22.09.2011 - UNESCO

Alfabetización mediática e informacional e igualdad entre hombres y mujeres: La mujer hace la noticia. Aportaciones recibidas.

UNESCO

Cada año, con motivo del Día Internacional de la Mujer (8 de marzo), se lanza la iniciativa mundial “Las mujeres hacen la noticia”, dirigida a promover la igualdad entre hombres y mujeres en los medios de comunicación. La campaña de 2011 se dedicó a la alfabetización mediática e informacional y a la cuestión de la igualdad entre los hombres y las mujeres. Su objetivo fue poner de relieve las prácticas ejemplares en este ámbito y destacar la importancia de crear sociedades que sepan utilizar los medios de comunicación e información para mejorar la comprensión que las mujeres y los hombres tienen de las cuestiones de género en los medios de comunicación y en los sistemas de información. En las aportaciones de profesionales y asociaciones se dan ejemplos alentadores.

En vista del alcance del tema, este se ha abordado desde puntos de vista diferentes y en cierta medida complementarios en las distintas aportaciones seleccionadas para su publicación. La UNESCO recibió aportaciones de diversos lugares y de profesionales de distintos campos, como periodistas, directores de publicaciones, y periodistas y operadores de radio y TV, directores de cine y activistas en cuestiones de género, de países como Palestina, Hungría, Argelia, Malasia, el Congo, Kenya, el Reino Unido y Bélgica. Aunque no se mencionara expresamente, la esencia de la campaña de Alfabetización Mediática e Informacional es patente en todos los artículos que se enviaron.

En su conjunto, estas aportaciones muestran un escenario en el que abundan los ejemplos positivos y las posibilidades y la voluntad de mejorar la situación actual. En muchos casos el compromiso con la causa se ha concretado en acciones específicas, como la de proporcionar a los estudiantes de periodismo capacitación sobre el uso de los medios de comunicación; la publicación de directrices específicas sobre la cuestión del género; la inclusión de mujeres en la elaboración de contenidos  audiovisuales; y el desarrollo de la alfabetización mediática e informacional a nivel de base para las mujeres que suelen estar discriminadas.

En otros ejemplos se pone de manifiesto el increíble potencial que tienen las mujeres para afirmar su valor como sujetos y protagonistas de las noticias. La existencia de emisoras de radio, servicios de noticias en línea, Internet, centros multimedia comunitarios, telecentros, organizaciones de los medios de comunicación, campañas en los medios y cadenas de TV que se centran específicamente en aumentar la presencia y la voz de las mujeres es una señal alentadora de que es efectivamente posible transformar las ideas en actos, y las quejas en soluciones.

Lo que se desprende de los testimonios que se han recogido es el común convencimiento de que tanto los nuevos como los viejos medios de comunicación se pueden utilizar no solo para concienciar acerca de las cuestiones de género y de los temas relacionados con la mujer, sino para que las mujeres participen activamente en el proceso creativo de producción de contenidos de los medios de comunicación. Este enfoque, frecuentemente denominado contenido generado por los usuarios, es un aspecto importante de la alfabetización mediática e informacional. La conciencia de que caer en el mero victimismo podría llevar a reforzar la desigualdad en lugar de acabar con ella queda reflejada en el amplio espectro de iniciativas creativas que han sido concebidas o puestas en práctica por los participantes en esta iniciativa. En las aportaciones se pone de relieve que es preciso dotar a las mujeres de las competencias mediáticas e informacionales necesarias que les permitan expresarse, relatar sus propias historias y promover sus aspiraciones culturales y sociales.

Es evidente que ese nivel de autonomía no se puede alcanzar si no se poseen competencias mediáticas e informacionales básicas que permitan a los hombres y las mujeres que trabajan en los medios de comunicación e información crear estrategias basadas en el conocimiento para conseguir sus objetivos. Esto significa, por una parte, que las mujeres que quieren utilizar los medios de comunicación, y operar o participar en Internet u otros medios de información tienen que disponer de la formación técnica necesaria. Ello significa, por otra parte, que deben mantenerse vigilantes y desarrollar su espíritu crítico con respecto a los contenidos mediáticos e informativos que transmiten prejuicios de género, lo que les permitirá con el tiempo, corregir esa tendencia.

La UNESCO expresa su agradecimiento a todos los colaboradores por contribuir a difundir el espíritu de la campaña y por compartir sus experiencias con el resto de sus colegas de todo el mundo.

Para leer los detalles de las contribuciones individuales, haga clic aquí (en inglés).




<- Atrás, a la lista de noticias
Principio de la página