UNESCO Social and Human Sciences
 
You are in the MOST Phase I website (1994-2003).
The MOST Phase II website is available at: www.unesco.org/shs/most.
 


  Gestión de las Transformaciones Sociales - MOST

Documentos de debate - Nº 4

La Investigación Urbana en América Latina

Tendencias Actuales y Recomendaciones

por

Licia Valladares & Magda Prates Coelho

disponible tambien en inglés y francés

Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura
Las opiniones expresadas en esta colección incumben a los autores y no reflejan necesariamente el punto de vista de la UNESCO.

© UNESCO


INDICE

INTRODUCCION

TENDENCIAS DEL PROCESO DE URBANIZACION

EL DESARROLLO DE LOS ESTUDIOS URBANOS Y LOS PRINCIPALES TEMAS DE LA INVESTIGACION URBANA

EL CONTEXTO Y RESPALDO INSTITUCIONAL DE LA INVESTIGACION URBANA

EL PROGRAMA DE INVESTIGACIONES URBANAS PARA LOS 90

CUADROS

BIBLIOGRAFIA

l. REFERENCIA GENERAL SOBRE AMERICA LATINA

II. REVISIÓN DE LA LITERATURA LATINO AMERICANA.


LA INVESTIGACIÓN URBANA EN AMÉRICA LATINA: TENDENCIAS ACTUALES Y RECOMENDACIONES

Este documento se basa en tres trabajos analíticos preparados por miembros de la red GURI: Rodríguez, Espinoza y Herzer (1995), que trataron sobre las investigaciones urbanas en Argentina, Bolivia, Chile, Ecuador, Perú y Uruguay; Schteingart y otros (1995), que se ocuparon de México, Colombia y América Central; y Valladares y Coelho (1995), que estudiaron Brasil y Venezuela.

En cada una de esas regiones un director de proyecto trabajó con un grupo de investigadores de varios países. Se elaboraron documentos en base a la revisión de las publicaciones existentes. En los talleres organizados en Ciudad de México, Santiago y Rio de Janeiro se reunieron más de 150 especialistas que analisaron y elaboraron el plan para las futuras investigaciones urbanas en América Latina.

Centrándose en diferentes subregiones, los tres trabajos tienen una estructura similar, con capítulos sobre: a) las tendencias del proceso de urbanización; b) las cuestiones abarcadas por la investigación urbana en los decenios de los 60, los 70 y los 80; c) el contexto institucional de la investigación urbana; y d) un plan de investigaciones para el decenio de los 90. En ellos se incluye también una amplia bibliografía que se ha tenido en cuenta al redactar el presente documento.

Aunque los datos acerca de los diferentes países y regiones provienen de diversas fuentes, trataremos de hacer un resumen comparativo de los tres trabajos, abarcando las tendencias fundamentales de la urbanización que se observan en las tres subregiones, las cuestiones comunes en el análisis de las investigaciones urbanas, los problemas similares del desarrollo de los estudios urbanos, y las propuestas análogas en relación a un plan futuro.

TENDENCIAS DEL PROCESO DE URBANIZACION

En el año 2000 América Latina será la región más urbanizada del mundo en desarrollo. Tras un siglo de urbanización y expansión demográfica explosivas, se están configurando nuevas tendencias urbanas que plantean nuevos retos a la investigación y el desarrollo urbanos. Los índices de fecundidad han disminuido y en varios países la transición demográfica ha tenido ya una repercusión considerable en los padrones de urbanización.

La creciente globalización de la economía internacional ha empezado a introducir cambios importantes en las estructuras espaciales de la producción. La descentralización de la industria, los cambios tecnológicos y la creciente orientación hacia el comercio mundial han contribuido a una geografía cambiante de la industria y del empleo.

Las reformas introduzidas por las políticas neoliberales y los cambios macroeconómicos han tenido también una importante repercusión en el conjunto de la región. La recesión y los ajustes han acarreado reducciones en los servicios públicos, privatizaciones de empresas administradas por el Estado, disminución de las nuevas posibilidades de empleo y descenso de los salarios reales. Las duras políticas de estabilización aplicadas para hacer frente a la crisis económica y a la deuda externa han originado descensos considerables de los indicadores macroeconómicos nacionales.

Tales transformaciones han afectado de manera diferente a los distintos países dado que se hallan en diversas fases de desarrollo político-económico y urbano y varía también su dependencia respecto de la economía internacional.

Los cuadros 1 y 2 contienen datos sobre 16 países latinoamericanos. El Informe sobre el Desarrollo Mundial (1991) es la fuente del cuadro 1. Los datos del cuadro 2 provienen esencialmente de los tres trabajos mencionados y de los censos nacionales.

Cuadro 1

Indicadores básicos en América Latina
PIB, IDH y Población


.    País            PIB         Indice de      Población
.                                desarrollo
.                per cápita      humano del    (millones)
.                   (US$)           PNUD

.                   1989            1991          1989
Argentina           2160           0,854           32
Bolívia              620           0,416            7
Brazil              2540           0,759          147
Chile               1770           0,878           13
Colombia            1200           0,757           32
Costa Rica          1780           0,876            3
Ecuador             1020           0,655           10
El Salvador         1070           0,524            5
Guatemala            910           0,488            9
Honduras             900           0,492            5
México              2010           0,838           85
Nicaragua             -            0,612            4
Panamá              1760           0,796            2
Perú                1010           0,644           21
Uruguay             2620           0,905            3
Venezuela           2450           0,848           19


Fuente: Informe sobre el Desarrollo Mundial, 1991
Desarrollo Humano: Informe 1991. Bogotá: Tercer Mundo, 1991

De acuerdo con el Informe sobre el Desarrollo Mundial los países de América Latina están clasificados entre aquellos con una "renta superior-media" e "inferior-media". Pero, como muestra el cuadro 1, existen diferencias marcadas en cuanto al PNB per cápita. Ocho países poseen un PNB per cápita de entre 1.760 y 2.620 dólares anuales y un nivel de vida semejante (Indice de Desarrollo Humano, IDH): Uruguay, Brasil, Venezuela, Argentina, México, Costa Rica, Chile y Panamá. En esos países habitan 304 millones de personas de los 397 millones de todo el continente. Los restantes 93 millones pertenecen a países con un PNB que varía entre un mínimo de 620 dólares y un máximo de 1.200. Ecuador, Perú y Bolivia destacan dentro de este segundo grupo por alcanzar un nivel relativamente más alto de acuerdo con el IDH.

Gracias al cuadro 2 pueden establecerse ciertas comparaciones respecto de las tendencias en materia de urbanización.

Cuadro 2.
Crescimento Demográfico y Urbanización, América Latina

País          Crescimento Anual                                     Urbanización
.             Medio de la                     Población Urbana                   Pob. en la        Pob. en ciudades       Núm. de              Crescimento anual
.             Población total                                                    capital en %      de más de 1 mill.      ciudades de          de la mayor ciudad
.                                      Porcentage de la     Crescimento anual    de pob. total     en % de pob. urbana    más de 1 million     por decenios(*)
.                                      población total      medio (%)

.         1965-80 1980-89 1989-2000      1965   1989        1965-80 1980-89         1990                  1990               1990              60     70    80
.           (I)    (II)     (III)        (lV)    (V)         (VI)    (VII)         (VIII)                 (IX)                (X)                    (XI)

Argentina   1,6     1,4      1,1          76     86          2,2      1,8            41                    49                  3               2,2    1,6   1,5
Bolívia     2,5     2,7      2,8          40     51          3,1      4,3            33                    33                  1               3,7    3,9   4
Brasil      2,4     2,2      1,7          50     74          4,3      3,5             2                    47                 14               6,8    4,5   1,7
Chile       1,7     1,7      1,3          72     85          2,6      2,3            42                    42                  1               3,5    2,2   2
Colombia    2,5     2        1,6          54     69          3,7      3              21                    39                  4               5,8    3     -
Costa Rica  2,7     2,4      1,9          38     47          4,7      4,5            77                    -                   -               4,5    3,9   -
Cuba        3,1     2,7      2,2          37     55          3,5      3,3            21                    49                  2               4,4    4,2   4,1
El Salvador 2,8     1,4      2,1          39     44          3,2      2              25                    -                   -               4,4     -     -
Guatemala   2,8     2,9      2,8          34     39          3,5      3,4            23                    -                   -               3,6    2,2    -
Honduras    3,2     3,5      2,9          26     43          5,5      5,5            35                    -                   -               5,5     -     -
México      3,1     2,1      1,8          55     72          4,4      3              32                    45                  4               5,4    4      -
Nicaragua   3,1     3,4      3,1          43     59          4,6      4,6            44                    44                  -               6,8    -      -
Panamá      2,6     2,2      1,6          44     53          3,4      2,9            37                    -                   -               4,8    3      -
Perú        2,8     2,3      2,1          52     70          4,3      3,1            41                    41                  1               5,1    4,5   3,9
Uruguay     0,4     0,6      0,6          81     85          0,7      0,8            45                    45                  1               0,5   -0,2   0,2
Venezuela   3,5     2,8      2,2          70     84          4,8      2,7            25                    29                  2                -     3,8   3

Fuentes: Informe Mundial sobre el Desarrollo, 1991
(*) Rodríguez, Espinoza y Herzer, 1993; cuadro 2
Valladares y Coelho, 1993; cuadro 5
Anuario Estadístico para América Latina y el Caribe, 1992

En la actualidad América Latina es un continente predominantemente urbanizado. Ya en 1965 ocho de un total de 16 países habían atravesado el umbral de urbanización (el 50% de la población total en las ciudades): Argentina, Brasil, Chile, Colombia, México, Perú, Uruguay y Venezuela. A fines de la década de los 80, todos los países salvo Costa Rica, El Salvador, Guatemala y Honduras habían cruzado ese umbral.

Puede agruparse a los países de conformidad con su grado de urbanización (Cuadro 2, columna V). El primer grupo (urbanizados en más de un 70%) comprende Argentina, Uruguay, Chile, Venezuela, Brasil, México y Perú. En Argentina, Uruguay y Chile la urbanización se inició muy pronto, en los años 20 y 30. México, Venezuela, Perú y Brasil iniciaron su "despegue" urbano en los 40. Un segundo grupo, con una población urbana que representa entre el 50 y el 70% del total, lo forman Colombia, Nicaragua, Ecuador, Panamá y Bolivia. Los países de América Central integran un tercer grupo formado por sociedades predominantemente rurales.

En América Latina la urbanización ha estado siempre asociada con altos índices de crecimiento demográfico. Sin embargo, desde hace muchas decenas de años la población urbana ha aumentado rápidamente mucho más que la población total. En el periodo de 1965 a 1980, mientras el índice de crecimiento anual medio de la población urbana en todos los países era superior al 3%, el de la población total sólo superaba el 2%. Las únicas excepciones eran Uruguay, Argentina y Chile, los tres países más urbanizados del continente (Cuadro 2, columnas I y VI).

Otro rasgo tradicional de la urbanización en América Latina ha sido la importancia de la emigración del campo a las ciudades relacionada con un sistema caracterizado históricamente por la primacía de una ciudad. Hasta los años 60 la población urbana de la mayoría de los países se concentraba en sus principales ciudades: Montevideo, Buenos Aires, Ciudad de México, Caracas, Santiago, Lima, San José y Panamá son ejemplos notorios de macrocefalismo; Quito-Guayaquil y Rio de Janeiro-Sâo Paulo eran ejemplos de concentración acentuadamente bicefálica. Colombia era el único país cuya red urbana estaba más equilibrada en el decenio de los 60.

Los datos de los censos recientes ponen de relieve cambios importantes en los padrones de urbanización: a) los índices de crecimiento demográfico y urbano han disminuido considerablemente; b) las ciudades más populosas están creciendo menos rápidamente de lo que se esperaba. México y Sâo Paulo son hoy ejemplos de inversión de la tendencia al crecimiento explosivo de las ciudades; y c) en la red urbana de los años 90 se observa ya una jerarquía relativamente equilibrada de las ciudades, creciendo en importancia las de tamaño medio.

El Cuadro 2 ilustra estas tendencias. En el periodo de 1980-1989 los países latinoamericanos experimentaron una desaceleración del ritmo de crecimiento urbano. Las únicas excepciones fueron Guatemala, Honduras y Nicaragua -los países rurales que aun subsisten en el continente-, además de Bolivia. De las proyeccciones hechas para el año 2000 se infiere que el crecimiento demográfico proseguirá a ritmo lento.

Se han producido también cambios en el índice de crecimiento de la población urbana. De la comparación entre los periodos de 1965-1980 y de 1980-1989 se deduce que, si bien los índices de urbanización continúan siendo muy importantes (y superiores a los índices de crecimiento de la población total), han empezado a bajar. El fenómeno es manifiesto en todos los países, particularmente en Venezuela (donde más fuerte ha sido la desaceleración -del 4,8 al 2,7%) y en México, Perú y El Salvador. La única excepción es Bolivia donde el índice de crecimiento de la población urbana aumentó del 3,1 al 4,3% entre uno y otro periodo.

