientes:

    1. Reducir drásticamente el analfabetismo en los departamentos de mayores incidencia del fenómeno como son Intibucá, Lempira, Copán, Santa Bárbara, La Paz, Choluteca, Valle y Gracias a Dios.
    2. Reducir el analfabetismo funcional de jóvenes menores de 20 años, especialmente las mujeres, asociando los programas correspondientes a educación para la salud, la educación familiar y la capacitación para el trabajo.
    3. Formular estudios antropológicos y socio-lingüísticos en las poblaciones indígenas para elaborar metodologías de alfabetización y el material educativo correspondiente, acorde con sus peculiares características.
    4. Capacitar alfabetizadores, promotores y voluntarios encargados de la puesta en marcha de los programas de alfabetización y post-alfabetización.
    5. Preparar material educativo para el proceso de alfabetización y editar material de lectura de refuerzo para neolectores.
    6. Promover el apoyo de las instituciones de base, organizaciones no-gubernamentales y representantes de otros sectores para el desarrollo de los programas de alfabetización y post-alfabetización.
    7. Integrar los procesos de alfabetización y post-alfabetización a los planes de desarrollo comunal.
    8. Integrar los programas de alfabetización y post-alfabetización a proyectos de desarrollo económico y social de los sectores productivos, como una medida de facilitar la inserción laboral de los nuevos alfabetizados.

Se establecieron como objetivos específicos en materia de alfabetización para el segundo quinquenio o segundo mediano plazo (1996-2000) los siguientes:

    1. Consolidar los procesos de alfabetización y post-alfabetización en las áreas definidas como prioritarias.
    2. Reducir drásticamente el analfabetismo en las áreas urbano-marginales de Tegucigalpa y San Pedro Sula.
    3. Desarrollar programas de alfabetización para las poblaciones indígenas, de acuerdo a sus particulares características y expectativas.
    4. Diseñar y programar la formación de especialistas en alfabetización.
    5. Reformular los contenidos y metodologías de aplicación del material educativo, en base a la experiencia observada en el quinquenio o mediano plazo anterior.
    6. Ejecutar planes regionales y municipales integrados de alfabetización y desarrollo comunal.

En materia de Educación básica de jóvenes, se establecieron los siguientes objetivos generales:

    1. Extender los servicios de educación básica para jóvenes y adultos que no pudieron continuar en el sistema escolar por razones de trabajo.
    2. Mejorar la situación laboral de los jóvenes y adultos mediante la organización y desarrollo de programas educativos no-formales pertinentes a sus necesidades y características.
    3. Lograr la organización de un sistema funcional de educación de jóvenes y adultos con participación de las empresas productivas, de servicios y de la comunidad en general.

Los siguientes fueron los objetivos específicos para el primer quinquenio o primer mediano plazo (1991-1995):

    1. Brindar capacitación para el trabajo a jóvenes comprendidos entre 14 y 25 años, mediante la organización de programas de carreras cortas relacionadas con técnicas agropecuarias en el campo e industrial en el área urbana.
    2. Dotar de servicios educativos a niños de 8 a 14 años que se encuentran trabajando en la oferta de servicios informales (lustrabotas, canillitas, mercado ambulante) en el área metropolitana y complementar este servicio con programas de asistencia en alimentación y salud.

Se establecieron como objetivos específicos para el segundo quinquenio o segundo mediano plazo (1996-2000) los siguientes:

    1. Brindar capacitación para el trabajo a la población adulta comprendida entre los 25-50 años, mediante la organización y puesta en marcha de cursos cortos de capacitación en agricultura, ganadería y técnica industrial.
    2. Ampliar la conversión de los centros educativos de la educación básica tradicional en programas no-formales de educación técnica.
    3. Articular la educación básica de jóvenes y adultos con programas educativos de nivel tecnológico a fin de responder a las demandas de personal calificado que plantea el desarrollo socio-económico del país.

Se estableció en el Plan Nacional de Acción, finalmente, el perfil de un proyecto integrado de educación familiar y desarrollo infantil en la zona rural. Fueron fijados como objetivos generales de este proyecto los siguientes:

    1. Desarrollar acciones de educación familiar y alfabetización con mujeres jóvenes y adultos en general del área rural en aspectos relacionados con la supervivencia y el desarrollo de los niños, la familia y la comunidad para contribuir a mejorar sus condiciones de vida.
    2. Promover y propiciar la movilización de las diferentes instituciones que trabajan para actuar coordinadamente en torno al mejoramiento de la calidad de vida del niño en la familia y contribuir en su preparación para la escuela. Este proyecto estaba orientado a capacitar a agentes educativos (maestros, funcionarios de entidades oficiales o de ONG´s, líderes y voluntarios de la comunidad) para que promuevan y organicen grupos de educación familiar en las aldeas. Estos grupos pueden estar asociados a las escuelas, a las ONG´s o a organizaciones comunitarias. En estos grupos se trabajará una o dos veces por semana con las mujeres, jóvenes y adultos participantes en el desarrollo de temas y comportamientos básicos sobre salud, nutrición, saneamiento ambiental, derechos de la mujer, responsabilidad en el hogar, derechos de los niños y las niñas y formación para la participación comunitaria, así como en orientaciones para apoyar a los niños en su desarrollo y alfabetización como participantes iletrados. Los maestros fueron visualizados como los facilitadores iniciales del proyecto lo que permitiría a la escuela vincularse más a la comunidad logrando convertirla en un centro educativo cultural. No hay evidencias de que este proyecto se haya realizado. Sin embargo, a lo largo de la década se han realizado con el apoyo de la cooperación externa y de las ONGs varías proyectos que corresponden en términos generales a las líneas de acción de este gran proyecto integrado de educación familiar y desarrollo infantil en la zona rural.

