Mensaje del Presidente del Comité

Señoras y Señores:

El Comité para la protección de los bienes culturales en caso de conflicto armado (para abreviar, el Comité) es una institución joven (celebró su primera reunión en octubre de 2006) que obtuvo muy rápidamente resultados visibles y tangibles. Sin embargo, el Comité todavía debe enfrentarse a muchos retos. Confío en que las líneas que siguen permitirán entender mejor cuáles son estos desafíos, así como los objetivos del Comité para superarlos.

El reto principal del Comité

A la luz de los abusos cometidos, en el contexto de conflictos armados, sobre bienes culturales de gran importancia para la Humanidad, algunos de los cuales inscritos en la Lista del Patrimonio Mundial en el momento o después de su destrucción (como por ejemplo: la destrucción de los mausoleos de Tombuctú en Malí, el bombardeo de Dubrovnik o el saqueo del Museo Nacional de Irak), es obvio que debemos reforzar la protección efectiva de los bienes culturales, sobre todo de aquellos  que sean de especial importancia para la Humanidad.

Sin embargo, la Convención y especialmente su Segundo Protocolo, que persiguen este objetivo, siguen siendo demasiado desconocidos o mal entendidos por parte de los Estados.

¿Cómo solucionar este problema?

Para reforzar esta protección, conviene que:

1.     los Estados que no son Partes en el Segundo Protocolo de 1999, o incluso en la Convención de La Haya de 1954, lo sean.

2.    los Estados que son Partes en el Segundo Protocolo de 1999 relativo a la Convención de La Haya de 1954 para la protección de los bienes culturales en caso de conflicto armado propongan por lo menos los sitios culturales que ya estén inscritos en la lista de Patrimonio Mundial para la concesión de protección reforzada, con el fin de proporcionarles una protección máxima, no sólo en caso de conflicto armado pero también en tiempos de paz, dado que el Segundo Protocolo proporciona medidas de conservación y de salvaguardia muy completas.

El Comité ya ha aprobado varias resoluciones en este sentido. Además, en su última reunión en diciembre de 2012, el Comité lanzó una reflexión, propuesta por Bélgica, que podría contribuir concretamente a aumentar más rápidamente el número de bienes culturales bajo protección reforzada, a través del desarrollo de sinergias con el Comité del Patrimonio Mundial. Confío en que este diálogo será fructífero.

Otros proyectos para realizar

Más allá de la cuestión central ya mencionada (es decir, el aumento del número de ratificaciones del Segundo Protocolo y de aplicaciones para la concesión de protección reforzada), estaré muy atento a una serie de otros temas que deben ser examinados por la Mesa y tratados por el Comité:

(1)     Seguir las decisiones y recomendaciones del Comité

(2)     Anticiparse a la futura presentación de aplicaciones para la concesión de protección reforzada mediante un análisis en profundidad del primer criterio de concesión, en particular con respecto a los bienes culturales inmuebles que no figuren en la Lista del Patrimonio Mundial, así como de los bienes culturales muebles.

(3)     Examinar la oportunidad de crear o no un emblema distintivo específico para los bienes bajo protección reforzada (ya que tal signo no está previsto por el Segundo Protocolo) y, si es necesario, sus términos de uso.

(4)     Estimular a las Partes para que presenten una Lista tentativa de bienes culturales para los cuales pretenden solicitar la concesión de protección reforzada.

(5)     Alimentar el Fondo y diversificar sus donantes (me gustaría aquí agradecer a los Estados que contribuyeron hasta la fecha: Eslovaquia, Estonia, Finlandia y los Países Bajos), así como fortalecer la Secretaría.

(6)     Mejorar el Reglamento interno del Comité (como, por ejemplo, las modalidades de introducción de un punto en la agenda provisional del Comité por uno de sus miembros y la clarificación del estatuto de observador en las reuniones del Comité), así como el procedimiento de aplicación de asistencia de emergencia al Fondo.

Gracias a la involucración y al espíritu constructivo de los miembros de la Mesa del Comité y de las otras Partes que no son miembros del Comité, a quienes quiero saludar, estoy convencido de que conseguiremos superar estos desafíos juntos. El reto es importante y todos debemos movilizarnos; está en juego la protección de aquellos bienes culturales que revisten gran importancia para la Humanidad.

Atentamente

Benjamin GOES

Principio de la página