Framework for Action - Participants -Organizers
Online coverage - NGO Consultation
Latest news - Follow-up to the Dakar Forum
The opinion of EFA partners - Grassroots stories
The EFA 2000 Assessment - The findings
The regional meetings - Evaluation
Press releases - Press kit
Photo corner - Media contacts
1a reunión del Grupo de Trabajo EPT>Número especial
 
Número especial del Boletín Informativo Electrónico
del Sector de Educación de la UNESCO publicado con motivo de la 1ª reunión del Grupo de Trabajo sobre Educación para Todos
 
No. 11
 

Índice (23 de noviembre de 2000)

- La clave del éxito es vincular la labor en pro de la Educación para Todos con los marcos de desarrollo.

- Movilizar el apoyo financiero internacional en favor de la educación básica.

- Mejores estadísticas para una mejor educación.

==========
 
La clave del éxito es vincular la labor en pro de la Educación para Todos con los marcos de desarrollo
 
Es necesario situar los planes nacionales de Educación para Todos (EPT) en el contexto de los marcos de desarrollo más generales para alcanzar los objetivos del Marco de Acción de Dakar. En una sesión celebrada el segundo día de la reunión del Grupo de Trabajo sobre EPT, que se dedicó a la vinculación de los planes de EPT con las estrategias sectoriales y los objetivos del desarrollo, los participantes recalcaron que era necesario integrar la educación en las iniciativas de desarrollo más importantes. A este respecto, uno de los participantes dijo: "El marco estratégico es nuestra última oportunidad
 
En nombre del PNUD, del UNICEF y del Banco Mundial, Maris O'Rourke, miembro de esta última institución, presentó una estrategia para la consecución de la educación para todos consistente en tratar de integrar la labor en pro de la EPT en los marcos e iniciativas para el desarrollo ya existentes, por ejemplo los Documentos sobre estrategias de reducción de la pobreza (PRSPs), la Iniciativa en favor de los países pobres muy endeudados (HIPC), el Marco de Desarrollo Global y otros más. Esto implica crear un marco de políticas intersectoriales, elaborar estrategias de comunicación, intercambiar prácticas idóneas, mejorar la utilización de los recursos, recaudar una financiación suficiente, reforzar la creación de capacidades y apoyar la utilización adecuada de la reducción de la deuda.
 
La Sra. O'Rourke dijo que si la comunidad internacional estaba dispuesta a avanzar rápidamente en esta dirección, debía ponerse de acuerdo sobre un conjunto de principios, por ejemplo los criterios para que los países formasen parte del proceso y para saber cuáles debían ser los elementos constitutivos de un plan nacional. Otros principios versarían sobre la movilización de recursos, la evaluación y el seguimiento.
 
El debate posterior se centró en temas como el de la necesidad de que la sociedad civil participase en las actividades de la EPT y el de la importancia que revestía el hecho de que los países tuvieran la sensación de apropiarse de la iniciativa. A este respecto, Jean-Bernard Thiant (Francia) dijo que "se tenía tendencia a prestar atención a la voluntad de los donantes, en detrimento de los países". Por su parte, Anil Bordia (India) pidió que las organizaciones como la UNESCO, el UNICEF y el PNUD ayudaran a los países a negociar mejores condiciones con los organismos donantes".
 
Seiji Kojima, representante del G-8, dijo que los dirigentes de este grupo de países concedían una gran importancia al grado de apropiación de las iniciativas, porque "las posibilidades de éxito de un proceso disminuían cuando la sociedad civil no lo respaldaba".
 
Algunos participantes recalcaron que en los planes nacionales de EPT se debían determinar las razones del fracaso anterior en la consecución de sus objetivos en materia de educación. Esto no sólo era necesario para los propios países, sino también para que los organismos dedicados al desarrollo estuvieran en mejores condiciones para ayudarlos. Sheldon Sheffer (UNICEF) añadió que esos planes nacionales debían presupuestarse, comprender estrategias de supresión de las desigualdades con plazos precisos y vincularse con otros sectores.
 
La preparación de esos planes y el proceso de vastas consultas que esa preparación supone podría ser también una ocasión para reflexionar sobre los objetivos de la educación, descubrir nuevas estrategias y planteamientos, y abordar la cuestión de los valores.
 
