Formación para jóvenes indígenas en la industria audiovisual

Una estudiante grabando con su cámara. Crédito: IRIPAZ


Un nuevo centro de formación audiovisual en Guatemala ayudó a jóvenes indígenas a conseguir trabajo en la industria audiovisual nacional. La organización guatemalteca sin ánimo de lucro IRIPAZ (Instituto de Relaciones e Investigaciones para la Paz) está detrás de este proyecto que contó con el apoyo del Fondo Internacional para la Diversidad Cultural (FIDC) de la UNESCO.

Los participantes, de etnia Maya, Garífuna y Xinca, aprendieron producción audiovisual, escritura de guiones, dirección cinematográfica, luz y fotografía, uso de la cámara, edición y postproducción en este centro de formación establecido en la Universidad de San Carlos (USAC) gracias a un acuerdo suscrito con la misma.

También se impartieron clases sobre los derechos culturales de los pueblos indígenas, igualdad de género y desarrollo de capacidades para la comunidad. A través de pasantías en TV Maya, los estudiantes tuvieron la oportunidad de adquirir experiencia práctica. En estos momentos, el centro continúa organizando pequeños talleres gratuitos sobre comunicación audiovisual intercultural.

Una vez finalizado el curso, los alumnos graduados emprendieron rumbos profesionales muy diversos. Algunos como directores gráficos de televisión, otros como movilizadores culturales en sus comunidades o animadores culturales en el Ministerio de Cultura. Del curso también surgieron grupos artísticos indígenas que hoy producen cortometrajes y vídeos musicales acerca de sus culturas. Distribuyen sus realizaciones principalmente a través de internet y las redes sociales, aunque alguna televisión local también se ha animado a emitir sus producciones. Otros alumnos del centro de formación iniciaron su propio negocio de comunicación.

Los grupos indígenas son parte del rico tapiz cultural de Guatemala y representan casi la mitad de los 14 millones de personas que viven en el país. A pesar de esto, hoy en día se encuentran con dificultades a la hora de crear, producir, difundir y disfrutar de la diversidad de sus propias expresiones culturales.

Nik’te Fernández Saquick fue una de las 27 participantes del taller audiovisual. Esta joven maya de 19 años nos explicó su experiencia: “He aprendido a mirar la vida desde otra perspectiva y uso los canales que tengo a mi disposición para contar mi historia”. Nik’te es miembro del grupo artístico maya creado a raíz del curso. En estos momentos el grupo realiza también un videoblog y se encuentra produciendo un anuncio publicitario para sensibilizar a los jóvenes sobre la importancia de la cultura.

Destinos Cruzados, el primer cortometraje realizado enteramente por un equipo de jóvenes indígenas, también fue uno de los resultados estelares de la formación. En septiembre de 2012 fue presentado en el Festival de cine Ícaro de Guatemala, y en la actualidad, el equipo realizador trabaja en una versión ampliada que incorporará 5 piezas musicales.

Otro de los alumnos, Carlos Arana, es ahora productor musical y realiza videoclips con otros miembros de la comunidad Garífuna. El popular DJ comentó: “Mi comunidad se está beneficiando mucho del sector audiovisual. Por ahora estamos centrados en la música, ya que éste era el medio que nuestros antepasados utilizaban para promocionar nuestra cultura. Pero en el futuro, también queremos hacer documentales para ayudar a nuestros niños y jóvenes a aprender de dónde vienen, dónde están y a dónde van”.

Claudina De la Cruz Santos, activista de la comunidad Xinca, afirmó: “Además de enseñarnos tecnología, los medios audiovisuales nos permiten expresar nuestra identidad cultural… para mostrar la realidad de nuestras comunidades Xinca, Garífuna y Maya. Estamos comenzando, y gracias a este proyecto hemos recibido una importante oportunidad formativa”.
 

 ► Ver el nuevo video

Principio de la página