Elementos del patrimonio de la Memoria del Mundo. Inventos y descubrimientos que cambiaron nuestro mundo

© Nikola Tesla Museum/Apparatus for Controlling

El Registro Memoria del Mundo de la UNESCO incluye los inventos y las patentes de dos científicos e inventores, uno serbio y el otro húngaro, cuyas ideas revolucionaron el desarrollo de la distribución de electricidad y de la televisión, respectivamente. También está inscrito en el Registro el patrimonio viviente de los manuscritos médicos tamil en hojas de palmera, en que se describen los tratamientos y medicinas que todavía se utilizan en el sur de la India.

La palabra “ciencia” suele evocar imágenes de mecheros Bunsen y experimentos en el aula, Albert Einstein y su teoría de la relatividad, trabajadores de laboratorios en bata blanca vertiendo algo en probetas y cosas semejantes. Pero a menudo olvidamos los numerosos inventos y descubrimientos prácticos de los científicos, que han terminado por integrarse a nuestra vida cotidiana.

En el Día Mundial de la Ciencia para la Paz y el Desarrollo, de la UNESCO, se celebra la contribución de la ciencia al logro del desarrollo sostenible y de sociedades pacíficas. En su Registro Memoria del Mundo se encuentran archivos sobre la labor de las personas que estuvieron a la vanguardia de la invención científica.

 

Patente de Kalman Tihanyi de 1926 Aplicación "Radioskop"

© National Archives of Hungary/Radioskop

Datos básicos:

Por ejemplo, Kalman Tihanyi. Aunque no es muy conocido, este físico húngaro, ingeniero eléctrico e inventor fue uno de los pioneros de la televisión. Su patente “Radioskop” de 1926 constituyó un importante avance en el desarrollo de la televisión, pues sentó las bases de la televisión moderna, con el diseño y la producción masiva de un completo sistema electrónico de transmisión y recepción. Comprendía también el concepto, enteramente novedoso, de un tubo que acumulaba y almacenaba cargas eléctricas durante cada ciclo de barrido, lo que todavía es un principio básico de la televisión.

La colección, inscrita en 2001 en el Registro Memoria del Mundo, se conserva en los archivos nacionales de Hungría y está a disposición de los investigadores. Comprende manuscritos, ilustraciones y la correspondencia oficial con la Oficina de Patentes, y ofrece la visión de un momento excepcional del desarrollo de la televisión.

Archivo de Nikola Tesla

© Nikola Tesla Museum/Sketch of Bulb with Tesla's Note

Datos básicos:

Pero, ¿qué sería la televisión sin la electricidad? La producción comercial de electricidad y la transmisión y el uso a larga distancia de las corrientes eléctricas es el fruto del trabajo del científico de origen serbio Nikola Tesla.

Tesla, que fue un prolífico inventor de fines del siglo XIX y comienzos del siglo XX, depositó 118 patentes originales, de las cuales 40 se referían a la energía, 50 a las corrientes de alta frecuencia, 17 a cuestiones de ingeniería mecánica y el resto a otros ámbitos de la tecnología. Echó las bases del desarrollo de la radio, el radar, la robótica, el control remoto, la televisión y las computadoras, entre otros ejemplos. 

Muchos de sus descubrimientos tuvieron una importancia decisiva y el archivo del Museo Nikola Tesla Museum contiene documentación sobre patentes, artículos, dibujos técnicos y fotografías de gran valor. Está en curso la microfilmación y la conversión del archivo en formato electrónico, y el Museo se propone facilitar los documentos en línea. Se inscribió en el Registro Memoria del Mundo en 2003.

La colección de manuscritos médicos tamil en hojas de palmera del Instituto de Estudios Asiáticos

© Institute of Asian Studies/Text on human anatomy: pressure points

Datos básicos:

Un tipo diferente de elementos del Registro son los manuscritos médicos tamil, muy antiguos y frágiles, que muestran el sistema de medicina practicado por los yoguis, o maestros del yoga, que habían alcanzado un grado muy alto de conocimiento espiritual.

La colección, que se encuentra en el Instituto de Estudios Asiáticos del Estado de Tamil Nadu, comprende manuscritos que exponen en detalle la naturaleza y los síntomas de las enfermedades, su curación y la preparación de medicinas a base de hierbas, raíces de plantas, hojas, flores, frutos, etc.

Los documentos están escritos en tamil, una de las dos lenguas clásicas de la India, en folios fabricados con hojas de palmera secadas, alisadas y ahumadas, que se usaban comúnmente como soporte de escritura en la India antigua.

Los manuscritos en hojas de palmera se deterioran fácilmente en climas tropicales y por ello eran copiados en hojas nuevas cada vez que era necesario.

Los manuscritos que se encuentran en el Instituto son demasiado frágiles para ser prestados, pero se ha puesto en marcha un proyecto de microfilmación para proteger la información que contienen y facilitar su consulta.

Actualmente, la capacidad de leer la escritura arcaica en las hojas de palmera es una aptitud en vías de extinción que sobrevive únicamente entre estudiosos especialmente formados, y el Instituto está preparando una traducción de los textos en tamil moderno.

Los medicamentos explicados en los manuscritos y preparados a la manera antigua todavía se utilizan en el sur de la India.

Inscripción en el Registro Memoria del Mundo

La inscripción de temas como éste en el Registro Memoria del Mundo  tiene por objeto despertar el interés y contribuir a conservar el patrimonio documental, que nos ayuda a comprender nuestra sociedad con sus múltiples complejidades.

Sin embargo, nuestro patrimonio documental ha sufrido considerables daños debido a la guerra, la agitación social, el saqueo, el tráfico ilícito, la destrucción, la conservación inapropiada y la falta de financiación.

Una creciente conciencia de estas circunstancias, junto con la convicción de la UNESCO de que el patrimonio documental del mundo pertenece a todos y debe ser preservado y protegido, culminó en la creación del programa Memoria del Mundo en 1992.

El objetivo del Programa es localizar los fondos de archivos y las colecciones de bibliotecas de todo el mundo que presentan un elevado interés, facilitar su preservación y contribuir a su difusión. La inscripción de una colección en el Registro Memoria del Mundo, creado en 1995, forma parte de este proceso.

Hasta la fecha se han incorporado al Registro unos 193 elementos, de grabaciones de música folclórica a películas y vestigios de documentos antiguos.

El Programa es supervisado por su Comité Consultivo Internacional, que celebrará su 10ª reunión bienal del 23 al 25 de mayo de 2011.

 

 

 

 

 

Principio de la página