Aunque el ritmo de la urbanización está disminuyendo, la mayoría de las ciudades continúan creciendo. No obstante, el crecimiento se concentra menos en las capitales. La desaceleración del índice de crecimiento de la ciudad más populosa de cada país (columna XI) es un significativo indicador de la tendencia hacia la desconcentración. Todos los países urbanizados, salvo Bolivia, han experimentado una disminución de ese índice desde los años 70. En las naciones altamente urbanizadas de América Latina la "explosión metropolitana" parece haber llegado a su techo, siendo el ejemplo más notable Sao Paulo (cuyo índice de crecimiento bajó del 4,5 en los años 70 al 1,7% en los 80). El crecimiento de las ciudades tradicionalmente principales está también disminuyendo considerablemente; en 30 años el índice de crecimiento de Lima cayó del 5,1 al 3,9% y el de Santiago de Chile del 3,5 al 2% en el mismo periodo. A su vez, el índice de Ciudad de México disminuyó del 5,4 en los 60 al 4.0 en los 70. También Buenos Aires crecía lentamente en los años 60 (el 2,2%) y continuaba creciendo a ritmo regular (1,5%) en los 80. En América Central la tendencia es menos clara, aunque países como Costa Rica, Guatemala y Panamá experimentaron una desaceleración del crecimiento de su capital entre el decenio de los 60 y el de los 70 (Cuadro 2, columna XI). La mayoría de los países de la subregión siguen siendo predominantemente rurales y el crecimiento urbano tiende a concentrarse en los pocos grandes centros.

En algunos países el sistema de distribución de las ciudades se está volviendo más equilibrado. Como se observa en el Cuadro 2, columna VIII, sólo seis países de los 16 tenían más del 40% de su población en la capital en los años 90: Costa Rica (77%), Uruguay (45%), Nicaragua (44%), Chile (42%), Argentina (41%) y Perú (41%). Se trata de los países donde el modelo de primacía de la capital parece seguir teniendo fuerza. Con una red urbana mucho menos concentrada (columna X) aparecen Brasil (catorce ciudades de más de un millón de habitantes), Colombia (tres ciudades), Ecuador (dos ciudades), México (cuatro ciudades) y Venezuela (dos ciudades). La comparación entre las columnas VIII y IX (población de la capital y población de las ciudades de un millón de habitantes o más como porcentaje de la población urbana) pone de relieve hasta qué punto estos países se orientan hacia una distribución más equilibrada de sus poblaciones urbanas.

Las nuevas pautas de la urbanización apuntan efectivamente hacia la importancia creciente de las ciudades de tamaño medio. Este fenómeno se ponía de relieve en los tres trabajos indicados. Rodríguez, Espinoza y Herzer dan cuenta de que en Argentina, Bolivia, Chile, Ecuador y Uruguay las ciudades de tamaño medio están creciendo más rápidamente que el promedio nacional y que las ciudades más populosas. Schteingart recuerda también que en Colombia y México las ciudades de tamaño medio experimentaron un crecimiento mayor que las grandes metrópolis. Brasil y Venezuela se ajustaban a la misma tendencia, según Valladares y Coelho.

Los flujos migratorios se han desviado hacia las ciudades de tamaño medio que desempeñan el papel de centros regionales. Su crecimiento reciente ha estado también relacionado con las nuevas pautas de la reorganización del espacio y de la economía. Esto vale para Brasil, Venezuela, México, Chile y Argentina. En la mayoría de los países la magnitud y la dinámica de la migración han cambiado: el movimiento tradicional del campo a las ciudades ha sido menos importante que la migración entre las zonas urbanas y dentro de cada una de ellas. En América Central este proceso todavía no se ha producido ya que la población urbana total se concentra aun en la capital.

Este breve análisis de las tendencias urbanas en América Latina puede ofrecer perspectivas más optimistas que las previsiones de hace un decenio que preveían el caos urbano y el crecimiento incontrolado. Sin embargo, en cifras absolutas el problema urbano sigue siendo de proporciones enormes. En los países más urbanizados (Argentina, Uruguay, Chile y Venezuela) siete de cada diez habitantes viven en una ciudad o en la capital. En las 33 zonas urbanas con más de un millón de habitantes se concentran no menos de 126 millones de personas. Incluso con ritmos inferiores, las ciudades continuarán creciendo más de prisa que las viviendas y los servicios necesarios. El mercado del trabajo urbano continuará haciendo frente a un desequilibrio entre la demanda y la oferta de trabajo. La gestión de las ciudades seguirá planteando un gran reto en una situación de recesión, escasez de recursos y pobreza creciente. De los 16 países latinoamericanos aquí considerados sólo seis (Uruguay, Chile, Costa Rica, Argentina, Venezuela y México) tenían en 1991 un Indice de Desarrollo Humano (IDH) superior al 0,8.

EL DESARROLLO DE LOS ESTUDIOS URBANOS Y LOS PRINCIPALES TEMAS DE LA INVESTIGACION URBANA

La investigación urbana en América Latina viene experimentando un desarrollo sistemático y creciendo en importancia desde los años 70. No obstante, ese desarrollo ha sido desigual en todo el continente. En general, los países donde el proceso de urbanización empezó antes poseen una tradición más larga de investigación urbana. En la mayoría de los países de urbanización reciente sólo acaba de iniciarse el estudio de las cuestiones urbanas.

En los últimos decenios la comunidad de los investigadores urbanos se ha diversificado mucho. En ella se incluyen geógrafos, arquitectos, sociólogos, economistas, antropólogos, planificadores, historiadores y abogados. Las investigaciones florecen en los programas de postgrado, en innumerables centros privados y públicos y en las ONGs. En la gama de especialistas entran hoy investigadores académicos de tipo tradicional, universitarios que trabajan con las ONGs e investigadores y planificadores del sector público -todos los cuales pueden combinar varios roles.

En algunos países y subregiones funcionan redes de investigación. Sin embargo, es escasa la comunicación existente entre los especialistas de la América hispanohablante y los de la lusohablante. Aunque se han hecho algunos intentos mediante la organización de varias conferencias internacionales, los investigadores tienden a trabajar aislados en su subregión o país. No existen redes continentales de información y los institutos de investigaciones y los programas de postgrado mantienen entre sí muy escasos intercambios.

En lo que atañe al futuro de la investigación, las perspectivas son sombrías. Los fondos para investigaciones están disminuyendo y en la mayor parte de los países las universidades están pasando por una grave crisis que ha empezado ya a afectar la continuidad y la calidad de los estudios urbanos.

El desarrollo de los estudios urbanos

En unos cuantos países las raíces de la investigación urbana se prolongan más allá de los años 60. Los fundadores fueron esencialmente geógrafos, sociólogos y arquitectos. En los decenios de los 40 y de los 50 países como México, Brasil, Venezuela y Perú establecieron acuerdos con universidades extranjeras (sobre todo norteamericanas y francesas), las cuales enviaron especialistas que, además de enseñar, ayudaban a definir temas en materia de geografía, sociología y antropología. La participación extranjera fue también esencial para elaborar los primeros planes urbanos y regionales. El asesoramiento exterior facilitado por los organismos internacionales alcanzó incluso a las regiones menos urbanizadas como América Central.

El decenio de los 60 representó un hito en el desarrollo de los estudios urbanos en América Latina. La alta prioridad que en ese decenio se concedió a los problemas urbanos se manifiesta en la creación de los primeros departamentos universitarios y centros privados dedicados a la investigación y la formación respecto de los problemas urbanos y regionales: el Centro de Estudios Urbanos Regionales (CEUR) de Buenos Aires; el Centro Interdisciplinario de Desarrollo Urbano (CIDU) y el Centro de Desarrollo Social de América Latina (DESAL) de Santiago de Chile; el Instituto de Estudios Peruanos (IEP) y el Centro de Estudios y Promoción del Desarrollo (DESCO) de Lima; el Centro de Estudios del Desarrollo de la Universidad Central de Venezuela (CENDES) de Caracas; el Centro de Estudios Económicos y Demográficos del Colegio de México y el Instituto de Geografía de la Universidad Nacional Autónoma de México; la División de Estudios sobre la Población de la Asociación Colombiana de Escuelas Médicas y el Centro Interamericano de la Vivienda y el Planeamiento (CINVA) de Bogotá. En Brasil el Centro Brasileño de Análisis y Planeamiento (CEBRAP) y el Instituto Universitario de Rio de Janeiro (IUPERJ) aparecieron a fines de los años 60, convirtiéndose rápidamente en centros importantes donde florecían las investigaciones urbanas. El ya existente Instituto Brasileño de Administración Municipal (IBAM) cobró entonces nuevo impulso.

Otro incentivo para emprender investigaciones fue la creencia cada vez más arraigada en la importancia de la planificación. Ya en la decada del 60 numerosos gobiernos crearon organismos de planificación y promovieron el establecimiento de cursos de planificación en las universidades. Esta tendencia es muy clara en el caso de Brasil y Venezuela.

El desarrollo de las investigaciones urbanas en América Latina tiene también una deuda con dos redes: la CLACSO y la SIAP. La Comisión para el Desarrollo Urbano y Regional de la CLACSO se mostró muy activa desde comienzos de los 60 en la promoción de seminarios y el fomento de publicaciones. Por ejemplo, patrocinó la revista chilena EURE - Revista Latinoamericana de Estudios Urbano Regionales. La SIAP (Sociedad Interamericana de Planificadores) reunía a los planificadores y editaba la primera revista latinoamericana de alcance continental.

Los años 70 fueron muy favorables para la continuación del desarrollo de los estudios urbanos. En la mayor parte de los países el número de cursos de postgrado se multiplicaron rápidamente y se crearon cursos y centros de investigación especializados para formar a los profesionales. En Brasil se establecieron no menos de seis programas de maestría en planificación urbana y regional en las universidades federales de Sâo Paulo, Rio de Janeiro, Brasilia, Porto Alegre, Recife y Salvador. En México el Colegio de México emprendió también un programa de maestría en desarrollo urbano, y se consolidó el curso para postgraduados en estudios urbanos existente en la Facultad de Arquitectura de la UNAM. En América Central la Confederación de Universidades Centroamericanas (CSUCA) empezó a promover las investigaciones nacionales y comparadas. En Venezuela la Facultad de Arquitectura y Planificación Urbana de la Universidad Central instituyó un curso para postgraduados.

En algunos países el gobierno desempeñó un papel clave en este proceso. Además de financiar los programas de postgrado, tuvo una función esencial al crear nuevos organismos de planeamiento urbano y metropolitano (en México, Colombia y Brasil).

La decada de los 80 fué crucial. En algunos países como México, Brasil, y Venezuela la investigación urbana ja alcanzaba un alto grado de desarrollo institucional, tanto a nivel academico como en el campo del planiamiento. En otros países la investigación urbana encontró acogida en las nuevas ONGs (muchas de ellas de orientación universitaria) y en los centros de investigación privados, especialmente en aquellos países donde un régimen autoritario limitaba el alcance y la libertad de las investigaciones sociales en las universidades (Chile, Argentina y Uruguay). Ejemplos notorios son el Centro de Estudios Sociales y Educación (SUR) de Santiago de Chile, el Instituto Internacional de Medio Ambiente y Desarrollo (IIED-AL) de Buenos Aires, el Centro de Información y Estudios de Uruguay (CIESU) y el Centro Interdisciplinario de Estudios sobre el Desarrollo (CIEDUR) de Montevideo.

Se fundaron revistas especializadas: Medio Ambiente y Urbanización (Argentina), Espaço e Debates (Brasil), Ciudad y Cultura (Perú), Estudios Demográficos y Urbanos (México), Ciudades (México), Vivienda (México), Revista Urbana (Venezuela), Cuadernos del CENDES (Venezuela) y Proposiciones (Chile). Por otro lado, algunas revistas de ciencias sociales comenzaron a dar mayor cabida a los estudios urbanos, entre ellas la Revista Mexicana de Sociología y la Revista Mexicana de Ciencias Políticas y Sociales y Estudios Políticos. En Brasil las más importantes eran Cadernos CEBRAP, DADOS, BIB-Boletim Informativo e Bibliográfico das Ciencias Sociais y Lua Nova. En Colombia los resultados de las investigaciones urbanas se daban a conocer por conducto de revistas no especializadas tales como la Revista Foro, Ideología y Sociedad, Economía Colombiana y Coyuntura Social.

Los primeros años de la decada del 80 fué un periodo constructivo en el que continuaron creándose cursos de postgrado. Por lo menos siete nuevos centros de educación superior se fundaron en México, la mayoría en ciudades distintas de la capital; y no menos de seis nuevos programas de maestría y tres cursos de doctorado se establecieron en Venezuela. Varias universidades del Nordeste de Brasil organizaron programas de maestría.

