17.03.2011 - UNESCOPRESS

La Directora General condena la violencia e intimidación de periodistas en Libia

La Directora General de la UNESCO, Irina Bokova condenó hoy la muerte de Ali Hassan Al-Jaber, camarógrafo de la cadena de noticias Al Jazeera, asesinado en una emboscada a las afueras de la ciudad de Benghazi, en la actualidad controlada por los rebeldes, al este de Libia el pasado sábado 12 de marzo.

“La muerte de Ali Hassan Al-Jaber lleva la violencia y la intimidación contra los periodistas en Libia a un nuevo extremo y pone de relieve los riesgos que corren los medios de comunicación al intentar desarrollar su trabajo”, dijo Irina Bokova. “Quienes ejercen la autoridad en Libia tienen que darse cuenta de que semejantes acciones no acabarán con sus problemas. La paz y el desarrollo son el eje de las aspiraciones del pueblo libio, no la represión de la libertad de expresión o del derecho del pueblo a recibir información”.            

Según Al Jazeera y la ONG Reporteros Sin Fronteras, Ali Hassan Al-Jaber fue asesinado cuando un pistolero desconocido disparó al paso de su coche. Otro pasajero resultó herido. Al-Jaber regresaba a Benghazi tras hacer un reportaje en una ciudad vecina.         

Esta emboscada es el último acto de una serie de ataques violentos, palizas y arrestos de periodistas en Libia. Recientemente se ha informado de la detención de Andrei Netto, reportero del periódico brasileño O Estado de Sao Paulo el 9 de marzo, de la desaparición de Ghaith Abdul-Ahad, del diario británico The Guardian, del arresto y paliza a tres periodistas de la BBC, y del ataque con explosivos por parte de un grupo de desconocidos al Hotel Ouzo, donde se alojan los periodistas en Benghazi, el 8 de marzo.

Las autoridades también  han bloqueado la señal de los medios extranjeros en el país e incitado a la violencia contra los periodistas.

                                                                 ****

La UNESCO es el organismo de las Naciones Unidas que tiene el mandato de defender la libertad de expresión y la libertad de prensa. El Artículo I de su Constitución declara que la Organización se propone “asegurar el respeto universal a la justicia, a la ley, a los derechos humanos y a las libertades fundamentales que sin distinción de raza, sexo, idioma o religión, la Carta de Naciones Unidas reconoce a todos los pueblos del mundo”. Para lograrlo, la Organización debe fomentar “el conocimiento y la comprensión mutuos de las naciones prestando su concurso a los órganos de información para las masas” y recomendar “los acuerdos internacionales que estime convenientes para facilitar la libre circulación de las ideas por medio de la palabra y de la imagen”.    




<- Atrás, a la lista de noticias
Principio de la página