UNESCO Social and Human Sciences
 
You are in the MOST Phase I website (1994-2003).
The MOST Phase II website is available at: www.unesco.org/shs/most.
 


 

Gestión de las Transformaciones Sociales - MOST

Documentos de debate - Nº 6

Lo Global, Lo Local, Lo Hibrido

Aproximaciones a una discusión que comienza

por

Heinz R. Sonntag & Nelly Arenas

Las opiniones expresadas en esta colección incumben a los autores y no reflejan necesariamente el punto de vista de la UNESCO.

© UNESCO, 1995


INDICE

PRESENTACION

EL MAPA GLOBAL

¿FIN DEL ESTADO-NACIÓN?

CAMBIOS DE LAS COMUNICACIONES Y "CULTURA GLOBALIZADA"

ESTALLAN LOS NACIONALISMOS, SE REAFIRMAN LAS IDENTIDADES Y DIOS PARECE ESTAR DE VUELTA

GLOBALIZACION E HIBRIDIZACIÓN

REFLEXIONES FINALES: UN LLAMADO

BIBLIOGRAFIA


PRESENTACION (1)

Los notorios cambios que ha experimentado en los últimos tiempos el sistema histórico-social vigente a nivel mundial: el capitalista (2), no se manifiestan sólo en el espacio económico y financiero, convirtiendo el globo virtualmente en "mercado único" y en terreno en el que los capitales y los procesos de producción se desplazan más libremente que nunca. Este proceso ha tenido además su expresión política en una redefinición de las funciones del Estado-nación. La emergencia de organismos como las Organizaciones No Gubernamentales (ONG), el poder que han adquirido instituciones como el Banco Mundial (B.M.) y el Fondo Monetario Internacional (F.M.I.) (3) y los procesos de descentralización del Estado a partir de los cuales se le descarga de algunas de sus funciones, han provocado una disminución de sus competencias. De allí que se hable, desde hace algún tiempo, de un desgaste y hasta de una posible desaparición del Estado-nación.

Los cambios que arropan la totalidad del planeta y que han sido conceptualizados como "globalización" están basados en una vertiginosa aceleración de los procesos tecnológicos, especialmente de los de las comunicaciones, la microelectrónica, la genética y los nuevos materiales. Han venido fomentando también un modo de vida global o lo que ha sido llamado "estandarización u homogeneización cultural". Sin embargo, especialmente este último fenómeno no ha estado exento de tensiones y contradicciones. Paralelamente a la globalización se han revigorizado los nacionalismos, se han acentuado los esfuerzos de revitalización de identidades de grupos étnicos o de su constitución por parte de otros sectores culturales en el mundo, han regresado sentimientos religiosos, además de fundamentalismos de diversa índole, y ha ocurrido una renovada presencia del espiritualismo. De allí el complejo carácter de los fenómenos que transcurren.

Uno de los conceptos a los que han apelado las ciencias sociales en estos tiempos de incertidumbre, imprecisión y ambigüedad ha sido el de la "hibridización". Este término, que se refiere al entrecruzamiento o interconección de elementos culturales, sociales y políticos diversos, intenta explicar la diversidad y caleidoscópica realidad que vivimos.

Las páginas que siguen procuran, grosso modo, captar la significación de lo global y las respuestas regionales y locales que genera, en el entendido de que los procesos aludidos no son simples ni lineales. Para ello trazamos rápidamente un mapa general del significado de la globalización en lo económico en general y en lo financiero en lo particular. Posteriormente se aborda lo relativo al Estado-nación para pasar luego a puntualizar algunos casos de afirmación de identidades. Finalmente, presentaremos la hibridización como potencial instrumento conceptual para la explicación de la complejidad presente en el proceso globalizador. Con respecto a este último aspecto es pertinente precisar que nuestra intención va más allá de recoger una discusión, ya que ella, a nuestro juicio, resulta particularmente importante y nutritiva para las ciencias sociales, especialmente en el marco de un programa como MOST, y para los entes diseñadores de políticas en estos momentos.

Ello puede desembocar en un ejercicio altamente fructífero para estimular la reflexión en torno al MOST y a las prioridades que, en el contexto de las ciencias sociales de América Latina, han de establecerse para la investigación prospectiva - que es la única capaz de generar insumos para la toma de decisiones y, al fin y al cabo, la que permitirá enfrentarnos a los retos del futuro.

EL MAPA GLOBAL

En los últimos tiempos, el capitalismo ha sufrido radicales transformaciones. Constituyen la continuación, aceleración y profundización de un proceso inherente al sistema histórico-social vigente desde sus orígenes, esto es: la mundialización de los mercados (Wallerstein, 1988). Sobre él, unos de los primeros críticos radicales (4) del capitalismo han señalado lo siguiente: "Espoleada por la necesidad de dar cada vez mayor salida a sus productos, la burguesía recorre el mundo entero. Necesita anidar en todas partes, establecerse en todas partes, crear vínculos en todas partes. Mediante la explotación del mercado mundial, la burguesía dio un carácter cosmopolita a la producción y al consumo de todos los países. Con gran sentimiento (v. gr. pena - los autores) de los reaccionarios, ha quitado a la industria su base nacional. Las antiguas industrias han sido destruidas y están destruyéndose continuamente. Son suplantadas por nuevas industrias, cuya introducción se convierte en cuestión vital para todas las naciones civilizadas, por industrias que ya no emplean materias primas indígenas, sino materias primas venidas de las más lejanas regiones del mundo, y cuyos productos no sólo se consumen en el propio país, sino en todas las partes del globo. En lugar de las antiguas necesidades, satisfechas con productos nacionales, surgen necesidades nuevas, que reclaman para su satisfacción productos de los países más apartados y de los climas más diversos. En lugar del antiguo aislamiento de las regiones y naciones que se bastaban a sí mismas, se establece un intercambio universal, una interdependencia universal de las naciones. Y esto se refiere tanto a la producción material, como a la producción intelectual. La producción intelectual de una nación se convierte en patrimonio común de todas. ... Los bajos precios de sus mercancías constituyen la artillería pesada que derrumba todas las murallas de China y hace capitular a los bárbaros más fanáticamente hostiles a los extranjeros. Obliga a todas las naciones, si no quieren sucumbir, a adoptar el modo burgués de producir, las constriñe a introducir la llamada civilización ... "(Marx/Engels, 1848-s. f., 37-38) (5)

No obstante la obvia contemporaneidad del contenido de las observaciones citadas, los cambios de los últimos dos decenios son cuantitativamente tan numerosos que es difícil equipararlos con los que el capitalismo ha experimentado en forma regular y reiterada a lo largo de su historia. Parecen más bien otorgarle una cualidad distinta. Se trata de una transformación profunda y estructural que altera, al parecer sustancialmente, la dinámica del sistema histórico-social vigente. La globalización, como se ha llamado este fenómeno, va más allá y es diferente de la tendencia que hemos conocido hasta ahora como mundialización de los mercados e internacionalización y transnacionalización del capital. En efecto, estos últimos procesos se basaban primero (especialmente en los siglos XVIII y XIX) en la expansión de la mercantilización de todas las relaciones sociales por el mundo entero y después (particularmente durante la superación de la Gran Crisis en los tiempos de la Segunda Posguerra) en la existencia de varias empresas multinacionales que actuaban como casas matrices desde los centros desarrollados y un gran número de subsidiarias que producían para diferentes mercados locales, a partir de decisiones tomadas en las primeras (justo como Marx y Engels lo habían presagiado). En la economía globalizada se diluye el concepto de centro-satélite a nivel de las empresas y el diseño de los bienes a producir se hace en cualquiera de las unidades y se produce donde quiera que lo señale la economía de fabricación (Drucker, 1989, 118). Esto significa la sustitución de una economía verticalizada por una horizontalizada a escala global.

Estas transformaciones se apoyan en una aceleración sin precedentes de los procesos tecnológicos, tanto en lo que atañe al ritmo mismo de las innovaciones como en lo que se refiere al lapso que transcurre entre la innovación y su incorporación en la producción. Tal proceso se inició en los años setenta y ha llegado a ser tildado como la "tercera revolución tecnológica e industrial". (6) Se ha asentado en la electrónica, la informática, la robótica, los nuevos materiales, la genética y la biotecnología.

Estas son sólo unas de las facetas del mundo globalizado. Están además presentes las siguientes tendencias principales:

Estos procesos han inducido (y estado acompañados por) transformaciones severas en la organización social del trabajo. El "fordismo", característico de las etapas del capitalismo después de la Segunda Posguerra (con sus antecedentes en el "taylorismo" a partir de mediados de la década de los años veinte) está a punto de desaparecer como forma predominante de dicha organización. Se están perfilando nuevas modalidades de organizar el proceso de producción, las cuales implican a menudo que la mercantilización de la fuerza de trabajo está llegando a sus límites y que se recurre a maneras de organizar el trabajo productivo que se suponían superadas: la esclavitud, las relaciones cuasi-feudales, la pequeña producción mercantil, etc., frecuentemente integradas en el conjunto de la producción globalizada. Ello evoca una heterogeneidad en el interior de las relaciones de producción que es típica de una época de transición, con sus secuelas en cuanto al proceso de acumulación de capital y en lo que atañe a la conformación de las conciencias e identidades colectivas de los actores sociales involucrados en dichos procesos.

