Algunos consejos para un mejor partenariado...

7 Razones para trabajar en partenariado

7 Principios para trabajar en partenariado

7 Puntos a tener en cuenta en un socio

7 Reglas para el seguimiento del partenariado

7 Técnicas para comunicarse mejor con los demás socios

7 Razones para trabajar en partenariado

 

√   La sinergia aporta nuevas ideas y mejora la creatividad.

√   El acceso a otras redes (las de los demás socios) se abre, lo que permite sensibilizar a un número más amplio de actores culturales.

√   La multiplicidad de recursos y competencias facilita la puesta en marcha de proyectos de gran envergadura.

√   La integración de diferentes socios en el proyecto reduce los costos de sus actividades.

√   Una mayor capacidad de identificar y de hacer frente a las dificultades de manera innovadora.

√   La diversidad de actores culturales que participan tranquiliza a los proveedores de financiación y facilita el acceso a los fondos.

√   Los partenariados aportan una mayor legitimidad a la causa y aumentan su peso político.

7 principios para participar en un partenariado

 

√   Utilice el partenariado como un instrumento para facilitar la adopción de decisiones y una gestión participativa e integradora, y, por consiguiente, una buena gestión pública.

√   De preferencia a las modalidades de financiación en las que todos los socios se comprometan efectivamente, en función de sus capacidades respectivas. Estos métodos de financiación propician el compromiso y la responsabilidad de cada socio y, en particular, de los agentes culturales cuyas aptitudes empresariales es importante promover, con el fin de prepararlos para que puedan aprovechar plenamente su potencial.

  Diversifique sus fuentes de financiación y sea creativo cuando se examinen las posibilidades de financiación. Además de solicitar la ayuda de las fuentes tradicionales de financiación, tales como las entidades gubernamentales, las organizaciones internacionales, los organismos de cooperación y las organizaciones bilaterales de desarrollo, trate de considerar otras posibilidades. Por ejemplo, si celebra un festival de música, estudie la posibilidad de que haya un quiosco de comidas, que podría ser una fuente de ingresos o, si va a abrir una librería, considere la posibilidad de montar una cafetería que no sólo podría atraer más visitantes, sino que sería además una fuente de ingresos.

√   Aproveche el valor añadido del partenariado, como herramienta de promoción de la institucionalización, la legitimación y la promoción de la representatividad de las asociaciones profesionales de los agentes de los sectores culturales. Estos participantes son elementos clave para transmitir no sólo sus necesidades, sino también su potencial y su capacidad de acción.

√   Comparta la información, las redes y la documentación en la medida de lo posible. Aunque es normal que cada interesado se reserve el acceso a sus diversas redes, a veces el intercambio de contactos con otros socios contribuye al avance de sus proyectos.

√    Los socios deben tener una obligación ética para con el otro de forma que se puedan llevar a cabo las tareas de manera responsable, con integridad y de una forma apropiada. Se deben comprometer a realizar actividades tan solo cuando tengan los medios, las habilidades y la capacidad para cumplir sus compromisos.

√    El respeto mutuo entre los socios debe mantenerse independientemente de la condición o tamaño. Los socios deben respetar y reconocer las obligaciones y limitaciones de cada uno. El respeto mutuo no debe impedir que los socios discrepen de una forma constructiva.

7 Puntos a tener en cuenta en un socio

 

√   De preferencia a partenariados para examinar ámbitos de acción nuevos y poco trillados, que sean de interés para el sector de las industrias culturales: por ejemplo, el cambio del paradigma analógico al paradigma digital.

    Vincule, con grados de participación y de responsabilidad variables, a tantos agentes como sea posible, de todos los sectores interesados en el proyecto de colaboración.

√   No trabaje de forma aislada. Si está trabajando en un proyecto conjunto, tendrá que comprender a sus socios y para hacerlo tendrá que comunicarse periódica y eficazmente con ellos (dentro del grupo) y con otras partes interesadas (comunicación entre grupos) que actúan en el mismo contexto.

√   Elija a su socio. Es fundamental que realice una autoevaluación para definir sus fortalezas y debilidades, lo que le ayudará a comprender mejor lo que puede ofrecer en una asociación (ventaja comparativa) y qué tipo de socio deberá buscar. Al conocer mejor sus propias fortalezas y debilidades, estará en mejores condiciones para decidir con conocimiento de causa el tipo de socio que debe escoger; tendrá que complementar sus propias características para evitar los solapamientos.

√   Evalúe las competencias de cada socio y distribuya las tareas en función de las mismas. No dudar en recurrir a personas del exterior que sean expertas en ese ámbito.

