Las imágenes de Rémi de la guerra están vivas

Rémi Ochlik fue galardonado con el premio World Press Photo de 2012 un par de semanas antes de morir. © Reuters

Asesinato condenado por la Directora General de la UNESCO, el 23 de febrero de 2012

Rémi Ochlik - Siria – Asesinado el 22 de febrero de 2012

El reportero gráfico francés Rémi Ochlik hubiese cumplido 30 años el próximo octubre, de no ser por el cohete sirio que le quitó la vida en Homs.

Ochlik ya no está entre nosotros, pero su espíritu vive en las poderosas fotografías que todavía se pueden hallar en línea en www.ochlik.com, el sitio de su propia agencia fotográfica. Las duras imágenes nos recuerdan cuántos acontecimientos tempestuosos han sacudido nuestro mundo en el último decenio: guerras enredadas y confusas del África central, los conflictos y las catástrofes que abrumaron Haití, la Primavera Árabe. Conflictos cada vez más confusos que el anterior, en los que resultaba imposible distinguir las fuerzas del bien de las del mal.

Ochlik apenas había cumplido 20 años cuando destacó internacionalmente con imágenes de los disturbios y el dramático golpe de Estado de Haití. Cuando llegó el invierno de 2011 y los levantamientos en África del Norte, en Túnez, Egipto y Libia, ya era un veterano de las zonas en crisis.

El joven fotógrafo era conocido entre sus colegas por la mesura, e incluso la gran cautela con la que realizaba su trabajo: era un sereno maestro de la narrativa visual de una nueva generación. Todos los grandes diarios y revistas como Le Monde, Paris Match y Wall Street Journal reconocieron sus dotes y publicaron ampliamente sus trabajos.

Las imágenes de Rémi Ochlik de los rebeldes libios en las villas y los palacios privados  de sus ex amos captan algo del júbilo delirante de la Primavera Árabe.

En una vemos un salón lujosamente decorado: un largo y mullido sofá, un aparador de caoba reluciente, una araña de cristal. Un joven sonriente en camiseta rompe alegremente una fotografía de Muammar Gaddafi y los pedazos flotan en el aire. Solo el rifle de asalto dejado como descuidadamente sobre la mesa de café nos dice que no se trata de una fiesta ordinaria.

La vieja guardia de opresores uniformados y con el pecho cubierto de medallas ha sido expulsada por jóvenes comunes y corrientes. En la siguiente imagen de Ochlik tenemos el cuerpo mutilado del Gaddafi, el tirano expulsado del poder, tendido en un colchón: los nuevos hombres fuertes de Libia son capaces de la misma crueldad que aquellos a quienes han derrocado.

Rémi Ochlik obtuvo el premio World Press Photo de 2012, en la categoría “Noticias Generales” por sus imágenes de la “Batalla por Libia”. Un par de semanas después, el 22 de febrero de 2012, le abandonó la suerte en una casa de Homs.

El edificio, que se creía que no estaba en la línea de fuego, fue alcanzado por un obús disparado por el ejército sirio. Ochlik y la veterana corresponsal de guerra Marie Colvin resultaron muertos, junto con aproximadamente una docena de personas más cuyos cuerpos fueron recobrados de las ruinas. La explosión hirió a otros dos reporteros gráficos y a un reportero francés.

Enlaces relacionados:

Descargo de responsabilidad:

Este artículo se publicó originalmente en el diario finlandés Ilta Sanomat. El contenido del artículo puede haberse modificado o actualizado de haberse recibido información después de la fecha de publicación.

La UNESCO alienta a todos los medios de comunicación a que informen al público acerca de las violaciones de la libertad de prensa, a sensibilizar sobre las cuestiones que afectan la seguridad de los periodistas en todo el mundo y a rendir homenaje a los periodistas que han perdido la vida en el ejercicio de su profesión.

El artículo original en finlandés se puede consultar aquí.

Principio de la página