Otro de los elementos importantes y significativos, quizás el más novedoso e insólito, es el que se ha producido en el terreno de las finanzas. El sistema financiero es el que quizá exprese con mayor nitidez lo que ocurre en la "casa global del mercado": "un sistema rápido, transfonterizo, activo las veinticuatro horas y cazador de beneficios en el que vastas sumas de capital ... entran y salen de un país o de una moneda según la percepción de las perspectivas de dicha entidad" (Kennedy, 1993, 75). A tal punto ha llegado esta conducta de las finanzas que hoy día el valor de los flujos financieros superan con creces el de los flujos comerciales. La economía mundial, a diferencia de antaño, se mueve en estos días más por el dinero que por las mercancías. Diariamente, el mercado interbancario de Londres mueve más de diez o quince veces el valor de la cantidad mundial de bienes y servicios. El noventa por ciento de las transacciones financieras de la economía transnacional no realiza una función económica real (en el sentido productivo) sino simbólica. Obedecen a razones puramente financieras, a un desacoplamiento de la economía financiera de la economía real (Drucker, 1989, 121; Sachs, 1995). En otras palabras, las finanzas han adquirido vida propia, pero una vida fantasmagórica por tratarse de flujos en los cuales en realidad no se mueve nada: las enormes sumas de las que se trata no son transferidas de veras de un país a otro - son símbolos en las pantallas de unas computadoras en diferentes lugares del mundo. Es la más perfecta anticipación de la realidad virtual de la que hablan algunos de los mejores autores de ciencia-ficción.

Esta expansión y dominio de las finanzas están siendo viabilizados por los adelantos de la informática y las comunicaciones, los cuales han hecho posibles incluso las transacciones financieras desde el hogar a través de ordenadores sin mover un solo papel y un solo billete "reales". Además, remiten al hecho de que la modernización económica se produce básicamente por vía del capital financiero.

Estos cambios someramente dibujados indican, ahora sí no sólo tendencialmente, la existencia de una economía única abarcando el mundo en la que se tienden a hacerse borrosas las fronteras de las distintas economías nacionales. Ya no se puede hablar de "una economía de los Estados Unidos porque ésta se halla inexorablemente vinculada a todas las demás economías del mundo. Tampoco habrá una economía europea o japonesa, o del bloque soviético, o del Tercer Mundo" (Naisbitt y Aburdene, 1990, 1).

Pero este mundo económico globalizado no carece de severas y serias contradicciones. La más grave de ellas es el riesgo que produce para la relación entre el hombre y la naturaleza. (8) En efecto, los modos de producir y consumir han agravado, especial mas no únicamente en las últimas tres décadas de gestación de la globalización, los severos daños al equilibrio ecológico que han sido consustanciales a la lógica de funcionamiento del sistema económico existente y que amenazan la sobrevivencia misma de la humanidad como género. Hay una amplia literatura al respecto que demuestra los peligros de la destrucción de la capa de ozono, de la desvastación de los bosques tropicales húmedos, de la contaminación de los mares, de profundos cambios climáticos causados por tales fenómenos y otros. Si bien ha crecido la conciencia acerca de estos peligros a nivel mundial, no parecería que a ella correspondiesen las acciones y políticas que se diseñan y aplican, agravándose de esta manera la situación a un ritmo vertiginoso. Pocos dudan, y muchos llaman permanentemente la atención, acerca de la gravedad del desastre ecológico creciente, pero el predominio de aquella lógica en su fase actual y los "intereses creados" (en el sentido de los clásicos vested interests de Thorstein Veblen) han impedido que se tomen medidas tan drásticas como dicho desastre exigiría. (9)

Otra contradicción notoria es el mantenimiento del carácter asimétrico del sistema mundial. En efecto, los beneficios de la globalización están siendo desigualmente repartidos entre las diversas regiones, entre los diferentes países y en el interior de los mismos, lo cual conlleva severos procesos de fragmentación y polarización. Pareciera que la constatación de Wallerstein, en el sentido de la inexorable existencia de centro(s), semiperiferia(s) y periferia(s) en el seno de la economía mundial, como en economías-mundo de antaño (Wallerstein, 1974 y 1988), mantuviera su plena vigencia. Sigue siendo el centro donde se concentra la mayor parte de la riqueza (tanto productiva como financiera) y se determina la dinámica de la economía global. Los países y regiones de la semiperiferia logran a veces una mayor participación en los flujos de mercancías y capitales - los casos más espectaculares son los países del sureste asiático -, pero sus economías siguen siendo estructuralmente dependientes del o de los centros. La periferia sigue jugando su sempiterno papel de región explotada. Incluso, los datos indican que su participación en los flujos comerciales y financieros ha disminuido considerablemente, paralelamente al incremento de los mismos entre los países del centro y, en menor grado, entre ellos y los de la semiperiferia. Los "programas de ajuste" a los que muchos de ellos se han visto obligados a someterse, no han logrado mejorar en forma notable su situación y ubicación en el sistema mundial.

Una contradicción adicional se refiere a la lucha por la hegemonía en la economía mundial. De hecho, los tres grandes bloques (liderizados por el Japón, EE.UU. y Alemania, respectivamente) libran múltiples batallas por tal hegemonía, utilizando para ello todo tipo de mecanismos comerciales de los que los proteccionismos constituyen tan sólo la parte más visible y ostentosa. Altamente significativo al respecto es el hecho de que los tres bloques, desde el inicio de sus conferencias anuales sobre la "concertación" de sus políticas económicas (G-7), no han logrado acuerdos que no puedan ser desconocidos o torpedeados. Las regiones y países periféricos y semiperiféricos son, en medio de esta lucha, no más que potenciales o reales aliados que puedan contribuir a conquistar posiciones de ventaja. En América Latina y el Caribe, EE.UU. pretende convertir a los países en aliados más o menos incondicionales para mantener (o recuperar) una hegemonía económica mundial que ese país ha venido perdiendo a lo largo de las últimas dos décadas y media (Sonntag, 1991).

Una contradicción no menos importante atañe a las consecuencias que, en el interior de cada una de las sociedades del sistema mundial, se derivan de la globalización y se refieren a la polarización y fragmentación internas. Para dar solamente un ejemplo, vale recordar que la incorporación de las nuevas tecnologías en los procesos productivos ha resultado ahorradora de mano de obra, de modo que, en los países industrializados y en los subdesarrollados, hay un número creciente de desempleados estructurales muchos de los cuales se refugian en el sector informal o no pueden estar cubiertos por los sistemas de seguridad social. Ello puede conducir a las sociedades de un tercio o, en el caso de los países periféricos y semiperiféricos, a las sociedades de los dos tercios, esto es: una integración social que abarca únicamente dos tercios o uno, respectivamente. A ello se agrega la particular segmentación de las sociedades subdesarrolladas, conducente a que se formen en su interior espacios cuyas formas de producción, consumo y prácticas sociales se asemejan a las de los centros. En todo caso, el fenómeno de la exclusión implica una serie de interrogantes que deben ser investigadas con la mayor urgencia. (10)

Finalmente y en consecuencia de lo anterior, un problema esencial en este contexto se refiere a la compatibilidad de la democracia con la globalización y sus consecuencias nacionales y regionales. Si es cierto que ha habido en las últimas década y media un avance en el proceso de democratización de los regímenes políticos, no lo es menos que ciertos procesos inherentes a la globalización compulsiva pueden llevar a una eventual contradicción con la democracia. Por ejemplo, muchos analistas dudan seriamente que las políticas de "ajuste" - destinadas a la inserción de los países, especialmente los subdesarrollados, en la economía globalizada - puedan ser aplicadas a la larga en condiciones de convivencia sociopolítica en democracia, ya que implican múltiples exclusiones de amplios sectores sociales reñidas con esta forma de régimen.

Estas y otras contradicciones han planteado a muchos demás científicos sociales de la región latinoamericana y caribeña, más que la conveniencia o no, la factibilidad o no de un desarrollo sostenido sobre la base de los supuestos de la integración plena al sistema globalizado. El ejercicio del Gran Programa I de la UNESCO en nuestra región ha dado como resultado que una integración completa y exitosa sea percibida como cada vez menos probable, implicando con ello la alternativa entre el diseño de vías propias del desarrollo o la imposición de la fragmentación y polarización (y la ulterior inviabilidad) de nuestras sociedades (Sonntag/Yero, 1992). H2>¿FIN DEL ESTADO-NACION? Como puede deducirse de lo anterior, el hecho social global supone procesos de interconección e interdependencia que abarcan las diferentes instancias constitutivas y los diversos actores del sistema mundial: países, regiones, compañías transnacionales, organismos internacionales, organizaciones públicas y privadas y grupos y movimientos sociales (Moneta, 1993).