√   Defina clara y mutuamente los objetivos y las funciones (comprendido el valor añadido) de cada socio. Su descripción de las responsabilidades debería ser específica y coherente, y dejar poco margen a las malas interpretaciones. De ese modo se reducirían al mínimo las confusiones y los conflictos susceptibles de surgir a lo largo del proyecto.

√   Reparta los aportes y las responsabilidades entre los socios, en función de sus esferas de competencia y sus fortalezas, y revise periódicamente esa distribución para adaptarla a los cambios del contexto y actualizar las actividades desarrolladas en el marco de la colaboración.

7 Reglas para el seguimiento del partenariado

√   Una vez que haya definido las funciones de cada parte, formalice su acuerdo por escrito. Asegúrese de que redacta un mandato claro y sucinto o un acuerdo de partenariado aceptado y firmado por todos los socios, lo cual puede ser útil en caso de que surjan desacuerdos o disputas.

   Facilite documentación a sus socios. La entrega periódica de documentación es fundamental para el éxito de cualquier proyecto de partenariado. Tenga previsto preparar informes intermedios y finales, actas de las reuniones y mensajes cortos de correo electrónico a todos los participantes en las videoconferencias, que no sólo ilustrarán la forma en que usted concibe el partenariado, sino que también facilitarán la comunicación entre sus socios y contribuirán a la transparencia.

√   Prepare un plan de acción detallado a fin de comprender el proceso de construcción y evaluarlo a lo largo del tiempo. Todos los interesados deberían ser parte del proceso de toma de decisiones, pero no todos deberían participar en la ejecución del proyecto. Es esencial contar con un equipo de gestión, que debe crearse en las primeras fases del proyecto.

   Difusión de los resultados. Si su partenariado está elaborando un documento de estrategia, herramientas, un CD-ROM, etc. es esencial para que su proyecto tenga repercusión, disponer de una buena estrategia de comunicación y difusión. La promoción del producto será el fruto del trabajo conjunto.

√   Sea flexible a la hora de adaptar los objetivos a medida que pasa el tiempo. Al incorporarse a un partenariado, es esencial que se definan claramente las metas y los objetivos que se desean obtener. Pero a medida que el proyecto avanza, mediante experiencia y el tanteo, los socios pueden desear ajustar los objetivos para tomar en cuenta nuevas variables. En esas circunstancias, es importante mantener cierto grado de flexibilidad en cuanto a cambiar o adaptar las metas y las prioridades.

√   Preste atención a la repercusión y a la sostenibilidad. Aunque la mayoría de los partenariados están limitados a una duración limitada y a un proyecto específico, eso no significa que sus resultados tendrán necesariamente las mismas características. A lo largo del partenariado debe prever el futuro de su actividad. Pregúntese si podría llevar a cabo una segunda fase del proyecto con los socios actuales. Examine las opciones futuras de colaboración, teniendo presente que el proyecto deberá de interesar a todos los participantes.

   Repercusión, evaluación y seguimiento. La mayoría de los proyectos comprenden medidas para evaluar su repercusión, mediante la evaluación y el seguimiento, pero pocos son quienes suelen dar la suficiente importancia a la evaluación de su trabajo en común. Para poder aprovechar plenamente la experiencia de una iniciativa conjunta deberá evaluar exhaustivamente su partenariado, en consulta con otros socios, para poder asimilar las experiencias y aplicarlas a futuras iniciativas de colaboración.  

7 Técnicas para comunicarse mejor

 

√   Establezca un calendario estimado de las reuniones del equipo, a fin de permitir a cada socio organizarse, en términos de disponibilidad material e intelectual.

√   Al final de cada reunión haga un balance de las decisiones adoptadas, las cuestiones por tratar y la fecha de la siguiente reunión.

√   Lleve un diario del equipo, en el que figuren las relaciones de decisiones, los documentos de trabajo y los documentos que han servido de fuente, lo que permitirá mantener informados a los socios ausentes.

   Ponga por escrito lo acordado, ya que la formulación con palabras permite tomar decisiones y comunicarse mejor dentro del equipo, y posteriormente fuera de él.

   Mantenga la comunicación, a fin de alentar a los socios a participar, contactándolos con frecuencia para escuchar sus ideas, opiniones y preocupaciones.

   Los socios deben establecer rutinas, desde la formación del grupo de trabajo, en particular cuando se trata de partenariados con participantes que se encuentran en lugares muy distantes, e incluso en husos horarios distintos. Definir en conjunto un procedimiento puede ser un requisito indispensable para obtener buenos resultados.

√   Es importante tener en cuenta que la comunicación es un proceso bidireccional: la habilidad para escuchar es vital para una comunicación efectiva. Unas simples reglas le pueden ayudar a empatizar con los otros: piense antes de hablar, no grite, hable con claridad, dígale a la otra persona cómo se siente usted, diga todo lo que quiera decir, escuche atentamente.

Principio de la página