Si contrastamos, las áreas de acción fundamentales establecidas por el Plan Nacional de Acción y las "seis dimensiones de los objetivos" de la Educación Básica para Todos (expansión de la asistencia y de las actividades de desarrollo de la primera infancia; acceso universal a la educación primaria y terminación de la misma hacia el año 2000; mejoramiento de los resultados del aprendizaje; reducción de la tasa de analfabetismo de los adultos, especialmente la desigualdad entre índices de alfabetización de los hombres y los de las mujeres; ampliación de los servicios de la educación básica y de capacitación de otras competencias esenciales y necesarias para jóvenes y adultos y aumento de la adquisición por los individuos y las familias de los conocimientos, capacidades y valores para vivir mejor por medio de todos los canales de educación), nos percatamos que el área dedicada al mejoramiento de los resultados del aprendizaje no constituye un área de acción particular sino que subyace transversalmente a las áreas de atención a la primera infancia, a la educación primaria de niños y niñas y a la de alfabetización. Hay en el Plan Nacional de Acción de Educación para Todos del país una clara preocupación sobre la calidad de los aprendizajes, la que se manifiesta generalmente a través de las declaraciones, ampliamente repetidas, de reforma del currículo y del mejoramiento continuado de la formación de los maestros. Hay que decir, en todo caso, que el mejoramiento de la calidad de los aprendizajes es la preocupación esencial del más importante proyecto que la Secretaría de Educación ha venido desarrollando durante la segunda mitad de la década del noventa con el apoyo del Banco Mundial. Este proyecto se llama precisamente "Mejoramiento de la Calidad de la Educación Básica".

El Plan Nacional de Acción de Educación para Todos fue, como ha quedado indicado, el producto de un esfuerzo concertado entre el gobierno y amplios sectores de la sociedad civil. Fue elaborado, por tanto, en el marco de la voluntad política del Estado hondureño recogida por el Presidente de la República Rafael Leonardo Callejas (1990-1994) al inicio de la década en su propuesta de concertación educativa y de modernización de la educación y continuada por sus sucesores, los Presidentes Carlos Roberto Reina (1994-1998), con su propuesta de un modelo educativo nacional denominado "La Escuela Morazánica" y Carlos Roberto Flores (1998-2001), que ha otorgado centralidad a la educación y a la concertación educativa en su "Nueva Agenda". Es precisamente en esta Administración del Presidente Carlos Roberto Flores Facusé y del Ministro de Educación Abogado Ramón Cálix Figueroa se desarrollan importantes proyectos que dan una dinámica distinta a la educación: a) se crea un importante proyecto para atender poblaciones remotas tradicionalmente desatendidas, el PROHECO (Proyecto Hondureño de Educación Comunitaria); el Programa Ampliando Horizontes (de Informática Educativa); el Programa de Becas de Excelencia (50,000 alumnos beneficiados); el Proyecto Bono Escolar, para que las familias pobres de todo el país puedan enviar a sus hijos a la escuela; el Proyecto del Bolsón Escolar, que suministra útiles y uniformes escolares (éstos dos últimos proyectos ejecutados por el PRAF, Programa de Asignación Familiar); la dotación de libros de texto para todas las escuelas públicas y un vasto programa de capacitación de maestros, así como el fortalecimiento de programas de radio educativos y un significativo impulso a la educación no formal.

3. ESTRATEGIAS DEL PLAN NACIONAL DE ACCIÓN DE EDUCACIÓN PARA TODOS

El Plan Nacional de Acción de Educación para Todos se planteó las siguientes estrategias generales:

  1. Dar atención prioritaria a los grupos más vulnerables, mujeres y niños que habitan en las regiones más deprimidas del país, con énfasis en las áreas rurales y urbano-marginales, correspondientes a los departamentos de Lempira, Copán, Intibucá, Ocotepeque, Gracias a Dios, La Paz, Santa Bárbara, Valle y Choluteca.
  2. Promover la coordinación institucional e intersectorial tanto pública como privada, así como, con las organizaciones no gubernamentales para racionalizar y potenciar recursos y metodologías.
  3. Impulsar la movilización social y apoyo de voluntarios como agentes dinamizadores de la educación básica para infantes, jóvenes y adultos.
  4. Incentivar la vinculación de los medios de información y comunicación social para sensibilizar y orientar a los diferentes sectores sociales y, en especial, a la familia y a la comunidad.
  5. Dar impulso a los procesos de desconcentración regional y autonomía municipal para fomentar la participación y la autogestión en los planes y programas de educación básica para todos, en el marco de los procesos para combatir la pobreza y la marginalidad social.
  6. Tender hacia la formulación de un nuevo diseño del sistema educativo que lleve a una mayor simplicidad en su organización, flexibilidad en su aplicación y coherencia entre los diferentes niveles y modalidades que lo conforman.

