La EPT Evaluación 2000: Informes de Países Portada del Foro Mundial sobre la Educación
   Perú
Sumario de informe de país Portada de Informes de Países Informes de países en orden alfabético Informes de países por región



Página siguïente



I Parte: Sección Descriptiva

PRESENTACION

El presente informe es el resultado del trabajo de evaluación realizado durante 1999 por el Grupo de Evaluación designado por la Comisión Peruana de Cooperación con la UNESCO del Ministerio de Educación del Perú. Este esfuerzo contó con el aporte de las diversas Direcciones Nacionales de dicho Ministerio; así como de Agencias Internacionales (UNESCO, UNFPA, UNICEF y PNUD) y Organizaciones no Gubernamentales (EDUCA, TAREA y FORO EDUCATIVO).

El informe se desarrolla siguiendo las orientaciones y directivas desarrollados por el Foro Consultivo Internacional de Educación para Todos para efectos de esta evaluación aunque, en determinadas secciones, se incorpora información y consideraciones adicionales que el Grupo de Evaluación y las personas e instituciones que participaron consideraron relevantes.

Tras la celebración de la Conferencia de Jomtien en 1990, el Estado peruano asumió los compromisos vinculados a los objetivos de la Declaración Mundial sobre Educación para Todos. En este marco, distintas instancias sectoriales, en particular el Ministerio de Educación, asumieron como lineamientos de su accionar los acuerdos vinculados a la universalización de la educación básica; la reducción de analfabetismo y de las disparidades de género observadas en este campo; y la ampliación de las competencias esenciales ofertadas a jóvenes y adultos. En este sentido, no se consideró necesario establecer un programa específico ni una estructura organizativa específica para el logro de los objetivos del esfuerzo internacional de Educación para Todos.

Por esta razón, este informe presenta una evaluación orientada a los objetivos planteados más que a un programa en particular.

Por otra parte, antes de iniciar el informe, consideramos necesario señalar que a inicios de la década, la escolaridad obligatoria en el Perú consistía en los 6 años correspondientes a la Educación Primaria normativamente dirigida a niños de 6 a 11 años. En 1993, el Congreso Constituyente incluyó en el nuevo texto constitucional la extensión de la obligatoriedad hacia los niveles Inicial o pre-escolar, Primaria y Secundaria. Esta formulación quedó sancionada en el mismo año, cuando la Constitución entró en vigencia luego del referendum que la aprobara.

En consecuencia, en la actualidad el Sector Educación viene realizando las aciones que permitan asegurar este mandato constitucional; para lo cual se ha establecido un procedimiento progresivo de ampliación de la cobertura de la Educación Inicial empezando por los niños de 5 años, para luego extenderla a los niños de 4 y 3 años; asimismo, se está debatiendo una propuesta de modificación de toda la estructura del sistema, que llevaría a la fusión de la Educación Primaria y Secundaria en un solo nivel básico de 10 años de duración.

Así, el período de escolaridad obligatoria en el Perú, ha sido prácticamente duplicado a lo largo de la década.

Como mencionaremos en el acápite correspondiente (p. * y ss.), esta medida no ha sido un acto voluntarista pues expresa los niveles de escolaridad que efectivamente tiende a alcanzar la población. Así, ya para 1981 el promedio nacional de años de escolaridad logrados llegaba a 6, mientras que en 1997 este indicador se aproximaba a los 9 años.

PRIMERA PARTE – Cuestiones generales

Lineamientos generales y objetivos de la Educación para Todos

Lineamientos generales

Durante la primera mitad de la década de los noventa, y con miras al desarrollo de un importante esfuerzo por mejorar la calidad del sistema educativo, se realizó un diagnóstico de la situación general del Sector. Este se ha venido precisando y ajustando en la medida en que el país ha podido generar información adicional, y desarrollar acciones destinadas a enfrentar problemas específicos.

Dicho diagnóstico ha permitido establecer las líneas fundamentales de política que el Ministerio de Educación ha presentado a la comunidad en diversas ocasiones buscando que se conviertan en lineamientos globales que por responder a problemas complejos y de largo aliento, sean asumidos por el Estado y la comunidad nacional.

