La batalla del Somme

Patrimonio documental propuesto por el Reino Unido y recomendado para su inclusión en el Registro de la Memoria del Mundo en 2005.

La película de 1916 La batalla del Somme tiene una importancia excepcional por ser el impresionante registro documental de una de las batallas cruciales de la Primera Guerra Mundial, que tipifica muchos aspectos de ese capítulo determinante de la historia del siglo XX, y también por ser el primer largometraje documental realizado sobre un combate bélico. En este segundo aspecto desempeñó un gran papel en el establecimiento de la metodología del cine documental y de propaganda, y puso en marcha un debate sobre una serie de cuestiones relativas al tratamiento ético de la filmación "de hechos reales" que no ha perdido actualidad. Vista por muchos millones de civiles británicos durante su primer mes de distribución, La batalla del Somme fue reconocida en su época como un medio que permitía a la población civil de retaguardia compartir las experiencias de los soldados del frente, ayudando de ese modo a crear y simultáneamente reflejando el concepto de Guerra Total. Vista después por públicos masivos en países aliados y neutrales, incluidos Rusia y los Estados Unidos, tiñó la forma en que se percibieron en todo el mundo la contienda y la participación británica en ella, en su época y posteriormente, y es la fuente de un conjunto de imágenes icónicas del combate en el Frente Occidental de la Primera Guerra Mundial que se siguen utilizando casi a diario noventa años después, como los dos ejemplos reproducidos abajo.
Finalmente, esta cinta también es importante por ser una de las piedras angulares de la cinemateca del Museo Imperial Británico de la Guerra, una institución que puede enorgullecerse de estar entre los archivos cinematográficos más antiguos del mundo.

Principio de la página