Para cada una de las áreas de acción, el Plan Nacional de Acción de Educación para Todos formuló sus propios lineamientos estratégicos. Veamos cada una de ellos.

En relación al área de atención a la primera infancia, se establecieron los siguientes lineamientos estratégicos:

  1. Priorizar la atención del servicio educativo integral al preescolar que habite en las regiones deprimidas del país.
  2. Promover la coordinación de acciones para atender al niño y a la madre de áreas rurales y urbano-marginales, que se desarrollan tanto por las instituciones oficiales como por las no-gubernamentales, destinadas al mejoramiento de las condiciones de vida de las familias que habitan en las áreas ya mencionadas.
  3. Impulsar el desarrollo de programas no formales de atención integral al niño menor de 7 años, propiciando la colaboración de las organizaciones comunales de base y de las instituciones oficiales de otros sectores.
  4. Motivar la colaboración de los medios de comunicación social para apoyar el desarrollo de programas de educación preescolar y generar una actitud favorable a la protección de la primera infancia.
  5. Sistematizar la organización y funcionamiento de los servicios de educación preescolar y atención integral a la primera infancia que funcionan en los ámbitos regional, municipal y local, a fin de racionalizar sus actividades y optimizar el uso de recursos.
  6. Promover la captación de voluntarios, con vocación y capacidad para que se encarguen de organizar y llevar a cabo programas no-formales de educación preescolar.
  7. Impulsar la tecnificación de fuentes de financiamiento especial para el funcionamiento de programas no-formales de atención integral a los niños menores de siete años.
  8. Fortalecerán los mecanismos de supervisión y apoyo a las modalidades, formal y no formal, de educación preescolar, procurando integrarlas a la organización departamental, municipal y local.

En lo relativo al área de Educación primaria de niños y niñas, el Plan Nacional de Acción estableció los siguientes lineamientos estratégicos:

  1. Priorizar la atención del servicio educativo de seis grados de educación primaria en las áreas rurales del país, principalmente en las zonas deprimidas que se sitúan en los municipios norteños de Francisco Morazán, Comayagua y Olancho; los nor-orientales de Yoro; los municipios costeros de Colón y los departamentos de Choluteca y Lempira.
  2. Incentivar la participación de los funcionarios de otros sectores oficiales, de los representantes de organizaciones no-gubernamentales y de los miembros de la comunidad, en la gestión de los programas educativos de educación primaria.
  3. Movilizar la colaboración de los medios de información y comunicación social para que complementen la labor educativa de la familia, la escuela y la comunidad.
  4. Promover el proceso de descentralización administrativa, como un medio de acercar un servicio educativo eficiente a las necesidades y peculiaridades de la población usuaria.
  5. Otorgar atención prioritaria al mejoramiento de las condiciones laborales de los docentes que trabajan en el área rural.
  6. Tender a la adopción de la promoción automática entre el primer y segundo grados y la evaluación y promoción flexible en los grados siguientes, como medidas destinadas a disminuir la deserción escolar y bajar los costos educaciones que implica la repitencia.

En materia de alfabetización, se establecieron los siguientes lineamientos estratégicos:

  1. Dar atención prioritaria a los analfabetos que habiten en los departamentos de Intibucá, Lempira, Copán, Santa Bárbara, La Paz, Choluteca, Valle y Gracias a Dios.
  2. Dentro de las áreas señaladas anteriormente, se enfatizarán los servicios de alfabetización para: la mujer (especialmente la madre soltera), los jóvenes de 14 a 20 años y los grupos indígenas.
  3. Relacionar los programas de alfabetización y post-alfabetización con los proyectos de desarrollo local, municipal y departamental, tratando de ubicar el recientemente alfabetizado en puestos de trabajo que le permitan su autodesarrollo personal y social y lo incorporen activamente en la vida ciudadana.
  4. Impulsar la descentralización de las acciones de alfabetización y promover la iniciativa y autonomía locales para diseñar y ejecutar programas de alfabetización y post-alfabetización que respondan al medio social en que se desarrollan.

