• unesco.org / 
  •  / Compromiso de la sociedad y responsabilidad social

El compromiso de la sociedad y la responsabilidad social


©UNESCO

El tema del compromiso social con la enseñanza superior ha generado abundantes debates – desde las cuestiones relativas a la financiación pública, hasta la función del sector privado o la sociedad civil, pasando por la importancia de la cooperación internacional para la circulación transfronteriza del conocimiento. En cambio se ha discutido mucho menos acerca de la responsabilidad social de las instituciones públicas, tales como las universidades y otros institutos de educación superior, y sin embargo esa responsabilidad social merece, más que nunca, una reflexión exhaustiva, tanto sobre su índole como sobre su alcance.

La crisis económica reciente ha puesto de relieve el compromiso social con la educación, subrayado por la decisión de algunos países económicamente poderosos de aumentar masivamente el gasto en educación, como inversión prudente con miras a la recuperación y el crecimiento económico. Pero también ha destacado el hecho de que la sociedad ha conferido a sus instituciones educativas más responsabilidad social que nunca antes y que las expectativas son altas: ahora esperamos que el sistema educativo no sólo capacite a nuestros niños y jóvenes, sino además que nos libre de la pobreza y nos ponga en el camino de la paz y el desarrollo sostenible. ¿Podrán nuestras instituciones de enseñanza superior cumplir con sus crecientes responsabilidades en el ámbito del desarrollo socioeconómico? ¿Cuál es el alcance razonable de las responsabilidades sociales que deben asignarse a la educación superior y cómo podremos garantizar que todos los países, lo mismo del Norte que del Sur, estén en condiciones de cumplirlas? ¿Acaso el cumplimiento de estas responsabilidades necesitará de una reformulación radical del pensamiento y el modelo de educación superior dominantes?

Lo cierto es que no es posible seguir considerando a la universidad únicamente como una institución para el desarrollo personal – en el contexto actual de mundialización, el avance intelectual del individuo debe ir a la par de los objetivos más vastos del desarrollo sostenible, la reducción de la pobreza, la paz y los derechos humanos. En una época de crisis medioambiental y económica, ¿por qué deberían las universidades ser cada vez más útiles con miras a influir en el desarrollo socioeoconómico y cómo podrían hacerlo? Más allá de la función de preparar a los dirigentes de mañana y transmitirles los valores y conocimientos necesarios para construir un futuro más sostenible, algunos van más allá y sostienen que la universidad debería ejercer una función de prospectiva – que debería servir de “observatorio y centro de reflexión”, con miras a prever y alertar a la sociedad ante las nuevas tendencias y, en teoría, contribuir así a evitar las crisis más graves. Por último, sobre nuestras instituciones de enseñanza superior recae la responsabilidad de supervisar la creación e innovación en materia de nuevas tecnologías. Dichas tecnologías pueden encerrar la respuesta a algunos de los retos que el mundo afronta actualmente, pero para aprovecharlas es preciso que los estudiantes estén dotados de las competencias éticas y empresariales adecuadas.
 
A la vista de estas y otras cuestiones recientes en materia de educación superior, la sesión plenaria III y las mesas redondas temáticas que se celebrarán luego simultáneamente, tratarán de investigar y desarrollar tres temas entre las responsabilidades sociales de la educación superior: el fomento del desarrollo sostenible, comprendido el uso de las nuevas tecnologías; la consecución de los Objetivos de Desarrollo del Milenio, con especial atención a la reducción de la pobreza, y la promoción del espíritu empresarial, con miras a la creación de empleo y el progreso social.