La EPT Evaluación 2000: Informes de Países Portada del Foro Mundial sobre la Educación
   Paraguay
Sumario de informe de país Portada de Informes de Países Informes de países en orden alfabético Informes de países por región



Página anterior Página siguïente



Parte II. Secciones Analíticas.

Progresos con respecto a logros y objetivos (Cubriendo la década 1990-1999)

* Serie considerada 1990 – 1997, salvo disponibilidad de datos oficiales del MEC y de otras instituciones públicas.

1. Primera infancia

    1. Protección y desarrollo de la primera infancia.

Expansión de la asistencia y de las actividades de desarrollo de la primera infancia, comprendidas las intervenciones en el plano familiar y comunitario, especialmente a favor de los niños pobres, desfavorecidos y discapacitados.

Este objetivo se refiere al primer componente de la educación básica, a saber: la protección y el desarrollo de la primera infancia, que comprenden toda la gama de actividades deliberadas y organizadas cuya finalidad es permitir un crecimiento sano del niño y responder a las necesidades de su desarrollo, desde el nacimiento hasta la edad de 8 años. En esas actividades están comprendidas las efectuadas bajo control de diversos servicios de los que el estado es responsable, por ejemplo la educación, la salud, la nutrición, las prestaciones sociales, etc. Este objetivo comprende específicamente las intervenciones de la familia y la comunidad en este ámbito, sobre todo respecto de los niños pobres, desfavorecidos y discapacitados.

    1. La primera infancia en el Paraguay
    2. La protección y el desarrollo de la primera infancia en el Paraguay están relacionados con políticas, planes, programas, proyectos y actividades que tienden a lograr el crecimiento sano del niño y a responder a las necesidades de su desarrollo desde su nacimiento hasta alcanzar su edad escolar.

      En ese sentido, se cuenta con un marco jurídico e institucional que reconoce los derechos del niño y su carácter prevalente, y garantizan su protección, su acceso a la salud y a la educación (art. 49, 53, 54, 68 y 73 de la Constitución Nacional de 1992, entre otros).

      En dicho marco, la nueva Ley General de Educación, Nº 1264, promulgada en mayo de 1998, confirma los derechos educativos referidos y establece un Sistema Educativo Nacional que organiza y administra los servicios educativos públicos y regula los privados. Esta ley institucionaliza los cambios incorporados por el proceso de reforma educativa impulsado desde fines 1990 en el contexto de la transición paraguaya.

      Sin lugar a dudas, en este complejo proceso de cambios en el que se pueden identificar una mayor conciencia y toma de decisión hacia la atención de la primera infancia, particularmente de las capas pobres, desfavorecidas y discapacitadas de la población, han tenido incidencia las iniciativas lanzadas en ese sentido a nivel mundial en Jomtien, marzo de 1990, con la Educación Para Todos en el 2000, así como en Nueva York, septiembre del mismo año, en la Cumbre Mundial a Favor de la Infancia con su Declaración Mundial sobre la Supervivencia, la Protección y el Desarrollo del Niño y su Plan de Acción Global 1990 – 2000.

      El Paraguay, como Estado signatario de ambos compromisos, ha asumido dichas iniciativas y su proceso de institucionalización en la planificación y ejecución de sus acciones a nivel nacional. La reforma educativa impulsada desde fines de 1990 ha renovado los diseños curriculares de la educación inicial y de la educación escolar básica (1992-1995), relacionado a una nueva estructura por niveles y ciclos.

      Asimismo, el Ministerio de Salud Pública y Bienestar Social ha establecido nuevas estrategias para la atención de los niños y las familias carenciadas, estableciendo centros de bienestar de la infancia y la familia (CEBINFA), en los cuales, la educación inicial es uno de sus componentes

      1.2.1. La educación inicial

      La educación inicial forma parte del primer nivel del sistema educativo nacional, que incorpora la población infantil de 0 a 5 años. Está estructurada en tres etapas: maternal (0-2 años), jardín (3 a 4 años) y preescolar (5 años).

      Ella se orienta a crear las condiciones adecuadas para el desarrollo armónico de las potencialidades de niños/niñas, en los aspectos afectivo, social, intelectual y psicomotriz, y a orientar a la familia y la comunidad para el logro de ese propósito.