Sin embargo, las restricciones empezaron pronto a afectar la financiación local de los proyectos en gran escala y los presupuestos de las universidades. A mediados de los 80 los Consejos Nacionales de Ciencias y Tecnología de México, Brasil, Venezuela y Argentina financiaban solamente subvenciones para estudios. Las fuertes restricciones impuestas a la investigación en ciencias sociales comenzaron a afectar la ayuda a las investigaciones urbanas. Como consecuencia de la crisis económica general también sufrió una drástica reducción la demanda de investigaciones por parte de los organismos gubernamentales.

La crisis tuvo una repercusión muy grave en la producción y desarrollo de los estudios urbanos en América Latina. Fueron muchos los grupos de investigadores que se dispersaron y se interrumpieron numerosos proyectos. Como resultado de todo ello la investigación universitaria quedó limitada a la producción de tesis y a los proyectos de investigaciónes individuales, mientras los proyectos de investigación en gran escala sufrían graves repercusiones.

La financiación internacional era insuficiente para invertir esta tendencia. La Fundación Ford, por ejemplo, había concentrado su ayuda durante los años 70 en los grandes centros de investigaciones y de estudios de postgrado en ciencias sociales (muchos de ellos dedicados a la investigación urbana); la Fundación empezó a diversificar sus subvenciones, encauzándolas hacia los proyectos relacionados con las ONGs.

Los países de América Central fueron una excepción. A fines de los 80 pudieron desarrollar los estudios urbanos gracias especialmente al CSUCA y a la Facultad Latinoamericana de Ciencias Sociales (FLACSO). Tras la grave crisis política que paralizó las investigaciones a comienzos de los 80, América Central se está poniendo progresivamente al día gracias a la ayuda exterior.

La existencia de una comunidad científica sólida y diversificada redujo considerablemente los efectos de la crisis sobre las actividades de investigación. La formación de redes de investigación en numerosos países durante los años 80 da fe del nivel de madurez de la comunidad de investigadores urbanos en determinadas zonas de América Latina. Se han creado redes para aunar instituciones e individuos. En México la Red Nacional de Investigaciones Urbanas tiene actualmente 377 miembros individuales en 24 estados diferentes, incluida Ciudad de México. En Brasil la Asociación Nacional de Programas de Postgrado en Planeamiento Urbano y Regional (ANPUR) tiene unos 20 programas y centros de investigaciones afiliados. Con un alcance geográfico más amplio y sede en Santiago, REDES reúne aproximadamente a 75 miembros individuales de distintas organizaciones de investigación que estudian los servicios urbanos. Otro ejemplo es la Red Latinoamericana de Ciudades, Gobierno Local y Política Urbana que tiene por miembros a investigadores universitarios y funcionarios de los departamentos de planeamiento municipal.

Tendencias de la investigación urbana: paradigmas cambiantes

La investigación latinoamericana ha estado siempre influida por las teorías extranjeras. Sin embargo, esa influencia exterior no se ejercía con la misma intensidad en todos los países. Durante los años 60 el funcionalismo se mostraba más influyente en unos países que en otros. En la década siguiente el enfoque marxista elaborado por la sociología urbana francesa se convirtió en paradigma.

En América Latina se han elaborado también teorías generales para explicar fenómenos que los científicos sociales consideran característicos de sus respectivas épocas. Pese a los rasgos propios de cada país, tres enfoques principales han influido en la investigación.

El primero, surgido a fines de los 50, coincide con el "descubrimiento" del problema urbano y guardaba relación directa con la envergadura y el alcance crecientes de la urbanización en América Latina. La mayoría de los países de la región estaban pasando por lo que se llamó "hiperurbanización", situación en la que un ritmo rápido de urbanización no iba acompañado de un crecimiento correspondiente de la industria provocando un trasiego de las personas de los empleos poco productivos en la agricultura rural al empleo o subempleo urbano también de baja productividad. Los síntomas más claros de hiperurbanización se observaban en las ciudades más populosas, donde el desequilibro entre el rápido crecimiento demográfico y las insuficientes posibilidades de empleo daba como resultado una creciente pobreza y la proliferación de los barrios de chabolas y tugurios. Las "favelas" de Brasil, las "poblaciones" de Chile, los "barrios" de Venezuela y Ecuador, las "villas miseria" de Argentina y las "barriadas" de Perú eran consideradas el resultado del desajuste y de la patología. Hauser (1961) y Quintero (1964) ponen de manifiesto lo difundidas que estaban estas ideas entre los estudiosos.

La preocupación general por el desarrollo y por la lucha contra el subdesarrollo se expresó tal vez con la máxima claridad en la versión latinoamericana del enfoque modernizador (Germani, 1965; 1969). Se hacía hincapié en la dicotomía urbano-rural, utilizándola para explicar las dificultades de las hordas de emigrantes rurales para integrar-se a la sociedad. A medida que invadían las grandes ciudades, pareciam incapaces de adaptarse a las posibilidades de empleo que ofrecía la economía urbana y al modo de vida urbano. La teoría de la marginalidad surgió de las reflexiones sobre el cambio social que fueron propuestas por los defensores del enfoque de la modernización. En Chile DESAL desempeñó un papel clave en la difusión del nuevo modelo (DESAL, 1969, 1970; Vekemans y Venegas, 1966; Vekemans, 1969). Heredera de la perspectiva dualista, la teoría de la marginalidad trató de explicar la pobreza urbana y la no integración de los pobres recientemente urbanizados en la vida y la economía urbana. El concepto de marginalidad pasó rápidamente de una noción geográfica y económica a otra sociológica y psicológica. La idea de una "cultura de la pobreza" (Lewis, 1966) inspirada en la situación urbana de México alcanzó rápidamente notoriedad.

A fines de los 60 tanto la hiperurbanización como la marginalidad habían dado lugar a un amplio debate (Mangin, 1967; Perlman, 1976) al instalar en el centro de la atención el análisis del papel de los pobres en el desarrollo económico y urbano. El debate, iniciado por Quijano (1971) y Nun (1969), fue pronto reanudado por Cardoso (1971), Oliveira (1972) y Kowarick (1975). Como resultado de sus investigaciones, se introdujo el papel del Estado en el análisis de la urbanización en Latinoamérica.

En el decenio de los 70 surgieron nuevas maneras de ver los viejos problemas como reacción contra las teorías hasta entonces dominantes. En el nuevo debate el discurso del desarrollo frente al subdesarrollo se convirtió en un discurso sobre el desarrollo frente a la dependencia. Con la nueva visión se consideraba el proceso de urbanización como el resultado de un tipo particular de desarrollo económico -capitalista pero dependiente- con efectos especialmente importantes sobre el desarrollo urbano. Los teóricos hablaban ahora de "urbanización dependiente", un proceso fuertemente ligado a la relación entre países periféricos y centrales (Castells y Vélez, 1971). Este concepto se derivaba de la teoría de la dependencia, cuyos autores principales eran Cardoso y Faletto (1970). Su premisa fundamental era que la dependencia se expresaba en la articulación de los intereses del capitalismo nacional con los del resto del sistema capitalista.

A juicio de los teóricos de la dependencia, el Estado nacional tenía un papel clave que desempeñar en la industrialización -y, por consiguiente, en la urbanización- al unirse al capital y a las élites en el proceso de acumulación del capital y la distribución geográfica de la mano de obra. La función del Estado era poner los cimientos de la reproducción del proceso industrial capitalista y mantener una actividad constante, transfiriendo recursos y fondos a la industria, regulando el precio de la mano de obra, invirtiendo en infraestructuras y, en consecuencia, disminuyendo los costos del capital.

Según los teóricos de la dependencia, la industrialización ponía en marcha una dinámica de acumulación que dependía de la expansión del sector tradicional de los servicios. Con su creciente capacidad para absorber mano de obra, el "hinchado" sector de los servicios aparecía como un factor favorable para el tipo de acumulación urbana, necesaria con vistas a la expansión del sistema capitalista (Oliveira, 1972).

Empezó a elaborarse y a propagarse una visión estructural de la urbanización, claramente marcada por el pensamiento marxista. En Brasil los exponentes principales de la teoría fueron Singer (1968; 1971), Kowarick (1975; 1979) y Oliveira (1972). En Colombia Pradilla (1982; 1987) fue uno de los primeros estudiosos que emprendieron investigaciones de carácter marxista.

La noción de "espoliación urbana" (Kowarick, 1979) se convirtió en referencia básica para los nuevos teóricos, especialmente en lo relacionado a las condiciones para la reproducción de la fuerza de trabajo en el contexto del modelo de acumulación. La elaboración del concepto de espoliación coincide y se relaciona con el concepto de "periferización", es decir la segregación creciente de los pobres de las ciudades en las zonas periféricas. En el proceso de espoliación la periferia se consideraba el lugar preferente para la reproducción de las clases populares.

Con este enfoque, la comprensión del papel del Estado cobró nueva importancia, apareciendo como un factor esencial para comprender la urbanización. En primer lugar, el Estado debía crear la infraestructura para la expansión industrial, ofreciendo una financiación a corto y largo plazo a las empresas e invirtiendo directamente; en segundo lugar, estaba encargado de generar los bienes de consumo colectivo ligados a la reproducción de la fuerza de trabajo (vivienda, transportes, salud, educación); y, por último, debía mantener el orden social, necesario para el funcionamiento de un modelo de acumulación dado.

Este análisis ponía énfasis en la dimensión política de la urbanización al dar relieve a la doble espoliación de las clases populares: como fuerza de trabajo sometida al capital y como habitantes de las ciudades sometidos a la lógica de la expansión metropolitana, que negaba cada vez más el acceso de la clase trabajadora a los servicios de consumo colectivo.

Esta nueva perspectiva facilitó la incorporación del paradigma de la sociología urbana francesa através de las obras traducidas en español y português de autores como Lefebvre, Castells, Lojkine, Topalov y Preteceille que tuvieran sus ideas difundidas en América Latina desde los años 70.

Esa perspectiva renovó la reflexión sobre los problemas urbanos en tres formas: a) rechazando la idea de la autonomía del espacio urbano y aceptando el concepto de espacio socialmente producido; b) politizando los problemas urbanos al hacer hincapié en la relación entre el Estado y las clases sociales producida por las contradicciones urbanas; y c) introduciendo una serie más amplia de agentes de la escena urbana, muy particularmente los movimientos sociales.

A finales de los 80 los estudiosos latinoamericanos comenzaron a poner en tela de juicio la sociología urbana marxista. Surgió un movimiento crítico y los investigadores empezaron a tener las mismas preocupaciones (Santos, 1981; Carrión, 1990, 1991; Unda, 1990; Coraggio, 1990; Jaramillo y Cuervo, 1990; Duhau, 1991): a) la adopción del modelo basicamente francés de la sociología urbana marxista, era demasiado "mecánica" y no permitía tomar en consideración los rasgos específicos de las distintas sociedades latinoamericanas; y b) la importancia concedida al Estado con caráter de ubicuo y monolítico no tenía en cuenta la diferenciación interna del "aparato" estatal y de los diversos organismos estatales. Por otra parte, esta visión desembocaba en una concepción parcial de las relaciones entre el Estado y el amplio abanico de los agentes sociales.

No obstante, la renovación de los estudios urbanos por el pensamiento marxista dejó un legado cuya influencia continuará haciéndose sentir en los años 90.

Areas principales de la investigación urbana

Durante los últimos 30 años han aparecido en América Latina una masa considerable de publicaciones y materiales, en su mayoría obra de estudiosos, investigadores y organismos gubernamentales. Este material se halla disperso por las bibliotecas locales y es poco conocido en los países latinoamericanos y fuera del continente. No existen redes de información bibliográfica subregionales sobre las publicaciones y proyectos de investigación existentes. La comunicación es escasa entre los estudiosos extranjeros y naciolanes que han venido utilizando sus capacidades empíricas para comprender los procesos urbanos y sociales contemporáneos. Las escasas obras coletivas sobre la urbanización en América Latina que existen en inglés (Hauser, 1961; Gilbert, Hardoy y Ramírez, 1982; Rabinovitz y Trueblood, 1971; 1973) no dan cuenta completa del conjunto de contribuciones. Morse (1969) hizo un esfuerzo excepcional en su estudio comentado sobre la urbanización en América Latina. Su trabajo sigue siendo una obra esencial de referencia.

Uno de los objetivos del proyecto sobre LAS INVESTIGACIONES URBANAS EN EL MUNDO EN DESARROLLO era hacer un revisión actualizada de los temas principales de los estudios urbanos. La investigación bibliográfica se llevó a cabo, en la medida de lo posible, en cada una de las tres subregiones latinoamericanas que definía el proyecto. Cada trabajo presenta un estudio sucinto del material existente y contiene una bibliografía en la que no se incluyen más que las referencias principales.

Aquí vamos a limitarnos a una descripción de los temas esenciales identificados en cada subregión. La presentación que sigue se basa en el Cuadro 1: Referencias Bibliográficas por Temas - Brasil, y en el Cuadro 2: Temas resultantes de las Bibliografías -Argentina, Bolivia, Chile, Ecuador y Perú. En lo referente a México, Colombia, Venezuela y América Central, los datos bibliográficos no se han reunido en cuadros.

