29.07.2011 - UNESCOPRESS

La Directora General condena el asesinato de la periodista mexicana Yolanda Ordaz de la Cruz

La Directora General de la UNESCO, Irina Bokova, condenó hoy el asesinato de Yolanda Ordaz de la Cruz, reportera especializada en temas relacionados con el crimen y la seguridad que trabajaba en el diario Notiver de Veracruz. Bokova pidió medidas enérgicas para frenar la escalada de violencia contra la prensa que se registra en México.

“Condeno el asesinato de Yolanda Ordaz de la Cruz. Este último caso demuestra además un aumento mundial de la tendencia a atacar a periodistas mujeres, algo que me preocupa mucho”, dijo la Directora General. “Es esencial que las autoridades investiguen el número alarmante de ataques contra reporteros en Veracruz y lleven a sus culpables ante la justicia”. Irina Bokova pidió también a las autoridades mexicanas que no escatimen esfuerzos a la hora de garantizar el derecho humano fundamental de los periodistas a la libertad de expresión y el derecho de la población a estar informada.

Yolanda Ordaz de la Cruz, reportera veterana especializada en temas relacionados con el crimen y la seguridad, había desaparecido el 23 de julio. Su cadáver fue hallado tres días después en Boca del Río, en el estado de Veracruz.

Ordaz de la Cruz es la tercera periodista de Notiver asesinada este año. El 20 de junio pasado el columnista Miguel Ángel López Velasco fue asesinado junto con su mujer y el hijo de ambos, el fotógrafo Misael López Solana. Padre e hijo trabajaban para Notiver.

Según la organización no gubernamental Artículo 19, este año han sido asesinados cinco periodistas en México. Cuatro de ellos residían y trabajaban en Veracruz.

                                                   ****

La UNESCO es el organismo de las Naciones Unidas que tiene el mandato de defender la libertad de expresión y la libertad de prensa. El Artículo I de su Constitución declara que la Organización se propone “asegurar el respeto universal a la justicia, a la ley, a los derechos humanos y a las libertades fundamentales que sin distinción de raza, sexo, idioma o religión, la Carta de Naciones Unidas reconoce a todos los pueblos del mundo”. Para lograrlo, la Organización debe fomentar “el conocimiento y la comprensión mutuos de las naciones prestando su concurso a los órganos de información para las masas” y recomendar “los acuerdos internacionales que estime convenientes para facilitar la libre circulación de las ideas por medio de la palabra y de la imagen”.

 




<- Atrás, a la lista de noticias
Principio de la página