Esto incide notoriamente en el futuro del Estado-nación. Como sabemos éste constituyó el ente organizador y la unidad reguladora en el capitalismo clásico, en el sentido de definir y defender los espacios nacionales del proceso de acumulación mundial y de sentar las bases y ejercer las acciones para asegurar el ordenamiento y funcionamiento de cada una de las sociedades. Así, el sistema internacional, en cuanto sistema político o "sistema inter-Estados" (Wallerstein, 1974 y 1988), estaba conformado por unidades representadas en los distintos Estados-nación y expresaba la síntesis de las relaciones que ellos establecían entre sí. Cada una de esas unidades produjo símbolos, banderas, himnos, fiestas patria, próceres, etc., que contribuyeron a estimular la identidad nacional, al tiempo que se establecían idiomas nacionales en sustitución de las lenguas regionales (Kennedy, 1993). De este modo quedaron sepultadas - o al menos reducidas a una mínima dimensión - formas sociopolíticas regionales distintas como Cataluña o el país vasco en España, Gales y Escocia en Inglaterra, el Mezzogiorno en Italia, etc. El Estado-nación se constituyó en el actor central en torno al cual giraban las distintas sociedades en lo económico, lo político, lo monetario y hasta en lo cultural-ideológico, a través de órganos e instituciones nacionales. Las guerras en la fase fundacional del capitalismo y finalmente las dos guerras mundiales de este siglo no sólo expresaron los distintos y enfrentados intereses nacionales, sino que contribuyeron a reforzar los sentimientos de identidad de las sociedades involucradas.

Sin embargo, el proceso de globalización del sistema en las últimas décadas, tal como se ha visto, entra crecientemente en conflicto con la forma de organización del Estado territorialista de la política (Hein, 1994). Este proceso ha implicado, desde sus orígenes después de la Segunda Guerra Mundial, la emergencia de organizaciones e instituciones cuya razón y naturaleza no emanan estrictamente de intereses nacionales, sino que se conectan con motivaciones y objetivos globales. Este es ciertamente el sentido de organismos como la Organización de las Naciones Unidas, el FMI, el BM y últimamente las Organizaciones No Gubernamentales (ONG's) que se han extendido a lo largo y ancho del mundo. También las empresas transnacionales, por los cambios experimentados ya señalados, presentan ahora una dinámica más fluida y omniabarcante. En breve, el sistema inter-Estados ha venido debilitándose hasta la fragilidad. En cuanto a las ONG's, el incremento de su número tiene que ver, entre otras razones, con una necesidad internacional de regulación que se expande velozmente y la cual no puede ser atendida por los Estados-nación, razón por la que comienza a hablarse de un "Estado internacional" (Picciotto, citado por Hein, 1994) o de la "internacionalización del Estado" (Held y Mc Grew, citados por Nederveen, 1994, 166). "La globalización reduce las áreas para las maniobras del Estado, mientras que se desarrollan y fortalecen las instituciones internacionales, las transacciones transnacionales, la cooperación regional, las dinámicas subnacionales y las organizaciones no gubernamentales"(Griffin y Rhan, citados por Nederveen, 1994, 179). En algunos problemas, el Estado se vuelve demasiado grande para actuar eficazmente y en otros demasiado pequeño (Kennedy, 1993). Ciertos procesos se han vuelto incontrolables para los Estados - piénsese tan sólo en la regulación de los flujos financieros internacionales, otros remiten a la contradicción permanente entre la gestión de lo sistémico y la de lo contingente. De allí que se produzcan presiones, tanto desde arriba como desde abajo, en procura de una "redistribución de la autoridad", creando estructuras capaces de responder más eficientemente a las exigencias de las circunstancias actuales (Kennedy, 1993). En breve, la globalización crea sus propias manifestaciones locales y regionales, las cuales, sin embargo, operan también (y pueden ser aprovechados) como vehículos para combatir sus más perniciosos efectos.

Este proceso ha estado acompañado de un deterioro de la casta política a nivel mundial, por su incapacidad para responder a los nuevos retos que plantean los cambios que se están produciendo. Los líderes políticos a menudo se ven desbordados por las nuevas realidades, no se pueden acoplar a las mismas, no por ausencia de voluntad (lo cual también puede ocurrir), sino porque la naturaleza de la situación debilita el papel que tradicionalmente le correspondía a esta casta. En este vacío han penetrado los tecnócratas cuyas pretensiones de liderazgo se enfrentan al papel tradicional de los políticos. Se produce un movimiento contradictorio: mientras que la globalización crea problemas sociales, económicos, ecológicos y de identidad que son en su esencia políticos y cuya solución es reclamada por los ciudadanos al sistema político, socava las bases del mismo incapacitándolo para resolverlos (Hein, 1994). Es bien probable que esta contradicción desemboque en transformaciones de lo político que pueden ir desde la implantación de nuevos autoritarismos hasta el surgimiento de novedosas formas de democracia.

El desgaste del Estado no significa su desaparición de la arena política mundial, por lo menos en el plazo inmediato y mediato. Todavía, por ejemplo, subsisten los planes de defensa nacional y las regulaciones de ciertas actividades, incluso económicas, las legislaciones nacionales en lo social y las formas de negociación y concertación de cada Estado con los demás y en su interior. Los países desarrollados defienden sus fronteras económicas y comerciales a través de un creciente proteccionismo, tratando de esta manera de mantenerse su posición y participación privilegiadas en la acumulación global. Los subdesarrollados intentan impulsar procesos que les permitan participar más favorablemente de la acumulación mundial de capital.(12) Asimismo, frente a las olas inmigratorias los Estados del Norte establecen variados mecanismos para preservarse de ocupaciones indeseadas. Todavía, las identidades y representaciones colectivas de las sociedades se orientan por, y se articulan alrededor de, los símbolos relacionados con el Estado-nación. Sin embargo, no sabemos - y es un importante tema para la investigación - hasta qué punto y hasta cuándo los límites nacionales se mantendrán como hasta ahora, esto es: en qué medida podrán surgir procesos y relaciones político-públicos que no necesitan de la entidad del Estado.

Por lo demás, este tópico constituye uno de los más controversiales en la discusión de las ciencias sociales desde hace algún tiempo. Es indudable que existen las tendencias y contratendencias que hemos venido identificando. Pero es igualmente cierto que persiste el Estado-nación, no solamente como actor y regulador de los procesos económicos, sino también como espacio en el cual las distintas fuerzas sociales desarrollan la lucha por la realización de sus intereses, esto es: la imposición de sus proyectos para el ordenamiento de la sociedad. Ello, sin embargo, no obvia la cuestión de la permanencia de la constitucionalidad e institucionalidad del Estado-nación. El punto estará en ver y analizar si el capitalismo globalizado necesita de la existencia simultánea de un espacio económico mundial único y de un sistema inter-Estados (Wallerstein, 1974). Ello remite a la pregunta de si al proceso de acumulación a nivel global le siguen haciendo falta los espacios nacionales para poder acometerse.

DESCENTRALIZACIÓN Y GLOBALIZACION

Esto ha llevado ciertamente a un adelgazamiento del Estado que tiene sus principales expresiones en el proceso privatizador que se ha desatado en los últimos años, así como en él de descentralización que intenta configurar sistemas alternativos a las burocracias centralizadas y responder a las iniciativas de la sociedad regional y local (Arocena, 1991). A primera vista pudiera pensarse en la descentralización como un proceso antagónico a la globalización. Si la globalización sugiere homogeneidad, descentralizar y desagregar parecen contrarios a ella.

Sin embargo, hay indicios de que ello no es así. Para explicarlo valga una analogía. Los parámetros productivos sobre los que se sostiene la globalización impulsan la descentralización. La aceleración científico-tecnológica, gracias a sus efectos en el terreno de la producción, está generando un nuevo paisaje industrial a la luz de lo que ha sido bautizado como "economía difusa" (Vásquez Barquero citado por Boisier, 1991, 24) cuyas características fundamentales son, entre otras, en lo que respecta al asentamiento territorial, la presencia de estructuras industriales que incorporan procesos de deslocalización, desconcentración y descentralización. Boisier sintetiza los impactos de esa revolución en la esfera productiva en dos aspectos:

a.- El desplazamiento de la importancia de las economías de escala (fundadas en el modelo fordista) desde la fase de ensamblado final del producto a las fases de fabricación de partes componentes, profundizando la flexibilidad de respuesta industrial frente a variaciones de la demanda; y

b.- La fabricación por sistemas, tales como CAD, CAM y FIM (Computer Assisted Design, Computer Assisted Manufacturing y Flexible Integrated Manufacturing), hace posible la producción de piezas en diferentes sitios de un país o del mundo para ser ensambladas en cadenas de montaje vinculadas directamente a los mercados finales. Con ello se disocian espacialmente las distintas unidades productivas sin fracturar la unidad funcional del proceso y optimizando la productividad y rentabilidad de cada localización (Scott, citado por Boisier, 1991).