Se utilizaron varios esquemas de clasificación. En el caso de Brasil el punto de partida fue la base de datos URBANDATA, que clasifica 4.000 referencias según 21 temas (enumerándose cada referencia dentro de uno o más temas). Se da también la distribución de las referencias de acuerdo con su fecha de publicación. El Cuadro 1 muestra la distribución de las publicaciones con arreglo al tema y a las preferencias del investigador en los últimos decenios.

Se elaboró una muestra bibliográfica respecto de la subregión formada por Argentina, Bolivia, Chile, Perú, Ecuador y Uruguay, con exclusión de este último país. Se seleccionó una lista de 100 a 150 títulos importantes para comprender el proceso urbano en cada país, clasificándolos bajo 16 epígrafes. Esta muestra se incluye en el Cuadro 2, con los temas distribuidos por países. Los temas se agrupan también con arreglo a dos ejes: a) el proceso urbano en sus dimensiones económicas y sociales; y b) la gestión urbana en sus dimensiones técnicas y políticas.

En lo que respecta a México se identificaron ocho temas entre 1.548 referencias bibliográficas de los decenios de 1970 y 1980. En Colombia se examinaron 400 títulos pero no se clasificaron por temas. Los 358 títulos de los países de América Central se referían en su mayoría a Costa Rica.

De la evaluación realizada en las tres subregiones se desprende que:

En los tres trabajos se ponen de relieve tendencias comunes en los intereses de la investigación y un movimiento similar en lo que atañe a los temas. Parece ser que las grandes cuestiones que caracterizaron cada decenio se convirtieron rápidamente en temas de investigación. ¿Cuáles son esos temas?

En la decada de los 60 y comienzos de los 70 los estudiosos se precocupaban por la dinámica demográfica general que estaba generando una urbanización acelerada y la emigración del campo a la ciudad (Hauser, 1961; Durand y Peláez, 1969: Muñoz y otros, 1973). Junto con los procesos de migración, la dualidad ciudad-campo dio lugar a amplios debates. Se realizaron incontables estudios a fin de analizar la relación entre el imigrante y la ciudad en el contexto de la "marginalidad". Las investigaciones se multiplicaron en los grandes centros como Lima, Ciudad de México, Rio de Janeiro, Santiago de Chile y Caracas, con miras a estudiar la manera como se adaptaban los imigrantes al mercado del trabajo, su integración en la cultura urbana, su comportamiento político y el modo de vida en los llamados "asentamientos marginales" (Mattos Mar, 1961; Mangin, 1967; Cardona, 1969; Ray, 1969; Turner, 1969; Peattie, 1970; Leeds y Leeds, 1970; Montano, 1976).

La modernización de la sociedad en el contexto de la transición rural-urbana se convirtió en un campo esencial de los estudios urbanos. En todos los países donde la urbanización se desarrollaba a un ritmo rápido, se llevaron a cabo investigaciones a fondo que permitieron un detallado análisis de los elementos constitutivos del proceso de urbanización, de las distintas pautas y grados de la urbanización, de la organización de varias redes urbanas y de los desequilibrios regionales (Friedmann, 1966; Faria, 1976; Unikel y otros, 1976; Campo, 1977; CSUCA, 1978; Merrick y Graham, 1979; Alvarado y Estaba, 1985). Los investigadores insistían en dos temas: primero en las relaciones entre urbanización y desarrollo y segundo en las consecuencias de los rápidos cambios en la estructura de la producción que reducía la importancia relativa de la agricultura e incrementaba la de las actividades no agrícolas.

Como muestran los tres documentos, en la mayoría de los países estaban presentes los siguientes temas:

En los años 70 un tema muy destacado fue el de la dinámica económica, al ponerse énfasis en el estudio del empleo y del mercado del trabajo. Ese énfasis generó nuevos temas y nuevos modos de enfocar los ya planteados. El mercado del trabajo urbano y el sector económico informal se alzaron al primer plano de la investigación. La distinción entre un sector tradicional y otro moderno se vio pronto sustituida por la idea de que ambos sectores se hallaban articulados entre sí y eran interdependientes. Fueron muchas las investigaciones que se emprendieron, de nuevo en las principales capitales latinoamericanas, para mostrar la importancia del sector informal como fuente esencial de posibilidades de empleo para la población urbana (Santos, 1975; Tokman y Souza, 1976; Raczynsky, 1977; Tokman, 1978; Klein y Tokman, 1979; Souza y Faria, 1980). El tema fué retomado años más tarde por De Soto (1986) que analisa la informalidad tambien en otras esferas aparte del trabajo como el aceso a la tierra y a la vivienda, al comercio y al transporte urbano.

En los 70 se produjo otro importante cambio del centro de interés de las investigaciones. La dualidad ciudad-campo empezó a diluirse. A finales del decenio, como consecuencia de las nuevas rutas de los flujos migratorios y de la creciente concentración económica del capital y el trabajo en los centros metropolitanos, la atención pasó de las ciudades a las metrópolis. Dado el creciente número de ciudades con una población millonaria, los estudiosos empezaron a considerar el fenómeno de la metropolización como una nueva característica del proceso urbano. El interés de los investigadores se dirigió sobre todo al papel de la política de desarrollo nacional en el crecimiento metropolitano, a la polarización creciente dentro de la estructura interna de las áreas metropolitanas, a la decadencia de los distritos centrales y a sus perspectivas de reconstrucción y de repoblación (CENDES, 1968; Garza, 1985, 1990; Geiger y Davidovich, 1986; Fernandez y Lungo, 1988; Navarro y Gonzalez, 1989).

Se impuso gradualmente la necesidad de la planificación urbana, la cual acabó convirtiéndose en tema de investigación (Hardoy y Geisse, 1972). Los problemas, como la escasez de viviendas y la ausencia o deterioración de los servicios y de las infraestructuras, se agravaron y ampliaron en todos los centros metropolitanos. La aplicación de políticas de la vivienda en todo el continente produjo una ola de estudios sobre la política de construcción de casas populares - reasentamientos, solares y servicios (Garza y Schteingart, 1978; Valladares, 1978), y sobre el derecho urbano (Azuela, 1989). Paralelamente, aparecieron numerosas publicaciones sobre la autoconstrucción (CIDU, 1972; Alvarado y otros, 1973; Maricatto, 1979; Valladares, 1980; Pradilla, 1982, 1987; Cuenya et al, 1984; Gilbert y Ward, 1985).

En los años 70 los temas prioritarios de las investigación fueron:

En los 80 surgieron nuevas orientaciones de la investigación: los estudiosos ampliaron su centro de interés para incluir la dinámica política y social de las ciudades y de la sociedad. Se comprobó que cuestiones contemporáneas como la crisis mundial y el declive de los gobiernos autoritarios en América Latina tenían una fuerte y directa repercusión en el ámbito urbano. Los cambios de la organización económica y la tecnología que venían produciéndose desde los años 70 en el marco de la crisis mundial generaron en la mayoría de las economías del continente una grave disminución de los salarios reales y la exacerbación de la pobreza y de la desigualdad. Como práctica, la planificación urbana perdió gran parte de su credibilidad. La financiación para los servicios y la infraestructura se volvió escasa dadas las dificultades con que se enfrentaban los gobiernos para alcanzar y mantener un equilibrio macroeconómico. Los viejos regímenes autoritarios habían dado origen a una grave crisis de representación política, reforzando los procesos de segregación y exclusión social ya existentes. Las poblaciones respondían con movimientos populares de protesta y alzamientos espontáneos (Castells, 1983). La noción de ciudadanía estaba en el centro de la mayoría de los movimientos y organizaciones protagonizadas por los pobladores de las zonas periféricas y centrales de las ciudades latinoamericanas. Paralelamente, la criminalidad y la violencia, sin ser componentes naturales de la vida urbana, encontraban en la segregación social de los ambientes urbanos un terreno abonado para su desarrollo.

Esta nueva serie de circunstancias imprimieron una nueva orientación a las actividades de investigación de los 80, implantándose un nuevo orden de prioridades. Las cuestiones ambientales relacionadas con la calidad del aire, la eliminación de los desechos y el tratamiento de los residuos industriales y domésticos se convirtieron en problema acuciante para los centros universitarios y los organismos gubernamentales, fomentando las investigaciones particularmente en países como México, Chile, Argentina y Colombia (Jansen, 1984). Los problemas referentes a la gestión urbana cobraron nueva importancia en el marco del crecimiento "caótico" de las metrópolis, donde resaltaba la insuficiencia de los servicios y de las infraestructuras y el empobrecimiento continuo de sus poblaciones (Cuervo, Jaramillo et al, 1988). La participación popular en el gobierno local pasó a ser un tema de investigación clave a medida que se restablecía la democracia constitucional y que los ciudadanos comenzaban a organizarse (Cardoso, 1983; Alonso, 1986; Jacobi, 1989; Assies y otros, 1990; Nuñes, 1990). En los pocos países donde se llevaron a cabo la reforma y la descentralización del Estado (México, Chile, Argentina, Venezuela), el gobierno local comenzó a atraer la atención de los estudiosos (Torres, 1986; Padua y Vanneph, 1986; Herzer y Pires, 1988; Borja y otros, 1989). El municipio sustituyó a la metrópoli como base territorial de investigación (Carrion, Hardoy et al, 1986; Delameiras, 1987; Duhau, 1988; Velardi et al, 1991). Parecia más fácil aprehender el alcance de los problemas urbanos y las estrategias de los diferentes actores sociales si se tomase la esfera municipal como referencia.

Los siguientes temas de investigación pasaron a ocupar el primer plano:

Esta serie de temas de investigación no debe tomarse de forma rígida o estática. Recordemos que temas que surgían en un determinado decenio y en un país dado podían tal vez surgir en otro país sólo diez años después. Asimismo recordemos que la mayoría de los temas de investigación se mantenían más allá de los decenios en que habían aparecido, consolidando unos su preeminencia como por ejemplo, el proceso de urbanización (Portes y Lungo, 1992, 1992), su relación con la transformación ocupacional en America Latina (Roberts y Oliveira, 1989) la vivienda (Schteingart, 1989; Sachs, 1990; Taschner y Sachs, 1990), la política urbana y industria de la construción (Ziccardi , 1991), el medio ambiente urbano (Ward, 1990; Schteingart y D'Andrea, 1991) y perdiendo otros vitalidad como por ejemplo migración y planeamiento urbano. Otros fueron simplemente objeto de redefinición, siendo el caso más ostensible la pobreza urbana. La cuestión se estudió primeramente bajo el epígrafe de "marginalidad", que asociaba pobreza con migración y responsabilizaba a los pobres por todos los males y problemas urbanos. Posteriormente se les designó con el término "sector informal" (Contreras Suarez, 1972; Jelin, 1978). Lo que anteriormente se había caracterizado como desempleo y subempleo se pasó a considerar como "estrategias de supervivencia" (Cariola, 1986, 1992). Con el transcurso del tiempo, los "pobres urbanos" suplantaron a los migrantes como categoría central del estudio de la pobreza en las ciudades (Eckstein, 1982). Ya en los años 80 la cuestión de la pobreza urbana era considerada esencialmente como un problema de desigualdad: las desigualdades en los ingresos y las diferencias en materia de vivienda, empleo y educación se combinaban con las disparidades basadas en el genero y la raza (Pastore, 1983; Hasembalg y Silva, 1988; Tolosa, 1991).

Es también importante hacer referencia a varios temas que se mencionaron en los tres trabajos aludidos y que no se ha hecho referencia hasta ahora. Entre ellos figuran la violencia urbana, incluidos los estudios sobre la criminalidad, delincuencia, el narcotráfico y la violencia contra los niños y las mujeres (Coelho, 1978; 1988; Paixao, 1982; Pinheiro, 1983; García, 1987; Predazzini y Sánchez, 1992) y el tema del asociativismo y de las redes que incluen la participación vecinal, la ayuda mutua y la cooperación interfamiliar (Lomnitz, 1975; Castillo, 1984; Zaluar, 1985; Massolo y Schteingart, 1987; González de la Rocha, 1991; Connolly y otros, 1991; Coulomb, 1991; Chant, 1991; Espinoza, 1992).

EL CONTEXTO Y RESPALDO INSTITUCIONAL DE LA INVESTIGACION URBANA

En la sección 2.1 se ha dado ya una idea general del desarrollo institucional de los estudios urbanos en América Latina. En esta sección vamos a tratar de describir el marco institucional tal como existe actualmente, tomando como base una vez más los trabajos originarios preparados para cada región. Como resultado de las diferencias en los datos proporcionados por los tres documentos el análisis tiene un carácter menos comparativo.

