Planchas xilográficas del Tripitaka Koreana y otras escrituras budistas

Patrimonio documental propuesto por la República de Corea y recomendado para su inclusión en el Registro de la Memoria del Mundo en 2007.

El Goryeo Daejanggyeong (Tripitaka de la dinastía Goryeo), conocido por los estudiosos modernos como "Tripitaka Koreana", es una compilación coreana del Tripitaka (escrituras budistas). Tallado en 81.258 planchas xilográficas de madera en el siglo XIII, por encargo de la dinastía Goryeo de Corea (918-1392 d.C.), actualmente se conserva en el monasterio de Haeinsa, en el sudoeste de la península de Corea. A menudo se le llama el Palman Daejanggyeong ("Tripitaka de Ochenta Mil"), por el número de planchas que lo forman.

El Tripitaka (que en sánscrito quiere decir "Tres canastas"), o Daejanggyeong en coreano, es la compilación de escrituras budistas, o canon budista, referente a los sermones de Buda (Sutta-pitaka), las reglas de la vida monástica (Vinaya-pitaka) y comentarios de monjes y sabios renombrados sobre los sutras (Abhidhamma-pitaka). Cuando el budismo se transmitió a Asia Oriental pasando por China, y las escrituras budistas se tradujeron de distintas lenguas indias y centroasiáticas al chino clásico (la lengua docta de toda Asia Oriental, incluida Corea), en varios países hubo intentos de inscribirlas en planchas xilográficas para su difusión. Sin embargo, el Tripitaka Koreana es el único canon completo que todavía existe en Asia continental.
Aunque el Tripitaka Koreana fue un encargo de la dinastía Goryeo para tener una edición del Tripitaka en planchas xilográficas, hubo también planchas sueltas de diferentes escrituras budistas, encargadas directamente por el monasterio de Haeinsa. Con fechas inscritas que van de 1098 a 1958, existen 5.987 planchas xilográficas sueltas, creadas y guardadas en el monasterio de Haeinsa. Estas planchas escriturales de contenido misceláneo, algunas de las cuales constituyen ejemplares únicos en el mundo, se hicieron como complemento del Tripitaka.

Las planchas del Tripitaka Koreana y otras escrituras poseen un alto valor cultural como muestra de las mejores técnicas de impresión y edición de su época. Cada plancha fue sistemática y meticulosamente preparada, y bellamente tallada con un alto grado de regularidad. Su excelente factura ha resistido muy bien al paso del tiempo, de tal manera que todavía ahora, 760 años después de hechas, las planchas servirían para imprimir copias nítidas y completas del Tripitaka.

Debido a la alta calidad de la edición y del proceso de compilación y colación, el Tripitaka Koreana se conoce como el más exacto de los Tripitakas escritos en chino clásico; como edición crítica estándar para los estudiosos budistas de Asia Oriental, ha sido ampliamente distribuido y utilizado a lo largo de los siglos.
Las planchas del Tripitaka Koreana y otras escrituras budistas muestran el perfil de un "sistema de conocimiento" completo, que produce el conocimiento y lo distribuye. El Tripitaka es una compilación de escritos budistas que incluye escrituras, manuales de disciplina, comentarios, doxografía e historia; sobre la base de esa suma de datos se estableció un sistema singular de investigación erudita.

Estas planchas de madera se convirtieron en medio para generar y distribuir el conocimiento de forma continua. Utilizándolas, el monasterio de Haeinsa imprimió copias cada vez que surgía la necesidad, en calidad de recursos de investigación y material para la educación de los monjes. Por consiguiente, el monasterio de Haeinsa pudo erigirse en foco central para la práctica tradicional de la transmisión del conocimiento, donde era posible llevar a cabo la educación budista, la preservación del conocimiento y la investigación escolástica. Todavía en la actualidad el monasterio de Haeinsa refleja esa tradición de centro de estudios budistas como monasterio designado Joya del Dharma de Corea, responsable de la enseñanza y transmisión del Dharma, una de las Tres Joyas Preciosas del Budismo: Buddha, Dharma y Sangha, es decir, el Buddha, la Ley y la Iglesia u Orden.

Principio de la página