05.07.2012 -

Hacer del desarrollo sostenible una realidad: las Reservas de biosfera

© Göthenbur, Estudio avanzado en artesanía en Mariestad, Archipiélago del lago Vänern, Suecia

El desarrollo sostenible es un concepto vasto, abierto y cambiante que puede llegar a ser difícil de imaginarlo en el plano de lo concreto. Sin embargo, el Programa de la UNESCO sobre el Hombre y la Biosfera (MAB) tiene precisamente 40 años de experiencia de puesta en práctica estos conceptos en el mundo real.

El MAB, un programa único en su género, tiene por objetivo reconciliar la conservación de la diversidad biológica con las necesidades socio-económicas y la integridad cultural, es decir: el desarrollo sostenible. El término biosfera engloba todo el espacio que permite el desarrollo de la vida en la Tierra: la parte inferior de la atmósfera y la capa exterior del planeta, incluyendo los mares, el agua y tierra. Sin la biosfera no habría vida humana, animal o vegetal.

Con el paso del tiempo, las actividades del MAB se han centrado de manera progresiva en la Red Mundial de Reservas de biosfera, unos sitios de excelencia donde se han puesto en práctica y desarrollado nuevas prácticas para una mejor gestión de los recursos naturales y de la actividad humana.  Las reservas de la biosfera no son sólo parques naturales: incluyen también comunidades y zonas urbanas.  Éstas promueven modelos de desarrollo sostenible basados en datos comprobados científicamente y en un desarrollo económico respetuoso con el medio ambiente y los valores culturales de las poblaciones locales, que a su vez tienen con frecuencia sus propios sistemas de gobierno y gestión, altamente innovadores y participativos, de los que derivan nuevas y diferentes maneras de aplicar el concepto de desarrollo sostenible. Cada vez más, las reservas de la biosfera son reconocidas y usadas para el seguimiento y mitigación del cambio climático.  

Es cierto que los primeros sitios tenían como objetivos principales la preservación y los proyectos de investigación. De hecho, al principio muchos no tenían un plan concreto que permitiese la aplicación del concepto de desarrollo sostenible, sin embargo, con el tiempo se creó un mecanismo para superar el hueco existente entre la teoría y la práctica. Se puso en marcha una revisión periódica que permite evaluar, cada diez años, la evolución de las diferentes funciones de la reserva, ya se trate de la preservación, la investigación, la educación o el desarrollo sostenible.  Este proceso es ahora el medio utilizado para medir la evolución y los cambios en las reservas. También es una oportunidad para consultar con los actores implicados y revaluar  el funcionamiento de cada reserva de biosfera.

Durante la 24ª reunión del Consejo Internacional de Coordinación del MAB (París, del 9 al 13 de julio de 2012), se estudiarán 32 informes periódicos de hasta 21 países.El Consejo revisará también las propuestas de nuevas reservas de biosfera y decidirá cuáles de ellas ingresan en la Red Mundial. 

El Consejo debatirá también sobre los pasos a seguir para aquellos sitios que  no reúnen los criterios de reservas de biosfera tal y como los define el Plan de Acción de Madrid, y que entrarán en vigor de aquí a 2013. Por ejemplo: puesta al día de la delimitación de la zona, definición y puesta en práctica de estrategias que combinen tanto la investigación como la preservación y el desarrollo sostenible, etc…). Muchos de estos sitios tienen un gran valor para la sociedad y son de gran importancia a nivel internacional en el campo de la investigación sobre la interacción entre el hombre y el medio. Una de las opciones a debatir es la creación de una nueva categoría de sitios: Sitios de apoyo/estudio del programa MAB.

En su reunión de este año, el Comité examinará candidaturas presentadas por 22 países. Las nuevas reservas se añadirán a la Red Mundial de Reservas de biosfera.

El Consejo Internacional de Coordinación del MAB examinará asimismo candidaturas para las Becas MAB, que cada año recompensan a diez jóvenes científicos con sumas de hasta 5.000 dólares que pueden usar para investigar sobre los ecosistemas, los recursos naturales o la biodiversidad.

También se elegirá al ganador de la beca especial Michel Batisse, dotada con 6.000 dólares. Esta beca premia los esfuerzos de gestión de una reserva de biosfera determinada y se concede cada dos años.

                                            Enlaces relacionados




<- Back to: All news
Back to top