Cuadro 3

Marco institucional en América Latina


.  País       PPG         CIU         OG        CIP         ONG       Total

Argentina      1          13          1          13          0          28
Bolívia        0           0          2          4           0          6
América        0           4          1          1           1          7
Central
Brasil         42         12          16         6           8          84
Chile          2           3          0          0           4          9
Colombia       0           4          4          0           3          11
Ecuador        2           0          1          0           2          5
México         4           6          2          0           2          14
Perú           2           2          0          0           3          7
Uruguay        0           1          0          2           0          3
Venezuela      15         21          6          3           0          45
Total          68         66          33         29         23         219  


PPG - Programa de postgrado
CIU - Centro de investigación universitario
OG - Organismo gubernamental
CIP - Centro de investigaciones privados
ONG - Organización no gubernamental

En el Cuadro 3 se recoge la información sobre las instituciones que apoyan la investigación urbana en diez países distintos y en América Central. Los datos incluidos en el cuadro no abarcan la totalidad de las instituciones de investigación existentes, pero dan una idea de las proporciones correspondientes a cada grupo. Sólo se dispuso de una lista exhaustiva en los casos de Brasil y Venezuela.

Se agruparon las instituciones en cinco categorías: a) programas de postgrado; b) centros de investigación universitarios; c) organismos gubernamentasles; d) centros de investigación privados; e) ONG. Las diferencias se presentaron en la clasificación de las instituciones, particularmente respecto de los centros de investigación privados y de las ONGs, que en ciertos países no pueden distinguirse entre sí fácilmente.

En todos los países excepto Bolivia, las investigaciones urbanas se realizan esencialmente en el marco de la universidad, ya sea en cursos de postgrado, o en centros de investigación universitarios. A escala continental, esos centros representan más de la mitad del total de las instituciones. En esta concentración se refleja la gran importancia que en el pasado se daba a la educación superior y al desarrollo institucional. En ella se expresa asimismo el papel predominante que desempeña la universidad en varios países (México, Brasil y Venezuela), a pesar de la crisis económica. No ocurre lo mismo, en cambio, en Chile, Perú y Argentina, donde los regímenes autoritarios limitaron drásticamente la capacidad y la libertad de las universidades en materia de investigación urbana.

Los organismos gubernamentales son importantes por lo menos en tres países -Brasil, Colombia y Venezuela- donde por ejemplo los organismos de planificación han participado activamente en la investigación. En cambio, en Chile, Argentina, Perú y Uruguay las grandes organizaciones públicas no intervienen en la investigación urbana. En México es muy poco lo hecho por la administración pública.

Las organizaciones no gubernamentales han participado muy poco en la investigación urbana en países como México, Venezuela, Argentina, Bolivia y Uruguay. En Brasil las ONGs se están multiplicando y se orientan escasamente a la investigación. En Chile, Perú y Ecuador ponen de relieve la importancia de vincular las investigaciones con la acción práctica y ellas son las que llevan a cabo la mayor parte de las investigaciones actuales. En América Central las ONGs acaban de aparecer en escena.

Los centros de investigación privados se han creado sólo en unos cuantos países: Argentina, Uruguay, Bolivia, Brasil y Venezuela. Fundadas por estudiosos interesados por la importancia de los conocimientos aplicados, estas instituciones están comenzando a identificarse como ONGs.

Para esta amplia gama de instituciones el futuro de la ayuda financiera y la producción de recursos humanos constituyen ámbitos de constante interés. Al referirse a la financiación de las investigaciones, los tres documentos de que venimos hablando ponen de relieve la reducción de la ayuda nacional y la creciente dependencia de las actividades de investigación respecto de los fondos extranjeros. Incluso en los países donde tradicionalmente ha invertido el Estado en la universidad (México, Brasil, Venezuela y Colombia) la ayuda nacional está disminuyendo rápidamente como resultado de la política de ajuste estructural. Y no sólo se han visto duramente afectadas las universidades sino que además los distintos consejos nacionales de ciencia y tecnología (en México, Brasil, Argentina, Chile, Uruguay y Ecuador) han impuesto fuertes limitaciones a las ciencias sociales en general y a las cuestiones urbanas en particular.

De la detallada información presentada por Argentina, Chile, Ecuador y Uruguay (Cuadro 6 en Rodríguez, Espinoza y Herzer) se desprende que la investigación urbana depende esencialmente de la financiación extranjera procedente de dos fuentes principales: a) los organismos internacionales ( PNUD, BID, UNCHS), cuyos recursos se obtienen por conducto de un organismo estatal encargado de distribuir los fondos asignados al país; y b) los organismos internacionales públicos y privados dedicados a la realización de investigaciones y al fomento del desarrollo (SAREC, IDRC, FORD, VOLKSWAGEN, NOVIB), cuyos recursos se encauzan hacia los centros de investigación privados y las ONGs.

Aunque la información facilitada respecto de otros países no era completa, ponía claramente de manifiesto que también dependen considerablemente de la financiación internacional. Por ejemplo, la Fundación Ford ha desempeñado un papel importante en el desarrollo de la investigación social en países como Brasil, México y Perú. Gracias a la financiación de la Fundación pudieron ponerse en práctica varios programas de postgrado; gran número de estudiosos pudieron trasladarse al extranjero para recibir una formación de alto nivel; y se promovieron gracias a una financiación especial las investigaciones en determinados ámbitos.

Por lo que atañe a los recursos humanos, el trabajo de Rodríguez, Espinoza y Herzer pone de relieve su importancia para el desarrollo futuro de las actividades de investigación en América Latina. En algunos casos (América Central, Bolivia y Uruguay) no existen programas de formación de postgrado, por lo que hay que formar a los investigadores en el extranjero o, en su defecto son autodidactas formados gracias a la experiencia adquirida en los centros de investigación locales. En muchas universidades las capacidades técnicas no son aun un aspecto importante de la formación académica. En el ámbito de la gestión urbana, se han hecho muy pocos intentos para formar planificadores profesionales y funcionarios eficientes con plena comprensión de los problemas urbanos y capacidad para amalgamar conocimientos y experiencia práctica.

EL PROGRAMA DE INVESTIGACIONES URBANAS PARA LOS 90

El objetivo final del proyecto LA INVESTIGACION URBANA EN EL MUNDO EN DESARROLLO (primera fase, 1991-1992) era proponer un programa de investigaciones urbanas. Una cuidadosa lectura de los tres programas formulados por las tres distintas subregiones pone de manifiesto la existencia de propuestas similares y de necesidades comunes. En la reunión final del proyecto, celebrada en El Cairo en febrero de 1993, se pudo examinar los temas esenciales de las futuras investigaciones y alcanzar un consenso sobre los principales problemas con que se enfrenta actualmente la investigación urbana. Vamos a tratar de formular aquí una sola propuesta que recoja los puntos comunes.

Recomendaciones generales

Se deben fomentar algunas orientaciones de carácter general:

el programa debe ser prospectivo y de largo alcance

Debe ser capaz de aprehender la dinámica social y sus transformaciones, de modo que se pueda antecipar al impacto de los cambios estructurales en el ámbito urbano. Debe ser capaz de proponer escenarios futuros basándose en el análisis de las tendencias demograficas, económicas, sociales. La investigación empírica basada en series y datos secundarios desempeña un papel importante en la aplicación de esta recomendación.

el programa debe ser pertinente para las políticas gubernamentales

Sin despreciar la importancia de la produción de conocimientos, la investigación urbana debe orientarse más hacia la acción. La investigación puede ser muy útil como instrumento para elaborar la política social y urbana, para contribuir a la adopción de decisiones y para sopesar las distintas alternativas. Los investigadores deben participar en la definición de las cuestiones pertinentes y de los temas investigables.

el programa debe promover el desarrollo teórico

La investigación futura debe examinar los problemas conceptuales que se presentan en las investigaciones en curso a fin de poder elaborar hipótesis y presentar síntesis. La reelaboración conceptual y el esfuerzo de refinamiento intelectual debe posibilitar una interpretación más sólida de los fenómenos urbanos. Metodológicamente, lo que se precisa es combinar el enfoque interpretativo y el analítico.

el programa debe tratar de establecer nuevas relaciones entre los temas y cuestiones de la investigación

La relación entre los procesos estructurales y los procesos urbanos se percibirá mejor si se evita el análisis unidimensional y se supera la tradición de estudiar los temas aisladamente. No existen cuestiones urbanas independientes ni temas aislados. Hay que buscar las conexiones entre unos y otros y examinar las interrelaciones de los procesos, sectores y niveles geográficos. Deben fomentarse la investigación interdisciplinaria y un enfoque de carácter más pluridimensional.

el programa debe contribuir a promover los estudios comparados

En América Latina la literatura se caracteriza por la ausencia de estudios comparados. La introducción del enfoque comparado daría como resultado una mejor comprensión de la repercusión de los procesos globales en las sociedades de ámbito nacional o local y de los caracteres particulares de los procesos en estudio. Por otro lado, los estudios comparados mejorarían el análisis de las interrelaciones y coadyuvarían a identificar los puntos de convergencia de las tendencias y procesos. Ampliarían además el alcance de las cuestiones investigadas y darían como resultado un enfoque más analítico y menos descriptivo.

siempre que sea necesario, el programa debe tener en cuenta las cuestiones del género y la raza

Limitar el análisis a las variables tradicionales (edad, educación, ingresos) rebaja las posibilidades explicativas de la investigación urbana. A los efectos de ésta, el género y la raza no deben constituir cuestiones independientes. Más bien resultan pertinentes en relación con las demás cuestiones (rendimiento productivo, política social, mercado del trabajo, gobierno local, ciudadanía)

Temas de investigación

Desde el decenio de los 80 se han venido produciendo en América Latina tres procesos fundamentales: el retorno a la democracia, el ajuste estructural y la desaceleración del ritmo de la urbanización. El programa de investigaciones urbanas para los 90 debería tener en cuenta los cambios que se han producido en el proceso urbano a causa de esos tres fenómenos y, en particular, examinar las cuestiones allí donde se manifiesta su interrelación.

Presentamos a continuación las grandes lineas en base a las cuales la investigación futura ha de desarrollarse.

Urbanización y globalización

Dada la importancia de la globalización y de la reestructuración económica y sus repercusiones en América Latina, es necesario estudiar las nuevas tendencias y pautas del proceso de urbanización que se desarrollan conjuntamente con los cambios dados en la economía internacional. Sin embargo, hay que distinguir entre los fenómenos resultantes de factores externos y los que son parte de tendencias nacionales en marcha.

Es importante considerar las consecuencias de la nueva división internacional del trabajo tanto en el plano continental como en el nacional. La reestructuración de la producción, la apertura del comercio y la preferencia creciente por los mercados exteriores tienen manifestaciones territoriales como la redistribución espacial de la industria y de la población, la nueva articulación de las relaciones económicas entre las distintas regiones y la reestructuración de los sistemas de las ciudades. Esas nuevas condiciones económicas internaciomales y nacionales entrañan un aumento de la competición intrarregional y, en el plano nacional, entre las ciudades. Las fronteras goegráficas tradicionales entre los países, las regiones y las ciudades se han modificado como consecuencia de los nuevos vínculos económicos. La nueva orientación de los flujos migratorios internacionales y nacionales influye en los desequilibrios regionales. Todas estas tendencias necesitan ser analizadas.

Estructura económica urbana

Las publicaciones latinoamericanas han prestado relativamente poca atención al papel económico de la ciudad y a su dinámica interna.

Dadas las nuevas perspectivas de desarrollo internacionales y nacionales, es indispensable estudiar como funcionan y crecen las ciudades. Ello es particularmente cierto desde que se han producido cambios en su organización económica y se ha impuesto un ajuste estructural en un intento de crear las condiciones para un crecimiento económico autosostenido. Deben abordarse las cuestiones relativas a los principales cambios que se han producido en la industria, el comercio, los servicios y el sector financiero. También habrá que investigar la reorganización de mercado del trabajo, caracterizada por el incremento del sector informal, la terciarización y la transformación de las tecnologías.

Debe hacerse asimismo hincapié en los procesos más directamente relacionados con la producción del espacio urbano. La reducción de los gastos públicos, esencialmente en infraestructuras y servicios urbanos, ha afectado al entorno construido de las ciudades en formas que aun no se han estudiado. La disminución y la irregularidad de las inversiones genera la degradación urbana, especialmente en aquellos sectores que no interesan al capital privado. Es también importante comprender el creciente papel del sector privado en la economía urbana y el funcionamiento de los mercados de la tierra y la vivienda en un contexto de intervención estatal declinante. La construcción de viviendas de alquiler es hoy una cuestión clave en la mayoría de las ciudades latinoamericanas y merece ser examinada con atención.

Otra cuestión importante que debe examinarse es la llamada "productividad de las ciudades" en el contexto del ajuste estructural. Entre los problemas que interesan a la investigación futura en esta esfera figuran los relacionados con las finanzas urbanas, la financiación de las políticas urbanas (esencialmente las relativas a los servicios y la infraestructura) y la presión de los gastos de las ciudades sobre los presupuestos nacionales.