      La reforma del Programa de Educación Inicial en 1994 incorporó a este nivel educativo dentro de la perspectiva de la educación general y escolar básica. El Ministerio de Educación y Cultura cuenta con un Programa Nacional de Educación Inicial y con otro de Educación Inicial no Escolarizada (Mitâ roga).

      Igualmente, la Dirección General de Bienestar Social, dependiente del Ministerio de Salud Pública, administra y gerencia hogares infantiles sustitutos, y los Centros de Bienestar de la Infancia y la Familia (CEBINFAS) para infantes de 0 a 5 años, ubicados en Asunción, en las zonas suburbanas y en las zonas urbanas del interior del país, donde se desarrollan los programas de educación inicial, de acuerdo a los recursos humanos y materiales disponibles.

      El Programa de Educación Inicial con Modalidad Escolarizada, en las etapas jardín de infantes y preescolar, también es ejecutado dentro de experiencias de la acción social de comunidades religiosas orientados a niños huérfanos o abandonados de las zonas suburbanas de Asunción y de las zonas rurales del interior del país, como es el caso de las Aldeas SOS.

      Con la modalidad no escolarizada, la educación inicial de baja cobertura a principios de los años noventa, ha expandido el número de niños/as atendidas tanto en su bienestar físico como su desarrollo psicomotriz y socio- afectivo. Al mismo tiempo ha logrado ampliar los actores involucrados en su diseño, ejecución, seguimiento y sostenimiento, como es el caso de las madres y los padres de familia, las instituciones comunitarias y departamentales, entre ellas, a los nuevo actores políticos del país, como son la Gobernaciones y las Intendencias Municipales.

    3. Educación Inicial. Los indicadores de EPT.

El indicador 1 es la Tasa bruta de matrícula en programas de desarrollo de la infancia en los sectores público, privado subvencionado, privado y comunitario, expresada en porcentaje del grupo de edad comprendido entre 3 y 5 años y de edad oficial (5 años). Este indicador mide el nivel general de participación de los niños más pequeños en programas de desarrollo de la primera infancia. Teniendo en cuenta que estos programas pueden ser muy importantes para preparar a los niños a la Educación Escolar Básica (enseñanza primaria).

Cuadro 1.1. Tasa bruta de matricula en programas de desarrollo de la primera infancia. Años 1990, 1994 y 1997.

   

Tasa Bruta de Matrícula EPT con relación a la población 3-5 años.

Tasa Bruta de Matrícula preescolar (2).

   

1990

1994

1997 (1)

1990

1994

1997 (1)

Nacional

Total

8.9%

14.2%

22.6%

 

37.6%

61.3%

 

Niños

8.8%

14.1%

22.3%

     
 

Niñas

9.1%

14.3%

22.9%

     

Areas Urbanas

Total

18.4%

24.7%

31.9%

     
 

Niños

   

31.4%

     
 

Niñas

   

32.4%

     

Areas rurales

Total

2.2%

5.4%

14.3%

     
 

Niños

   

14.2%

     
 

Niñas

   

14.5%

     
  1. En 1997, los datos incluyen la matricula de los alumnos inscriptos en Preescolar, Maternal, Jardín y Mita Roga.
  2. Fuente:MEC Análisis cuantitativo del sistema educativo nacional. Versión preliminar Dirección de Planificación, Estadística e Información. Mayo 1999.

Los datos nos permiten ver que:

  1. En Paraguay la tasa de matricula de la educación inicial a nivel nacional es relativamente baja (22.6% en función de los criterios del programa Educación para Todos), pero ha estado creciendo en los años noventa (pasó de 8,9% en 1990 a 22,6% en 1997). Pero si se tiene en cuenta solamente la cobertura a nivel del preescolar se llega a una tasa de 61.3%.
  2. En 1997, la tasa bruta era más alta en las zonas urbanas (31.9%) que en las zonas rurales (14.3%).
  3. En 1990, la cobertura en educación preprimaria en las zonas rurales era casi nula (2,2%). Sin embargo, año tras año la cobertura creció para llegar al 14.3 % en 1997.
  4. Se estima que durante la década el crecimiento de la tasa bruta de matricula en preescolar fue de 16% anual.
  5. Según la estadística del MEC, la tasa neta de preescolar en relación con el grupo de edad oficial de 5 años en 1997 era de 51.7%.

