Una voz radiofónica silenciada

Mahad Salad Adan era periodista y dejó atrás a una esposa y un hijo de dos meses. © National Union of Somali Journalists

Asesinato condenado por la Directora General de la UNESCO, el 15 de abril de 2012

Mahad Salad Adan – Somalia – Asesinado el 5 de abril de 2012

El 5 de abril de 2012, tres asaltantes no identificados –aparentemente milicianos islámicos– mataron a tiros a Mahad Salad Adan, periodista radiofónico somalí, en la puerta de su casa en la ciudad de Beledweyne.

Adan era un joven periodista y padre de familia, de apenas 25 años de edad. Su cuerpo yacía en la calle frente al domicilio familiar. Su hijo tenía dos meses en el momento del asesinato.

Adan era el redactor jefe de Voice of Hiran, una estación de radio que emitía en la región de Hiran en el centro de Somalia. También había sido contratado poco antes como corresponsal regional para el principal organismo de prensa de Somalia, denominado Shabelle Media Network.

Somalia figura entre los lugares más peligrosos del mundo, y el trabajo de los periodistas en ese país es particularmente arriesgado. Muchas personas tratan abiertamente de acallar las voces de los reporteros independientes.

El día de su muerte, Adan había cubierto enfrentamientos entre el grupo militante islamista
al-Shabaab y la milicia sufí progubernamental Ahlu Sunnah Waljama. Por lo visto, ningún otro periodista había cubierto el enfrentamiento.

Las fuerzas del Gobierno Federal de Transición habían retomado el control de Beledweyne en diciembre de 2011, pero los combatientes de al-Shabaab aún eran numerosos y activos en la ciudad.

Después del asesinato, el Gobierno de Somalia hizo una declaración en la que acusaba a
al-Shabaab de haber matado a Adan aunque los insurgentes no han asumido públicamente la responsabilidad del crimen.

De las decenas de periodistas que sufrieron una muerte violenta en Somalia en los últimos dos decenios, muchos trabajaban para Shabelle. Una de esas víctimas fue Hassan Osman Abdi, locutor y productor de Radio Shabelle, que recibió cinco balas en la cabeza y el pecho en enero de 2012, cerca de su domicilio en Mogadiscio.

Por lo general, esos asesinatos quedan sin investigar.

Enlaces relacionados:

Descargo de responsabilidad:

Este artículo se publicó originalmente en el diario finlandés Ilta Sanomat. El contenido del artículo puede haberse modificado o actualizado de haberse recibido información después de la fecha de publicación.

La UNESCO alienta a todos los medios de comunicación a que informen al público acerca de las violaciones de la libertad de prensa, a sensibilizar sobre las cuestiones que afectan la seguridad de los periodistas en todo el mundo y a rendir homenaje a los periodistas que han perdido la vida en el ejercicio de su profesión.

El artículo original en finlandés se puede consultar aquí.

Principio de la página