Presencia en ferias y mercados

Las ferias y mercados son espacios concentradores que reúnen a compradores y vendedores profesionales de forma periódica, durante un lapso acotado (por ejemplo una o dos semanas cada año o cada dos años). La mayoría están abiertas al público en general. La potencialidad de cada espacio suele estar perfectamente identificada por los actores sectoriales, quienes conocen la modalidad comercial particular en la que se desenvuelve cada una. La actuación del sector público se produce de dos maneras: 1. Mediante la presencia directa del Estado a través de stands u otro tipo de participación oficial. 2. Facilitando la presencia de empresas privadas en el evento.

Participar en ferias internacionales comerciales es un medio eficiente de promoción y venta. Entre sus ventajas, caben destacarse:

  • La gran afluencia de interesados.
  • El contacto personal directo.
  • La posibilidad de conocer los productos competidores.
  • La oportunidad de conocer a nuevos asociados potenciales.

La elección de los lugares donde conviene participar es clave para el éxito de este tipo de herramienta, pues la oferta es amplia en todas las ramas de las industrias culturales y creativas.

Para tener posibilidades de éxito, se debe planificar y preparar con tiempo, considerando:

1. La adecuación correcta entre productos y mercado: esto requiere consultas con los actores relevantes (cámaras, asociaciones, empresas).

2. El plan de comunicación: envíos previos de información mediante correo electrónico y sitios web, embalaje de muestras, catálogos e impresos publicitarios.

3. La comprobación de calidad: los productos deben adaptarse a la normativa impuesta por los mercados a los que se quiere acceder. Es necesario verificar los estándares de calidad vigentes y compararlos con la producción propia.

4. La fijación de precios y plazos de entrega competitivos: esto requiere de análisis previos para asegurar que la o las empresas participantes tienen la capacidad necesaria para exportar.

Los beneficios de presentarse en estos eventos no se obtienen de forma automática, sino que son el fruto de la dedicación y de una estrategia a largo plazo, por lo cual es conveniente prever la asistencia al mismo evento durante varias ediciones consecutivas. Las ferias y mercados se especializan en una rama o subsector, incluso algunas lo hacen sobre tipos de producto determinados. Por ejemplo, festivales y mercados cinematográficos de género, mercados especializados en artesanías de pueblos originarios, mercados de música clásica o ferias de libros científicos. Consulte la Guía práctica UNESCO Artesanía: Ferias comerciales internacionales. 2001

(Ed. UNESCO / Secretariado de la Commonwealth / Centro de Comercio Internacional). 

Para mayor información sobre ferias y mercados ver ENLACES.

Principio de la página