Cabe advertir que la reforma de la educación inicial y la escolar básica en los años noventa cambió el año de inicio del preescolar y la primaria en 5 y 6 años respectivamente, en lugar de 6 y 7 años que regía en la época anterior, y que dicho cambio tendría incidencia en la evolución de la matrícula en ambos niveles educativos analizados.

Gráfico 2.1.: Tasa de escolarización Preescolar 1994-1997

El indicador 2 nos permite evaluar la proporción de nuevos alumnos ingresados en el primer grado, a los que se ha dispensado una preparación para la escolarización en la enseñanza primaria mediante programas de desarrollo de la primera infancia.

Cuadro 2.1. Porcentaje de nuevos alumnos ingresados en el primer grado de la enseñanza primaria, a los que se ha dispensado un tipo cualquiera de programa organizado de desarrollo de la primera infancia durante un año como mínimo. Por zonas geográficas y sector. Años 1990, 1994 y 1997.

   

Porcentaje de los que han tenido una experiencia en Programa de Desarrollo de primera Infancia

   

1990

1994

1997

Nacional

Total

20.7%

27.1%

43.4%

 

Público

11.1%

19.8%

36.7%

 

Privado

69.9%

103.5%

81.0%

Areas Urbanas

Total

43.4%

47.9%

61.8%

 

Público

...

35.5%

51.5%

 

Privado

...

112.8%

87.7%

Areas Rurales

Total

4.9%

11.1%

27.7%

 

Público

...

10.9%

27.3%

 

Privado

...

39.2%

37.3%

Datos 94 incluyen Educación Indígena, Preescolar y otros

Estos datos nos permiten confirmar los resultados del indicador 1: una baja tasa de experiencia previa en el inicio de la década (20% de los niños ingresaban en la escuela primaria tenían una experiencia escolar previa en 1990) para llegar en 1997 a un porcentaje de 43.4%, por lo que se puede decir que la situación está cambiando rápidamente, hay un visible aumento.

Se confirma también la fuerte diferencia entre la zona urbana (61,8% en 1997) y la zona rural (27,7% en 1997), aunque hubo un significativo aumento en esta zona que pasó de 4,9% en 1990 a 27,7% en 1997.

La diferenciación sexual entre niñas y niños no es importante en la educación inicial, según muestra el cuadro 2.2. Pero llama la atención el hecho de que el porcentaje de incidencia de la experiencia previa en educación inicial sea favorable, aunque en un pequeño margen, a las niñas en todos los casos observados, ya sea por zona geográfica como por sector.

Cuadro 2.2. Porcentaje de nuevos alumnos ingresados en el primer grado de la enseñanza primaria, a los que se ha dispensado un tipo cualquiera de programa organizado de desarrollo de la primera infancia durante un año mínimo. Por sexo y sector. Año 1997.

   

Porcentaje de los que han tenido una experiencia en PDI

   

Total

Público

Privado

Nacional

Total

43.4%

36.7%

81%

 

Niños

42.4%

35.7%

80.2%

 

Niñas

44.5%

37.8%

81.8%

Areas Urbanas

Total

61.8%

51.5%

87.7%

 

Niños

61.1%

50.9%

87.2%

 

Niñas

62.5%

52.2%

88.3%

Areas Rurales

Total

27.7%

27.3%

37.3%

 

Niños

26.5%

26.2%

36.2%

 

Niñas

28.9%

28.5%

38.6%

El cuadro 2.2 confirma la observación hecha con relación al cuadro 2.1. En Paraguay, en 1997, solamente menos de la mitad (43.4%) de los niños ingresan en la escuela primaria teniendo una experiencia escolar previa, y en las zonas rurales es casi solamente uno de cada 4 niños. Además que existe una gran diferencia entre las escuelas del sector oficial (36.7%) y del sector privado (81%).

La mayor incidencia de la educación inicial en el sector privado estaría relacionada, por un lado, con la política de la mayoría de las escuelas privadas que exigen el preescolar para matricular a los niños en el primer grado. Por otro, con la política de expansión de la oferta de educación a través de las escuelas privadas subvencionadas en el actual decenio.

La escuela privada subvencionada, por lo general, es aquélla escuela privada en la que los rubros docentes son cubiertos por el presupuesto público a través del MEC, y que consiguientemente ofrece sus servicios educativos a un costo relativamente más bajo para las familias, en cuanto al costo de la matrícula y de las mensualidades.

