Abrir mercados y crear públicos

Desarrollar nuevos públicos y crear mercados –a escala local, nacional, regional e internacional– es un factor estratégico.Sin públicos ni mercados, las políticas de fomento de las industrias culturales y creativas tendrán un impacto muy limitado.

Las políticas públicas suelen soslayar muchas veces el apoyo a los eslabones finales de la cadena productiva, y una de las principales razones que explican esta situación es que este tipo de acciones exige plazos muy largos para observar sus efectos. En la formación del gusto y la orientación de las preferencias de consumo, intervienen múltiples factores cuya decodificación es muy compleja.

No obstante las dificultades que entraña la tarea, es una labor indelegable del responsable de políticas para las industrias culturales y creativas concebir y ejecutar programas y acciones para lograr ambos objetivos.

Desde una perspectiva económica, el éxito de las políticas de apoyo a las industrias culturales y creativas dependerá, en última instancia, de la aceptación por parte del público de los productos ofrecidos. Si esos públicos no valoran y, por ende, no consumen los productos que salen de las industrias, será muy difícil que estas se consoliden en el propio mercado. La experiencia muestra, además, que ser reconocido en el nivel internacional es una manera de ganar prestigio para tener mayor aceptación en el ámbito local.

Desde una perspectiva social y cultural, estas industrias contribuyen a fortalecer la cohesión social, a construir identidad y a elevar el capital cultural de la sociedad. Es decir que, los esfuerzos por crear públicos y abrir mercados no solo tienen beneficios económicos, sino también una incidencia cultural y social.

Resulta clave que las políticas que se implementen, faciliten una sinergia entre la dimensión económica y la dimensión social identitaria, pues una retroalimentación entre ambas llevará a mejores resultados. En definitiva, se trata de crear nuevos y diversos públicos que aprecien la producción propia.

Principio de la página