Aprendizaje a lo largo de toda la vida

El aprendizaje a lo largo de toda la vida es la cuarta dinámica. Las sociedades que hacen un uso intensivo del conocimiento necesitan que los ciudadanos mejoren las competencias que poseen y adquieran otras nuevas. Los sistemas de la enseñanza superior se enfrentan a los retos de aumentar su flexibilidad en cuanto al ingreso y la graduación, reconocer las calificaciones obtenidas gracias a la experiencia profesional y crear nuevos programas que se adapten a la evolución de las necesidades económicas y sociales. Estos cometidos requieren la creación de iniciativas conjuntas que permitan forjar relaciones más estrechas con el mundo laboral y ayuden a salvar el desfase entre la oferta y la demanda en lo tocante a las competencias de alto nivel. Aunque en parte es consecuencia de fuerzas económicas más amplias, el desempleo estructural que afecta a los diplomados exige una revisión de los programas de estudio en función de los sectores con mayor potencial de crecimiento y las necesidades nacionales en materia de desarrollo.