En el plano de las comunicaciones, las innovaciones que se expresan en la computación en línea, fibras ópticas, sistemas de transmisión de imágenes y datos, etc., favorecen la segmentación espacial de las funciones empresariales, mediatizando la comunicación cara a cara. En el área del transporte, los avances científico-tecnológicos han hecho posibles la expansión de trenes de alta velocidad, los nuevos sistemas intermodales que permiten el transporte sin ruptura de carga, la superación de la saturación del tráfico aéreo y la sustitución de elementos transportables (menos peso y mayor valor unitario por unidad tarifaria). Todos ello moldea una nueva economía que crea un espacio potencial para una mayor descentralización decisional y territorial (Bosier 1991).

Si ello es cierto la cuestión se circunscribe fundamentalmente a la incidencia que los cambios productivos tienen sobre la descentralización en otras esferas como la política.

Es bueno destacar que las transformaciones que se operan actualmente en el Estado y que lo están obligando a redefinir sus funciones, como señaláramos en páginas anteriores, presionan también hacia la descentralización. De allí que cambios de orden económico y de orden político marchen parejos en aquel sentido. Así, "el nuevo orden económico parece estar caracterizado, por una parte, por la coexistencia de una alta concentración de la propiedad y el poder económico en un número reducido de empresas gigantes, y un modelo de extremada descentralización en la producción en el cual la fricción del espacio está dejando de ser un obstáculo para la acumulación... En este sentido, el contrato social característico del Estado del bienestar pierde toda justificación y utilidad. Así mismo, la reducción de los Estados nacionales y su descentralización son funcionales a la nueva fase de expansión capitalista" (Curbelo, citado por Boisier, 1991, 25).

CAMBIOS DE LAS COMUNICACIONES Y " CULTURA GLOBALIZADA "

El fenómeno globalizador no se está expresando sólo en la economía y en las tendencias referidas, ciertamente contradictorias, acerca del Estado-nación, sino también en el plano socio-cultural. Si bien McLuhan había hablado ya en los sesenta de una "aldea global", los adelantos de las telecomunicaciones en estos últimos años han impulsado todavía más las comunicaciones entre distintos puntos del globo. En 1988 comenzó a operar el primer cable telefónico de fibra óptica que cruza el Atlántico, con capacidad para transmitir 40.000 llamadas al mismo tiempo, superando tres veces la posibilidad de llamadas a través de los cables de cobre. En 1989, otro cable de fibra óptica fue puesto en servicio a través del Pacífico para unir a EE.UU. y Japón. Esto implica una transformación notable en las comunicaciones pues por un sólo cable se pueden llevar más de 8.000 conversaciones, en comparación con uno de cobre que es capaz de sólo 48 (Naisbitt y Aburdene, 1990). Las "superautopistas" de la comunicación se extienden permitiendo una difusión de la información a velocidades sin precedentes.

Asimismo, el mercado de la televisión se ha incrementado e internacionalizado grandemente. La serie estadounidense Dallas, por ejemplo, se ve en 90 países. En 1983, los Tuareg, tribu nómada del Sahara, detuvo diez días su migración anual para poder ver el final de dicha serie. Mickey Mouse y el Pato Donald se transmiten cada semana en la China con las voces dobladas en lengua mandarina (Naisbitt y Aburdene, 1990), y las viejas películas de Cantinflas editadas en México pueden verse en las pantallas de Marruecos dobladas al árabe. De allí que se hable de una televisión global. Al mismo tiempo se produce una disgregación de las audiencias masivas en segmentos a partir de la existencia de numerosos canales especializados de televisión y de video-caseteras, lo cual propicia la multiplicación de las opciones del televidente, configurando lo que Alvin Toffler denomina la "sociedad multicanal" (Toffler, 1990).

Este modo de vida global se expresa también en la moda, las costumbres, la música, la gastronomía. Así, el Grupo de Rock inglés Queen se oye en todo el mundo; en años recientes, hasta en la ex-Unión Soviética se han formado conjuntos intérpretes de ese género musical nacido en EE.UU. La navidad se celebra en Japón aunque menos del uno por ciento de la población es cristiana (Naisbitt y Aburdene, 1990), al mismo tiempo que millones de personas en occidente abrazan alguna forma de orientalismo como refugio espiritual. Las tiendas de ropa Benetton se extienden por todo el mundo y pocos son los pueblos donde la cultura de los jeans no se ha impuesto.

Otro tanto ocurre con la comida. El Sushi, plato japonés, puede comerse ahora en muchos restaurantes del mundo, los tacos y chiles mexicanos se degustan en Israel. En Los Angeles, un restaurante japonés ofrece un plato (el pollo Gurume) que consiste en pollo picado con habichuelas en salsa italiana marinara, servido sobre espagueti con ensalada japonesa de repollo y salsa tabasco de Louisiana. La tienda londinense Harrod's, en su departamento de alimentos, ofrece melocotones de Francia, rábanos de Holanda, fresas de Inglaterra, espárragos de California, hongos de Rusia y hierba luisa de la Africa Oriental. La cadena de comida rápida McDonald's tiene presencia en todo el mundo, incluyendo la China y la ex-Unión Soviética (Naisbitt y Aburdene, 1990), ilustrando este hecho, más plásticamente que ningún otro, el fin de la Guerra Fría. Estos son apenas unos pocos ejemplos de lo que está aconteciendo y que ha propiciado la emergencia en la sociología del concepto de Sociedad Global, en historia el de Historia Global y en los estudios culturales el de Mc Donalización (Nederveen, 1994, 161).

ESTALLAN LOS NACIONALISMOS, SE REAFIRMAN LAS IDENTIDADES Y DIOS PARECE ESTAR DE VUELTA

Pero el proceso globalizador no es lineal, ni está exento de tensiones. No engendra simple estandarización u homogeneización socio-cultural, como comúnmente se piensa. En dirección contraria apuntan los procesos que se han desatado en los últimos tiempos, de revitalización de identidades étnicas, de construcción de nuevas identidades en las zonas urbanas de pobreza, de resurgimiento de nacionalismos (incluso exacerbados) y de vuelta a lo religioso. De este modo, al tiempo que se profundiza notoriamente la interacción entre las distintas sociedades conformándose una conciencia global, es posible identificar tendencias hacia la diferenciación, particularismos y regreso - con renovados bríos - hacia lo de adentro. Lo local adquiere nuevo e inusitado valor. "...Lo que se percibe en los procesos actuales es la fragilidad de una identidad, colectiva y personal, que se siente amenazada y busca un sistema de garantías que la reconforte, que le dé seguridad, amenazada por el sistema industrial, por los procesos de internacionalización de la política y del dinero, por el despliegue de una cultura homogeneizadora y atomizadora que se impone a través de los medios de comunicación de masas... No solo el nacionalismo exasperado es una respuesta agónica frente a dichos procesos; las religiones igualmente se levantan contra ellos..." (Del Val, 1993, 40).

Por su parte, Toffler explica el fenómeno del siguiente modo: "La aparición de una nueva clase de economía, desconocida hasta ahora, amenazadora para muchos y que exige rápidos cambios en el trabajo, las formas de vida y las costumbres, lanza a enormes masas de población - aterradas ante el futuro - a espasmos de intransigentes reacciones. Provoca escisiones que los fanáticos se apresuran a llenar. Arma a todas aquellas minorías peligrosas que viven para la crisis, en la confianza de catapultarse al centro de la escena nacional o mundial y transportarnos a todos a una edad bárbara. En lugar del cacareado `final de la ideología' acaso veamos brotar, tanto en los asuntos mundiales como nacionales, una gran diversidad de nuevas ideologías, cada una de las cuales inflamará a sus seguidores con su singular visión de la realidad" (Toffler, 1990, 300).

El caso más dramático de la exacerbación de fundamentalismo cultural lo proporciona hoy por hoy el Islam, mas también la tendencia al conservadurismo teológico de la Iglesia Católica. Para el primero, todo lo extranjero, lo extraño, es visto como peligroso y amenazador para su identidad cultural. Un símbolo de ese fanatismo en los últimos tiempos lo ha constituido la condena en diversos países a escritores de los que se afirma que atentan contra "lo propio" de la cultura islámica. De forma similar, los anatemas del Vaticano en contra de algunas corrientes de la teología contemporánea intentan revivir modos "tradicionales" de practicar la religión y combatir otros que habían experimentado hasta hace poco importantes impulsos por parte de la propia jerarquía eclesiástica.