Esta figura de escuela subvencionada podría estar incidiendo en la disminución de la discriminación socioeconómica reflejada en el tipo de población que tiene acceso a las escuelas privadas. Las estadísticas oficiales muestran que el sector oficial y el privado subvencionado son predominantes frente al sector privado, por lo que se puede plantear que el impulso dado al crecimiento de la educación inicial en general y en particular del preescolar tiene en cuenta criterios de equidad.

Un análisis más detenido de las estadísticas disponibles, que pasa por la desagregación por etapas de la matrícula de la educación inicial, muestra que el preescolar es predominante frente a las otras etapas, y que ha tenido un crecimiento más rápido entre 1994 – 1997, período en el que se dispone de esta información, frente a un crecimiento más lento de la maternal y jardín (cuadro.2.3)

Cuadro2.3.: Número y distribución porcentual de la matrícula en preescolar y otras etapas de la educación inicial.1994 - 1997

Años

Total

Preescolar

%

Otras etapas EI

%

1994

60.589

51.671

85.3

8.918

14.7

1995

69.401

59.613

85.8

9.788

14.2

1996

84.664

74.713

88.2

9.951

11.8

1997

100.685

87.666

87.1

13.019

12.9

Incluye Educación indígena.

En los últimos dos años, el crecimiento de la matrícula de las etapas de maternal y jardín también están relacionadas con políticas de expansión a través del desarrollo de la modalidad no escolarizada por el sector comunitario, con apoyo de la cooperación internacional, las ONG, del MEC, los gobiernos municipales y departamentales.

Dentro de las experiencias "no escolarizadas" se cuenta con los Mitâ Roga (casa de los niños/as) orientados a niños de 8 meses a dos años de edad (hogares comunitarios) y de 3 a 5 años de edad (centros educativos comunitarios). Además, se cuenta con el Programa de los Centros de Bienestar de la Infancia y de la Familia (CEBINFA) que dependen del Ministerio de Salud y Bienestar Social, como se ha visto en la primera parte de este informe. Las estadísticas del MEC en 1997 registran un total de 1.637 niños matriculados en la modalidad no escolarizada, 1.6 % del total.

Mientras que, a través del trabajo de campo, consistente en visitas y entrevistas a las instituciones y personas involucradas se puede conocer algunos detalles de esta modalidad. Entre 1996 – 1999 se han puesto en funcionamiento 28 CEBINFAS, que están beneficiando a julio de 1999 a 1.137 niños de 3 a 6 años. Y entre 1996 – 1999 se han habilitado 17 "Mitâ rôga" en 6 distritos de la región central del país, en proceso de acelerada urbanización, beneficiando a un total de 260 niños de 0 a 5 años, en hogares comunitarios a cargo de madres cuidadoras

La modalidad no escolarizada se caracteriza por expandir la cobertura de la educación inicial en zonas urbano-marginales, con la participación activa de la comunidad y la movilización de una diversidad de fuentes de cooperación, por lo que aunque poco significativa en términos estadísticos, indica el esfuerzo por establecer los criterios de equidad y autogestión en dicha cobertura, dos principios de la actual reforma educativa.

Cuadro 2.4. Centro de Bienestar de la Familia y la Infancia (CEBINFA) A julio de 1999

LOCALIZACION

BENEFICIARIOS

TOTALES

 

Departamentos

Niñas

Niños

Asunción

14

410

370

780

Central

8

110

87

197

Paraguarí

2

26

28

54

Concepción

2

21

19

40

Amambay

(Bella Vista)

1

22

18

40

Alto Paraná

(Hernandarias)

1

14

12

26

TOTALES

28

603

534

1137

Cuadro 2.5. HOGARES RESIDENCIALES julio 1999

LOCALIZACION

BENEFICIARIOS

TOTALES

Niñas

Niños

Dptos Asunción

3

41

53

94

Central

1

5

7

12

TOTALES

4

46

60

106

Fuente Ministerio de salud y bienestar social dirección general de bienestar social departamento de infancia

Cuadro 2.6. Centros Mitâ Rogâ 1999.

