Music by Prudence: documental ganador de un Oscar proyectado en la UNESCO en 2010

Music by Prudence - Documental, 2010, EE. UU./Zimbabwe, 32:30 minutos, en inglés, con subtítulos en inglés: www.musicbyprudence.com 

Resumen:

Music by Prudence, un documental de Roger Ross Williams, obtuvo en 2010 un premio de la Academia de Artes y Ciencias Cinematográficas de los Estados Unidos (Oscar) en la categoría “Documental corto”. Producido por iThemba Productions y Elinor Burkett, este documental de 33 minutos tiene como protagonista a Prudence Mabhena, una muchacha talentosa de Zimbabwe que sufre de artrogriposis, una dolencia que se da con poca frecuencia y que deforma gravemente las articulaciones del cuerpo. Prudence, que canta en cinco lenguas, comparte su impresionante talento con el mundo. 

Prudence vive en Zimbabwe y, durante mucho tiempo, casi nadie supo de su hermosa y lancinante voz. Nadie conocía a la mujer fuerte y resistente a la que pertenecía. Cuando Prudence nació, su abuela paterna quería que muriera. En Zimbabwe, se cree que algunos niños con discapacidades son fruto de la brujería. En casos extremos, sus parientes los matan para eliminar la “maldición” de la familia. 

La madre de Prudence se quedó con su hija y la alimentó. Expulsada de la casa de su marido (el padre de Prudence), llevó a la niña a la casa de su propia madre, en el campo. La abuela materna de Prudence se ocupó de ella y le enseñó a cantar. Mientras trabajaba en la granja, llevaba a la niña atada a su espalda. Pero cuando Prudence cumplió siete años, supo que no podría inscribirla en la escuela. Entonces, la mandó a vivir con su padre y la nueva familia que él había formado. 

Allí, Prudence fue víctima de negligencia y aislamiento. Su madrastra se negaba a tocarla y la consideraba una “hormiga” despreciable e inútil. Durante dos años, Prudence vivió como un animal - gateando en el suelo, durmiendo en su propia orina y sufriendo tratos aún peores. Cada día, se arrastraba hasta un mango del jardín y se decía que su pesadilla acabaría algún día. Su abatimiento la llevó a intentar suicidarse en dos ocasiones. 

El colorido escenario de la película es la ciudad de Bulawayo. Como el resto del país, la segunda ciudad más grande de Zimbabwe funciona mal. Los cortes de agua y de luz ocurren a diario. Los supermercados carecen de alimentos, por lo que los habitantes tienen que recurrir al mercado negro para abastecerse. La inflación y la delincuencia aumentan incontroladamente. 

Music by Prudence cuenta la historia de esta niña y de su notable paso de un mundo de odio y superstición a uno de música, amor y posibilidades. 

La última escena de la película muestra un concierto de Liyana. El público aplaude y silba, y luego la pantalla se oscurece y sólo se ve el rostro luminoso y sonriente de Prudence. Como en la primera secuencia, su rostro se encuentra en perfecta simetría con el cielo africano, apresurándose hacia la esperanza.

Principio de la página