27.07.2012 -

La Directora General de la UNESCO pide protección para la ciudad vieja de Alepo

©Unesco Author/Ron Van Oers - La ciudad de Alepo fue inscrita en la lista del Patrimonio Mundial en 1986

Ante la escalada de violencia que se registra en varias zonas urbanas históricas de Siria, la Directora General de la UNESCO, Irina Bokova, reiteró hoy su llamamiento a la protección del patrimonio cultural sirio, que ya había hecho el 30 de marzo.

La UNESCO está particularmente preocupada por la información sobre los intensos combates que están teniendo lugar en Alepo, cuya ciudad vieja es un sitio del patrimonio mundial. Estratégicamente situada en la encrucijada de varias rutas comerciales históricas que unían Oriente a Occidente, Alepo ha conservado un patrimonio monumental muy importante, reflejo de las sucesivas dominaciones de hititas, asirios, griegos, romanos, omayas, ayubís, mongoles, mamelucos y otomanos. La ciudad vieja de Alepo está inscrita en la Lista del Patrimonio Mundial desde 1986.

Debido a la volatilidad de la situación, hasta el momento no ha sido posible evaluar los daños sufridos en Alepo ni en otros sitios del patrimonio mundial de Siria, entre ellos el Crac de los Caballeros, Palmira, los Pueblos antiguos del Norte de Siria y Damasco.

En el contexto actual de revueltas civiles, la UNESCO está también preocupada por los riesgos de robo y pillaje de bienes culturales. En el marco de sus esfuerzos para movilizar a la comunidad internacional, la UNESCO se ha puesto en contacto con la Organización Mundial de Aduanas con la policía internacional (INTERPOL) y con los países vecinos de Siria para alertarles del potencial peligro de tráfico ilícito de bienes culturales sirios. La Directora General se ha comunicado también con el Secretario General de Naciones Unidas, Ban Ki-moon, y con el presidente del Consejo de Seguridad para recordar a Kofi Annan, Enviado Especial de Naciones Unidas y de la Liga de Estados Árabes, la importancia de garantizar el respeto de las convenciones internacionales sobre la protección de bienes culturales, en particular la Convención para la Protección de los Bienes Culturales en caso de Conflicto Armado (1954), y la Convención sobre las Medidas que Deben Adoptarse para Prohibir e Impedir la Importación, la Exportación y la Transferencia de Propiedad Ilícitas de Bienes Culturales (1970). La UNESCO está también en contacto permanente con el Coordinador Residente de Naciones Unidas en Damasco.

La Directora General ha instado a todas las partes implicadas a respetar y proteger el importante legado cultural sirio, fuente de identidad y de satisfacción para su población, y a respetar sus obligaciones internacionales en el ámbito cultural.




<- Back to:
Back to top