La revalorización de las identidades ha tenido, y tiene, en América Latina un especial significado, particularmente en las sociedades con un alto componente de población indígena. En México, Guatemala, Ecuador, Bolivia, Perú y Paraguay, los movimientos étnicos han vivido un notorio auge durante los últimos decenios. Metafóricamente podría decirse que se han despertado de un largo sueño impuesto por las tendencias de homogeneización cultural, esto es: un colonialismo que para ellos nunca terminó. En el ejercicio del Gran Programa I de la UNESCO en nuestra región, uno de los puntos más destacados fue precisamente este proceso, percibido como uno de los que más influencia podrían tener en el futuro, por cuanto contribuye a crear sociedades multiculturales en las que el respeto a la cultura e identidad ajenas se convierte en un principio ordenador de la sociedad. En el mismo sentido operan los movimientos que, en algunos países caribeños y en Brasil, reclaman y demandan el respeto a su origen africano. Todo ello va desde la exigencia de usar sus idiomas propios y practicar sus propias costumbres en la vida cotidiana, hasta el intento de rescate de sus formas originales y originarias de propiedad y de su propia "nacionalidad" (Sonntag/Yero, 1992).

En EE.UU., estos mismos procesos se dan de una forma impresionante. Baste con recordar los movimientos de los negros que ya datan de la década de los sesenta y que han pasado de ser portadores de la lucha por la igualdad de los derechos civiles a postularse como portavoces de una América del Norte diferente, multicultural desde sus propios inicios; los de los indios que intentan vincular el resurgimiento de su identidad con vías propias de inserción en la modernidad; y los de los latinos, inmigrantes de la otra América, que se niegan a ser asimilados y aculturados en la "melting pot of people", como se autoproclamaba EE.UU. con orgullo hasta bien avanzado el presente siglo.

En España, como en otras partes, están en plena efervescencia la revalorización de las identidades locales. Así, las aspiraciones autonomistas de los vascos y catalanes en los últimos tiempos se inscriben también dentro de esas respuestas. No se trata del surgimiento de procesos independentistas ni separatistas. De hecho, estos han estado planteados en algunas regiones desde que la fuerza del capitalismo se impuso para constituir las naciones, derrumbadas las monarquías, sepultando así formas culturales locales incluso con sus idiomas particulares. El catalán y el vasco, por ejemplo, quedaron replegados a raíz de la imposición del castellano en España.

Lo que hace la diferencia es la exacerbación y estallido sincronizado de esos procesos a la luz de las agudas transformaciones que experimenta el capitalismo en las últimas décadas.

En el caso de la ex-URSS, es cierto que su disolución y desaparición se produjeron por las contradicciones generadas por el agotamiento del modelo burocrático y autoritario comunista. Los movimientos nacionalistas cumplen una función política y socialmente movilizadora ante el desgaste de la ideología socialista. No es menos cierto que esos movimientos se producen mucho más aceleradamente gracias a la intensidad de las comunicaciones en la actualidad (M. Hroch, citado por De Val, 1993, 43).

Además, la importancia que han cobrado los organismos supranacionales, cuya expresión más acabada es el Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas, frente al debilitamiento de los Estados-nación, como dijimos, estimula a los distintos grupos étnicos a cobijarse en aquellos mecanismos colectivos y a "vivir fuera de la caparazón que les brindaban sus Estados de adscripción" (Toro Hardy, 1993, 21). El caso más ilustrativo de esta situación lo brinda la ex-Yugoslavia, país donde la fragmentación en aras de la autonomía de los distintos grupos étnicos ha dado lugar a una sangrienta guerra, con sus gritos de etnocidio incluidos.

Una de las esferas socio-culturales donde más se ha expresado el ansia de reafirmación de identidad es el idioma, como ya señalamos en el caso de América Latina. La vuelta a los idiomas autóctonos está a la orden del día en muchas regiones del mundo. Así ocurre por ejemplo en Gales, Quebec y Cataluña. Gales, que hace cinco siglos se convirtió en una dependencia del Reino Unido, ha hecho esfuerzos desde la década de los setenta por revivir el cymric, su idioma nativo. Los adultos toman cursos intensivos en clases nocturnas cinco días cada semana; en el movimiento Gales de Guarderías Infantiles, los infantes aprenden gales; la Liga de la Juventud Galesa con más de 45.000 adscritos estimula a los jóvenes el aprendizaje del gales. Además, existe prensa y radio en gales y un canal de T.V cuyas transmisiones se hacen exclusivamente en esa lengua (Naisbitt y Aburdene, 1990, 130).

En Quebec ocurre otro tanto. En esa región canadiense, el 85 por ciento de la población habla francés y en los últimos años ha manifestado su deseo de separación del Canadá, aunque en 1980 la proposición independentista fue derrotada a través de un referéndum. En el año 1976, el separatismo logró que algunos de sus representantes pasaran a formar parte del gobierno regional y local, responsable ante el gobierno federal. Lo primero que se hizo a raíz del triunfo, fue promulgar la Ley 101, por medio de la cual se obligó a los ciudadanos a hablar exclusivamente el francés, prohibiendo los avisos comerciales en inglés. La "policía del idioma" se ocupaba de que se cumpliera la disposición imponiendo multas a los que la infringieran. Este nacionalismo del idioma ha tenido sin embargo un costo: 250.000 personas se han marchado, incluyendo 14.000 altos ejecutivos de empresas que sólo hablaban inglés. Se clausuró uno de los diarios en inglés de la ciudad. Se desplazaron a Toronto bancos y corredores de negocios y se vinieron abajo los precios de los bienes raíces (Naisbitt y Abrudene, 1990, 132).

En Cataluña, ha sido proclamado el catalán como idioma, prohibido bajo la dictadura de Francisco Franco. Numerosos periódicos y revistas se editan en catalán; 21 radiodifusoras y tres estaciones de televisión transmiten en ese idioma. La lengua se ha convertido en un arma para preservar la tradición cultural de la región.

Igual en Singapur, país en donde, para disminuir las influencias occidentales y desestimular el uso del inglés se ha dispuesto, desde 1979, que octubre sea el "Mes del mandarín" (Naisbitt y Aburdene, 1990, 134).

Estos procesos, expresiones de lo que Del Val denomina "dinámica autoidentificadora", corren el riesgo del aislamiento y retraimiento de las culturas - en unas más que en otras - y lo que este mismo autor considera "solipcismo individualista" (Del Val, 1994). Sin embargo, esa parece ser la reacción natural frente a la mundialización de los modos de vida y la estandarización cultural del mundo en estos tiempos de transición.

Otro de los terrenos donde se manifiesta la necesidad de afirmación es el espiritual-religioso. Como bien sabemos, la afirmación del capitalismo supuso el triunfo de la racionalidad instrumental. Dios había muerto y en su lugar la ciencia y el capital se erigían sin contrapeso. En esto consistió uno de los fundamentos de la modernidad. Sin embargo, pareciera que -paradójicamente - las transformaciones profundas que el sistema capitalista experimenta actualmente propician un regreso a la espiritualidad, a las manifestaciones religiosas. Dios parece estar de vuelta. Lo que caracteriza de modo esencial el mundo moderno occidental capitalista es precisamente "no tener un mensaje y una esperanza profunda con que dar sentido a la vida de los individuos..." (Alberoni, citado por De Val, 1994, 45). Ese vacío es el que se intenta llenar con la religión. Es quizá gracias a esto que podemos explicar el renacimiento de las religiones en el mundo. Veamos algunos datos: Los mormones, solamente en 1987, ganaron 274.000 nuevos adeptos; en Japón se han vitalizado los festivales sintoistas, conjuntamente con los rituales al ciclo de la vida y el retorno de la pagoda local; el movimiento carismático mundial se ha triplicado en los años ochenta; el Islam está experimentando un renacimiento en el seno de las clases medias occidentalizadas de Turquía y Egipto, para no hablar de Argelia donde libra una feroz y sangrienta lucha en contra de la occidentalización; una de las clases más frecuentadas de la Universidad de Harvard se llama "Jesús y la vida moral" y la dirige el teólogo Harvey Cot (Naisbitt y Aburdene, 1990): "...cuando el pueblo se ve arrollado por el cambio, se intensifica la necesidad de una creencia espiritual. Hay dos maneras de buscar seguridad: o bien mediante movimientos que confían en la inspiración personal y son dirigidos desde dentro, o bien por medio de las religiones autoritarias que señalan el camino..." (257). En EE.UU., este retorno a la religiosidad no está siendo canalizado por la iglesia tradicional. En 1988, una encuesta practicada por Gallup demostró que, aunque la fe ciertamente había aumentado en comparación con años anteriores, el 44 por ciento de los encuestados manifestó no pertenecer a ninguna iglesia. Esto permite a Naisbitt y Aburdene concluir que "en épocas de cambio social masivo, la profundidad de la experiencia religiosa sobrepasa a la capacidad para encauzarla que tiene la religión organizada" (260).

