31.03.2011 - UNESCOPRESS

La Directora General de la UNESCO condena el asesinato de la periodista filipina Marlina ‘Len’ Flores-Sumera

La Directora General de la UNESCO, Irina Bokova, condenó hoy el asesinato de la presentadora de radio filipina Marlina ‘Len’ Flores-Sumera, perpetrado el 24 de marzo en la ciudad de Malabón.

“Condeno el asesinato de Marlina ‘Len’ Flores Sumera, del que tuve noticia durante mi reciente visita a Filipinas”, dijo la Directora General. “Los asesinatos de periodistas constituyen graves ataques al derecho humano fundamental a la libre expresión y a la libertad de las sociedades de debatir”.

“Durante mi visita a Filipinas, pude comprobar el firme compromiso del gobierno filipino de fomentar un desarrollo basado en los derechos humanos. Ello consiste en cubrir necesidades básicas como la salud y la educación, pero implica también garantizar el derecho a la libertad de expresión”.

“Confío en que las autoridades, que dejaron bien claro que no habrá impunidad para este tipo de crímenes, harán todo lo posible para procesar a los responsables del asesinato de Marlina Flores-Sumera”.

La periodista, de 45 años, fue asesinada por un individuo armado cuando salía de su domicilio para acudir al trabajo. Era presentadora del programa Arangkada 1530 de la emisora de radio dzME. Según el sindicato nacional de periodistas de Filipinas, con el suyo son ya 143 los asesinatos de periodistas perpetrados en Filipinas desde el regreso de la democracia, en 1986.

La UNESCO ha sido un socio clave en el desarrollo de los medios informativos de Filipinas, donde en los años 90 contribuyó al desarrollo de las radios comunitarias.

                                                                 ****

La UNESCO es el organismo de las Naciones Unidas que tiene el mandato de defender la libertad de expresión y la libertad de prensa. El Artículo I de su Constitución declara que la Organización se propone “asegurar el respeto universal a la justicia, a la ley, a los derechos humanos y a las libertades fundamentales que sin distinción de raza, sexo, idioma o religión, la Carta de Naciones Unidas reconoce a todos los pueblos del mundo”. Para lograrlo, la Organización debe fomentar “el conocimiento y la comprensión mutuos de las naciones prestando su concurso a los órganos de información para las masas” y recomendar “los acuerdos internacionales que estime convenientes para facilitar la libre circulación de las ideas por medio de la palabra y de la imagen”.    




<- Atrás, a la lista de noticias
Principio de la página