MINISTERIO DE EDUCACION Y CULTURA / DIRECCIÓN DE EDUCACION INICIAL UNICEF

CENTRO DE ESTUDIOS Y ACCION PROMOCIONAL (ESAP)

PROGRAMA MITA ROGA – A JUNIO DE 1999

EDAD

 

DISTRITO

DEPARTAMENTO

CAPA

CIDAD

MITA ROGA

Nº NIÑOS

BENEFICIARIOS

INSTITUCIONES Y

ORGANIZACIONES PARTICIPANTES

TOTAL

6

3

max 15

17

260

Muni-Gob-MEC-UNICEF-Comun-ONG

0 – 2 AÑOS LUQUE CENTRAL

max 10

2

20

(Municipalidad, Gobernación, MEC,
AREGUA

max 10

2

20

UNICEF, Organiz comunitarias, ESAP)
SAN LORENZO

max 15-30

2

42

Muni, Gober, MEC y UNICEF
CNEL OVIEDO CAAGUAZU

max 15

2

34

Muni, Gober, MEC y UNICEF
3 – 5 AÑOS LUQUE CENTRAL

max 15

2

26

(Municipalidad, Gobernación, MEC,
AREGUA

max 15

2

31

UNICEF, Organiz comunitarias, ESAP)
CNEL OVIEDO CAAGUAZU

max 10

1

26

Muni, Gob, MEC, padres usuar, UNICEF
CAACUPE CORDILLERA

max 10

2

18

Idem
0 – 5 AÑOS SAN LORENZO CENTRAL

max 15

1

30

Idem
VILLA ELISA

max 10

1

13

Idem
FUENTE: MEC, Dirección de Educación Inicial, y entrevistas a Teresa Mereles, Coordinadora del Trabajo Comunitario del ESAP y a Ubaldo

1.4. Evaluación de los progresos y logros en la educación inicial

  1. Estrategia de la educación inicial y el plan de acción

En los años noventa, en un primer período, se da continuidad a los programas de educación inicial existentes con anterioridad, como el desarrollado en el preescolar desde fines de los años cincuenta (escolarizada) y los mita’i roga (no escolarizada) desde 1984, a cargo del Ministerio de Educación y Cultura (MEC), y el desarrollado en los hogares infantiles, a cargo del Ministerio de Salud y Bienestar Social (MSPBS).

En ese primer período, que se extiende hasta 1993-1994, esos programas de educación inicial forman parte de dos iniciativas integrales: el Programa de Servicios Básicos para la Infancia (PROSERBA) y el Programa de Educación, Salud y Bienestar Integral del Niño Paraguayo (PRESBI), concebidos por el Gobierno Nacional con la cooperación del UNICEF. Mientras, el pre-escolar, los mita’i roga y los hogares infantiles se hallan bajo la administración, y el monitoreo del Departamento de Primaria del MEC y de la División de Educación Inicial creada en 1989.

A partir de 1994, el MEC establece la reforma de la educación inicial, de la educación escolar básica y de la general básica. La educación inicial se estructura y organiza como un ciclo de tres etapas y bajo dos modalidades de enseñanza, tal como se ha descrito al principio,

El Ministerio de Salud y Bienestar Social, por su parte, reestructura sus servicios sociales y eleva a la categoría de Dirección General de Bienestar Social (DGBS) la instancia operativa ligada a los mismos.

Desde 1995, la DGBS ejecuta el Programa Centro de Bienestar de la Infancia y la Familia (CEBINFA), alternativo al de los hogares infantiles tradicionales y que reestructura a estos últimos. Para 1999, la DGBS tiene establecido 28 CEBINFA, 14 en Asunción y otros 14 en cinco departamentos. Asimismo, mantiene cuatro hogares infantiles residenciales, de los cuales tres están ubicadas en Asunción (Ver síntesis del programa anexo 3 y estadística cuadro 2.4.).

Un hito importante en el desarrollo reciente de la educación inicial en general y de la no escolarizada, en particular, en el Paraguay, fue la organización y la realización del Foro Nacional de Educación Inicial, en Asunción, del 7 al 10 octubre, el documento final de propuesta y la Carta de Compromiso "A favor de la Educación Inicial en el Paraguay"

En el documento final, el Foro Nacional define como estrategia (ver documento anexo 1.):

Y en este sentido recomienda: (1) elaborar planes y cronogramas con plazos a corto, mediano y largo alcance; (2) reconocer la importancia de la evaluación del impacto psicosocial de las acciones desarrolladas y por ende de la redefinición de los proyectos.; (3) dar particular énfasis en los programas constructivos con estrategias integrales en oposición a los programas compensatorios por sus altos costos y alcances restringidos, y (4) prestar atención primordial a la calidad con relación a una extensión acelerada de la cobertura en educación inicial.