La reunión del Grupo de Trabajo, que finalizará mañana, se ha celebrado justo seis meses después del Foro Mundial sobre la Educación que tuvo lugar en Dakar (Senegal) del 26 al 28 de abril de 2000. Han acudido a ella protagonistas esenciales del movimiento en pro de la EPT, comprendidos representantes gubernamentales, entidades regionales, organismos donantes bilaterales y multilaterales, y organizaciones no gubernamentales. Se espera que esta reunion dé un impulso al proceso en pro de la Educación para Todos en las organizaciones representadas y que contribuya a configurar el programa de la reunión del Grupo informal de Alto Nivel que convocará el Director General de la UNESCO para abril de 2001.
 
 
Movilizar el apoyo financiero internacional en favor de la educación básica
 
Aunque la financiación de la educación es una responsabilidad que incumbe sobre todo a los gobiernos nacionales, la comunidad internacional tiene que desempeñar una función fundamental de elemento catalizador y de apoyo al objetivo de realizar la EPT. Esta fue una de las principales conclusiones de una de las sesiones de la reunión dedicada a la cuestión de cómo movilizar apoyo financiero internacional para la educación básica, comprendida la iniciativa mundial en pro de la EPT, tal como se prevé en el Marco de Acción de Dakar
 
En la presentación de un proyecto de documento titulado "Cooperación de los copartícipes en el desarrollo para el apoyo a la EPT", Lene Buchert (UNESCO) dijo: "La demanda de recursos financieros internacionales es muy grande, mientras que la oferta es escasa. La comunidad internacional necesita innovar en materia de movilización de recursos y actuar con más apremio que en el pasado". Este documento de la UNESCO forma parte de la iniciativa mundial que, según la Sra. Buchert, no reviste exclusivamente un carácter financiero, sino que es más bien un contexto en el que se hace hincapié en la manera en que se ha de trabajar conjuntamente en todos los planos y en que se ha de facilitar la función dirigente de los gobiernos.
 
El documento destaca cinco líneas de acción principales: incrementar la financiación externa para la educación, velar por que los flujos de la ayuda externa sean más previsibles, reducir o condonar la deuda para mitigar la pobreza y fomentar la educación básica, coordinar con mayor eficacia a los donantes, y consolidar los enfoques sectoriales
 
La Sra. Buchert señaló la disminución de la ayuda internacional en el decenio de 1990 y dijo que la UNESCO reiteraba la recomendación formulada por su Director General a los organismos bilaterales donantes, en la que se les pedía que con el tiempo duplicaran su ayuda a la educación para que alcanzara un total de 7.000 millones de dólares en el año 2005, 10.500 milllones en 2010 y 14.000 millones en 2015. Buchert agregó que estas sumas "solamente eran un complemento de las que los propios países tienen que invertir en educación". En la actualidad, la ayuda financiera externa representa sólo el 3% de los gastos de educación de los países en desarrollo.
 
En el debate posterior hubo temas recurrentes, a saber: la falta de marcos y estrategias detallados en muchos países; la necesidad de coordinar, supervisar y asumir riesgos; la rendición de cuentas y la transparencia, etc.
 
José Javier Paniagua (Comisión Europea) observó que "eran necesarios una serie de elementos para hacer avanzar la financiación" y agregó que en la actualidad la educación era una de las prioridades en el programa de financiaciones de la Comisión.
 
Steve Packer (Departamento de Desarrollo Internacional del Reino Unido) hizo hincapié en la importancia que revestía la contemplación de los sistemas de financiación como un conjunto. A este respecto dijo que "el Marco de Acción de Dakar se centraba considerablemente en la financiación externa, aunque en muchos países era menester una redistribución de los recursos dentro del presupuesto nacional y del propio presupuesto de educación".
 
Gabriel Bayemi (Banco Africano de Desarrollo) suscitó el problema de la utilización eficaz de los recursos y la mejor coordinación de la ayuda. También señaló que anteriormente el Banco sólo tenía un cliente -el Gobierno-, mientras que ahora se pedía a los países que consultasen a la sociedad civil y a distintos grupos antes de presentar nuevos planes.
 
Marion Molteno ("Save the Children Alliance") advirtió a los participantes que debían asegurarse de que los recursos externos iban a parar a buenas manos. Dijo que "era necesario saber cómo se distribuía el dinero dentro de cada país" y formuló la siguiente pregunta: "¿La cantidad de dinero corresponde a las expectativas existentes a distintos niveles?"
 
