Por qué una política de fomento para las industrias culturales y creativas

En 2005, la Conferencia General de la UNESCO adopta la Convención sobre la Protección y la Promoción de la Diversidad de las Expresiones Culturales. Por primera vez un tratado internacional toma en cuenta los procesos y efectos de la globalización y reconoce la doble naturaleza de los bienes y servicios culturales. Entre sus objetivos, figura favorecer la emergencia de sectores culturales dinámicos en los países en desarrollo a través del fortalecimiento de las industrias culturales.

Este enfoque de favorecer la participación activa de los países de economías emergentes e intermedias, pero también de países menos avanzados en los beneficios de la globalización, fortaleciendo sus sectores culturales y creativos, entronca con la labor y prioridades de la UNESCO, a la luz de los informes de la Comisión Mundial de Cultura y Desarrollo de 1996, Nuestra diversidad creativa; a la Conferencia Intergubernamental de Políticas Culturales para el Desarrollo de 1998; la Declaración Universal sobre la Diversidad Cultural de 2000 y otras iniciativas, como la Alianza Global para la Diversidad Cultural.

Todo ello subraya la importancia que adquieren hoy en día los procesos de concepción, diseño, implementación y seguimiento de las políticas públicas de fomento de las industrias culturales y creativas.

Principio de la página