Además del Documento Final generado en el Foro Nacional, se ha suscrito una Carta de Compromiso "A favor de la Educación Inicial en el Paraguay", en la que con base en los considerandos, se propone la ampliación de la cobertura de programas integrales de educación inicial, a través de la diversidad de modalidades y opciones, la cogestión y la cofinanciación entre el gobierno central, el departamental y el local; la asignación de recursos presupuestarios y financieros de parte de los gobiernos locales; incrementar gradualmente el presupuesto del MEC, y promover la participación de las familias, comunidades y sociedad civil.

Esta Carta de Compromiso fue firmada por las instancias institucionales y organizativas representativas de los actores involucrados en la educación inicial en el Paraguay, encabezada por el Ministro de Educación (ver Carta de compromiso anexa, anexo 1).

Con los resultados producidos por este Foro Nacional, la educación Incial ha tenido nuevos avances verificados en la expansión de la cobertura, la promoción y ejecución de la modalidad no escolarizada en diversos distritos y departamentos del país, con base en la concertación comunal e institucional (Ver Programa Mitâ róga anexo 3 y estadística cuadro 2.6.).

Los Mitâ róga y los CEBINFA constituyen una evidencia de la revisión y reorientación asumida en la política y gestión de la educación inicial en el Paraguay, proceso que sin duda está relacionado no sólo con la necesidad de aumentar la baja cobertura del servicio y la influencia de los diversos foros establecidos acerca del tema, sino a su vez, con la persistencia de los bajos niveles de los indicadores de eficiencia y equidad del sistema educativo escolar nacional, en el marco del incremento de la pobreza de las familias rurales y suburbanas.

En cuanto a las tareas de verificación de los progresos en la educación inicial, ella forma parte del sistema de control administrativo establecido por la Supervisión Educativa por zonas departamentales, vinculadas a la Dirección General de Educación Inicial y Escolar Básica, y la Dirección de Educación Inicial del MEC. Mientras que el monitoreo y seguimiento técnico se halla limitado a los distritos del departamento Central, y para los hogares comunitarios recientemente establecidos. En estos casos se cuenta con la asistencia técnica de UNICEF.

A la baja cobertura de la educación inicial se asocia la falta de docentes capacitados, con bases teóricas y metodológicas en la educación inicial. Asimismo, a la carencia de materiales y juegos didácticos, y de la infraestructura física adecuada para el desarrollo de las actividades.

Los avances en la cobertura de la educación inicial tanto por parte de las escuelas públicas como de las iniciativas comunitarias en los barrios pobres se dan en condiciones precarias (Entrevista con la Directora de Educación del MEC).

  1. Toma de decisiones y manejo de la educación inicial
  2. El organismo responsable en las decisiones de política en la educación inicial es el MEC, pero este direccionamiento, en el contexto de la reforma educativa que se desarrolla en los noventa, ha sido participativo. Además de las instancias asesoras y consultivas que el MEC instituyó e integró (Consejo Asesor de la Reforma Educativa, CARE, 1990-1998 y Grupo de Diálogo Estratégico entre 1995 – 1998) para el proceso de reforma, en materia de la educación inicial la toma de decisiones y la gestión del MEC se vieron favorecidas por los distintos foros nacionales e internacionales establecidos y organizados acerca del tema, así como de programas multilaterales.

    Entre 1990 – 1995, el Paraguay formó parte del Programa "Ampliación de la Cobertura de Atención Integral al Niño menor de 6 años a través de experiencias formales y no formales en Educación Inicial" En 1997, a su vez, se incorpora a la Organización Mundial de Educación Pre-escolar, OMEP. En el plano nacional, el MEC ha sido co-organizador del Primer Foro Internacional de Educación Inicial (Asunción, 1995) y el Foro Nacional de Educación Inicial (Asunción, 1997).

  3. Cooperación en EPT
  4. Los servicios de educación inicial son proveídos, fundamentalmente, por el MEC y el sector privado de la educación. En éste se encuentran las instituciones educativas religiosas. La etapa más cubierta es la del preescolar (escolarizada), que abarca el 87 % de la matrícula, dentro del cual en un 74 % corresponde al sector público oficial en 1997.