En este marco, la idea central que el Ministerio de Educación propone para orientar las acciones en el largo plazo, está vinculada tanto a los retos que la sociedad contemporánea impone a la educación, como a la situación en la que la educación peruana se encuentra. Así, dicho Ministerio propone pasar de un modelo educativo basado en la enseñanza a otro basado en el aprendizaje.

En el pasado, el sistema educativo nacional era una vía para la diseminación de información. En ese sentido, la escuela era vista como el espacio en el que se "transfería", a través del dictado realizado por un docente, conocimientos e información a los estudiantes. Hoy, en una sociedad en la que abunda la información y en la que se producen cambios a un ritmo antes no experimentado y en todos los ámbitos de la vida de las personas; es preciso entender la educación y la escuela de otra forma.

El interés de esta nueva perspectiva es propiciar que los Centros Educativos sean entendidos como espacios en los que las personas, a través de un proceso de formación y desarrollo de competencias que implica tanto conocimientos como actitudes, afectos, habilidades y procedimientos, van desarrollando sus capacidades de aprendizaje.

Asimismo, toma en cuenta que los aprendizajes son posibles, consistentes y duraderos, sólo en la medida que lo adquirido se vincula a la estructura de conocimientos, preocupaciones, intereses, sentimientos y modos de pensar de la persona que aprende. Un conocimiento, una habilidad o una actitud que no dice nada, es algo que las personas tendemos a desechar de un modo prácticamente automático. Es decir, interesa que el sistema educativo se convierta en un espacio en el que se desarrollen aprendizajes significativos.

Por esta razón, se viene desarrollando una estructura curricular flexible. Esta estructura propone un conjunto de competencias básicas cuyo logro supone el desarrollo de conocimientos, procedimientos y actitudes. La forma requerida para el logro de estas competencias depende directamente tanto del estudiante, sus saberes y vivencias previas, como del entorno en el que desarrolla su aprendizaje. Así, es preciso que la manera como se logran las competencias básicas que el currículo propone sea objeto de una labor de diversificación en las aulas. Adicionalmente, se contempla que hasta un tercio del tiempo de trabajo, pueda ser destinado al desarrollo de competencias adicionales a las básicas en virtud de lo que la comunidad educativa estime pertinente tomando en cuenta las peculiaridades locales y sus propias expectativas.

Cabe destacar también, que esta manera de entender el desarrollo de las competencias establecidas en el currículo subraya la necesidad de atender a las características multiculturales del país.

Por otra parte, se plantea que el aprendizaje no puede verse solamente como la labor de adquirir nuevos conocimientos. Tan importante como saber, es hacer y tanto como ambos, el querer.

Los aprendizajes meramente conceptuales corren el alto riesgo de convertirse en discursos vacíos, desvinculados de la realidad y, por lo mismo, en herramientas que no son utilizadas ni utilizables para plantear y resolver problemas concretos de nuestra vida y menos para brindar orientaciones de sentido sobre lo que las personas hacemos. De ahí que sea imprescindible que el aprendizaje conceptual se vincule al hacer, es decir, a lo procedimental.

Por su parte, se plantea también que el sistema educativo debe fomentar determinados valores y actitudes que contribuyan de un modo sustantivo a la vida en comunidad y que hacen parte del planteamiento y la solución de problemas.

La clave de una experiencia de aprendizaje exitosa es que uno aprenda haciendo, y que este hacer corresponda a cosas que son importantes para uno; es decir sea significativo, ya que hace parte de nuestros valores, sentimientos y emociones; es decir, de nuestra vida.

Siendo esa la orientación global de la actual política educativa, el Estado peruano considera y enfrenta también aspectos importantes en el corto y mediano plazo.

En el corto plazo, destacan los temas asociados a las brechas de calidad en el servicio educativo. En este sentido, resultan cruciales las labores de reforma curricular; capacitación docente; producción y distribución gratuita de materiales; ampliación, mejora y mantenimiento de infraestructura; capacitación de directores; y programas de apoyo social (como distribución de alimentos, mobiliario y prendas de vestir).

En el mediano plazo, destaca la necesidad de ampliar la cobertura del sistema especialmente en Educación Inicial y Secundaria y en las áreas rurales dispersas; así como mejorar las prácticas docentes.

Objetivos

Lo anteriormente señalado tiene como objetivo general la consecución de una educación que permita desarrollar el potencial de las personas. Este objetivo general se especifica en función de los temas propuestos para esta evaluación de la siguiente manera:

La expansión de las actividades de protección y de la infancia temprana.