Gestión urbana y gobierno local

En los años 80 la descentralización, la municipalización y la privatización de las funciones que antes desempeñaba el gobierno central produjo cambios importantes en el ámbito local de la mayoría de los países latinoamericanos. El gobierno local se convirtió en cuestión clave del proceso de toma de decisiones, especialmenmte en lo relativo a la planificación, la reglamentación, la inversión y la administración urbana.

Con el fortalecimiento del gobierno local y la creciente participación ciudadana (tendencias que surgieran con los albores de la democratización política en América Latina) ha crecido el interés y la importancia de las investigaciones sobre la gestión urbana. Las investigaciones deben tener en cuenta los procesos de descentralización y de municipalización, poniendo de relieve y evaluando las relaciones entre la gestión de la ciudad y la participación de los ciudadanos: los procesos políticos locales como el clientelismo, los grupos de intereses y el papel que desempeñan las ONGs son importantes temas de estudio.

Con el ajuste estructural aparecieran nuevos desafios de la gestión urbana: los recortes de los gastos públicos provocaran la privatización de los servicios públicos y el mercado se ha convertido en el mecanismo principal de la asignación de recursos. Las futuras iniciativas de investigación tendrán que tomar en consideración esta nueva tendencia. La gestión privada de los servicios urbanos y sociales plantea problemas en lo relativo a los resultados del proceso en terminos de la relación costo/eficacia, a la calidad de los servicios y al costo para las ciudades.

Pobreza, desigualdad y política social

Los estudios futuros sobre la pobreza deberán generar conocimientos que permitan mejorar la formulación de la política social con miras a reducir en todo lo posible las insuficiencias de los ingresos a corto plazo y a garantizar en la práctica los derechos sociales de los pobres (equidad).

Es preciso estudiar más a fondo los mecanismos de la producción y reproducción de la pobreza y responder a interogantes como, ¿Qué factores influyen en la transmisión de la pobreza de una generación a otra? ¿Qué condiciones permiten a algunas familias superar la situación de pobreza mientras a otras en las mismas circunstancias les es imposible?

La pobreza es un fenómeno de carácter multidimensional y lo importante es identificar los criterios de diferenciación interna dentro de la pobreza urbana. Las investigaciones deben determinar las situaciones diferenciales dentro del mismo grupo interesado, partiendo de factores tales como la edad y el número de miembros de la familia, el sexo del jefe de familia, la educación y calificación de sus miembros y su inserción en el mercado del trabajo, las propiedades o rentas familiares y la percepción de ingresos no monetarios. Los estudios deben también distinguir las diferentes situaciones de pobreza resultantes de la inclusión reciente en esta categoría de los "nuevos pobres" (asalariados empobrecidos que trabajan en el sector formal y familias sin hogar que se ven obligadas a vivir en la calle). Los resultados de la investigación en esta esfera permitirían mejorar la definición de la estructura y la jerarquía de las necesidades.

En la situación de ajuste estructural es importante evaluar la política social, examinando su eficiencia a corto y medio plazo para reducir a lo máximo posible los efectos de la pobreza. La investigación futura deberá considerar igualmente los nexos entre la política social y la gestión urbana en el contexto de la creciente municipalización y privatización de los servicios urbanos (abastecimiento de agua, tratamiento y eliminación de los desechos, recojo de basura, transportes, servicios de salud, etc.). ¿Hasta qué punto han mejorado las condiciones de vida de los pobres y en qué grado ha disminuido la segregación social urbana?

Estructura social urbana

Los estudiosos latinoamericanos se han desinteresado de los análisis globales de la estructura de clase y han prestado escasa atención a la pluralidad social. No obstante, se reconoce que se están produciendo cambios muy importantes en la estratificación social (procesos de movilidad hacia arriba y hacia abajo) y que la estructura social urbana merece especial atención.

No menor atención merecen los cambios que se están produciendo en la estructura demográfica (formación gradual de una nueva pirámide de edades), en la estructura económica (fragmentación del mercado del trabajo y aparición de nuevos sectores relacionados con las nuevas tecnologías) y en la estructura política (nuevos agentes políticos y nuevos grupos de intereses). Todos esos cambios están claramente relacionados con los procesos urbanos.

La segregación espacial que engloba en sí todos esos cambios es un tema que hay que explorar más a fondo. Debe estimularse el estudio de los valores culturales y de la identidad social de los diferentes grupos (jóvenes, mujeres, nuevas organizaciones populares, grupos étnicos, grupos religiosos) a fin de alcanzar un conocimiento más claro del mosaico social.

La fragmentación dentro de las ciudades ha dado origen a nuevas formas de sociabilidad y de organización social como la ayuda mutua y el apoyo social espontáneo. El estudio de los espacios de socialización es un factor clave para entender los procesos de integración social y para superar la fragmentación y la desigualdad social.

También merecen atención las nuevas formas unificadoras basadas en la religión, dada su capacidad para congregar múltiples fuerzas sociales y para movilizar masas importantes de seres humanos.

De todos modos, el estudio de tales procesos debe ser paralelo a un análisis general de la estructura social actual. Ese enfoque nos ayudará a entender los procesos de exclusión social en curso y la geografía social de las ciudades.

Medio ambiente urbano

Hay que tratar el medio ambiente urbano como un tema que afecta transversalmente a todo el programa. La cuestión se halla íntimamente ligada con la mayor parte de los temas que debe abarcar la investigación urbana en América Latina; y no puede ser contemplada como una cuestión independiente. Justamente, su importancia se manifiesta en su relación con las cuestiones que hemos bosquejado anteriormente. Las zonas metropolitanas tienen problemas ambientales característicos: contaminación, abastecimiento de agua potable, eliminación de desechos, tratamiento de los residuos industriales y domésticos. La gestión de las ciudades tiene que ver cada vez más con el medio ambiente y la calidad de la vida. La pobreza urbana y las políticas para combatirlas han ingresado a formar parte de una dimensión ambiental.

Apoyo institucional

A fin de poner en práctica un programa de investigaciones durante el decenio de los 90, es indispensable establecer las estructuras adecuadas de apoyo institucional. La infraestructura mínima necesaria para que pueda ampliarse y consolidarse la comunidad de los investigadores urbanos requiere:

una financiación regular de la investigación

Hay que garantizar la existencia de fuentes de financiación que permitan proseguir las actividades de investigación en curso e incrementar las posibilidades y el número de nuevas iniciativas de investigación.

un mayor desarrollo y expansión de las redes

Esto requeriría ayudar al establecimiento de nuevas redes nacionales, al desarrollo de las existentes y a la expansión de las redes latinoamericanas.

una mayor difusión de la información y de los resultados de la investigación tanto dentro como fuera de América Latina

Esto exige la expansión de los pocos canales de comunicación existentes y, sobre todo, la creación de una base de datos latinoamericana. Esta base latinoamericana centralizaría y difundiría la información bibliográfica, así como los datos sobre los centros de investigación, los investigadores y los proyectos de investigación en curso.

Para garantizar la comunicación creciente entre centros de investigación y fortalecer los vínculos entre las comunidades académicas y universitarias dentro y fuera del continente, habría que utilizar ampliamente el correo electrónico.

Dado el escasísimo conocimiento fuera de América Latina de las publicaciones en español y en portugués, habría que promover la traducción al inglés de la literatura pertinente.

programas de formación con vistas a una mayor capacitación

Para esto sería necesario, en primer lugar, formar a una nueva generación de investigadores capaces de llevar a cabo investigaciones con la utilización de la informática. En segundo lugar, habría que fomentar los cursos de formación para empleados en la administración urbana, facilitando la comunicación entre los investigadores académicos y los organismos gubernamentales. Como última cuestión, pero no menos importante: habría que promover la creación de una estructura de intercambio permanente de recursos humanos entre los centros de investigación a fin de estimular las investigaciones comparadas y la transferencia de conocimientos.

Gráfico 1

Referencias bibliográficas por temas Gráfico 1, Brasil*


. Temas     Antes de      Los 50     Los 60      Los 70     Los 80
.           los años 50

.   1          10          23         44         222         297
.   2           4          12          9          18         87
.   3           5          8          16          57         46
.   4          19          41         52         501         319
.   5           6          12         29         177         227
.   6           1          0           4          92         219
.   7           1          7          15         161         246
.   8           0          0           2          13         66
.   9           2          1           1          21         70
.   10          2          2           2          21         47
.   11          4          2           2          31         117
.   12          4          1           3          34         75
.   13         10          10         32         248         467
.   14          0          0           0          26         31
.   15          1          6          13          55         72
.   16          6          7          12         169         318
.   17          0          0           0          66         297
.   18          1          0           1          18         89
.   19          7          11         14          73         209
.   20          0          1           2          14         61
.   21          2          0           0          4          35
.                                                                    Tot.Ref.
TOTAL          85         144         253       2.021       3.395      5.898
.             1,44%      2,44%       4,29%      34,27%     57,56%       100%

Fuente: Base de dados URBANDATA - IUPERJ, 1992
* Cada referencia se clasificó en una o más áreas temáticas

Temas consolidados

1. Urbanización, crecimiento urbano y migración
4. Estructura interna de la ciudad
5. Actividades económicas y mercado del trabajo
7. Planificación urbana: Teorías y prácticas
13. Vivienda
16. Pobreza
19. Imaginería social y modo de vida urbano

Temas estacionarios

2. Evolución histórica de la ciudad
3. Sistemas urbanos
10. Finanzas y administración públicas
12. Transportes
14. Sector de la construcción
15. Estructura social urbana

Temas nuevos

6. Utilización de la tierra
8. Política pública
9. Gobierno local y política local
11. Infraestructura y servicios urbanos
17. Movimientos sociales
18. Violencia urbana
20. Medio ambiente urbano y calidad de la vida
21. Otros temas:
Prácticas alternativas y medio ambiente urbano
Preservación histórica
Nuevas tecnologías

Gráfico 2

Referencias bibliográficas por temas
Argentina, Chile, Bolivia, Ecuador y Perú*


Temas                                    Argentina    Bolivia    Chile   Ecuador    Perú    Media
.                                            %           %         %        %
Vivenda, barrios populares                   11          7         15       14        25     14,4
Empleo, pobreza, sector informal             17         17         18        5        13     14
Movimientos sociales, marginalidad           10         12          3       17         9     10,2
Servicios urbanos                             9          8         18        7         6     9,6
Procesos de urbanización                      8          5          9       10         9     8,2
Gobierno local, política urbana               8          7          6        7         8     7,2
Historia e identidad popular, etnicidad       5         11          2        9         8     7
Planificación urbana                          5          3          1       20         5     6,8
Mujeres, jóvenes, niños                       5         13          5        2         9     6,8
Estudios urbanos                             12          3          3        3         3     4,8
Migraciones, demografía                       3         11          1        3         2     4
Medio ambiente                                5         2          10        2         1     4
Política social                               2         0           9        0         0     2,2
Derecho urbano                                0         0           0        1         1     0,4
Medios de información                         0         1           0        0         0     0,2
Economía urbana, industrialización            0         0           0        0         1     0,2
TOTAL                                        100       100         100      100       100    100

Fuente:  Rodriguez, Espinoza y Herzer, 1993  

* Temas resultantes de las bibliografias (porcentaje para cada país y porcentaje media) en los informes nacionales.


BIBLIOGRAFIA

La bibliografia que sigue representa solamente una selección de referencias que se encuentran en la publicación STREN, Richard (ed) (1995) Urban Research in the Developing World. Volume 3: Latin America. Centre for Urban and Community Studies, University of Toronto.

Además de referencias gererales sobre America Latina incluimos una lista de reseñas sobre la investigación urbana en Latino America.

I). REFERENCIA GENERAL SOBRE AMERICA LATINA

ALONSO, Jorge (coord.).(1986). Los Movimientos Sociales en el Valle de México. v.1, México: Ediciones de la Casa Chata.

_____ (coord.).(1988). Los Movimientos Sociales en el Valle de México. v.11, México: Ediciones de la Casa Chata.

ALVARADO, Ivonne yESTABA, Rosa M. (1985). Geografia de los Paisajes Urbanos e Industriales de Venezuela. Caracas: Ed. Ariel-Seix Barral Venezoelana.

ALVARADO, Luis et al.(1973). "Movilización Social en Torno al Problema de la Vivienda." EURE, v.III, Abril, no.7:37-70, Santiago.

ASSIES, B.; GURGWAL, G. y SALMAN, T.(1990). Structures of Power, Movements of Resistance. An Introduction to the Theories of Urban Movements in Latin America. Amsterdam: CEDLA, Latin American Studies, 55.

AZUELA, Antonio.(1989). La Ciudad, la Propiedad Privada y el Derecho. México: El Colegio de México.

BORJA, Jordi; CALDERON, Fernando; GROSSI, Maria y PENALVA, Susana (eds.).(1989). Descentralizacion y Democracia. Gobiernos Locales en America Latina. Santiago: CLACSO/SUR/CEUMT - Barcelona.

CAMPO, Urbano.(1977). La Urbanización en Colombia. Bogotá: Ediciones Suramericana.