En lo relativo a la educación básica para jóvenes y adultos, se establecieron los siguientes lineamientos estratégicos:

  1. Dar atención preferente a la población que habita en las áreas rurales de los departamentos de Intibucá, Lempira, Copán, Santa Bárbara, La Paz, Choluteca, Valle y Gracias a Dios. Dentro de estas áreas, se enfatizará la atención a la mujer jefe de familia y a otros jóvenes de 14 a 25 años.
  2. Otorgar atención prioritaria a los niños y adolescentes que no ingresaron al sistema escolar, o desertaron de él, por razones de indigencia familiar y tener que trabajar prematuramente, que habitan en las ciudades metropolitanas de Tegucigalpa y San Pedro Sula.
  3. Relacionar los programas de educación de jóvenes y adultos con proyectos de desarrollo local y regional a fin de compatibilizar la oferta educativa con la vida del trabajo.
  4. Promover la participación de las empresas para que asuman el financiamiento de programas educativos para sus trabajadores.

El Plan Nacional de Acción de Educación para Todos fue elaborado en un proceso de concertación liderado por el Ministerio de Educación. No parecen haber participado en el mismo funcionarios del más alto nivel de Ministerios y entidades gubernamentales que realizan actividades de educación básica como el Ministerio de Salud, el Instituto de Formación Profesional y otras. No se creó, por tanto, ningún organismo supraministerial encargado de darle seguimiento a las actividades del mismo. Lo que se creó fue más bien, en el marco del proceso de modernización del Estado, una entidad dependiente directamente del Presidente de la República, denominada Comisión Nacional de Modernización del Estado, la que estaba integrada por funcionarios gubernamentales y por representantes de la sociedad civil. Al interior de esta comisión, se nombró una subcomisión encargada del sector educación. Esta subcomisión trató de colocar en un lugar preferente de la agenda nacional un conjunto de medidas académicas, como prefirió llamárseles, que vinieron a reforzar, a ampliar y a precisar algunos de los objetivos y estrategias recogidas en el Plan Nacional de Acción de Educación para Todos.

Entre estas ellas, pueden mencionarse, a título de ejemplo, las siguientes medidas:

a) Ampliación de la obligatoriedad de la educación primaria a un grado

preparatorio, con lo cual se universalizaría la educación preescolar y se contribuiría a mejorar la calidad de la educación primaria; b) readecuación curricular en todos los niveles del sistema, introduciendo como ejes transversales trabajo productivo, educación preventiva y especial, medio ambiente, ciencia y tecnología, salud, paz, democracia y derechos humanos, educación en población, enfoque de género, integración regional, formación en valores éticos e identidad nacional; c) creación y ejecución de programas de educación bicultural para toda la población y no solo para las etnias minoritarias del país; d) extensión de programas de alfabetización y educación básica de adultos por multimedios, con participación comunitaria y vinculados al trabajo productivo; e) desarrollo de sistemas preventivos y asistenciales y de apoyo alimentario y nutricional en la educación preescolar, primaria y de adultos; f) revalorización del docente hondureño y ejecución de un programa intensivo de formación y capacitación de docentes de todos los niveles a escala nacional; y g) formación de maestros de educación preescolar y primaria y especial a nivel superior, de conformidad con las exigencias de una mejor calidad de la educación. (COMISION DE MODERNIZACION DEL ESTADO, 1993: 47-49)

Ni el Ministerio de Educación, bajo cuyo liderazgo se redactó el Plan Nacional de Acción de Educación para Todos, ni la subcomisión encargada de educación en la Comisión Nacional de Modernización del Estado que levantó el conjunto de medidas académicas para la modernización de la educación, se propusieron la evaluación y el seguimiento de los objetivos específicos o metas establecidos por el Plan Nacional de Acción de Educación para Todos para el primer quinquenio o primer mediano plazo. Una evaluación y un seguimiento de este tipo, fue, sin embargo, realizado por la Secretaría de Planificación Económica (SECPLAN), UNICEF y PNUD. Estas instituciones elaboraron, en el marco de un acuerdo suscrito por la XI Cumbre de Presidentes Centroamericanos celebrada en diciembre del año de 1991, un Plan de Acción Nacional para el Desarrollo Humano, Infancia y Juventud 1992-2000 (PAN). En materia de educación, los objetivos específicos y las metas del PAN coinciden, en esencia, con algunos de los objetivos específicos y las metas del Plan Nacional de Acción de Educación para Todos. Son objetivos específicos y metas del PAN en cuestiones de educación básica, los siguientes: a) ampliar la cobertura de la educación preescolar haciéndola pasar de 17.0% en 1990 a 32.0% en el año 2000; b) lograr acceso universal a la educación primaria haciéndola pasar de 84.0% en 1990 a 100% en el año 2000; c) disminuir la tasa de repitencia en educación primaria haciéndola bajar de 13.2% en 1990 a 7.0% en el año de 2000; d) disminuir el índice de deserción en educación primaria; haciéndolo bajar de 3.7% en 1990 a 1.0% en el año 2000; y, e) reducir el índice de analfabetismo de los mayores de 10 años haciéndolo bajar del 32.0% en 1990 a 16.0% en el año 2000. (UNIS/SECPLAN/UNICEF/PNUD, 1995: 66)

