La seguridad de los profesionales de los medios

En cada nuevo conflicto, el precio que pagan los periodistas locales y los corresponsales extranjeros no deja de aumentar. Después de rendir homenaje a las víctimas por su valentía, los ciudadanos están comenzando a formular preguntas cada vez más apremiantes. ¿Han desplegado los países, las organizaciones internacionales y las instituciones de los medios de comunicación todos los esfuerzos posibles para limitar los riesgos a que se exponen los corresponsales de guerra?

¿Es posible preparar eficazmente a los reporteros para enfrentar los peligros? ¿Quién se encargaría de esa labor? En los últimos diez años, casi 350 periodistas han resultado muertos en zonas de conflicto. La mayoría de ellos no ha sido víctima de fuego cruzado; por el contrario, se le ha perseguido y asesinado, con frecuencia como represalia directa por su labor periodística.

Se debe prestar una atención particular a la seguridad de los periodistas locales. Un objetivo específico de cualquier estrategia de seguridad debe consistir en impartir formación en materia de seguridad a los periodistas locales, ya que los que trabajan para medios internacionales están casi siempre muy bien equipados y protegidos. Los más vulnerables son los periodistas locales. La promoción de normas internacionales relativas a la formación y el equipamiento en materia de seguridad, así como la ampliación del acceso a la capacitación sobre la conciencia del riesgo para los periodistas y otros profesionales de la comunicación, es otra manera de abordar la cuestión.

Principio de la página