Objetivos y meta del Informe Mundial sobre la diversidad cultural

El Informe Mundial se pone como objetivo hacer un inventario de los retos de la diversidad cultural, examinar los tópicos políticos o culturales, y proponer unas recomendaciones operacionales en campos transversales como las identidades y el diálogo, el futuro de las lenguas y la educación intercultural, el pluralismo de los medios de comunicación y las industrias culturales, el mundo empresarial, los conocimientos locales, la biodiversidad, el desarrollo sostenible, la gobernanza y los derechos humanos.

La diversidad cultural – cuya promoción y protección están hoy apoyadas por un conjunto de instrumentos normativos – debe ser el objeto de una nueva reflexión, particularmente oportuna en este periodo de crisis. Los efectos de la globalización (y la potenciación de la urbanización y de la migración) crean nuevos retos para nuestra comprensión de lo que son las culturas y las identidades. En este sentido,  la diversidad cultural es un fenómeno mucho más complejo de lo que puede parecer, y las relaciones entre globalización y diversidad cultural no son para nada esquemáticas. Hoy en día, lo importante es crear las condiciones necesarias para que la diversidad cultural pueda volverse un incentivo para el diálogo, la coexistencia pacífica y el desarrollo sostenible y fructífero.

Aunque la promoción de la diversidad  cultural se haya vuelto un discurso casi ineludible en la escena internacional, ésta es a menudo percibida como una amenaza para la cohesión de sociedades cada vez más diversificadas. Por esta razón, es importante dilucidar aquellas condiciones que deben ser cumplidas para que la diversidad cultural constituya una contribución positiva a la realización de los objetivos del desarrollo y la paz.

Siguiendo la línea de su Acto Constituyente (que fomenta “la fecundidad de las culturas” para contribuir a las metas comunes de prosperidad y paz), y en consonancia con los recientes instrumentos normativos, sobretodo la Declaración Universal sobre la Diversidad Cultural de 2001 y las Convenciones de 2003 sobre el Patrimonio Cultural Inmaterial y de 2005 sobre la Diversidad de las Expresiones Culturales, la UNESCO pretende con este Informe abrir un debate sobre un tema actual que pone de relieve una serie de iniciativas que pueden ser promovidas.

Principio de la página