CARDONA, Ramiro.(1969). Las Invasiones de Terrenos Urbanos, Elementos para un Diagnóstico. Bogotá: Ediciones Tercer Mundo.

CARDOSO, Fernando Henrique.(1971). "Comentário sobre os Conceitos de Superpopulação Relativa e Marginalidade." In Sobre Teoria e Método em Sociologia. Sao Paulo: Ed CEBRAP.

_____ y FALETTO, Enzo.(1970). Dependência e Desenvolvimento na América Latina. Rio de Janeiro: Zahar.

CARDOSO, Ruth. (1983) “Movimentos Sociais Urbanos: balanço Crítico.”In SORJ, Bernardo y ALMEIDA, Maria Hermínia. Sociedade e Política no Brasil Pós-64. São Paulo: Brasiliense. pp.215-239.

CARIOLA, Cecília (ed.).(1992). Sobrevivir en la Pobreza: el fin de una Ilusión. Caracas: Editorial Nueva Sociedad.

_____et al (eds).(1986). Crisis, Sobrevivencia y Sector Informal. Caracas: ILDES/CENDES, Editorial Nueva Sociedad.

CARRION, Fernando y VELARDE, Patricio et. al.(1991). Municipio y Democracia. Gobiernos Locales en Ciudades Intermedias de América Latina. Santiago: Ediciones SUR.

CARRION, Diego, HARDOY, Jorge et al. (1986). Ciudades en Conflicto. Quito: Editorial El Conejo/CIUDAD.

CASTELLS, Manuel.(1983). The City and the Grassroots. California: University of California Press.

CASTELLS, Manuel y VELEZ, P. (eds.).(1971). Imperialismo y Urbanizatión en América Latina. Barcelona: Ed. Gustavo Gili.

CASTILLO, Hector.(1984). El Basurero, Antropología de la Miseria. México: Editores Associados de México.

CENDES. (1968). Estudio de Caracas. Caracas: Imprensa Universitaria UCV, 6v.

CHANT, Sylvia. (1991). Women and Survival in Mexican Cities. Prerspectives on Gender, Labor Markets and Low-Income Households. Manchester University Press.

CIDU.(1972). "Reivindicación Urbana y Lucha Politica: los Campamentos de Pobladores en Santiago de Chile." EURE, v.II, Noviembre, no.6:55-81, Santiago.

COELHO, Edmundo Campos.(1978). “A Criminalização da Marginalidade e a Marginalização da Criminalidade”. Revista de Administração Pública. vol.12. nº2.abr/jun.

_____.(1988). "A Criminalidade Urbana Violenta." DADOS, v.31, no.2:145-183.

CONNOLLY, P.; DUHAU, E. y COULOMB, R.(1991). Cambiar de Casa pero no de Barrio, Estudio sobre la Reconstrucción en la Ciudad de México. México: CENVI/UAM.

CONTRERAS SUAREZ, Enrique.(1972). "Migración Interna y Oportunidad de Empleo en la Ciudad de México." El Perfil de México en 1980, México.

CORNELIUS, Wayne y TRUEBLOOD, Felicity (eds.).(1975). Latin American Urban Research. Vol.5. Beverly Hills/London Sage Publications.

COULOMB, René.(1991). "La Participación Popular en la Provisión de los Servicios Urbanos. Estrategias de Sobrevivencia o Prácticas Autogestionarias?" In SCHTEINGART, Martha y D'ANDREA, Luciano (comps.) Servicios Urbanos, Gestión Local y Medio Ambiente. Mexico: El Colegio de México/Centro di Ricerca e Documentazione Febbraio 74.

CSUCA.(1978). Estructura Demográfica y Migraciones Internas en Centroamérica. San José: EDUCA.

CUENYA, Beatriz; PASTRANA, Ernesto y YUNOSKI, Oscar. (1984). De La Villa Miseria al Barrio Autoconstruido. Cuatro Experiências Organizadas de Producíon del Habitat Popular. Buenos Aires: Ediciones CEUR.

CUERVO, Luis Mauricio; JARAMILLO, Samuel; GONZALES, Jorge Iván y ROJAS, Fernando.(1988). Economía Política de los Servicios Públicos, una Visión Alternativa. Bogotá: CINEP Centro de Investigación y Educación Popular.

DE LAMEIRAS, Brigitte B. (coord.).(1987). El Municipio en México. México: El Colegio de Michoacán.

DE SOTO, Hernando.(1986). El Otro Sendero. Lima: Ed. Barranco.

DESAL.(1969). Marginalidade en América Latina. Un Ensayo de Diagnóstico. Barcelona: Herder.

_____.(1970). La Marginalidad Urbana: Origen, Proceso y Modo. Santiago.

DUHAU, Emilio.(1988). "Planeación Metropolitana y Política Urbana Municipal en la Ciudad de México." Estudios Demográficos y Urbanos, no.1, Ene./Abr.

DURAND, John D. y PELAEZ, Cesar A.(1969). "Patterns of Urbanization in Latin America".In BREESE, Gerald (ed.) The City in Newly Developing Countries. Readings on Urbanism and Urbanization. N.J.: Prentice-Hall, Inc., Englewood Cliffs. 166-188.

ECKSTEIN, Susan. (1982) El Estado y la Pobreza Urbana no Mexico. Mexico: Siglo XXI.

ECONOMIC COMMISION FOR LATIN AMERICAN AND THE CARIBBEAN.(1992). Statistical Yearbook for Latin America and the Caribbean.

ESPINOZA, Vicente.(1988). Para una Historia de los Pobres de la Ciudad. Santiago: Ediciones SUR.

_____.(1992). “Networks in Informal Economy: work and community among Santiago's urban poor.”Thesis for the Degree of Doctor of Philosophy, Graduate Department of Sociology, University of Toronto.

FARIA, Vilmar.(1976). "O Sistema Urbano Brasileiro: um Resumo das Características e Tendências Recentes." Estudos CEBRAP, no.18:91-115.

FERNANDEZ, Rodrigo y LUNGO, M. (comp.).(1988). La Estructuración de las Capitales Centroamericanas. San José: EDUCA.

FRIEDMANN, John.(1966). Regional Development Policy: a Case Study of Venezuela. Cambridge, Massachussets: The M.I.T. Press.

GARCIA, Carlos.(1987). "La Violencia en Bogotá: la Dimensión Urbana de un Processo Histórico." Revista Foro, no.2:13-24, Bogotá: Foro Nacional por Colombia.

GARZA, Gustavo.(1985). El Processo de Industrialización en la Ciudad de México. México: El Colegio de México.

_____.(1990)."El Caracter Metropolitano de la Urbanización en México, 1900-1988." Estudios Demográficos y Urbanos, v.5, no.1, Ene./Abr., México.

_____ y SCHTEINGART, Martha.(1978). La Acción Habitacional del Estado en México. México: El Colegio de México.

GEIGER, Pedro P. y DAVIDOVICH, Fanny R.(1986). "The Spatial Strategies of the State in the Potitical-Economic Development of Brazil." In SCOTT, Allan y STOPPER, Michael (eds.) Production, Work, Territory. Boston: Allen and Unwin. pp.281-298.

GERMANI, Gino.(1965). "La Assimilación de Inmigrantes en el Medio Urbano. Notas Metodologicas." Revista Lationamericana de Sociología. 65-2.

_____ (ed.).(1969). La Sociología de la Modernización. Buenos Aires: Paidos.

GILBERT, Alan; HARDOY, Jorge E. y RAMIREZ, Ronaldo (eds.) (1982). Urbanizatión in Contemporary Latin America. Critical Approaches to the Analysis of Urban Issues. Chichester, New York, John Wiley & Sons Ltd. 286p.

GILBERT, Alan y WARD, Peter M.(1985). Housing, the State and the Poor; Policy and Practice in the Three Latin American Cities. Cambridge University Press.

GONZALES DE LA ROCHA, Mercedes.(1991). "Family Well-Being, Food Consumption and Survival Strategies During Mexico's Economic Crisis." In DE LA ROCHA, Mercedes y ESCOBAR L.(eds.) Social Responses to Mexico's Economic Crisis of the 1980s. San Diego: Mexican Studies/University of California.

HARDOY, Jorge E. y GEISSE, Guillermo (eds.).(1972). Políticas de Desarrollo Urbano y Regional en América Latina. Buenos Aires: SIAP.

HASEMBALG, Carlos y SILVA, Nelson do Valle. (1988). Estrutura Social, Mobilidade e Raça. São Paulo y Rio de janeiro: Ed. Vértice/Ed. Revista dos Tribunais, IUPERJ.

HAUSER. Philip (ed.).(1961). Urbanization in Latin America. New York: UNESCO

HERZER, Hilda y PIREZ, Pedro (eds.).(1988). Gobierno de la Ciudad y Crisis en Argentina. Buenos Aires: Grupo Editor Latinoamericano.

IBARRA, Jorge.(1987). "Centralismo y Reforma Municipal." Cuadernos del Viejo Pitic, no.2, México: El Colegio de Sonora.

JACOBI, Pedro.(1989). Movimentos Sociais e Políticas Públicas: demandas por Saneamento Básico e Saúde; São Paulo, 1974-84. São Paulo: Cortez.

JANSSEN, Roel.(1984). Vivienda y Luchas Populares en Bogota. Bogotá: Tercer Mundo.

JARAMILLO, Samuel y CUERVO, Luis Maurício.(1990). "Tendências Recentes e Principais Mudanças na Estrutura Espacial dos Paises Latino-Americanos." In VALLADARES, Licia y PRETECEILLE, Edmond (eds.) Reestruturação Urbana. Tendências e Desafios. São Paulo: Nobel. pp.103-119.

JELIN, Elizabeth. (1978). La Mujer y el Mercado de Trabajo Urbano. Buenos Aires: Estudios CEDES.

KLEIN, E. y TOKMAN, V.(ed.).(1979). El Subempleo en America Latina. Buenos Aires: CLACSO-El Cid Editor.

KOWARICK, Lucio.(1975). Capitalismo e Marginalidade na América Latina. Rio de Janeiro: Paz e Terra.

_____.(1979). A Espoliação Urbana. Rio de Janeiro: Paz e Terra. Coleção Estudos Brasileiros 44.

LEEDS, Anthony y LEEDS, Elizabeth.(1970). "Brazil and the Myth of Urban Rurality: urban Experience, Work and Values in 'Squatenents' of Rio de Janeiro and Lima." In FIELD, A. (ed.) City and Country in the Third World. Cambridge, Massachussets: Schenkman Publishing Company INC.

LEWIS, Oscar.(1966). "The Culture of Poverty." Scientific American, no.4:19-25.

LOMNITZ, Larissa A. de.(1975). Como Sobreviven los Marginados. México: Siglo XXI.

MANGIN. W.(1967). "Latin American Squatter Settlements: a Problem and a Solution." Latin American Research Review, no.2:65-98

MATTOS MAR, J.(1961). "Migration and Urbanization - the 'Barriadas' of Lima: an Example of Integration into Urban Life." In HAUSER, Philip M. (ed.) Urbanization in Latin America. Buenos Aires: SIAP.

MARICATO, Ermínia (ed.).(1979). A Produção Capitalista da Casa (e da Cidade) no Brasil Industrial. São Paulo: Alfa-Omega.

MASSOLO, Alejandra.(1991). "Tendencias de la Gestión Municipal y la Participación Ciudadana." In SCHTEINGART, Martha y D'ANDREA, Luciano.(comps.) Servicios Urbanos, Gestión Local y Medio Ambiente. El Colegio de México.

_____ y SCHTEINGART, Martha (comps.).(1987). Participación Social, Reconstrucción y Mujer. El Sismo de 1985. Cuaderno de Trabajo no.1, PIEM El Colegio de México.

MERRICK, Thomas y GRAHAM, Douglas H.(1979). Population and Economic Development in Brazil 1800 to the Present. Baltmore: Johns Hopkins University Press.

MONTANO, Jorge.(1976). Los Pobres de la Ciudad en los Assentamientos Espontaneos. México: Siglo XXI.

MOSER, Caroline. (1978). Informal Sector of Petty Commodity Production: Dualism or Dependence in Urban Development?” World Development. v.6 nº 9/10.

MUÑOZ, Humberto; DE OLIVEIRA, Orlandina y STERN, Claudio.(1973). Migración y Desigualdad Social en la Ciudad de México. México: El Colegio de México.

NAVARRO, Bernardo y GONZALEZ, Ovidio.(1989). Metro, Metrópoli, México. México: UAM-Xochimilco/UNAM/IIE.

NUN, Jose.(1969). "Sobrepoblación Relativa, Ejercito Industrial de Reserva y Masa Marginal." In Revista Latinoamericana de Sociología, no.2:174-236.

NUÑEZ, Oscar.(1990). Innovaciones Democrático-Culturales del Movimiento Urbano-Popular. México: UAM Azcapotzalco.