4. QUIÉN PROVEE Y QUIÉN FINANCIA LOS SERVICIOS DE EDUCACIÓN BÁSICA

La educación primaria de carácter formal en el país es, según la Constitución de la República, obligación del Estado hondureño. El Estado financia en forma mayoritaria la educación primaria formal del país, como veremos más adelante. La empresa privada tiene un nivel de incidencia muy bajo en la creación de oferta de educación primaria para los niños y niñas del país. En la oferta de educación preescolar a nivel formal, que tiene todavía un nivel relativamente bajo de cobertura en el país, como podrá verse, el Estado comparte la responsabilidad con la empresa privada. A nivel de la educación no formal, el Estado hondureño brinda servicios a través de una amplia gama de instituciones como el Ministerio de Educación, Salud y el Instituto de Formación Profesional (INFOP) y comparte responsabilidades con una variada gama de Organismos No Gubernamentales que realizan un importante trabajo de educación de adultos y de capacitación en una variada gama de materias.

Un notable papel en el apoyo a la educación formal y no formal en el país ha jugado a lo largo de la década del 90 los proyectos financiados por la cooperación internacional. De hecho, algunas de las experiencias más importantes de innovación educativa del país no podrían ser pensadas sin el concurso del apoyo de la cooperación internacional. Veamos, sin pretender ser exhaustivos, una lista de los innovadores proyectos educativos realizado por el país con el concurso de la cooperación internacional.

Proyecto Eficiencia de la Educación Primaria. Se trata de un proyecto con los siguientes componentes: Textos escolares, el Centro de Actualización del Magisterio, investigaciones educativas, informática, evaluación y construcciones escolares. A través de este proyecto se ha dotado a las Escuelas Primarias del país de los textos escolares de la serie "Mi Honduras" que se usan a lo largo y ancho del país. Comenzó a funcionar en el año de 1987 y concluyó en el año de 1992. Se financió con fondos procedentes de un préstamo de AID.

Proyecto de Educación en Población. Se trata de un proyecto cuya meta es contribuir, a partir de un enfoque educativo, a la solución de los problemas de población en el país, especialmente aquellos relacionados con el desarrollo de valores y actitudes positivas hacia la paternidad responsable, el embarazo de adolescentes, la niñez abandonada y maltratada, el mejoramiento de la situación de la mujer, el cuidado y la conservación del medio ambiente para garantizar mejores condiciones de vida a la población. Se financia con fondos procedentes de una donación de UNICEF y FNUAP.

Proyecto en Comayagua de Educación para el trabajo (POCET). Se trata de un proyecto que ofrece una alternativa metodológica de combinación de las necesidades de alfabetización, educación ocupacional y capacitación empresarial de la población analfabeta. Este proyecto se realiza en estrecha colaboración con el INFOP encargado de brindar la capacitación ocupacional. Este proyecto se inició en el año de 1990 y concluyó virtualmente en el año de 1996. La primera etapa del proyecto fue financiada con fondos procedentes de una donación de los Países Bajos, de la Organización Internacional del Trabajo (OIT) y del Programa Mundial de Alimentos (PMA).

Apoyo de la Educación para el Trabajo 2000. Apoyo al CENET EPT 2000. Se trata de un proyecto que opera en los departamentos de Comayagua, La Paz e Intibucá, que tiene como sus beneficiarios a cooperativas y comunidades rurales de estos departamentos. Busca mejorar la calidad de vida de los sectores campesinos de nuestra sociedad mediante el mejoramiento de sus capacidades de producción agrícola. Se inició en 1997 y tendrá una duración de 3 años. Es financiado parcialmente con fondos procedentes de una donación de 115.384.60 dólares del Gobierno de Holanda. Este proyecto cuenta con la asistencia administrativa de la OIT.

Proyecto de Administración de la educación primaria rural (ADEPRIR). Se trata de un proyecto orientado a mejorar la capacidad institucional de la Secretaría de Educación en las áreas de administración interna, de formulación de políticas sectoriales, de coordinación de planificación en inversión rural y presupuesto y en la preparación de un plan operacional para establecer un sistema de administración efectivo para la educación primaria rural. Este proyecto se inició en el año de 1988 y concluyó virtualmente en el año de 1994. Este proyecto fue financiado por un préstamo del Banco Mundial de 8.000.000 (Ocho Millones) de dólares.

Proyecto de apoyo alimentario. Se trata de un proyecto financiado por una donación del Programa Mundial de Alimentos (PMA) orientado a apoyar proyectos educativos y/o productivos en las zonas rurales y urbano marginales en 13 departamentos del país. Este proyecto proveía fundamentalmente una ración alimentaria a los alfabetizadores y líderes comunales encargados de coordinar proyectos productivos.