GLOBALIZACION E HIBRIDIZACION

Hasta este punto hemos circunscrito el fenómeno de la globalización a la forma como éste se manifiesta en el ámbito económico, político y cultural y a las respuestas que está generando en términos de heterogeneidad, reforzamiento y revitalización o construcción de identidades regionales y locales y renovación del elemento religioso. Sin embargo, la globalización es mucho más compleja y contradictoria que lo que esas tendencias revelan a primera vista. De allí que sea preciso una mirada más acuciosa para captar las dimensiones del proceso. Intentamos en esta última parte hacer una breve referencia a la discusión que en estos momentos se está produciendo sobre globalización e hibridización, concepto este último que pretende aproximarse a la comprensión del problema.

Una de las dificultades para entender el proceso globalizador ha sido la pretensión de asimilarlo a uniformidad y estandarización a partir de la emergencia en occidente de formas sincronizadas de su tecnología, economía y cultura, pretensión que está detrás de las aseveraciones del "fin de la historia". Reconociendo la múltiple variedad de dimensiones que intentan abordar el fenómeno, desde lo económico, lo tecnológico, lo histórico, lo sociológico, lo cultural, etc., resulta impertinente pensar la globalización como proceso unidireccional, tanto estructural como culturalmente (Nederveen 1994, 162). Del mismo modo resulta inconveniente mirar la globalización como corolario de la modernidad.

Como se sabe la modernización corresponde históricamente a occidente, es un período de la historia occidental. Al entender la globalización como la fase última y culminación de la modernidad, ésta queda circunscrita a occidente, con lo cual se sepultan y desconocen otras formas culturales, entretejidas a la occidental o no. El pensar la modernidad como proceso endógeno de Europa revela estrechez de pensamiento y etnocentrismo. Entre otras razones, porque "occidente había quedado profundamente marcado, no sólo en sus desarrollos técnicos, sino también en sus estructuras y transformaciones sociales, por los descubrimientos e invenciones que venían de China y Asia oriental ..., no sólo la imprenta, la pólvora y la aguja magnética tuvieron efectos que conmocionaron profundamente una Europa socialmente inestable, sino también un centenar de invenciones..." (Needham, por Del Val 1994, 44).

Este encuentro cultural, conjuntamente con la expansión hacia América y lo que significó económica, cultural y políticamente, desacredita la postura endogenista para explicar la modernidad (Del Val, 1994). Además, debe tenerse en cuenta que, hasta el siglo XIV, la Europa del feudalismo occidental fue receptora de influencias orientales y en grado mínimo emisora de señales propias. La hegemonía occidental se inicia en el siglo XVI con la industrialización, pronto identificado con la modernización misma (Nederveen, 1994).

HIBRIDIZACION: ¿NUEVO CAMINO PARA APROXIMARSE LA DIVERSIDAD?

Esta precisión histórica obliga a reflexionar sobre la modernidad en términos más amplios y consecuentemente sobre la globalización no como simple culminación de la misma, ni como expresión pura de occidente. De allí la re-actualización del concepto de hibridización. Lo híbrido durante el siglo XIX fue mal visto, predominando la idea de que todo producto de mezcla era sospechoso y dañino para el desarrollo cultural y social (e incluso biológico). Es con la teoría de los cruces de Mendel (1870) y su re-examen en el presente siglo que comienza a entenderse positivamente la melange como enriquecimiento de los desarrollos, genéticos y otros (Nederveen, 1994).

La crisis de los paradigmas en las ciencias y particularmente en las ciencias sociales ha empujado a los que las practican a indagar otras vías para entender fenómenos que ya no pueden explicarse con los viejos conceptos ni a través de las antiguas teorías. Así, ni el positivismo ni el marxismo, en tanto que "socialismo científico", permiten comprender la complejidad de lo que ocurre y aportan muy poco para despejar las incertidumbres de este fin de siglo y de milenio. La hibridización se postula en este sentido no como noción omnicompresiva, holista, de los fenómenos que acontecen, sino como herramienta que permite acercarse de manera más consistente a los procesos de interconección, a las imágenes caleidoscópicas, que nutren esos fenómenos. Desde este punto de vista vale recoger la observación de García Canclini que "...la incertidumbre acerca del sentido y el valor de la modernidad deriva no sólo de lo que separa a naciones, etnias y clases, sino de los cruces socioculturales en que lo tradicional y lo moderno se mezclan" (García Canclini, 1992, 14).

La concepción de hibridización como mezcla, como heterogeneidad, exige y supone la superación de concepciones dualistas que - como en el caso de América Latina - dominaron las ciencias sociales en los años cincuenta y casi toda la década de los sesenta y que intentaban explicar la realidad del subcontinente a través de la dicotomía Folk-urbano y universalismo-particularismo, cuyo mentor más connotado fue en su momento Gino Germani. La obra de Germani constituyó un respaldo importante al proyecto de desarrollo presentado por la CEPAL que entendía la industrialización como el instrumento idóneo para que la región entrara al templo estable de la modernidad. Por el lado de las visiones de "izquierda", la teoría del imperialismo, bajo la perspectiva de la dominación, entendía las sociedades latinoamericanas, a sus culturas y formas políticas simplemente como satélites de los centros desarrollados. De este modo, la identidad de estas culturas, su capacidad para encontrarse con otras, no se veía y las manifestaciones híbridas eran concebidas como producto del "sometimiento".

El agotamiento de estas dos visiones impone la necesidad de otros modos de mirar a América Latina. Desde este punto de vista, una nueva perspectiva teórica alude a la comprensión de América Latina como "articulación más compleja de tradiciones y modernidades (diversas, desiguales), un continente heterogéneo formado por países donde en cada uno existen múltiples lógicas de desarrollo. Para repensar esta heterogeneidad es útil la reflexión antievolucionista del posmodernismo, más radical que cualquier otra anterior. Su crítica a los relatos omnicomprensivos sobre la historia puede servir para detectar las pretensiones fundamentalistas del tradicionalismo, del etnicismo y el nacionalismo, para entender las derivaciones autoritarias del liberalismo y el socialismo" (García Canclini, 1992, 23).

En el campo propiamente cultural la hibridización ha sido definida como "...caminos por los que las formas y prácticas separadas se recombinan formando nuevas formas y nuevas prácticas" (Rowe and Shelling, citado por Nederveen, 1994, 231). Uno de los ejemplos más ilustrativos en este sentido es el Vudú o la santería, en el que los santos católicos sirven de máscaras a las prácticas no cristianas. La mezcla entre el catolicismo y la religión nativa producen así una "tercera religión" (Nederveen, 1994, 172). Este fenómeno ha sido denominado en la antropología "sincretismo" y es de vieja data. A pesar de que en realidad el sincretismo es una forma de hibridización, García Canclini prefiere éste último término por ser más abarcante. Mientras lo sincrético alude a las fusiones religiosas o de movimientos simbólicos tradicionales, la hibridización comprende diversas mezclas interculturales (García Canclini, 1992, 14-15).

En este contexto es menester plantear la cuestión de la intercepción de distintos tiempos en una realidad, lo cual ilustra igualmente la hibridización. "Tiempos mixtos" es la noción que utiliza Fernando Calderón para América Latina, y ella resulta clara por una afirmación a propósito del ingreso de México al Tratado de Libre Comercio con EE.UU. y Canadá y de los sucesos de Chiapas: "El día en que íbamos a celebrar nuestra entrada al Primer Mundo, retrocedimos un siglo... Creímos y quisimos ser norteamericanos y nos salió al paso nuestro destino centroamericano" (García Canclini, 1994, 1).

Las interacciones culturales resultan hoy día muy intensas gracias al proceso globalizador. De allí que podamos pensar en una intensificación también de la hibridización. Pero además, este proceso no se mueve sólo en la esfera de lo cultural. Tal y como se ha señalado antes, la "internacionlización del Estado" o el "Estado internacional" tiene como substrato el entrecruzamiento de formas organizativas que confieren nuevo carácter al Estado y a las prácticas políticas. Así, el sistema global pasa a estar conformado "por el 'Estado céntrico', con los Estados-nación como unidades principales y sus interacciones, y los organismos internacionales, y el sistema 'multicéntrico' constituido por actores subnacionales y transnacionales, por ejemplo, organizaciones no gubernamentales y empresas transnacionales, dotadas de objetivos y autonomía y medios de acción propios" (Moneta, 1993, 7). A estos espacios interconectados deben sumarse además los informales llamados "formaciones intersticiales" (Nederveen, 1994, 167), a lo que Michael Mann denominó "emergencia intersticial" (citado por Nederveen, 1994, 167). Estos espacios habitados por diásporas, nómadas, refugiados, exilados han sido identificados como un "importante origen de renovación social" (Nederveen, 1994, 167).