En este terreno, los objetivos distinguen las acciones de atención dirigida a los niños de 0 a 2 años; de aquélla acción educativa dirigida a los de 3 a 5 años.

En el primer caso, se ha establecido la necesidad de fomentar el desarrollo de nuevos patrones de cultura de crianza que coadyuven al mejor desarrollo de los niños. En este sentido, el Estado asume que su objetivo fundamental es respaldar el rol formativo de la familia y, en los casos en los que ésta tenga dificultades, brindar facilidades complementarias en espacios afectivos favorables en los que se conjugue servicios de salud, nutrición y educación o aprestamiento.

En el segundo caso, se ha fijado el objetivo de avanzar progresivamente hacia la universalización de los servicios de educación inicial. Así, se ha establecido como meta asegurar el acceso universal de los niños de 5 años para el año 2000; mientras que para el 2007 se ha planteado extender esta universalización a los niños de 4 años de edad

La reducción de las tasas de analfabetismo de adultos, en particular la disparidad entre las tasas de analfabetismo masculino y femenino.

En este terreno, se ha diseñado programas de alfabetización con énfasis en la mujer, especialmente de las áreas rurales que son las que presentan los mayores niveles de analfabetismo.

Asimismo, se ha puesto particular énfasis en asegurar que la matrícula actual en el sistema educativo no presente diferencias de género.

Entre 1994 y 1996 estas acciones fueron integradas en el marco de un proyecto mayor de Educación para la Vida. Este permitió que las acciones de alfabetización no se desarrollaran de modo aislado, sino que cobren significancia en el marco de una acción más general de educación de adultos y enfrentamiento de la pobreza.

Acceso universal a la Educación Primaria hacia el año 2000.

Dado el nivel de cobertura que ya se había logrado, el objetivo ha sido asegurar efectivamente la universalización del servicio atendiendo a los pocos segmentos de la población que a inicios de la década no tenían acceso, y sostener el nivel de atención evitando posibles caídas en el futuro. Sin embargo, el énfasis fundamental ha estado puesto en mejorar la calidad del servicio que se brinda con miras a lograr una educación acorde con los principios anteriormente reseñados.

La expansión de la educación básica y la formación de otras competencias esenciales destinadas a los adolescentes, jóvenes y adultos

El Ministerio de Educación ha considerado necesario proponer la unificación de la Educación Primaria y la Educación Secundaria en una sola Educación Básica de 10 años de duración.

Esta propuesta va aunada a los objetivos relativos al mejoramiento de la calidad, redefinición global del currículo, y la ampliación de la cobertura de la Educación Secundaria, en especial en áreas rurales dispersas.

Asimismo, se contempla la necesidad de mejorar la pertinencia y adecuación de la formación para el trabajo.

Mejoramiento de los resultados de aprendizaje.

Con seguridad el objetivo central que articula el conjunto de acciones que viene desarrollando el sector Educación consiste en elevar la calidad del sistema, la misma que se expresa, en primer término, en los logros de aprendizaje que es capaz de alcanzar.

Esta perspectiva alcanza a todos los niveles y modalidades existentes y se expresa como la búsqueda de convertir a las instituciones educativas en entornos que favorezcan los aprendizajes y el desarrollo de las capacidades para aprender.

La adquisición de conocimientos, competencias y valores alcanzada por parte de los individuos y las familias necesarios para tener una vida mejor, gracias a las confluencias de todos los canales de educación.

Como se ha mencionado anteriormente, se ha enfatizado la necesidad de reformar integralmente el currículo de la Educación Primaria y Secundaria; así como de los otros niveles educativos. El objetivo es tender al desarrollo autónomo de competencias complejas y relevantes que conjuguen valores, actitudes, conocimientos, procedimientos y la capacidad reflexiva necesarios para el desarrollo de individualidades sólidas en un marco de tolerancia, solidaridad, respeto a los derechos humanos y valores de profundo sentido democrático. En este sentido, desde la educación se promueve el desarrollo de la persona mediante una formación integral y permanente y se generan condiciones para mejorar su calidad de vida.

Estos objetivos han sido establecidos mediante diversas normas y directivas emanadas de los Ministerios de Educación; Salud; y Promoción de la Mujer y del Desarrollo Humano.

