Abriendo oportunidades a los músicos benineses

La carrera musical de la cantante afropoprock beninesa Sessimé (en la imagen) despegó cuando tuvo la oportunidad de comercializar su CD a través del proyecto Proximus Rezo, una iniciativa pionera financiada por el FIDC. Fotografía: Gomez Bruno.


La escena cultural de Benín es vibrante y la música se filtra en la vida cotidiana de sus habitantes. Pequeños estudios de grabación y clubes de música han ido apareciendo en torno a Cotonou, la capital del país, en los últimos diez años.

Inspirados por los sonidos palpitantes de los artistas de Ghana y el Congo, los músicos benineses fusionan el folk tradicional con una variedad de estilos impresionante, incluyendo reggae, hip-hop, funk, jazz, bandas de metal, coral, gospel, cabaret y blues, entre otros.

Estas obras creativas sin embargo están expuestas a la piratería y a la violación de los derechos de autor. La gente tiene dificultades para identificar qué obras son originales y está habituada a pagar precios muy bajos. En consecuencia, los artistas, productores, promotores y distribuidores no obtienen un beneficio justo por su trabajo.

World Rhythm Productions (WRP) fue creado para promocionar a los artistas benineses, defender sus derechos de autor y ayudarlos a vivir dignamente de su arte. Lanzado en Cotonou en 2009, WRP apoya la producción en audio y vídeo, la distribución, gestión, promoción, diseño web y también organiza las giras de los artistas.

Con el apoyo del Fondo Internacional para la Diversidad Cultural (FIDC) de la UNESCO, WRP hizo realidad la iniciativa Proximus Rezo.

El proyecto Proximus Rezo seleccionó cuatro músicos a través de un concurso y promocionó sus CD originales. También conformó una red de ventas sostenible mediante la contratación de dos distribuidores, y el establecimiento de 100 puestos de venta en peluquerías de las zonas populares de Cotonou, donde se pusieron en venta los CD junto a otras grabaciones y películas locales. También se hicieron anuncios en radio y televisión.

Sessimé fue una de las jóvenes artistas elegidas. Como parte de su estilo afropoprock, la carismática artista toca el piano y también instrumentos de percusión, y algunas veces la acompaña una orquesta. Como escritora, compositora e intérprete de la música beninesa, Sessimé explicó que el projecto Proximus Rezo “me ayudó a llegar a muchos hogares en muy poco tiempo. Me dio confianza en mí misma, y con las ventas me hizo comprobar que puedo ir más lejos con mi música”. Las primeras 3.000 copias de los CDs de Sessimé se vendieron en dos meses.

El proyecto posibilitó a los emprendedores culturales benineses promover nuevos talentos y crear un modelo de negocio innovador y sostenible. Los puestos de venta y exposición pusieron de relieve el valor de los trabajos originales y sensibilizaron a la población sobre la piratería. La producción masiva y la amplia distribución permitieron que se estableciera un precio accesible a la población local. Aumentaron las ventas de los CD y en consecuencia, también las ganancias generadas a lo largo de la línea de producción artística.

Las ganancias están siendo reinvertidas en la industria y este tipo de abordaje será extendido a otros sectores de las industrias culturales. Compañías de producción locales muestran cada vez más interés en la nueva red y los artistas están encantados de asociarse.

Muy ocupada en su gira y disfrutando del éxito, a Sessimé le gustaría que este tipo de apoyo se extendiera: “Solo ruego que los proyectos que se pusieron en marcha para desarrollar las capacidades artísticas reciban más apoyo. Tienen que beneficiar a otros artistas también”.

Sessimé envió un mensaje a quienes aspiran a convertirse en artistas: “Los aliento a creer en sí mismos. Pienso que tenemos un futuro brillante por delante con este tipo de red de distribución”.

Principio de la página