Organizaciones no gubernamentales representantes de la Campaña Mundial de la Educación comunicaron ayer a los participantes un documento sobre su visión de una iniciativa mundial cuyo aspecto principal sería la información sobre la financiación, en vez del control de esta última como anteriormente había propuesto la Campaña. Las características principales serían la creación de un inventario o "libro de contabilidad" que permitiera seguir los pasos de los progresos realizados por cada país en la aplicación de un plan de EPT viable y participativo, y también la identificación de las lagunas en materia de recursos y de los mecanismos ya existentes o posibles para la obtención de ayuda externa.
 
Mejores estadísticas para una mejor educación
 
La cuestión de la supervisión de los fines y objetivos de la EPT fue el tema que abordaron los participantes en la sesión vespertina. La Sra. Denise Lievesley, Directora del Instituto de Estadística de la UNESCO (IEU), presentó el Observatorio de la EPT creado recientemente dentro de dicho Instituto. Dijo que, si bien se acepta universalmente la necesidad de llevar a cabo una supervisión periódica de la educación, la Evaluación de la EPT en el Año 2000 puso ampliamente de relieve que no se pueden hacer estimaciones precipitadas y que es menester basarlas en un sistema de informes regulares.
 
El objetivo del Observatorio de la EPT es acopiar, analizar y difundir periódicamente la información pertinente necesitada por los usuarios -países, regiones y todos los que se interesan por las actividades de seguimiento en el plano internacional- y ayudarles a crear sistemas nacionales de estadísticas duraderos para que puedan llevar a cabo ellos mismos esas tres tareas. La finalidad de las evaluaciones es ayudar a los gobiernos en materia de elaboración, revisión y reforma de políticas, para que alcancen sus objetivos en materia de EPT lo antes posible. Las evaluaciones también proporcionan un instrumento para la supervisión internacional.
 
En este periodo subsiguiente al Foro de Dakar, la primera etapa que se debe franquear es la de la evaluación de los indicadores existentes, no sólo desde un punto de vista estadístico, sino desde el ángulo de su pertinencia para las políticas. La Sra. Lievesley precisó que el Instituto depende de los expertos en educación para determinar la pertinencia de los indicadores estadísticos en materia de políticas. Entretanto, para velar por el establecimiento de un punto de referencia sólido para el año 2000, el Instituto ha tratado de pronosticar algunas de las necesidades venideras y ha minimizado las discrepancias de datos mediante la inclusión de unos pocos indicadores nuevos en el trabajo denominado "Estudio 2000
 
El Instituto también tiene el objetivo fundamental de encontrar un justo equilibrio entre el acopio de datos básicos en todos los países y los subconjuntos de datos que pueden interesar a algunas regiones o países específicos con características similares. Otra de sus finalidades es crear una estrategia para políticas y un sistema de alerta para prestar asistencia a los países que se quedan demasiado rezagados.
 
Como el IEUno es la única organización que elabora estadísticas, la Sra. Lievesley invitó vehementemente a participar en esta tarea a las organizaciones que están en mejores condiciones para recopilar determinado tipo de datos. Dijo que el Instituto estaba buscando interlocutores y organizaciones deseosos de trabajar en este ámbito, y agregó que si el IEU quería cumplir con su mandato eficazmente, la cooperación financiera iba a revestir una importancia especial. Emily Vargas-Baron (USAID), que presidía la sesión, se hizo eco de esta petición e hizo un llamamiento a a todos los presentes para que colaboraran plenamente.
 
Sheldon Shaeffer (UNICEF) dijo que se debía hacer hincapié ante todo en la obtención de datos desglosados, y agregó que uno de los méritos de la Evaluación de la EPT en el Año 2000 era el haber desplegado un esfuerzo específico en este ámbito.
 
Varios participantes señalaron lo difícil que resultaba comparar datos a escala internacional, habida cuenta de que los sistemas educativos no estaban unificados. Otros expresaron su preocupación por los destinatarios de las estadísticas e insistieron en que éstas se dirigían a una elite, de ahí que se propusiera evitar la producción de datos demasiado complicados que los países no estaban en condiciones de utilizar. Richard Sack de la Asociación para el Desarrollo de la Educación en Africa (ADEA) pidió que las estadísticas salieran del estrecho ámbito de los especialistas y se pusieran al alcance del público en general, y más concretamente reclamó que se comunicaran a los periodistas datos de manejo más fácil.
 
 
 
Para más información, pónganse en contacto con Anne Muller (a.muller@unesco.org)
 
 
 
[ Discussion Forum | Contact | Site map | Search this site | top | © UNESCO 2000