Adicionalmente, cabe mencionar que una nueva Constitución Política del Estado, fue promulgada en 1993. Esta estableció la obligatoriedad de la Educación Inicial, Primaria y Secundaria y no sólo la Primaria tal y como lo estipulaba la Constitución anterior.

A fin que la exposición que sigue resulte clara, consideramos necesario incorporar en este acápite una breve reseña de la estructura del sistema educativo peruano.

El sistema educativo hasta 1993 se componía de:

Un nivel de Educación Inicial para niños de 5 y menos años.

Un nivel de Educación Primaria de 6 años de duración normativamente dirigido a niños de 6 a 11 años de edad. También existe Educación Primaria para jóvenes y adultos.

Un nivel de Educación Secundaria de 5 años de duración normativamente dirigido a niños de 12 a 16 años de edad. También existe este nivel para jóvenes y adultos.

Un nivel de Educación Superior que incluye: la Superior Tecnológica, la Superior Pedagógica y la Universitaria. La duración de los programas de estudio es variable. Las universidades son autónomas.

Educación Especial para personas con discapacidades y que ofrece formación correspondiente a la Educación Inicial, Primaria, Secundaria y Ocupacional.

Las necesidades identificadas en el diagnóstico del sistema educativo, así como los desafíos futuros que se viene identificando mediante un esfuerzo prospectivo, han llevado a considerar conveniente modificar esta estructura.

En la actualidad estamos experimentando estos cambios y desarrollando un debate nacional acerca de la conveniencia de hacer modificaciones importantes. El cambio más importante propuesto en el esquema consiste en una reformulación completa de la Educación Secundaria buscando que sea pertinente; ésta llevaría a su fusión con la Primaria en un único bloque de Educación Básica de 10 años de duración, y a la creación de un nivel educativo post-básico llamado Bachillerato más ajustado a las necesidades y características exploratorias de los jóvenes en su tránsito a la vida adulta.

La estructura a 1993 y la propuesta se resumen en el siguiente esquema comparativo:

Edades

Estructura anterior a 1993

Estructura propuesta

5

Educación Inicial: No obligatoria. Gratuita en los CE Estatales. Educación Inicial: Obligatoria. Gratuita en los CE Estatales. (ampliación progresiva a niños de 4 y 3 años)

6

7

8

9

10

11

12

13

14

15

16

17

18 y más

Educación superior: No obligatoria. Gratuita en los CE Estatales.1

· Centros de Formación Profesional (formación superior, media y habilitación laboral)

· Superior pedagógica

· Superior universitaria

Estrategia y/o plan de acción para la Educación para Todos

De acuerdo a lo señalado en la presentación, los más altos niveles de gobierno asumieron la importancia de convertir los objetivos y metas de la Declaración Mundial sobre Educación para Todos, en líneas orientadoras de las acciones del Sector Educación y de políticas intersectoriales asociadas.

Así, existen acciones vinculadas a la provisión de servicios para los niños de 0 a 3 años, entrega de raciones alimenticias a escolares, y de alfabetización de adultos que son definidos a nivel del Ministerio de Promoción de la Mujer y del Desarrollo Humano (PROMUDEH) desde 1996 y los Ministerios de Educación y de la Presidencia; acciones conjuntas que comprometen al Ministerio de Salud y al Ministerio de Educación (como el Seguro Escolar Gratuito) y acciones que comprometen de modo exclusivo al Sector Educación.

Cada Sector define sus propios lineamientos de política dentro del marco establecido por el gobierno nacional. Dentro de cada Sector, asimismo, existen sus propias instancias de planificación y seguimiento de los planes operativos institucionales.

Con relación a los objetivos de la Educación para Todos se ha identificado los siguientes aspectos específicos y lineamientos de política correspondiente:

En primer lugar, se ha definido una estrategia global que conjuga acciones de mejoramiento de la infraestructura y mobiliario escolar, la capacitación docente, el reparto gratuito de materiales educativos y la redefinición del currículo. El objetivo básico que convierte a estas acciones en un todo integrado es modificar sustancialmente el espacio en el que los estudiantes aprenden mejorando el logro de resultados de aprendizaje.