OLIVEIRA, Francisco.(1972). "A Economia Brasileira: Crítica à Razão Dualista." Estudos CEBRAP, no.2:3-82.

PADUA, Jorge y VANNEPH, Alain (comps.).(1986). Poder Local, Poder Regional. El Colegio de México/CEMCA.

PAIXAO, Antonio Luiz.(1982). "A Organização Policial numa Área Metropolitana." DADOS, v.1, no.25:63-85.

PASTORE, José et al. (1983). Mudança Social e Pobreza no Brasil: 1970-1980; o que Ocorreu com a Família Brasileira? São Paulo: Pioneira/Fundação Instituto de Pesquisas Econômicas.

PEATTIE, Lisa Redfield.(1970). The View of from the Barrio. Michigan: The University of Michigan Press.

PERLMAN, Janice.(1976). The Myth of Marginality. Berkeley: University of California Press.

PERLO COHEN, Manuel.(1989). "Problemas Sociopoliticos para la Utilización de Agua Residuales". In QUADRI, Gabriel (comp.) Aguas Residuales de la Zona Metropolitana de la Ciudad de México. Impacto y Perspectivas. México: Fundación Friedrich Ebert/DDF.

PINHEIRO, Paulo Sergio (ed.).(1983). Crime, Violência e Poder. São Paulo: Editora Brasiliense.

PORTES, Alejandro. (1985). “Latin American Class Structures: their Composition and Change during the Last Decades.”Latin American Research Review. Vol.XX. nº3.

_____.(1989). “Latin American Urbanization in the Years of the Crisis.” Latin American Research Review. Vol.24. nº3.

PORTES, Alejandro y LUNGO, Mario (eds.).(1992). Urbanización en el Caribe. San José: FLACSO.

PORTES, Alexandro y LUNGO, Mario (eds).(1992). Urbanización en Centroamérica. San José: FLACSO.

PRADILLA, Emilio. (ed.).(1982). Ensayos sobre el Problema de la Vivienda en América Latina. México: UNAM.

_____.(1987). Capital, Estado y Vivienda en America Latina. Mexico: Fontamara

PREDAZZINI, Yves y SANCHES, Magaly.(1992). Malandros, Bandas y Niños de la Calle; Cultura de Urgencia en la Metropoli Latinoamericana. Valencia: Caracas.

QUIJANO, Anibal.(1971). "La Formación de un Universo Marginal en las Ciudades de América Latina" In CASTELLS, Manuel y VELEZ, P. (eds.) Imperialismo y Urbanización en América Latina. Barcelona: Gustavo Gili.

QUINTERO, Rodolfo.(1964). Antropologia de las Ciudades Latinoamericanas. Direción de Cultura, Universidad Central de Venezuela.

RABINOVITZ, Francine y TRUEBLOOD (eds.).(1971-1973). Latin America Urban Research. v.1, v.3. California: SAGE Publications.

RACZYNSKI, Dagmar.(1977). "El Sector Informal Urbano: Controversias e Interrogantes." Estudios CIEPLAN, Santiago, no.13, Julio.

RAY, T.(1969) The Politics of the Barrios of Venezuela. Berkeley: University os California Press.

ROBERTS, Brian y OLIVEIRA, Orlandina.(1989). "Los Antecedentes de la Crisis Urbana: Urbanización y Transformación Ocupacional en América Latina. 1940-80." In LOMBARDI, Michael y VEIGA, Danilo (eds.) Las Ciudades en Conflicto. Una Perspectiva Latinoamericana. Montevideo: Centro de Informaciones y Estudios del Uruguay, CIESU/Ed. de la Banda Oriental.

SACHS, Céline. (1990) São Paulo: Politiques Publiques et Habitat Populaire. Paris: Ed. de la Maison des Sciences de L'homme.

SANTOS, Carlos Nelson. (1981). Movimentos Urbanos no Rio de Janeiro. Rio de Janeiro: Zahar

SANTOS, Milton.(1975). L'espace Partagé: les Deux Circuits de l'Economie Urbaine des Pays Sous-Developpés. Paris: Editions Libraries Technique, M. Th. Génin.

SCHTEINGART, Martha.(1989). Los Productores del Espacio Habitable: Estado, Empresa y Sociedad en la Ciudad de México. México: El Colegio de México.

_____y D'ANDREA, Luciano (eds.). (1991). Servicios Urbanos, Gestión Local y Medio Ambiente. Mexico: El Colegio de Mexico.

SINGER, Paul.(1968). Desenvolvimento Econômico e Evolução Urbana, Análise da Evolução Econômica de São Paulo, Blumenau, Porto Alegre, Belo Horizonte e Recife. São Paulo: Ed. USP.

_____.(1971). "Urbanización, Dependencia y Marginalidad." In CASTELLS, Manuel y VELEZ, P. Imperialismo y Urbanización en América Latina.

SOUZA, Guaraci Alves y FARIA, Vilmar (eds.).(1980). Bahia de Todos os Pobres. Petrópolis and São Paulo: Ed. Vozes, CEBRAP.

TASCHNER, Suzana Pasternak y SACHS, Céline.(1990). “Brazil.” In VAN VLIET, W. (ed.) Internacional Handbook of Housing Policies and Practices. Westport: Greenwood Press.

TOKMAN, Victor.(1978). "An Exploration into the Nature of Informal-Formal Sector Relationships." World Development, vol.6, no.9/10:1065-1075.

_____ y SOUZA, Paulo R.(1976). El Empleo en America Latina: Problemas Economicos, Sociales y Politicos. México: Siglo Veintiuno.

TOLOSA, Hamilton. (1991). “Pobreza no Brasil: uma Avaliação dos Anos 80.”In VELLOSO, J.P.Reis. A Questão Social no Brasil. São Paulo: Nobel.

TORRES, Blanca (ed.).(1986). Descentralización y Democracia en Mexico. El Colegio de Mexico.

TURNER, John.(1969). "Uncontrolled Urban Settlement: Problems and Policies." In BREESE, Gerald (ed.) The City in Newly Developing Countries: Readings on Urbanism and Urbanization, N.J.: Englewood Cliffs, 507-554.

UNIKEL, Luis; GARZA, Gustavo y RUIZ, Crescencio.(1976). El Desarrollo Urbano de México: Diagnóstico e Implicaciones Futuras. México: El Colegio de México/Centro de Estudios Economicos y Demograficos.

VALLADARES, Licia. (1978). Passa-se uma Casa. Análise do Programa de Remoção de Favelas do Rio de Janeiro. Rio de Janeiro: Zahar Editores.

_____.(ed.).(1980). Habitação em Questão. Rio de Janeiro: Ed. Zahar.

VEKEMANS, R.(1969). La Marginalidad, en America Latina: un Ensayo de Conceptualización. Santiago.

_____ y VENEGAS, R.(1966). Marginalidad, Incorporación e Integración. Santiago: DESAL.

VELASQUEZ, Fabio.(1986). "La Participación Ciudadana en la Planeación Democratica." In Poder Politico y Estructura Social. Medellín: Associacion Colombiana de Sociología - Capitulo de Medellín.

WARD, Peter. (1990). Mexico City: the production and reproduction of an urban enviroment. London: Bethoven Press.

WORLD BANK.(1991). World Development Report. The Challenge of Development. World Development Indicators.Oxford University Press.

ZALUAR, Alba.(1985). A Máquina e a Revolta; as Organizações Populares e o Significado da Pobreza. São Paulo: Brasiliense.

_____.(ed.)(1994). Drogas e Cidadania: Repressão ou Redução de Riscos. São Paulo. Brasiliense.

ZICCARDI, Alicia. (1991). Las Obras Publicas de la Ciudad de Mexico. (1976-1982). Mexico. Universidad Nacional Autónoma de México.

II. REVISIÓN DE LA LITERATURA LATINO AMERICANA.

CARRION, Fernando (ed.).(1990). La Investigación Urbana en America Latina. Caminos Recorridos y por Recorrer. vol.I: "Estudios Nacionales." Quito: CIUDAD.

____ et al.(1991). La Investigación Urbana en America Latina. Caminos Recorridos y por Recorrer. vol.IV: "Conversaciones sobre los Caminos por Recorrer." Quito: CIUDAD.

COING, Henri. (1988). Serviços urbanos: velho ou novo tema? Espaço & Debates. Ano VIII. Vol.1. nº23.

_____.(1988). Dilemas da pesquisa urbana a partir de uma perspectiva popular na América Latina. Espaço & Debates. Ano VIII. Vol.1. nº23.

CORAGGIO, Jose Luis (ed.).(1990). La Investigación Urbana en América Latina. Caminos Recorridos y por Recorrer. vol.3: "Las Ideas y su Contexto." Quito: CIUDAD.

DUHAU, Emilio.(1991). "La Sociología y la Ciudad. Panorama y Perspectivas de los Estudios Urbanos en los Años Ochenta." Revista Sociológica, no.6, Jan./Apr., México: Universidad Autonóma Metropolitana.

FRIEDMANN, John y SALGUERO, Mauricio.(1988). "The Barrio Economy and Collective Self-Empowerment in Latin-America: a Framework and Agenda for Research." In SMITH, Michel Peter (ed.) Power, Community and the City. New Jersey: Transaction, Inc.

GARZA, Gustavo y DAMIAN, Araceli.(1992). "Cinquenta Años de Investigación Urbano-Regional en México." El Colegio de México.

HENRY, Ettiene y SACHS, Céline.(1991). Envahir, Conseiller et Governer: Vingt ans de Recherche Urbaine Latino-Américaine. Paris: Ministere de l'Equipement, du Logement, des Transports et de l'Espace.

LOVERA, Alberto. (1992). “Notas para un Balance de la Investigación Urbana en Venezuela.” Texto presentado en el seminario “An Urban Agenda for the 90's.”Rio de Janeiro, GURI/IUPERJ.

LUNGO, Mario.(1989). "La Investigación Urbana en Centroamérica." In LUNGO, Mario (comp.) Lo Urbano: Teoría y Métodos. San José: EDUCA.

MORSE, Richard M.(1969). "Recent Research on Latin American Urbanization: a Selective Survey with Commentary". In BREESE, Gerald (ed.) The City in Newly Developing Countries. Readings on Urbanism and Urbanization. N.J.: Prentice-Hall, Inc., Englewood Cliffs.

_____.(1971).La Investigación Urbana Latino Americana: Tendencias y Planteos. Ediciones SIAP - Buenos Aires

RABINOVITZ, Francine et al.(1971). “Latin American Urban Research - 1970.”In RABINOVITZ, Francine y TRUEBLOOD, Felicity. Latin American Research. v.1. California: SAGE Publication.

RODRIGUEZ, Alfredo; ESPINOZA, Vicente y HERZER, Hilda.(1995) "Urban Reseach in the 1990s: Argentina, Bolivia, Chile, Ecuador, Peru, Uruguay. Proposals for an Agenda." In: STREN, Richard (ed.). Urban Research in the Developing World. Volume 3: Latin America. Univesity of Toronto Press Incorporated.

SCHTEINGART, Martha.(1989). "La Investigación sobre Vivienda en México. 1950-1987." Revista CIUDADES, no.3, México: RNIU.

_____ et al.(1995). "Urban Research in México, Colombia and Central America. " In: STREN, Richard (ed.). Urban Research in the Developing World. Volume 3: Latin America. Univesity of Toronto Press Incorporated.

UNDA, Mario (ed.).(1990). La Investigación Urbana en America Latina. Caminos Recorridos y por Recorrer. Quito: CIUDAD, Viejos e Nuevos Temas, vol.II.

VALLADARES, Licia.(1989). La Recherche Urbaine au Brésil; un état de la Question. Bordeaux, Orstom, Pratiques Urbaines, nº77.

_____ y COELHO, Magda P.(1995). "Urban Research in Brazil and Venezuela; towards an agenda for the 1990s. " In: STREN, Richard (ed.). Urban Research in the Developing World. Volume 3: Latin America. Univesity of Toronto Press Incorporated.

WARD, Peter. (1989). Land Values and Valorization Process in Latin American Cities: a Research Agenda. Bulletin of Latin American Research. vol.8, nº1.


Las autoras

Licia Valladares es profesora de sociología en el Instituto Universitário de Pesquisas do Rio de Janeiro (IUPERJ) y coordinadora de la base de datos URBANDATA. Sus principales áreas de interés son: la pobreza urbana y el mercado de trabajo urbano, viviendas y movimientos sociales urbanos. Ultimamente ha llevado a cabo estudios acerca de los niños obligados a trabajar, la filantropía y la asistencia de emergencia en Brasil. Licia Valladares coordina la red GURI en Brasil. También es miembro del Comité Científico de MOST.

Magda Prates Coelho es una politóloga especializada en los sectores del mercado de trabajo urbano, políticas relativas a la vivienda, movimientos sociales urbanos y violencia urbana en Río de Janeiro. Es Secretaria Ejecutiva de la Revista do Rio de Janeiro y participa activamente en la red GURI.


MOST Clearing House Home Page