El proceso de descentralización que se inicia actualmente en unas regiones del mundo y se consolida en otras, resulta demostrativo de ese ritmo interactivo que experimentan las organizaciones estatales. Si bien surge como necesidad frente a las exigencias de los cambios globales en marcha, no es menos cierto que en el camino, al tropezarse con formas de hacer y de pensar locales, se refuerza y puede terminar expresando la combinación de lo global, lo regional y lo micro-regional, esto es: lo local.

Lo señalado anteriormente induce a pensar que la globalización incrementa las opciones organizacionales; todas actuando simultáneamente pueden operar en lo social, institucional, cultural, político, económico (Nederveen 1994, 167) sin que predomine una de ellas, como en la etapa 1840-1960 en la que el concepto de Estado-nación se imponía sólo, como el único camino organizacional (Hanis, citado por Nederveen, 1994, 168).

LO UNIVERSAL Y LO PARTICULAR REDEFINIDOS

Estas consideraciones impulsan hacia una redefinición de lo universal y lo particular. Como se ha señalado antes, muchos enfoques tradicionales aislaban estas dos dimensiones. La transnacionalización de la economía, de la cultura, de las formas políticas otorga en estos momentos nuevos sentidos a ambas dimensiones. La intensificación de las comunicaciones crea un ritmo más acelerado del flujo de interconecciones entre lo local y lo global. "Lo externo inviste lo interno, lo local vuelve a definir lo global" (Waterman, 1994, 131). De este modo se "piensa globalmente pero se actúa localmente", en una dinámica a la que Nederveen llama "glocalización" (165). Esto hace que se complejicen los modelos identitarios en virtud de que la gente quiere acentuar sus valores locales al mismo tiempo que compartir los estilos y valores globales (Ken Booth, citado por Nederveen, 1994, 165). De allí que pueda hablarse de una "universalización de los particularismos" o de "la valorización global de las identidades particulares" (Robertson, citado por Nederveen 1994, 165).

La música resulta un excelente ejemplo de este fenómeno. Es bien difícil hoy hablar de formas musicales puras, "incontaminadas". Los experimentos de Peter Gabriel son ilustrativas. Al mezclar ritmos y expresiones particulares de distintos grupos étnicos, Gabriel enriquece la música mundial y revaloriza la especificidad. La particularidad aparece aquí como valor global al ser aceptada, compartida y gozada por occidente. En este sentido es pertinente señalar que distintas culturas locales, como los mixes y los mixtecos de Oaxaca, México, o la de Otavalo en Ecuador han adoptado recursos modernos para expandir su producción artesanal y ampliar los límites hasta donde ella puede llegar, sacando provecho de la modernización, integrándose a ella sin sacrificar sus tradiciones: Viajan en avión, usan tarjetas de crédito, aprenden inglés y hasta japonés e incorporan a sus objetos escenas contemporáneas (García Canclini, 1994).

De allí entonces que resulte cada vez más limitante estudiar los problemas de la etnicidad y de lo regional y local sólo desde una perspectiva dominante-dominado, toda vez que estamos inmersos todos en una red de transacciones interculturales: "Por primera vez en la historia, la mayoría de los bienes y mensajes que se reciben en cada nación no se han producido en su propio territorio, no surgen de relaciones peculiares de producción, ni llevan en ellos, por lo tanto, signos que los vinculen exclusivamente con regiones delimitadas. Proceden, en cambio, de un sistema transnacional, desterritorializado, de producción y comunicación" (García Canclini, 1994, 9). Esta hibridización no significa desconocimiento de la desigualdad, pero demanda la redefinición de "concepciones estratificadas que separan rígidamente lo popular de lo elitista, lo tradicional de lo moderno o lo nacional de lo extranjero". (11). De allí entonces que esté planteada una definición de identidad no sólo desde el punto de vista socio-espacial sino también socio-comunicacional (García Canclini, 1994, 174).

En conclusión, lo universal y lo particular requieren nuevas maneras de ser evaluados y asumidos a la luz de las transformaciones que el mundo vive hoy. Si aceptamos que la hibridización ha sido un fenómeno siempre presente en las sociedades, los profundos cambios que se suceden aceleran también la hibridización al punto de poder hablarse de "hibridización de las culturas híbridas" (Nederveen, 1994, 180). Esto exige re-mirar y re-enfocar la complejidad social. He allí una de las tareas de las ciencias sociales.

El desarrollo de la sociología ha corrido paralelo al del Estado-nación; de allí que una de las preocupaciones fundamentales de esta disciplina haya sido la comprensión de la relación Estado-Sociedad. Al alternarse esa relación, resulta pertinente hacerse de nuevos hilos explicativos para aproximarse a la realidad. "La sociología concebida bajo el sistema sociedades-naciones está cediendo el lugar a la sociología post-internacional, de formaciones, tiempos y espacios híbridos" (Nederveen, 1994, 179). Esto no significa que las relaciones de poder que suponen desigualdad y discriminación sean dejadas de lado en los análisis que parten de la hibridización. Ella precisamente permite examinar los caminos por los cuales esa hegemonía no sólo se reproduce, sino que se reconfigura en el proceso de hibridización (172). Esto implica la incorporación o asimilación a los pactos sociales por venir, a los compromisos políticos por establecerse, de lo plural, lo heterogéneo, lo multilocal. "La hibridización cuando es pensada a través de lo político puede subvertir el esencialismo y la hegemonidad, disminuir el espacio estático de las categorías del centro y la periferia, alto y bajo, clases y etnias y reconocer esas múltiples identidades que amplían el espacio para un contrato crítico" (Nederveen, 1994, 172).

REFLEXIONES FINALES: UN LLAMADO

La dimensión planetaria de la globalización alienta modos de vida global y formas de conciencia global. Estas formas se han traducido también en la emergencia de numerosas organizaciones supranacionales y locales que se muestran como potenciales sustitutos de los Estados-nación. Paralelamente y aunque aparentemente contradictorio, se intenta, en algunas áreas del mundo, reforzar las nacionalidades y robustecer las identidades étnicas. Esto refleja el carácter complejo y contradictorio de la sociedad en este momento de transición; de allí la necesidad de reinterpretar lo social a la luz de nuevas categorías. El concepto de lo híbrido intenta dar cuenta de esa complejidad a partir del reconocimiento de lo que se ha dado en llamar global melange, otorga vital importancia a las interconecciones que en todos los órdenes - político, cultural, económico, etc. - parece dominar esta época signada por la ambigüedad y la incertidumbre. Ello resulta particularmente necesario no sólo para las ciencias sociales en parte desarmadas de teorías y conceptos omniabarcantes y holistas en esta época de incertidumbre, sino también para el diseño de políticas en una realidad denominada por la diversidad y la fragmentación.

En este sentido, resulta, además de pretencioso, forzado presentar ahora un listado de prioridades de investigación en el programa MOST. Lo que corresponde es más bien el llamado a la sensibilidad acerca de lo novedoso y su mezcla con lo tradicional y en torno a la pasión con la que estos procesos deben ser investigados. Al fin y al cabo, de ellos depende nuestro futuro, no sólo en tanto que científicos sociales (lo cual a lo mejor importaría poco, salvo a nosotros mismos) sino también, y sobre todo, en tanto que seres humanos.


BIBLIOGRAFIA

AROCENA, José, 1991. Algunas dimensiones del concepto de descentralización en Descentralización política y consolidación democrática. Dieter Nohlen (editor). Edic. Nueva Sociedad, Caracas

BOISSIER, Sergio, 1991. La descentralización un tema difuso y confuso en Descentralización política y consolidación democrática. Dieter Nohlen (editor). Edic. Nueva Sociedad, Caracas.

CALDERON, Fernando, 1988. América Latina, identidad y tiempos mixtos: o cómo pensar la modernidad sin dejar de ser boliviano, en Imágenes desconocidas: la modernidad en la encrucijada postmoderna, Clacso, Buenos Aires.

DEL VAL, Ariel, 1994. Identidad cultural frente a los procesos de globalización y regionalización: México y el Tratado de Libre Comercio de América del Norte, en C. Moneta y C. Quenan (Comp.), Las reglas del juego. América Latina, globalización y regionalismo. Edic. Corregidor, Buenos Aires.

DRUCKER, Peter, 1989. Las nuevas realidades, Edic. Norma, Bogotá,

GARCIA CANCLINI, Nestor, 1992. Culturas híbridas, Edic. Sudamericana, Buenos Aires.

GARCIA CANCLINI, Nestor, 1993. Cultura y Sociedad: Homogeneización y pluralidad cultural. Universalismos y particularismos, en Fermentum, XIX Congreso ALAS, Caracas.