Programa de desarrollo rural integrado Marcala-Goascorán (MARGOAS). Se trata de un proyecto multi-sectorial que combina la actividad productiva con el esfuerzo porque la población analfabeta y la que no ha concluido la educación primaria pueda obtener un diploma que lo acredite haber cursado la misma. Este proyecto operó en la zona fronteriza con El Salvador, principalmente en los departamentos de La Paz y Valle. El componente educativo del proyecto MARGOAS se inició, al igual que el proyecto en su conjunto, en el año de 1982 y concluyó en el año de 1992. Este proyecto fue financiado por fondos de varias entidades entre las que hay que mencionar al Gobierno Suizo, el Fondo Internacional para el Desarrollo (FIDA), la Comunidad Económica Europea (CEE), el BID, UNICEF y la KfW de Alemania.

Programa de desplazados, refugiados y repatriados (PRODERE). El componente educativo de este programa esta constituido por los siguientes componentes: planificación, investigación, diseño de materiales educativos, capacitación y supervisión. Este programa operó en el departamento de Ocotepeque e Intibucá.

Proyecto multinacional de Educación para el trabajo. Buscaba elevar la calidad de la enseñanza en el marco de la educación para el trabajo. Estaba dirigido a jóvenes y adultos de ambos sexos. Fue financiado con fondos de una donación procedentes de la Organización de Estados Americanos (OEA)

Centros de Educación Preescolar no formal (CEPENF). Se trata de dar educación preescolar a niños y niñas de áreas rurales y urbano-marginales a través de métodos no convencionales. Opera en 9 departamentos del país y aspira a establecer unos 500 Centros de Educación No formal (CEPENF). Este proyecto se inició en 1980 y finaliza en el año 2001. Es financiado por un fondo de 371.400 dólares aportados en calidad de donación por UNICEF.

Escuelas activas y participativas. Se trata de un proyecto que busca disminuir la repitencia, la reprobación y la deserción escolar a través de la aplicación de metodologías activas y participativas que promueven el aprendizaje autónomo de los alumnos, destacando la participación de los padres de familia, alcaldías municipales y otras organizaciones comunales. Este proyecto se inició en el año de 1992 y concluirá en el año 2000. Es financiado por una donación de 493.000.00 (Cuatrocientos noventa y tres) dólares de UNICEF.

Educación básica para jóvenes y adultos (EDUCATODOS). Se propone extender el acceso a la educación básica y vocacional para jóvenes y adultos a través de sistemas de enseñanza autoformativas basados en el uso de la radio y cartillas educativas. Va dirigido fundamentalmente a jóvenes y adultos que no han completado su educación primaria. El proyecto ofrece educación escolar y capacitación vocacional. Opera en los departamentos de Choluteca, Valle, El Paraíso, La Paz, Intibucá, Santa Bárbara y Copán. Este proyecto se inició en 1995 y durará hasta el año 2001. Aspira a dar educación a unas 250.000 jóvenes y adultos. Es financiado con fondos procedentes de un préstamo de USAID.

Rendimientos básicos la educación primaria y del ciclo común. Se trata de un proyecto orientado a determinar las conductas, conocimientos, habilidades y destrezas que deben tener los alumnos de la escuela primaria y del ciclo común de cultura general. Es financiado por USAID.

Merienda escolar. Se trata de un proyecto que busca contribuir a mejorar el estado nutricional de los niños y niñas de educación preescolar y primaria proporcionándoles una ración alimenticia diaria de leche y cereales. Esta ayuda es recibida en concepto de donación por AID a través de CARE.

Mejoramiento de la calidad de la educación. Se trata de un proyecto que busca mejorar la calidad de la educación básica especialmente en las zonas rurales y urbano-marginales, reducir los índices de repitencia, mejorar los rendimientos básicos de aprendizaje, fortalecer la eficiencia administrativa de la Secretaría de Educación, reducir los costos y mejorar la calidad de los servicios educativos. Se trata de un proyecto de gran envergadura que aspira a construir unas 2800 aulas escolares, a construir y equipar las 18 Direcciones Departamentales, a instalar 22.000 bibliotecas de aula en escuelas rurales y a consolidar el proceso de desconcentración emprendido por la Secretaría de Educación con la creación de las Direcciones Departamentales de Educación. A este proyecto se han asignado 53.1 millones (Cincuenta y tres millones cien mil) de dólares. Comenzó a funcionar en 1995 y durará hasta el año 2000. Es financiado con un préstamo de 30.000.000 de dólares y una donación de 13.000.000 de dólares del Banco Mundial (BIRF) y del Banco Alemán de Reconstrucción (KfW), respectivamente.

Producción en colegios vocacionales de Honduras. Se trata de un proyecto que busca involucrar a los estudiantes de colegios vocacionales en la producción de bienes y servicios con criterios autogestionarios y de competitividad. Opera en 20 institutos de nueve departamentos. Es financiado con fondos procedentes de un préstamo de 2.000.000 (Dos millones) de dólares del Banco de Integración Económica (BCIE).