Esta estrategia busca transformar el aula a fin que ésta deje se convierta en un espacio creativo y de experimentación, dejando en el pasado las formas tradicionales asentadas en un docente, visto como depositario exclusivo de la información, responsable de transmitir "el saber". Así, la flexibilización curricular, aunada a la dotación de materiales educativos busca convertirse en un incentivo a formas más creativas de trabajo que tiendan a asegurar el desarrollo de las capacidades de aprendizaje, lo que no sólo redunda en un mejor desempeño estudiantil, sino también en una revaloración y complejización de la labor docente.

El desarrollo de la Educación Inicial a escala nacional. El Ministerio de Educación, ha priorizado el establecimiento de programas escolarizados y no escolarizados para niños de 5 años en el entendido que son años formativos claves y que una experiencia pre-escolar mejora sustantivamente el desempeño posterior y consiguientemente los niveles de éxito y logro escolar.

Se ha trazado como objetivo asegurar la universalización del servicio para el año 2000; luego de lo cual se desarrollará los esfuerzos necesarios para universalizar el servicio para niños de 4 años de edad.

Sea cual fuere el grupo de niños, se ha puesto especial énfasis en asegurar la articulación entre la Educación Inicial o pre-escolar y la Educación Básica; así como en desarrollar acciones acordes con la nueva orientación de la educación peruana que establece como eje el desarrollo de aprendizajes significativos.

La Educación Inicial es tratada articuladamente con la educación básica, entendiendo que se trata de un espacio clave para la adquisición de las capacidades básicas que posteriormente derivarán en la capacidad para aprender. La articulación de la Educación Inicial con la Primaria contempla que el servicio ofrecido a niños de 5 años conforme, junto a los dos primeros años de la primaria, el primer ciclo de la Educación Básica.

En el desarrollo de las acciones, se contempla mecanismos no sólo formales de educación escolarizada, sino también se viene impulsando las formas no escolarizadas y la conjunción de diversos medios como la radio.

De modo intersectorial, se desarrolla acciones orientadas a mejorar los patrones culturales asociados a la crianza de los niños en el país.

En este terreno se viene desarrollando un intenso programa de Hogares de Cuidado Comunitario o Wawawasi (casa del niño, en lengua quechua) que atiende prioritariamente a niños de 0 a 2 años cuyos padres requieren de este esfuerzo complementario por parte del Estado. En la actualidad contamos con más de 2000 establecimientos de este tipo, a los que habría que agregar las Casas de Juego establecidas por iniciativa comunal y/o de Organismos no Gubernamentales. Asimismo, el Ministerio de Educación desarrolla un programa de cunas infantiles y un Programa No Escolarizado de Intervención Temprana dirigido a atender niños y niñas de 0 a 5 años en situación de alto riesgo o riesgo establecido.

Por otra parte, los niños de 3 a 5 años que asisten a Centros Educativos estatales de Educación Inicial, se encuentran incluidos en el esquema gratuito de protección de salud que el Estado ofrece (Seguro Escolar Gratuito). Del mismo modo, estos niños se encuentran comprendidos en los programas de suplemento nutricional realizados a través del Programa Nacional de Apoyo Alimentario.

Estas y otras acciones vinculadas, son articuladas desde el Plan Nacional de Acción por la Infancia establecido en la segunda mitad de esta década.

Si bien la Educación Primaria se encuentra extendida a lo largo de todo el país y su cobertura alcanza a prácticamente la totalidad de la población que debe asistir a ella; se ha determinado que existen importantes limitaciones en términos de la calidad del servicio que se brinda. Así, se ha identificado la necesidad de mejorar la calidad, para lo cual se ha modificado de modo sustancial el currículo, se ha establecido la promoción automática entre el primer y segundo grados, se viene capacitando a los docentes, se está desarrollando un importante programa de dotación de bibliotecas de aula y distribución de cuadernos de trabajo, textos y materiales didácticos y se ha mejorado y ampliado la infraestructura existente.

En el terreno de la Educación Secundaria se ha identificado la necesidad de mejorar la cobertura para lo que se viene experimentando un programa de educación a distancia para áreas rurales dispersas. Asimismo, se ha invertido de modo sustancial en mejorar y ampliar la infraestructura existente. También se está modificando el currículo y se está capacitando a los docentes.

En este terreno, se enmarca la decisión de experimentar una reforma de la Educación Secundaria destinada a unirla a la Primaria en una sola Educación Básica de 10 años de duración, así como crear un espacio complementario de dos años más ajustado a las necesidades de los adolescentes en su tránsito a la ciudadanía, la educación superior y el mundo del trabajo (Bachillerato).