GARCIA CANCLINI, Nestor, 1994. El futuro de las sociedades multiculturales, Naciones Unidas, Comisión Mundial de Cultura y Desarrollo. Tercera Reunión, Costa Rica.

GONZALEZ CASANOVA, Pablo, 1994. Lo particular y lo universal a fines del siglo XX, en Nueva Sociedad, Nº 134.

HEIN, Wolfang, 1994. El fin del Estado-nación y el nuevo orden mundial. Las instituciones políticas en perspectiva, en Nueva Sociedad Nº 132.

KENNEDY, Paul, 1993. Hacia el siglo XXI, Edic. Plaza Janés, Barcelona/España.

MARX, Carlos y Federico

ENGELS, 1848 - s.f. Manifiesto del Partido Comunista, Moscú, Ediciones en Lenguas Extranjeras.

MATO, Daniel, 1994. Proceso de construcción de identidades trasnacionales en América Latina en tiempos de globalización, en Daniel

MATO (coord.), Teoría y política de la construcción de identidades y diferencias en América Latina y el Caribe, en Edic. Nueva Sociedad, Caracas.

MONETA, Carlos Juan, 1993. Los probables escenarios de la globalización, en Sela-Capítulos, Nº 36.

NAISBITT, John y Patricia ABURDENE, 1990. Megatendencias 2.000, Edic. Norma, Bogotá.

NEDERVEEN, Jan, 1994. Globalization as Hybridization, en International Sociology. Vol. 9, Nº 2.

PEREZ, Agote, 1994. 16 tesis sobre la arbitrariedad del ser colectivo nacional, en Revista de Occidente, Nº 161.

PEREZ ROYO, Javier, 1992. El malestar democrático, en El Nacional, Caracas, 21-6.

PETRASH, Vilma, 1995. Reflexiones acerca del nacionalismo, en El Globo, Caracas, 7-2.

POSSE, Abel, 1995. La pobre clase política, en El Nacional, Caracas, 5-2.

SACHS, Ignacy. 1993. Ecodevelopment. Strategies of Development towards the 21st Century, Nueva Delhi, Interest Publications.

SACHS, Ignacy. 1995. Searching for New Development Strategies. The Challenges of the Social Summit, París,

UNESCOSILVA MICHELENA, Héctor y Heinz R. SONNTAG, 1969. Capitalismo, burocracia y planificación, Caracas, Editorial Nueva Izquierda.

SMART, Barry, 1994. Sociology, Globalization and Post-Modernity: Comments on the Sociology for One World's Thesis, en International Sociology, Nº 2, Vol.9.

SONNTAG, Heinz R., 1991, "El relativo descenso de la hegemonía de los Estados Unidos de Norteamérica: un punto de vista latinoamericano", en LANDER, Luis Enrique/Heinz R. SONNTAG (eds.), Universalismo y Desarrollo. Pensamiento crítico: un diálogo interregional 2, Caracas, Ed. UNESCO - Rectorado de la UCV - Nueva Sociedad

SONNTAG, Heinz R. y Lourdes YERO, 1992. Procesos sociales en marcha. Hacia una nueva utopía necesaria, Caracas, Edic. Nueva Sociedad-UNESCO.

TIRYAKIAN, Edward, 1994. The New Worlds and Sociology: An Overview, en International Sociology, Nº 2, Vol. 9.

TOFFLER, Alvin, 1990. El cambio del poder. Edic Plaza Janés, Barcelona/España.

VILLARREAL, René, 1992. La globalización económica, en Revista Mexicana de Política Exterior, No. 35.

WALLERSTEIN, Immanuel, 1974. The Modern World-System I, Academic Press, New York.

WALLERSTEIN, Immanuel, 1988. El capitalismo histórico, Ed. Siglo XXI, Madrid.

WATERMAN, Peter, 1994. Global, Civil, solidario. La complejización del nuevo mundo. En Nueva Sociedad Nº 132.


Notas

1. Los autores agradecen la especial colaboración de Soledad Sánchez Carrillo, Asistente de Investigación del Area de Desarrollo Sociopolítico del CENDES, y a Aníbal Quijano, Daniel Camacho, Norbert Lechner, Jorge Schvarzer, Edgardo Lander y Roberto Laserna, entre otros, que hicieron valiosas observaciones y comentarios cuando uno de nosotros (HRS) expuso oralmente la ponencia en la presentación para América Latina del Programa MOST en Buenos Aires/Argentina el día 30 de marzo de 1995.

2. Con esta expresión queremos indicar que nos inscribimos consciente y deliberadamente en lo que se ha llamado la "Sociología Histórica" y de la que Immanuel Wallerstein es no el único mas tal vez el más brillante representante.

3. Fundadas, como todos sabemos, en Bretton Woods a finales de la Segunda Guerra Mundial en el marco de las negociaciones alrededor de la creación del sistema de las Naciones Unidas, con el objetivo de disminuir la inestabilidad conflictiva inherente al sistema de comercio internacional por carecer hasta entonces de un mecanismo regulador único de los diversos intercambios.

4. Casi resulta superfluo, a estas alturas del pensamiento científico-social, recordar que "radical" significa "ir a las raíces".

5. Que conste que hemos reproducido esta larga cita no por una suerte de "nostalgia ideológica" sino para dejar constancia que procesos históricos, dentro de un mismo sistema histórico-social vigente, suelen ser de más larga duración que sus apologetas generalmente quieren reconocer, al tiempo que impregnan huellas al análisis y la interpretación que van más allá de su actualidad.

6. Con otros analistas pensamos que los permanentes avances de la tecnología son consustanciales del capitalismo. Lo han acompañado desde sus inicios. También aquí vale que la aceleración contemporánea crea tantas consecuencias cuantitativas que le dan nuevas cualidades al sistema. Además, es preciso recordar en este contexto que diferentes tipos de innovación tecnológica, ayer como hoy, pueden tener consecuencias diversas sobre la organización de los procesos productivos y de la sociedad en general.

7. Sería extender los límites del presente trabajo el explorar hasta qué punto las economías centralmente planificadas y con sistemas políticos altamente autoritarios realmente eran socialistas, dado su grado de inserción forzosa en la economía mundial y su adaptación a la racionalidad que la domina. Para mayores detalles se puede ver, entre otros, Silva Michelena/Sonntag, 1969.

8. Un analista que, desde hace años, ha insistido en este aspecto es Ignacy Sachs. Un buen resumen de sus argumentos se encuentra en Sachs, 1993.

9. Cabe recordar que los (tímidos) acuerdos de la Cumbre Mundial de la Tierra de 1992 en Río de Janeiro/Brasil han sido traducidos en muy pocos países, menos aún en los del Norte y los semiperiféricos, en medidas efectivas de política. La Conferencia Mundial sobre el Clima, recién concluida en Berlín/Alemania, no ha podido llegar sino a algunas "recomendaciones" no obligatorias para los Estados.

10. La Combre Mundial sobre el Desarrollo Social, realizada entre el 3 y el 12 de marzo de 1995 en Copenhague/Dinamarca, ha sido el primer indicio del hecho de que la cuestión social ha dejado de ser, como lo fue en el siglo XIX y antes, básicamente nacional. También en este respecto, la globalización ha tenido sus efectos (Sachs, 1995).

11. En lo que respecta al Tercer Mundo, las ONG's juegan un papel cada vez más importante, especialmente en las esferas socio-cultural y política, el cual tiende a crecer porque muchas de ellas tienen acceso a financiamientos provenientes de los países industrializados, que a veces son mayores que los fondos de las organizaciones públicas nacionales.

12. Algunos con éxito: Los Estados-nación del Sureste Asiático (Corea del Sur, Taiwan, Honkong, Singapur, últimamente Thailandia, Malasia y en menor medida Indonesia) han impulsado procesos de modernización forzosa que han ubicado a sus sociedades entre las semiperiféricas y han aumentado su capacidad de apropiarse de una tajada mayor de la acumulación mundial que tradicionalmente. Los fracasos (hasta ahora) de otros, como casi todos los de América Latina y el Caribe, bien pueden deberse a la falta de estrategias adecuadas y propias de desarrollo (Sachs, 1993 y 1995).


Los autores

Heinz R. Sonntag, venezolano oriundo de Alemania, es sociólogo y Doctor en Ciencia Social. Enseña sociología en la Universidad Central de Venezuela. Es professor-investigador en el Area de Desarrollo Sociopolítico y actual Director del Centro de Estudios del Desarrollo - CENDES - de la misma Universidad. Sus campos de investigación son la sociología política, la sociología del Estado, la historia intelectual y de las ideas y la teoría sociológica.Nelly Arenas, sociologa, M.A. en Historia de América Contemporánea y candidata a Doctor en Ciencias Políticas, es professora-investigadora en el Area de Desarrollo Sociopolítico del CENDES. Sus campos de investigación son los problemas socio-históricos y sociopolíticos latinoamericanos.


MOST Clearing House Home Page