22.12.2011 - UNESCO

La libertad de expresión es un derecho humano: conferencia de la UNESCO en Bagdad

Left to right: Mohamed Djelid (Director of UNESCO’s Iraq Office), Saleem Al-Jbor (Chairman of Human Rights Committee in Iraqi parliament) and Amani Soliman (Chief of CI Section at UNESCO’s Iraq Office) – © UNESCO

"La libertad de expresión es un derecho humano" fue el tema de la Conferencia que tuvo lugar el 17 de diciembre de 2011 en la sede del Parlamento iraquí en Bagdad. El evento fue organizado conjuntamente por la Oficina de Irak de la UNESCO, la Oficina de Derechos Humanos de la Misión de Asistencia de las Naciones Unidas para Iraq (UNAMI HRO) y la Comisión Parlamentaria de Derechos Humanos iraquí. Más de 150 delegados asistieron al evento. Entre ellos: representantes de medios de comunicación iraquíes y profesionales de los derechos humanos, parlamentarios, representantes de organizaciones de la sociedad civil, ONG con sede en Iraq y misiones extranjeras en Bagdad.

La Conferencia fue inaugurada por el Portavoz Adjunto del Parlamento iraquí, que acogió con beneplácito la iniciativa de organizar tal evento. El Representante del Alto Comisionado para los Derechos Humanos (ACNUDH), Francesco Motta, centró su discurso en el derecho humano a la libertad de expresión para todos los iraquíes. Mohamed Djelid, Director de la Oficina de la UNESCO para Iraq, recordó a los participantes que una de las principales tareas de la UNESCO se está logrando en Irak: apoyar la libertad de expresión.

A través de este evento, la UNESCO trató de llamar la atención sobre la intención del Parlamento iraquí de aprobar un proyecto de ley que limitaría la libertad de expresión y el derecho de asamblea. Esta legislación está dirigida principalmente a periodistas, escritores, bloggers y también a todos los que se atreven a expresar una opinión contraria a la del Gobierno. El Parlamento iraquí (Consejo de Representantes) ya ha tenido su primera lectura del proyecto de ley, y la segunda lectura está prevista para el próximo año.

La UNESCO y sus asociados lograron sensibilizar a los parlamentarios y al público en general sobre los peligros de este proyecto de ley. Una copia del proyecto se puso a disposición de los participantes de la Conferencia, que centraron sus discusiones en los artículos que fueron vistos como violaciones de derechos humanos de los ciudadanos iraquíes. Muchos parlamentarios juraron votar en contra de esta legislación y se comprometieron a continuar con el trabajo, iniciado en la Conferencia, dentro de sus circunscripciones, para aumentar la conciencia sobre el peligro de vivir sin libertad de expresión.

Se decidió que se establecerá un Comité Directivo para seguir las decisiones que tomará el Parlamento en el futuro próximo sobre a la libertad de expresión.




<- Atrás, a la lista de noticias
Principio de la página