Este conjunto de acciones implica una modificación sustancial en la duración de la escolaridad obligatoria en el país. Así, si a inicios de la década ésta sólo implicaba un período de 6 años (Educación Primaria), nos encontramos en un proceso gradual que la llevará en el año 2000 a 11 años (uno de Educación Inicial y 10 de Básica) y progresivamente se ampliará incorporando dos años más de Educación Inicial para niños de 4 años, primero, y para niños de 3 años, después.

Por otra parte, se viene modificando los programas de Educación Primaria y Secundaria dirigidos a jóvenes y adultos. El objetivo que dirige las acciones, es asegurar el acceso a estos niveles educativos de quienes no pudieron cursarlos o concluirlos en su momento. Con este fin se viene trabajando en una estructura curricular flexible y pertinente, ofrecida mediante un esquema desgraduado y modular que permita la culminación de los estudios y el logro de los objetivos atendiendo a las peculiaridades de la población objetivo.

Asimismo, existe un importante esfuerzo por redefinir los esquemas de formación profesional no universitaria y habilitación para el trabajo. En este terreno, la reforma se orienta a que las propuestas formativas se deriven de la construcción de perfiles profesionales, los mismos que deben responder, efectivamente, a necesidades y demandas de la economía.

En este terreno se incluye también los pasos dados para establecer un sistema de acreditación que permita establecer un procedimiento de evaluación para la autorización de la oferta de servicios educativos a nivel técnico.

Por último, aunque no de menor importancia, cabe señalar que el Ministerio de Educación y algunos agentes no estatales, ofrece servicios educativos dirigidos a niños con diverso tipo de discapacidades. En este terreno, un problema central es la carencia de información sobre la población que requiere atención y su ubicación.

Considerando algunas características del país, se ha definido la necesidad de atender de modo específico a algunos grupos de la población. Así, se ha establecido lo siguiente:

En el terreno de los programas de alfabetización se está poniendo particular énfasis en la mujer de zonas rurales, que eran las que presentaron los mayores índices de analfabetismo en el Censo de Población de 1993. Asimismo, se ha subrayado la importancia de que la atención actual del sistema educativo no presente brechas de género ni por área de residencia.

Dada la multiplicidad cultural del Perú (existen más de 60 comunidades diferenciadas por su lengua) se ha establecido un programa de Educación Bilingüe Intercultural que busca asegurar que el acceso a la educación de calidad sea efectivamente universal. En este terreno se viene capacitando a cerca de 5 mil docentes que atienden a cerca de 100 000 estudiantes, y se ha elaborado materiales educativos en 8 lenguas diferentes al castellano.

Complementariamente se desarrolla acciones destinadas a incrementar las posibilidades en el logro de las capacidades de aprendizaje sea a través de las tecnologías de información como mediante la educación física a nivel de la primaria.

Como se ha mencionado anteriormente, se ha enfatizado la necesidad de reformar integralmente el currículo de la Educación Primaria y Secundaria; así como de los otros niveles educativos. El objetivo es tender al desarrollo autónomo de competencias complejas y relevantes que conjuguen valores, actitudes, conocimientos, procedimientos y la capacidad reflexiva necesarios para el desarrollo de individualidades sólidas en un marco de tolerancia, solidaridad, respeto a los derechos humanos y valores de profundo sentido democrático. En este sentido, desde la educación se promueve el desarrollo de la persona mediante una formación integral y permanente y se generan condiciones para mejorar su calidad de vida.

Los avances y dificultades que se presentan en cada una de estas líneas de acción son evaluadas de modo permanente por las unidades organizacionales a cargo de su desarrollo. Asimismo, las unidades de planificación de cada ministerio conducen las acciones de revisión de las metas establecidas en los respectivos planes operativos, de modo que la Alta Dirección de cada Sector esté en condiciones de evaluar el grado de avance y tomar las medidas necesarias para asegurar el cumplimiento de las metas y objetivos establecidos.

Toma de decisiones y gestión de la Educación para Todos

Las decisiones de política que afectan el logro de los objetivos de la Declaración Mundial sobre Educación para Todos son tomadas por la Alta Dirección de los Ministerios de Educación, de Promoción de la Mujer y del Desarrollo Humano (PROMUDEH) y Salud; dentro del marco de política general que es diseñado por el Consejo de Ministros y sometido a aprobación del Congreso de la República.