Apoyo a la formación profesional en Honduras (AFOPH). Se trata de un proyecto que busca mejorar las competencias profesionales de docentes y alumnos. Funciona en estrecha colaboración entre SETCO, la Secretaría de Educación y el Instituto Nacional de Formación Profesional (INFOP). Comenzó a funcionar en 1997 y concluirá en el año 2001. Es financiado con fondos provenientes de una donación de 717.623.60 (Setecientos diecisiete mil seiscientos veintitres con sesenta centavos) de dólares de la Unión Europea.

Fomento de la educación básica en los departamentos de Lempira e Intibucá. Se trata de un proyecto que busca desarrollar la educación básica en estos dos departamentos, mejorar la infraestructura de las escuelas y apoyar el proceso de descentralización de la Secretaría de Educación. Este proyecto comenzó a funcionar en 1994 y durará hasta el año 2000. Tiene tres componentes: gestión educativa escolar, adecuación curricular y difusión de experiencias exitosas. Es financiado con fondos procedentes de una donación de 5.000.000 (Cinco millones) de marcos del Gobierno Alemán.

Programa de Cooperación Hondureño-Alemana de Seguridad Alimentaria COHASA III. Se trata de un proyecto que busca disminuir los índices de desnutrición en la escuela primaria y contribuir al mejoramiento de la salud física, mental y social de los escolares y sus familias. Este proyecto se adhiere al concepto de Escuelas Saludables que impulsa la Secretaría de Educación en coordinación con la Secretaría de Salud, el FHIS, el PRAF y el Servicio Autónomo Nacional de Acueductos y Alcantarillados (SANAA). Se trata de un proyecto piloto de seguridad alimentaria que opera en el departamento de Intibucá. Es financiado con fondos de una donación del gobierno Alemán.

                    Asesoría a la Secretaría de Educación (ASED). Se trata de un proyecto estrechamente vinculado a la reforma integral del sector              educativo impulsada por la Secretaría de Educación. Está orientado fundamentalmente a la capacitación del personal técnico y docente de la Secretaría de Educación, a operativizar la planificación estratégica y a apoyar el desarrollo de un moderno sistema de informática gerencial. Comenzó a operar en el año de 1996 y tendrá una duración de 4 años. Es financiado con una donación de 2.000.000 por parte del Gobierno Alemán.

Fortalecimiento de la educación en las áreas rurales del istmo centroamericano. Se trata de un proyecto que busca apoyar la formulación de propuestas de educación en áreas rurales para la transformación curricular, funcionamiento de escuelas demostrativas de educación básica y programas de educación de adultos. Es financiado con fondos de una donación de UNESCO.

Elaboración de textos y materiales de lectura para la educación básica en Centroamérica. Se propone elevar la capacidad del personal encargado de la planificación, preparación, producción de textos y material de lectura. Es financiado con fondos donados por la UNESCO.

Plan de Escuelas Asociadas. Busca mejorar la calidad educativa a nivel de la educación primaria. Es financiado por fondos donados por la UNESCO.

Desarrollo de la Educación en comunidades urbano-marginales de Honduras (DECUMH). Se trata de un proyecto que busca ajustar la educación de las escuelas en comunidades urbano-marginales a las necesidades de las mismas fortaleciendo la interacción entre la escuela y la comunidad. Tiene cuatro componentes: fortalecimiento de la interacción Escuela-Comunidad; adecuación curricular; diversificación de la oferta educativa y planificación y gestión. Se inició en el año de 1999 y finalizará en el año de 2003. Se financiera fundamentalmente con una donación de 7.269.230.70 (Siete millones doscientos sesenta y nueve mil doscientos tres con setenta centavos) de dólares de la Unión Europea.

Programa de apoyo a programas alternativos de Educación Básica y al Tercer Ciclo de la Educación Básica. Este programa está orientado a apoyar el proyecto piloto de conversión de Escuelas de Educación Primaria en Centros de Educación Básica y de fortalecer los programas alternativos de educación básica. Es financiado con un préstamo del BID de 6.550.000 millones (Seis millones quinientos cincuenta mil) dólares.

Programa Hondureño de Educación Comunitaria (PROHECO). Se trata de un proyecto que ofrece un nuevo modelo de servicios administrativos de la educación preescolar y básica que fomenta la participación de las comunidades organizadas para mejorar la eficiencia en la administración de los recursos y en la prestación de los servicios educativos. Busca expandir y mejorar la calidad de la educación preescolar y básica bajo la modalidad de descentralización de los servicios educativos con participación comunitaria. Actualmente funciona como un componente del Proyecto Mejoramiento de la Calidad de la Educación Básica (PROMEB). Es financiado con un préstamo de 5.882.735 (Cinco millones ochocientos ochenta y dos mil setecientos tres y cinco) dólares del Banco Mundial.

Programa de Alfabetización y Educación de Adultos (PRALEBAH). Se trata de un programa de alfabetización y de educación básica para jóvenes y adultos. Aspira a alfabetizar unas 40.000 personas en tres años y ofrecer el segundo y tercer nivel de educación básica para jóvenes y adultos a 25.000 personas. Este programa se inició en el año de 1996 y finalizará en 1999. Es financiado por una donación de 3.360.317.00 (Tres millones trescientos sesenta mil trescientos diescisiete) dólares aportados por la Junta de Extremadura y la Agencia de Cooperación Española.

