Una mirada al Patrimonio de la Memoria del Mundo: El Holocausto

© AFF Basilea, CH / AFS Ámsterdam, NL - Los Diarios de Ana Frank

El Registro de la Memoria del Mundo de la UNESCO incluye diferentes testimonios del Holocausto en el que unos seis millones de judíos y millones de otras personas murieron durante el régimen nazi.

El 27 de enero de 1945, cuando se acercaba el final de la Segunda Guerra Mundial, las tropas soviéticas liberaron el campo de exterminio nazi en Auschwitz-Birkenau en Polonia, liberando a los presos. Esta fecha ahora representa el Día Internacional de Conmemoración en memoria de las víctimas del Holocausto en el que unos seis millones de judíos y millones de otras personas murieron en manos del régimen nazi.

Colección “Hojas de Testimonio”, Yad Vashem, Jerusalén, 1954-2004

© Yad Vashem - The Pages of Testimony Collection, housed in the Hall of Names, within the Holocaust History Museum at Yad Vashem, Jerusalem.

Datos básicos:

  • Año de presentación: 2012
  • Año de inscripción: 2013
  • País: Israel
  • Elemento de patrimonio: Enlace

Seis millones de judíos fueron asesinados en el Holocausto. Sus nombres fueron convertidos en números y la mayoría no tiene tumbas ni lápidas. La colección “Hojas de Testimonio” es una gran conmemoración colectiva dedicada a las víctimas del Holocausto, a quienes intenta devolver sus nombres y rostros.

Se trata de una colección sin precedentes en la historia de la humanidad, tanto por sus dimensiones como por su propósito: rescatar del olvido todos los nombres y las identidades de las víctimas. Compuesta por invalorables testimonios personales con firma manuscrita, esta colección es única en el mundo y se distingue de las que intentaron seguir el mismo modelo para recordar a las víctimas de otros genocidios, tales como los de Ruanda y Camboya.

Archivos del Servicio Internacional de Búsquedas

Datos básicos:

  • Año de presentación: 2012
  • Año de inscripción: 2013
  • Organización: Comisión Internacional para el Servicio Internacional de Búsquedas (SIB)
  • Elemento de patrimonio: Enlace

Entre 1933 y 1945, durante el gobierno del régimen nacionalsocialista en Alemania, el mundo atravesó un período de destrucción y persecución sin precedentes. La Segunda Guerra Mundial representa el mayor conflicto que la humanidad jamás haya experimentado; detenciones ilegales, deportaciones y muerte fueron sus consecuencias. Esta colección contiene material referido a los campos de concentración y los campos de exterminio, guetos y cárceles de la Gestapo; incluye, además, documentación sobre la expulsión y la explotación por trabajo forzoso, así como el destino no solo de personas deportadas, sino también de sobrevivientes que buscaban emigrar de la Europa en ruinas.

Desde 1946, los archivos del SIB, en Bad Arolsen (Alemania), testimonian la persecución de minorías y opositores políticos de todo tipo, la explotación extrema del trabajo forzoso y el vasto desarraigo de las personas. El importante volumen de los archivos del SIB ilustra la magnitud de los crímenes perpetrados por los nazis. Dado que los testigos pronto dejarán de estar entre nosotros para contar su historia, estos documentos cobran aún mayor relevancia.

Diarios de Ana Frank

© AFF Basilea, CH / AFS Ámsterdam, NL - Primer diario de Ana Frank

Datos básicos:

  • Año de presentación: 2008
  • Año de inscripción: 2009
  • País: Holanda
  • Elemento de patrimonio: Enlace

Niños inocentes son a menudo víctimas de las guerras y desastres que el mundo ha enfrentado e ilustran estos trágicos eventos con más fuerza, como en el caso de Ana Frank. Su historia contrasta la dulzura de la juventud con la crueldad del sistema nazi, que se establece para destruir a aquéllos que no encajan en su orden social.

Ana tenía 13 años cuando su familia fue forzada a la clandestinidad en unas habitaciones secretas detrás de la oficina de su padre en Ámsterdam, que estaba bajo la ocupación alemana, donde, junto con otras cuatro personas, vivieron durante más de dos años. Su traición por un desconocido informante condujo a su detención por la policía secreta alemana el 4 de agosto de 1944.