Estas decisiones son elaboradas mediante un proceso que compromete al personal con responsabilidades intermedias de los respectivos Sectores y considera los aspectos objeto de debate público, del que participan diferentes organizaciones civiles, medios de comunicación, especialistas y la ciudadanía en general.

Como se señaló anteriormente, no existe un cuerpo nacional formal de Educación para Todos. En ese sentido, las acciones vinculadas a los objetivos de la Declaración Mundial sobre Educación para Todos son conducidas y coordinadas desde cada Ministerio involucrado, o desde las instancias de coordinación y acción intersectorial creadas con fines específicos.

Cooperación en el dominio de la Educación para Todos

La cooperación está vinculada a dos grandes temas. En primer lugar, mencionaremos la importancia relativa del Estado como ofertante de servicios educativos. Posteriormente, nos referiremos a los esfuerzos por conjugar las acciones de distintos actores en el logro de los objetivos y metas del Sector Educación.

Aproximadamente el 85% de los servicios de educación básica escolarizada de menores es brindado en Centros Educativos gestionados por el Ministerio de Educación de acuerdo al siguiente detalle:

Número de Centros Educativos y matriculados en Inicial; Primaria y Secundaria Escolarizadas para 1993 y 1998 según gestión (MED = Ministerio de Educación).

Total

MED

Privados

Otros

1993

1998

1993

1998

1993

1998

1993

1998

Inicial
Número de CE

11 834

14 850

8 217

9 576

3 174

4 835

443

439

100,00

100,00

69,44

64,48

26,82

32,56

3,74

2,96

Matrícula

589 960

676 210

460 999

535 314

92 239

108 117

36 722

32 779

100,00

100,00

78,14

79,16

15,63

15,99

6,22

4,85

Total

MED

Privados

Otros

1993

1998

1993

1998

1993

1998

1993

1998

Primaria
Número de CE

29 615

32 925

25 479

27 426

3 221

4 729

915

770

100,00

100,00

86,03

83,30

10,88

14,36

3,09

2,34

Matrícula

3 913 601

4 144 379

3 409 315

3 612 470

282 075

338 901

222 211

193 008

100,00

100,00

87,11

87,17

7,21

8,18

5,68

4,66

Secundaria
Número de CE

6 532

8 037

4 706

5 443

1 397

2 123

429

471

100,00

100,00

72,05

67,72

21,39

26,42

6,57

5,86

Matrícula

1 706 514

1 969 997

1 400 983

1 647 030

173 199

189 196

132 332

133 771

100,00

100,00

82,10

83,61

10,15

9,60

7,75

6,79

Total
Número de CE

36 147

40 962

30 185

32 869

4 618

6 852

1 344

1 241

100,00

100,00

83,51

80,24

12,78

16,73

3,72

3,03

Matrícula

5 620 115

6 114 376

4 810 298

5 259 500

455 274

528 097

354 543

326 779

100,00

100,00

85,59

86,02

8,10

8,64

6,31

5,34

Fuente: Censo Escolar 1993 y Estadísticas Básicas 1998. Ministerio de Educación; Unidad de Estadística Educativa. En ambos casos se toma el valor registrado en base de datos sin considerar estimación de omisos.

De acuerdo con un informe preparado para la Oficina de Planificación del Ministerio de Educación; se encontró que esta posición mayoritaria de los servicios brindados por el Ministerio de Educación se vuelve aún más marcada si vemos la distribución de los mismos de acuerdo a áreas urbanas y rurales o niveles de vida.

Así, en las áreas rurales esta participación asciende a más del 98% en primaria y alrededor del 95% en secundaria para 1998.

Por su parte; el análisis por niveles de vida muestra que el Ministerio de Educación provee más del 90% de los servicios de Educación Primaria al 80% de los distritos más pobres del país, descendiendo su participación a más del 80% en el noveno decil y a más del 40% de los Centros Educativos y más del 70% de la matrícula en el decil de mayor nivel de vida relativo. Una situación similar se presenta en el caso de los servicios de Educación Secundaria.

