Tecnologías de la información y la comunicación

La quinta dinámica tiene que ver con las repercusiones de las tecnologías de la información y la comunicación en todos los  aspectos del aprendizaje – educación a distancia, aprendizaje en línea y aumento de las universidades abiertas - que están ampliando el acceso a la enseñanza superior, en particular para los adultos que trabajan. La tecnología desempeña una función decisiva en el empeño de mejorar la calidad de la educación superior para ajustarla a las exigencias de las sociedades del conocimiento del siglo XXI. La UNESCO ha colaborado estrechamente con la comunidad de expertos en recursos educativos de libre acceso, mediante la cual se puede hoy acceder gratuitamente a unos 3.000 cursos en formato digital. Pero, aunque ha aumentado la oferta de contextos de aprendizaje mejorados por la tecnología, la brecha digital es una realidad en muchos lugares del mundo, en particular en las naciones menos avanzadas y los países en desarrollo. Es indispensable que se apliquen políticas nacionales para eliminar las barreras que obstaculizan el uso de los sistemas digitales, y contribuir así a superar la exclusión social que padecen los grupos de población más vulnerables y marginados, lo que proporcionaría un acceso más equitativo a la tecnología y beneficiaría el desarrollo socioeconómico a largo plazo.