Ana comenzó a escribir un diario el día de su decimotercer cumpleaños, el 12 de junio de 1942, y continuó escribiendo hasta tres días antes de su captura. Sus anotaciones no sólo graban la vida en las habitaciones secretas, sino también revelan mucho acerca de las restricciones a los judíos en ese tiempo.

Su padre era el único miembro de la familia que sobrevivió a la guerra. A su regreso a Ámsterdam, la pareja que formaba parte del grupo de seis personas que les había ayudado durante sus años en la clandestinidad, le entregó los escritos de Ana.

Cuando leyó los diarios de su hija, que expresó a menudo el deseo de ser una escritora o una periodista, decidió publicarlos en 1947, con el título "Het Achterhuis". Hoy la publicación ha sido traducida a unos 65 idiomas. 

El diario original en blanco y rojo y otros documentos están inscritos en el Registro de la  Memoria del Mundo de la UNESCO y pueden verse en la casa de Ana Frank en Prinsengracht, en Ámsterdam, donde se escondía la familia.

Archivos del Gueto de Varsovia (Archivos Emanuel Ringelblum)

© Instituto Judío de Investigación Histórica - Dr. Emanuel Ringelblum (Archivos del Gueto de Varsovia)

Datos básicos:

  • Año de presentación: 1999
  • Año de inscripción: 1999
  • País: Polonia
  • Elemento de patrimonio: Enlace

Desde esto archivo personal, el registro incluye también otro sobre toda una comunidad, el Gueto de Varsovia en Polonia.

A partir de octubre de 1940, todos los judíos en Varsovia y sus alrededores fueron reubicados en el gueto, que luego fue cerrado con un muro cubierto con alambre de púas y supervisado por guardias armados. Unas 500.000 personas vivieron en este espacio reducido donde el desempleo, la enfermedad y el hambre fueron moneda corriente. A pesar de las difíciles condiciones de vida, la gente había organizado todo, desde las escuelas y los comedores hasta los periódicos locales.

Un grupo secreto, dirigido por el historiador Emanuel Ringelblum, decidió documentar la vida cotidiana en el gueto, inicialmente con la intención de escribir un libro sobre su experiencia después de la guerra. Recolectaron diarios personales, documentos del Gobierno, correspondencia privada y también informaciones sobre las comunidades judías en Polonia.

Desde mediados de 1942, cuando se hizo evidente que los nazis estaban transportando personas a los campos de exterminio, muchos de los residentes restantes decidieron luchar. Sin embargo, el levantamiento del Gueto de Varsovia de 1943 fue reprimido cuando los alemanes enviaron miles de tropas y destruyeron el gueto.

Cuando toda esperanza parecía pérdida, el grupo enterró los documentos, hoy conocidos como los Archivos de Ringelblum, en latas de leche y otros contenedores metálicos en bodegas alrededor del gueto. Después de la guerra, Hersz Wasser, un miembro que había sobrevivido a los campos de exterminio, ayudó a los investigadores a ubicar a dos de los sitios. La tercera colección nunca ha sido encontrada.

Hoy los archivos son considerados como la más importante colección de relatos de primera mano y documentación sobre el Holocausto, visto por sus víctimas.

Inscripción en el Registro Memoria del Mundo

La inscripción de temas como éste en el Registro Memoria del Mundo  tiene por objeto despertar el interés y contribuir a conservar el patrimonio documental, que nos ayuda a comprender nuestra sociedad con sus múltiples complejidades.

Sin embargo, nuestro patrimonio documental ha sufrido considerables daños debido a la guerra, la agitación social, el saqueo, el tráfico ilícito, la destrucción, la conservación inapropiada y la falta de financiación.

Una creciente conciencia de estas circunstancias, junto con la convicción de la UNESCO de que el patrimonio documental del mundo pertenece a todos y debe ser preservado y protegido, culminó en la creación del programa Memoria del Mundo en 1992.

El objetivo del Programa es localizar los fondos de archivos y las colecciones de bibliotecas de todo el mundo que presentan un elevado interés, facilitar su preservación y contribuir a su difusión. La inscripción de una colección en el Registro Memoria del Mundo, creado en 1995, forma parte de este proceso.

 

 

 

 

 

Principio de la página