    Para las etapas de jardín y maternal, que cubren el 9.5 y 1.8 % (escolarizada) de la matrícula de ese mismo año, respectivamente, el sector privado sumado al privado subvencionado son preponderantes, al abarcar el 85 y el 95 % del total respectivo.

    En la modalidad no escolarizada, que cubre el 1.6 % de la matrícula de la educación inicial en el mismo año referido, el sector público oficial también es preponderante, con el 94 % del total.

    Las iniciativas comunitarias que han establecido los hogares y los centros educativos comunitarios Mitâ roga tienen un bajo margen de cobertura, pero de mucha significación para el proceso incipiente de autogestión y participación de las comunidades (familias y autoridades locales y departamentales) en la oferta de servicios educativos y de protección a la niñez de 0 a 5 años, que cabría ser registrado bajo un indicador adecuado, como sector comunitario. Además, cabe señalar que la cooperación internacional participa con la asistencia técnica y financiera en estas iniciativas.

  5. Inversión en educación inicial
  6. La estadística del gasto educativo registra en forma agregada el gasto en la educación inicial y la primaria por lo que no es posible conocer cuál es el margen del gasto y la inversión y cuál ha sido su evolución en los años noventa. A pesar de ello se puede tener en cuenta que la Carta de Compromiso asumida en el Foro Nacional referido establece que el MEC se compromete incrementar gradualmente el presupuesto destinado al nivel inicial de un porcentaje actual del 4 % (1997) a un 6 % del total, en el lapso de 5 años.

    En cuanto al financiamiento de los servicios de la educación inicial, la información por sectores participantes refleja la situación real: el presupuesto público es la fuente más importante de financiamiento de todo el nivel, y en forma preponderante en la etapa preescolar, pues absorbe los gastos del sector público oficial preponderante y los rubros docentes del sector privado subvencionado.

    Por su parte, los servicios del sector privado, preponderante en la etapa de jardín y maternal, son financiados en forma directa por las familias usuarias. En el caso del sector privado subvencionado, los rubros docentes pagados por el Estado a través del MEC, alivian gran parte de la carga del costo del servicio.

    Las familias usuarias de los servicios de la educación inicial no sólo financian la totalidad de los costos del sector privado, y en forma parcial los del subvencionado, sino también contribuyen de diversas maneras en el financiamiento de los servicios del sector público oficial. A través de aportes en dinero, en especie o en horas de trabajo, en la gestión de la dotación de la infraestructura física, materiales y juegos didácticos, etc. que a través de los eventos organizados para el efecto, logran la participación de la comunidad escolar y municipal.

    En el caso de los servicios comunitarios de la modalidad no escolarizada, donde la etapa jardín es la más importante, las familias usuarias realizan aportes directos en dinero y en horas de trabajo voluntario para la gestión y el gerenciamiento de los mismos, estrategia que es orientada al logro de la participación de las fuentes del gobierno municipal, departamental y de la cooperación internacional (ver cuadro anexo de los Mitâ roga, anexo 3).

    Entre los organismos de cooperación internacional que apoyan la expansión y al sostenimiento de los servicios de la educación inicial se destacan UNICEF, BID, Banco Mundial y Plan Internacional, que resultan complementarios desde un punto de vista global.

    En el caso de UNICEF, se da una asistencia técnica permanente a la Dirección de Educación Inicial del MEC y se promueve la modalidad no escolarizada a nivel de las comunidades suburbanas de los distritos más poblados de la zona metropolitana de Asunción, los gobiernos municipales y el departamental, a quienes se brinda asistencia técnica y suministros para la instalación de los hogares y centros comunitarios.

    El BID financia, a través del Programa de Mejoramiento de la Calidad de la Educación Preescolar y Primaria, que cuenta con recursos del préstamo externo, proyectos de rehabilitación y ampliación de aulas y espacios escolares, y la capacitación y actualización docente. Igualmente, el Banco Mundial otorga un préstamo reembolsable al Ministerio de Salud Pública y Bienestar Social, para la instalación y el sostenimiento de los CEBINFA.

    El caso de Plan Internacional está asociado con la expansión del preescolar en las escuelas públicas de las zonas rurales de tres departamentos, en forma de donaciones para la construcción de aulas, el suministro de textos y materiales didácticos y la capacitación docente.

  7. La eficacia de la estrategia, el plan y los programas de la EI


Página anterior Página siguïente