El proceso de alfabetización en países centroamericanos utilizando el método de lecto-escritura "ABC ESPAÑOL y el instructor matemático. Se trata de un proyecto orientado a reducir el analfabetismo en el país. Aspira a alfabetizar 120.000 personas. Este proyecto se inició en el año de 1998 y es financiado con fondos procedentes de una donación del Gobierno de China de 411.973.30 (Cuatrocientos once mil novecientos setenta y tres con treinta centavos) de dólares.

Centros de apoyo a la educación e información para el desarrollo humano sostenible. Se trata de una experiencia piloto que busca crear condiciones para el acceso a redes de información y uso de tecnología informática para mejorar la calidad y equidad de la educación. Funciona únicamente en el departamento de Francisco Morazán y se financia fundamentalmente por un préstamo de 332.045.28 (Trescientos treinta y dos mil cuarenta y cinco con veintiocho centavos) de dólares aportados por la Organización de las Naciones Unidas para el servicio de apoyo a proyectos (OSP/UNOPS).

A estos proyectos propiamente educativos financiados por la cooperación internacional, hay que agregar la acción de dos grandes programas de compensación social, también financiados en buena medida con fondos internacionales, con amplia incidencia en educación como son el Fondo Hondureño de Inversión Social (FHIS) y el Programa de Asignación Familiar (PRAF). El FHIS ha invertido fundamentalmente en la construcción y rehabilitación de centros escolares y el PRAF se ha concentrado esencialmente en favorecer la retención escolar de los más pobres mediante proyectos como el bono mujer jefa de familia que entrega una compensación económica a las madres de los niños y niñas matriculadas de primero a tercer grado en las escuelas públicas y el bolsón escolar que consiste en la donación de útiles escolares a los niños y niñas pobres que asisten a la escuela primaria.

Un importante apoyo de la cooperación internacional a la educación llega también a través del trabajo de jóvenes y adultos voluntarios de los Estados Unidos de América, Japón y Holanda y de la gama de Organizaciones No Gubernamentales (ONGs) que desarrollan una labor importante en el campo de la educación. Entre éstas últimas pueden citarse las siguientes: ALFALIT de Honduras, ACPH, Central Nacional de Trabajadores del Campo (CNTC), ALFASIC, COMPARTIR, Federación de Asociaciones Femeninas de Honduras, Centro de Comunicación y Educación en Población, Fundación Democracia y Desarrollo, Instituto para la Cooperación y Autodesarrollo, PLAN de Honduras, Visión Mundial, Federación de Mujeres Campesinas (FEMUC) y otras.

5. LA INVERSIÓN PÚBLICA EN EDUCACIÓN BÁSICA DURANTE LA DÉCADA DEL 90


El cuadro que se reproduce a continuación es ilustrativo del gasto ordinario del Estado hondureño en la educación básica, o más propiamente, primaria del país. El gasto en educación preescolar está incluido en estas cifras.

Cuadro No. 1

Gasto Público ordinario en enseñanza primaria

 

 

 

Año

 

Gasto público ordinario en la enseñanza primaria

 

Gasto público ordinario en educación

 

Producto Interno Bruto

(PIB)

Gasto público ordinario en enseñanza primaria en % del total del gasto público

Gasto público ordinario en la educación primaria como % del PIB

Gasto Público total en Educación como % de PIB

1990 260.0 520.6 11.401.0

49.9

2.3

4.6

1991 299.1 619.2 14,815.0

48.3

2.0

4.2

1992 358.9 753.1 16,941.0

47.7

2.1

4.4

1993 419.3 887.6 21,191.0

47.2

2.0

4.2

1994 512.9 1,082.6 27,068.0

47.4

1.9

4.0

1995 651.4 1,374.2 34,975.0

47.4

1.9

3.9

1996 757.6 1,667.1 44,705.0

45.4

1.7

3.7

1997 883.3 2,097.8 58,519.0

42.1

1.5

3.6

1998* 1,161.4 2,614.6 69,088.0

44.4

1.7

3.8

1999* * 1,379.3 3,718.1 76,493.0

37.1

1.8

4.9

* En el año de 1998 el PNB es un dato preliminar

* * Para el año de 1999 el presupuesto es el aprobado (los demás años son ejecutados)

Fuente: Secretaría de Educación, Secretaría de Finanzas, Dirección General de Presupuesto y Banco Central de Honduras

Como puede verse, el gasto en la enseñanza primaria (que incluye también preescolar) ha mantenido un promedio de 45.7% en relación al gasto público ordinario en educación y un promedio del 1.89 del PIB. El gasto público total en educación en relación al PIB ha mantenido durante la década ha sido de 4.13% promedio.


Sumario Página siguïente