Estos servicios son cubiertos con recursos fiscales mediante la ejecución presupuestal de la función educación. El detalle del Gasto Público en Educación se desarrolla en el quinto capítulo de este informe (p. * y ss.).

Adicionalmente, existe una creciente participación privada en la educación, la misma que se concentra en las principales ciudades del país. Asimismo, un número pequeño de gobiernos locales, comunidades y cooperativas también prestan servicios educativos. Cabe mencionar también la importante participación de las familias en el financiamiento de la educación (incluida la estatal) tal como se mostrará en mayor detalle en el capítulo correspondiente (p. * y ss.).

Por otro lado, se ha logrado establecer procedimientos regulares de trabajo que permiten hacer converger los esfuerzos y capacidades de consultores internacionales y nacionales (apoyando a la Sede Central del Ministerio de Educación), y reuniones de trabajo con múltiples instituciones vinculadas con el tema educativo (Universidades, Institutos de Educación Superior, Colegios Profesionales, así como otras agrupaciones e institutos del Sector Público y privado).

Con estos grupos se dialoga directamente o a través de debates y exposiciones sobre los diferentes aspectos del quehacer del Sector. Por ejemplo, la nueva propuesta de estructura del sistema educativo se vio enriquecida por los comentarios y aportes recibidos en un proceso de diálogo que duró más de un año.

Si bien no siempre se logra acuerdos unánimes y existe un grupo importante de temas que son objeto de controversia, existe una mutua buena disposición que ha permitido al Ministerio de Educación contar con el concurso de un conjunto muy amplio de organizaciones civiles en distintas actividades a nivel nacional, lo que redunda en el fortalecimiento de los actores civiles y liderazgos locales a través de todo el país.

Por otro lado, se ha logrado celebrar diferentes convenios de cooperación con un amplio grupo de agencias internacionales que incluye: La UNESCO; el Programa de Naciones Unidas para el Desarrollo; el Programa de Naciones Unidas para la Fiscalización Internacional de las Drogas; el fondo de Población de las Naciones Unidas; DANIDA/UNESCO; UNICEF; la Organización de Estados Americanos; la Cooperación Técnica Alemana; la Agencia Española de Cooperación Internacional; la Unión Europea, la Agencia de Cooperación de Korea; el Departamento para el Desarrollo Internacional del Reino Unido; el Consejo Británico; el programa Mundial de Alimentos de la Naciones Unidas; el programa de Participación de UNESCO.

Por último, aunque de no poca importancia, cabe mencionar que existe un conjunto muy amplio de Organizaciones no Gubernamentales, Gobiernos Locales y otros que desarrollan acciones y proyectos vinculados a promover los objetivos de la Declaración Mundial de la Educación para Todos, u objetivos coincidentes con éstos. Este informe no ha podido considerar, por no disponible, información que permita organizar sistemáticamente este conjunto de esfuerzos, así como dimensionar su impacto.

Inversiones en Educación para Todos desde 1990

La inversión en educación se compone no sólo de lo que el Estado o los agentes privados invierten en crear y mantener la oferta del servicio educativo, sino también el gasto que hacen las familias sea como pago por la prestación del servicio cuando éste no es definido como gratuito, o como complemento al gasto hecho por quien ofrece servicios que tienen tal carácter.

En el Perú, los dos componentes fundamentales de esta inversión son el Gasto Público en servicios educativos ya que, como vimos, el Estado brinda bajo un esquema de gratuidad aproximadamente el 85% del servicio educativo nacional; y el gasto de las familias, incluso en la educación pública.

En términos generales, la educación pública nacional se financia con un aporte estatal de aproximadamente 2,67 puntos porcentuales del PBI en 1999 (sin incluir el pago de pensiones de jubilación), y un aporte de las familias que se estima en alrededor de un punto porcentual del PBI.

El detalle la evolución de este financiamiento se desarrolla en la parte correspondiente de la siguiente sección (p. * y ss.); quepa aquí mencionar que la década ha visto un proceso gradual pero sostenido de recuperación del Gasto Público en Educación, tras un período prolongado de deterioro.

Sin embargo, los niveles de gasto por alumno, en opinión de todos los involucrados, resulta aún insuficiente, lo que plantea como una urgencia del presente llegar a acuerdos nacionales que contemplen opciones sostenibles y, por lo tanto, complejas que permitan una elevación sostenida y significativa de dicho gasto.


Sumario Página siguïente