23.02.2012 - UNESCOPRESS

La Directora General de la UNESCO condena el ataque contra el centro de prensa de Homs (Siria)

La Directora General de la UNESCO, Irina Bokova, condenó hoy el bombardeo del centro de prensa improvisado de la ciudad de siria de Homs perpetrado pro el ejército sirio. El incidente se produjo el 22 de febrero y causó la muerte a dos periodistas y heridas a varios más. Irina Bokova instó a las autoridades sirias a respetar el estatuto civil de los reporteros y garantizar su seguridad.

 “Condeno el ataque de Homs, que mató a la reportera de guerra estadounidense Marie Colvin y al fotoperiodista francés Rémi Ochlik”, dijo la Directora General. “Me preocupan los demás reporteros heridos y pido a las autoridades y a las fuerzas armadas que respeten la condición civil de los periodistas en zonas en conflicto. Atacar a periodistas contraviene las Convenciones de Ginebra, que Siria ha ratificado, y la Resolución 1738 del Consejo de Seguridad de la ONU sobre la protección de periodistas en conflictos armados”, agregó Bokova.

Marie Colvin, reportera de guerra de gran experiencia residente en Londres, trabajaba en la ciudad asediada de Homs para el rotativo británico The Sunday Times (UK). Anteriormente, había cubierto los conflictos de la antigua Yugoslavia, Irán y Sri Lanka, así como la primavera árabe.

El fotógrafo independiente francés Rémi Ochlik había cubierto el conflicto de la República Democrática de Congo, las elecciones haitianas y las recientes revueltas en Egipto y Libia. Sus fotografías habían sido publicadas en los diarios Le Monde y Wall Street Journal y las revistas Paris Match y Time.

Con estas dos muertes, ya son seis los periodistas asesinados en Siria desde el inicio de las protestas en ese país, el pasado año.

                                                     ****

La UNESCO es el organismo de las Naciones Unidas que tiene el mandato de defender la libertad de expresión y la libertad de prensa. El Artículo I de su Constitución declara que la Organización se propone “asegurar el respeto universal a la justicia, a la ley, a los derechos humanos y a las libertades fundamentales que sin distinción de raza, sexo, idioma o religión, la Carta de Naciones Unidas reconoce a todos los pueblos del mundo”. Para lograrlo, la Organización debe fomentar “el conocimiento y la comprensión mutuos de las naciones prestando su concurso a los órganos de información para las masas” y recomendar “los acuerdos internacionales que estime convenientes para facilitar la libre circulación de las ideas por medio de la palabra y de la imagen”.

                                                     ****

Contacto: Sylvie Coudray. +33 (0) 1 45 68 42 12 s.coudray(at)unesco.org

 

 

 

 




<- Atrás, a la lista de noticias
Principio de la página